martes, 29 de diciembre de 2015

Bienvenido 2016

Cada nuevo año trae consigo un algo especial, una magia única y perdurable que pocos apreciamos y decidimos agradecer. La magia de renacer a nuevas aventuras y proyectos, expectativas y sueños a realizar, pero más que todo renacer espiritual, empalmar otra conexión más con lo divino, la esencia primordial del ser. 
Siempre cuesta mucho desenchufarnos del año que se fue, seguimos apegados a él, atrapados en su aura y muchas veces repetimos errores y hacemos las mismas cosas esperando conseguir resultados diferentes, pero como es obvio no lo conseguimos, porque nos cuesta tirar la sabana vieja para arroparnos con la nueva ya que la sentimos fría y ajena, no guarda conexión con nosotros, sentimos nostalgias y cierto aire de conformidad a la hora de tomar nuevas decisiones y nuevos rumbos.

Soltemos todo lo que nos mantuvo atados a resultados enfermizos, abracemos una nueva libertad de pensamiento, estrenemos alguna parte del cerebro que todavía permanece intacta y realicemos cosas diferentes y reconfortantes, tanto para el cuerpo como para el alma, tanto para nosotros como para nuestros semejantes.


No te dejes conquistar por la tristeza y amargura, nuestra esencia natural es la alegría y felicidad. Aunque el medio se muestre o vislumbre hostil y desagradable no lo es, es tu enfoque el que se centra en ver solo lo negativo, existe mucha alegría y belleza por doquier, mucha gente haciendo cosas buenas, alegrando corazones, concéntrate en encontrarlas y dejarás a un lado la amargura. 
La felicidad está en tu interior, no te rindas, puedes estar a punto de encontrarla en ti, y luego en todos y en todo.

Conexiones amorosas de almas es mi mayor deseo para este fin de año y el nuevo año que se avecina. Pero para esto es necesario conectarnos primero con nuestra alma, derribar los puentes de separación creados por el egoísmo, la ambición y la insatisfacción y crear lazos de amor fraterno, lazos de hermandad universal que contagien al mundo de alegría y felicidad. 

Definitivamente cada cual lo toma como le parece, lo importante es estar conscientes de que en cada fecha, estación o momento de nuestra vida, la decisión de dar lo mejor de nosotros, es lo que verdaderamente cuenta.

¡FELICES FIESTAS Y UN MEJOR AÑO! 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2016/01/06/correo-los-lectores


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Navidad











Como muestra de mi agradecimiento a todos ustedes queridos lectores, les quiero dejar este acróstico de la palabra “Navidad”, espero que estas palabras resuenen en sus corazones y se puedan identificar con ellas durante estas fiestas y también por el resto de sus vidas.

Nacimiento
Amor
Vida
Ilusión
Dádiva
Armonía
Divinidad

Que la luz que representa la estrella de Belén brille en vuestros corazones, guiando siempre su andar.

¡FELIZ NAVIDAD!

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

sábado, 19 de diciembre de 2015

La hora de partir

Es una realidad irrefutable que casi siempre se cuestiona la llegada a este plano de la existencia.
¿Por qué ahora? Refiriéndose al embarazo
¿Estoy preparada? Refiriéndose a lo inevitable, lo que está por llegar.
¿Qué será? Refiriéndose al sexo
¿Cómo será? Refiriéndose a los rasgos físicos.
¿Qué le deparará el futuro? Refiriéndose al porvenir y prosperidad.


Según vamos creciendo las preguntas se siguen sumando, de parte de nuestros progenitores y a esas nos sumamos como protagonistas de nuestra existencia con un grupo mayor de interrogantes. La vida transcurre con muchos altibajos, cada cual sigue sin saberlo un camino ya trazado por su alma, que irremediablemente la vida se encarga de abrirnos esa brecha señalándonos con avisos claros y a veces no tan claros el próximo paso a dar.
Bien o mal, con tropiezos y hazañas increíbles, con logros, con desilusiones y derrotas vamos construyendo ese camino al que llamamos vida. Al llegar a cierto punto del camino andado, algo nos recuerda que también incluimos en el diseño nuestro regreso, lo cual habíamos olvidado por completo, pero esa visión aunque borrosa poco a poco empieza a aclararse ante nuestros ojos interiores y apresuramos la marcha o bajamos la intensidad dependiendo en el nivel en que nos encontremos, pues sabemos que inminentemente la hora de la partida llegará.
La mayoría le ha cogido un gusto indescriptible a la vida y trata de esquivar ese diseño y rehacer otro eliminando esta partida, pero como dice el dicho, “Lo hecho, hecho está”, el regreso se podría retrasar, se permite negociar, pero no podemos obviarlo, tarde o temprano debemos partir, alzar nuevamente el vuelo.
¿Por qué será que cuesta tanto hacer eso?  Dejarse ir, soltar amarras y regresar al lugar de origen. Evidentemente que a casi todos nos cuesta y la verdad es que no debería ser así. A la hora de partir deberíamos estar preparados, contentos, deseosos de volver, de contar nuestra experiencia y descansar en ese remanso de paz y si fuera necesario, nuevamente regresar en otro cuerpo y tal vez otro lugar.
Es otra realidad irrefutable que pocos se cuestionan a la hora de partir de este plano de la existencia.
¿Por qué negarme a partir? Si lo sabía desde siempre.
¿He cumplido mi propósito? Hacen un balance de su vida.
¿Qué me espera del otro lado? No aceptan con alegría el regreso, más bien lo hacen resignados, como diciendo “No hay de otra”.

Algunos sostienen una lucha titánica para no dejarse conquistar por la temida muerte, se niegan a morir y resulta que entonces es peor, porque se mueren en vida. Le temen a morir y morir no es otra cosa que el cambio de vestimenta del alma, el abandono de un plano existencial para acudir a otro plano también existencial pero donde no es necesaria la vestimenta exterior que cubre nuestro brillo y belleza inconfundible del ser.
La hora de partir no debe ser dolorosa, es más bien la celebración de una victoria más, una muestra más de nuestra fuerza interior y capacidad de aprender, crecer y evolucionar, de trascender a otra vida, marcar y dejar huellas de amor donde quiera que pisamos. Así como planificas tu vida, planifica tu muerte, habla de ella, que deseas que se haga para despedirte, algunas personas ya lo han hecho, perdamos el miedo a morir.
Te deseo que cuanto te llegue la hora de partir te encuentres sereno, preparado, alegre y emocionado por todo lo que hiciste y creciste, compartiste y amaste, pero sobre todo, diste y colaboraste con ese devenir de la existencia universal.
Om Shanti

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2017/07/15/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 15 de diciembre de 2015

No soy de aquí ni soy de allá

Hace tiempo Facundo Cabral escribió una canción con el título de esta entrada, bellas letras tratando de mitigar la nostalgia por su país.
En la actualidad la principal identidad es la nacionalidad, o sea, de que país provienes, es incluso más importante que tu nombre, familia, linaje, color de tu piel, idioma, religión, etc.  Me pregunto si dentro de poco bastará con decir que somos terrícolas, ya que los extraterrestres se han vuelto a poner muy de moda.

Lo que más me sorprende de esta modalidad es que se materializó desde que empezamos a crear fronteras y países, antes la tierra era de todos y la vida se vivía con más libertad, no eran necesarias las leyes, el respeto era el idioma universal y la única identidad era el amor. A partir de la primera marca, de la primera línea divisoria, comenzaron los conflictos y cual virus se expandieron por todo el planeta dando origen a los diferentes países, guerras y conflictos, ya que el hombre comenzó a sentir hambre de la tierra, de posesiones, de poder y dominio absoluto y nos llenamos de odio y avaricia y surgieron las etiquetas. 

Soy Dominicana ¿y?
Soy hispano parlante ¿y?
Soy latinoamericana ¿y?
Soy de piel morena ¿y?
Soy creyente ¿y?
Soy mujer ¿y?
Soy rico o pobre ¿y? 
Soy… ¿y?



¿Que gana mi cuerpo con todos esos Soy si como quiera mi carne es igualmente corrompible y putrefacta como la de todos?
¿Que gana mi alma con todos esos Soy si como quiera es un ente evolutivo que forma parte de un ser espiritual puro y perfecto como todas las almas?
¿Que gano Yo con ser todos esos “Soy” si en realidad somos iguales todos y percibimos un fin común? La felicidad. 




“No Soy de aquí ni Soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad…”
Bien lo expresó Facundo Cabral, en el lugar que esté, solo SOY, sin anexos ni apellidos igual que todos, porque la felicidad no depende del lugar, ni del idioma, ni del color de piel, ni de la religión, ni del sexo, ni del dinero, ni de…
Solo depende de tu paz interior.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/12/23/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Tergiversando la vida

Estoy segura de que todos, alguna que otra vez hemos sido participes a manera de oyentes de conversaciones que para nada nos atañen sobre personas desconocidas y ajenas a nosotros, pero a pesar de esta realidad terminamos escuchando cosas que nos ponen a pensar, a veces hasta queremos opinar y nos tenemos que morder la lengua (como dice el dicho) para seguir aparentando estar ausente y ajeno a la conversación, incluso si nos vemos en la necesidad de quedarnos a medias lo lamentamos, como si de alguien familiar se tratara.

No sé cómo llamarle exactamente a esta situación embarazosa, pues aunque aparente ser ajena la conversación, por algún motivo se hizo de forma que escucháramos su contenido o parte de él. Muchas veces son conversaciones insípidas y falta de sentido, al menos para nosotros, pero otras veces se meten en nuestra cabeza y terminan formando parte de nuestro trayecto, nos sirven de enseñanza, y en otras ocasiones, quizás las menos no podemos vencer la tentación y terminamos metidos en ella, haciéndonos pasar por “intrusos” aunque tal vez la palabra adecuada sea “intuidos”, ya que es nuestra intuición quien se encarga de hacernos saber que la razón de esta conversación delante de nosotros tiene como única finalidad nuestro aporte.

Pero además de todas estas opciones existe otra, muy popular por cierto, y es la de tergiversar lo escuchado, hacer conclusiones a priori sin saber a ciencia cierta el contexto completo y la condición, motivo y veracidad de lo escuchado y damos rienda suelta a la imaginación para llenar los huecos, hacemos cambios pertinentes para darle más énfasis y terminamos por recrear en la memoria algo muy diferente a lo escuchado. Supongo que muchas grandes novelas surgieron de un episodio así, personajes, protagonistas y eventos que creamos con la ayuda de una conversación suelta en la calle o en algún restaurante y fueron el motor de arranque de un best seller.


Así es que si en algún momento te encuentras tergiversando la vida, no te sientas mal ni lo tomes demasiado en serio, en esta senda tan variada por la que transitamos se vale todo, se apuesta a ganar y se está presto para el próximo capítulo de la vida con ansias nuevas y con la cabeza en alto. Todo lo que ocurre en tu presencia es de tu incumbencia, no lo olvides, no para que te metas y opines, no siempre será necesario, pero si para que prestes atención, hay un mensaje para ti, intenta descifrarlo.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Cuando decir !Gracias!, se me hace poco.








Gracias querida Mila Gómez por la nominación al premio "Nen@ tu vales mucho"




Sé que primeramente tengo que agradecer la distinción con que Mila honra mi blog, no faltaba más. Ella sabe mi parecer sobre los premios, no me gustan…, pero qué más da, aquí estamos de nuevo aceptando humildemente este galardón que tiene algo de particular para mí, su forma, fondo e imagen, son la sencillez personificada, así que imposible argumentar en su contra.

Aunque la finalidad de crear el blog jamás fue ni será la de recibir ninguna especie de tributo o reconocimiento que no sea la de poder servir de ayuda, apoyo o entretenimiento a los visitantes y lectores, tampoco puedo negar que el hecho de ser tomado en cuenta para un reconocimiento del esfuerzo que hacemos por llevar lo mejor de nosotros al publico que nos lee, no sea meritorio y aceptado con agrado.

Por eso, de la misma forma humilde con que acepto la nominación, se la dedico a todos los que como una servidora dan lo mejor de sí para ayudar a fluir a los cibernautas deseosos de crecer y encontrarle el verdadero sentido a su existencia.

En esta ocasión quiero señalar y agradecer a varias personas que han acogido mis escritos y el blog como parte de su camino, y a quienes les debo un agradecimiento muy especial por su apoyo incondicional, ellos son:

+Millicent Payano 
+Teofilo Payano
+Graciela Luz Uriel 
+Mila Gomez
+Consciencia y Vida Magazine 
+Joy Boixet 
+Angeles Perez 
+Noemi Castaneda 
+Euri Mérida 

También quiero hacer una mención particular a otras personas que se han sumado y a las que les agradezco su participación:

+Irma Villalobos 
+Luis Mariano Gómez Pascual 
+María Alma Martínez Corazón Holistico
+Emilio Fernandez 
+ana maria Pedraza 
+pablo Gonzalez 
+Gricelda Fernandez... 

No puedo dejar de mencionar a dos personas más, su creadora +Julia C. a quien recientemente he conocido en este ciberespacio, por cierto de forma muy particular, y a quien otorga el premio a Mila, a +Francisco Moroz con quien también he compartido a través de este medio.

Y para otros tantos que aunque no mencione saben que también forman parte de este proyecto, pues se han “Acercado, compartido y fluido con nosotros”.

¡GRACIAS DEL ALMA! POR SER Y ESTAR, EL UNIVERSO OBSERVA Y RETRIBUYE VUESTRA AMOROSA LABOR.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Usando comodines

Ante tantos cuestionamientos, quejas, cambios, flujos de información, caldos de cultivo, manipulaciones y conspiraciones, me ha surgido un cuestionamiento más;  ¿Y si también este supuesto despertar de la consciencia fuera irreal, y sea otra realidad desvirtuada, inculcada y manipulada por los poderosos del mundo con fines de establecer más controles mentales y gobernarnos a su antojo sin que podamos ni siquiera opinar, pues creemos firmemente estar evolucionando? ¿Y si el engaño es quizás peor, y tal vez sea otra maniobra creada por el fanfarrón interno (el ego),  para que sigamos siendo su esclavo? ¿Y si por error estamos usando comodines? ¿Hacia dónde nos dirigimos en realidad y donde iríamos a parar? 


Me dirán que no es así, que estoy loca o fuera de la realidad, que ahora si estamos seguros y a salvo porque hemos evolucionado y despertado a la verdad, que hemos pasado a otra dimensión y en ella somos incapaces de dejarnos manipular y que…, bla, bla, bla, bla…, puede que sí y puede que no.

No sabemos a ciencia cierta la edad de la existencia humana, solo indicios, nada con exactitud, y cada día nuevos descubrimientos hacen que se caigan teorías que desde hace miles de años están vigentes, pero un nuevo hallazgo arqueológico o científico demuestra que cada vez sabemos menos, pues lo que supuestamente sabíamos de buena fuente, pierde veracidad y simplemente lo creemos porque las supuestas pruebas no nos dejan otra opción y nos muestran la realidad.

¿Pero cuál realidad? Estas pruebas bien podrían estar manipuladas para llevarnos al terreno deseado, hoy se valen de todo tipo de mecanismos para lograrlo. Lo que si sabemos y recordamos es que siempre ha sido igual la trama, han existido las jerarquías, los abusos y derroches, los mansos y cimarrones, la mentira y la verdad, la alegría y la tristeza, el amor y el odio…

Hoy día mas que en ninguna otra época, es más factible aún la manipulación y el estar dormidos bajo el mismo tipo de hipnosis, porque todo lo que comemos, consumimos, tenemos, hacemos, vemos y escuchamos viene de las mismas fuentes de poder, de los grandes emporios mundiales, las multinacionales, y los resultados de nuestro esfuerzo van a parar a las manos de los dueños de esas mismas multinacionales, el monopolio es más grande que en ninguna otra época aunque quieran aparentar que no es así, vendiéndonos un nuevo sueño.

La realidad es que el mundo le pertenece a unos cuantos, respiramos el aire que ellos quieren que respiremos (han dividido el mundo por naciones y son muchos los requisitos para ir de una nación a otra), dormimos las horas que ellos deciden que debemos dormir (establecen los horarios de trabajo, los días feriados y las vacaciones), y actuamos de la manera que ellos con sus mecanismos de control desean que actuemos (nos mantienen embobados con su poder y autoridad a base de miedo y de proveernos juguetes tecnológicos que nos entretienen y mantienen el control sobre nosotros).


Cuesta mucho ser diferente, salirse de la manda, romper el patrón y prescindir de los poderosos, de sus tretas, sus juguetes tecnológicos seductores, de sus redes, pues son los dueños de todo lo que se oferta, los grandes bancos les pertenecen al igual que las riquezas del mundo están bajo su poder, dominio y control, por eso todavía me queda esta duda rondando mi cabeza, ¿Quién quita que toda esta ascensión y salto no sea otro juego de matrix propiciado por ellos?

Aunque creo avanzar en mi propósito de gozar de claridad mental y consciencia despierta, y trato de mantenerme lo más que puedo al margen de muchas de las aberraciones y conductas del rebaño, me pregunto, ¿Cuánto tiempo se puede sobrevivir hoy fuera de la matriz sin sentirse solo, sin ser un bicho raro, sin tirar la toalla? ¿Acaso ese despertar no será también manipulado por ellos y llevado gradualmente en dosis pequeñas a nuestros pensamientos fuera de nuestros controles, y controlados por ellos a través de los medios de comunicación y las personas que ellos dirigen y controlan a su antojo, que son un número bastante significativo y a los que las masas siguen de forma inexplicable? 


Precisamente por esa duda estoy más alerta y antes de hacer, creer o afirmar y corroborar algo, le doy todas las vueltas posibles para tratar de ver con mayor claridad todos los ángulos y contornos, por supuesto claro está tratando de no perder la cordura y convertirme en una neurótica o sufrir delirio de persecución. Pero de que estamos viviendo tiempos muy difíciles y engañosos no me cabe la menor duda, de un tiempo a esta parte se han caído muchos altares y desmontado un sin número de postulados y creencias, nada es lo que parece y aunque el sol sale más brillante cada día, detrás de todo ese resplandor existe mucha oscuridad. 


Necesitamos una verdadera señal universal que nos confirme las tantas teorías de seres superiores, hermanos de la luz, jerarquías celestiales, ángeles y arcángeles, dioses y demonios, mundos paralelos y portales dimensionales, saltos cuánticos y fuente de todo poder, para que el despertar sea verdadero y se haga realidad, porque todavía no existe una teoría universal coherente, cada quien la acomoda según sus creencias y convicciones o su lavado de cerebro y no debería ser así si todos procedemos de una misma fuente de vida y sustancia y somos parte de un todo, una unidad.
Así que mientras no lo compruebe por mi misma y me queden dudas, mientras no reciba esa señal que nos quite esta ceguera universal, sigo mi aprendizaje por medio de los designios de mi intuición y del corazón y sigo pensando, razonando, indagando, cuestionando, evolucionando y diciendo como Sócrates; “Yo solo sé, que nada sé”…, y sigo aprendiendo. 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Caminata reflexiva

En una de mis caminatas vespertinas diarias en el Parque Mirador Sur, pude presenciar y comprobar cómo influyen la desesperación y la ansiedad en la pérdida de habilidades y destrezas generando una baja en la energía productiva y creativa.

Observé a un joven montando su skateboard y tratando de realizar una pirueta que aparentemente recién practicaba. En cada intento fallido se molestaba y lo expresaba verbalmente con palabras inapropiadas, el grado de enojo se hacía cada vez mayor, pateaba de muy mal humor su tabla, como si esta tuviera la culpa de su error.


En cada intento le iba peor, como era de esperar, ya que su ira bloqueaba cualquier vestigio de triunfo, lo vi levantar la tabla del asfalto y lanzarla con furia de nuevo sobre este, pensé disuadirlo y decirle que de esa forma nunca conseguiría su objetivo, pero era tal su enojo que difícilmente me escucharía, incluso hasta podía esperar un merecido insulto por meterme en lo que aparentemente no me incumbía, así que decidí enviarle el mensaje telepaticamente.

La comunicación entre las almas es más fluida y receptiva que entre los cuerpos y mentes y más si son presas del enojo. No sé si el joven recibió el mensaje o si dejó de intentar, lo perdí de vista ya que estaba oscureciendo y tenia compromisos que atender, no pude quedarme a ver el resultado de mi intento de comunicación telepática.

Luego de enviarle el mensaje, en lo que faltaba del camino a la casa, hice la siguiente reflexión:

Probablemente, a juzgar por el empeño, este joven estaba intentando una nueva pirueta para perfeccionar el dominio del skateboard con la finalidad de participar en algún concurso, de lucirse con los amigos o de sorprender a alguien muy especial, pues si solo lo hiciera para su propia satisfacción y deleite no se enojara de esa forma y disfrutaría y gozaría de los inconvenientes propios del aprendizaje.


Pensé, que de esa misma forma actuamos todos o casi todos con la mayoría de las cosas y situaciones que se nos presentan en la vida, esperando conseguir resultados óptimos en solo uno o dos intentos, culpando a otros de nuestra falta de concentración y bloqueo y perdiéndonos el disfrute del momento por estar enfocados en el resultado o finalidad posterior. Si el joven solo se detuviera a vivir el momento actual, a disfrutar como un niño que está aprendiendo a patinar o montar bicicleta, que se cae, se ríe o llora dependiendo del caso y como si nada sigue intentando cada vez más confiado, atento a lo que está haciendo y sobre todo más gozoso, se hubiera evitado el enojo que por lo que pude apreciar de seguir como iba era muy probable que destruyera su tabla.

Nos perdemos o enfocamos mal el objetivo, que es aprender y disfrutar en el intento de aprendizaje, y nos ponemos ansiosos concentrados en la finalidad, en el futuro, en cuando lo logremos, olvidando que sin inicio trabajoso, no hay final feliz. Lo primero es aprender, el mejorar y el para qué, vienen después, cuando ya sepas. Mientras estas aprendiendo un oficio, o una profesión sientes entusiasmo y pasión, luego cuando ya lo dominas se convierte en una rutina, más de lo mismo, y se pierde la magia que lo envolvía, a menos que sigas aprendiendo y desarrollando otras técnicas y creando nuevas ramificaciones y posibilidades.  


Los humanos somos por naturaleza creativos, escudriñadores, perfeccionistas y nos gusta siempre ir un poco más allá, nos aburre la rutina y siempre estamos al acecho de una nueva presa que devorar, así somos, es nuestra herencia depredadora animal, pero con impaciencia es muy difícil ser buen cazador, hay que ser cauteloso, sigiloso, observar detenidamente la presa y luego con entera concentración en el momento presente, tomar acción.

Me pregunto que disfrutará más el tigre, si la preparación previa a cazar a su presa o devorarla después, da gusto ver la inteligencia que exhibe el instinto animal antes de cazar a su presa, luego el devorarla se convierte en algo rutinario y aburrido. Cuando estás haciendo uso de tus facultades especiales lo disfrutas, si no lo haces es porque no estás viviendo el momento presente, si no que estas absorto en el pasado o el futuro.

Si este joven hubiera tenido en la mente solo divertirse, de seguro que lo hubiera pasado bien en cada intento fallido y es muy probable que estos se redujeran a cuatro o cinco intentos como máximo, al estar obsesivamente centrado en triunfar, lo bloqueaba y dificultaba más el triunfo.  

A veces, mucho empeño cohíbe el desempeño.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 22 de noviembre de 2015

La consciencia

Nunca ha estado más de moda la palabra consciencia y lo que representa en el universo y en la vida, que en estos tiempos actuales. Aunque es válido aclarar, que tuvo su gloria y gran apogeo en los años en que surgieron los grandes pensadores y filósofos que todavía en la actualidad son las máximas autoridades del saber y escudriñaron y descubrieron gran parte de lo que se conoce y se sabe sobre esta abstracta pero poderosa presencia y fuerza que es la consciencia.

A mi entender la consciencia lo es todo, ella crea la realidad y de hecho creo que el supuesto big bang, no es más que su expansión a otros niveles superiores e inferiores, se desparramó, por así decirlo, por todos lados, pues solo se alimenta de inteligencia natural, que se recrea a ella misma. 


La consciencia es eterna, está presente en todo y en todos, traspasa lo material, lo evidente, la muerte física, pues de hecho somos energía dotada de consciencia y muchas de las cosas que sabemos y creemos que nos ha sido informado de generación en generación sin saber realmente la fuente, ha sido a través de ella, de la consciencia (pues lo que va de boca en boca es obvio que llega desvirtuado a su destino), la cual ha estado presente siempre y es la única capaz de orientarnos de forma inequívoca vida tras vida, al igual que a todos los astros y vidas que pululan en el universo. 

Se ha dicho que vamos y venimos a la velocidad de la luz o más rápido pasando información constantemente a la consciencia universal, "La Gran Mente" como le llaman, me parece que más bien le pasamos esa información diaria mientras dormimos, y a veces amerita hacerlo de inmediato, no al final de nuestras vidas como muchos creen, otras veces somos una interesante fuente de información y es necesario estar en coma por un largo periodo para poder traspasarle esta información sin que interfieran las emociones y se puedan desvirtuar.

Ella es como un gigantesco cerebro al que todos estamos conectados a través de nuestras micro consciencias, para aportarle nuestra sabiduría aprendida en cada situación de las diferentes vidas que experimentamos, para conseguir el fin deseado o necesario de seguir alimentándose y recreándose constante y eternamente. Funciona igual que una multinacional, con un sin fin de empleados desarrollando cada uno una función determinada para alimentar el gran cerebro de la empresa (el de los dueños), que en este caso se nutre de dinero y poder.

La Consciencia o Gran Mente, se nutre de adversidades y respuestas a estas, de alegrías y respuestas a esas alegrías, de experimentar todo tipo de sensaciones y emociones agradables y desagradables y registrarlas en su memoria universal, en fin, de inteligencia natural, para seguir creciendo y desarrollándose por todo el espacio, llenando todos los huecos y vacíos que puedan existir en el universo o multiuniverso. 


La consciencia se expande constantemente, no conoce límites ni tiempo, y aunque nos pueda parecer que permanece estática, detenida entre el espacio/tiempo, estancada en los mismos círculos viciosos (como el ratoncito del laboratorio que suele correr y hacer girar la rueda constantemente pero sin poder ir a ningún lado), no es así, está en movimiento constante, girando, vibrando, absorbiendo, desplazándose, expandiéndose, aprendiendo y desarrollando al máximo su poder.

¿Para qué?  Es el gran enigma por descifrar.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 16 de noviembre de 2015

El apego

Haciendo una especie de síntesis o recuento de los últimos acontecimientos caóticos mundiales, que por cierto no son nuevos, han existido desde épocas milenarias, los registros históricos, estadísticos y antropológicos de civilizaciones anteriores son evidencia de estos desastres sociales de todas las épocas, no sé si se habrán dado cuenta de que las mayores luchas, frustraciones, angustias y sufrimientos, guerras y desesperanza tienen el mismo común denominador, “El apego”.

La ambición no es más que un reflejo del apego, el deseo de poder y control no es más que consecuencia del apego, el sometimiento y esclavitud no es más que producto del apego, los problemas sentimentales y emocionales de parejas y familiares, los de relaciones humanas, sean del tipo ideológicos (políticos y religiosos), laborales o de amistad, los económicos, etc., son síntomas patológicos producidos por padecer la enfermedad virulenta llamada APEGO.




Respóndanse con sinceridad esta pregunta, ¿Creen que si no nos educaran con un desmedido amor a la patria seriamos capaces de dar la vida por ella y considerar como enemigo, al prójimo que también está dispuesto a dar la vida por defender su patria o sus ideales?

Todos los sistemas están basados en el apego, los educativos, los religiosos, los políticos, los económicos…, en fin todo gira en torno a este, todo lleva el pronombre posesivo delante, mi casa, mi hijo, mi perro, mi mujer, mi marido, mi país, mi religión, mi gobierno, etc., estamos abarrotados de posesiones y apegados a ellas como parte de nuestras entrañas o más arraigados que estas aun.

No queremos soltar los controles ni ser reemplazados, no queremos morir y luchamos en contra de la muerte irremediablemente, otros optan por rendirse ante ella o por colaborar con ella mediante el suicidio, bajo la promesa de algo mejor, un paraíso o cielo, o deseando convertirse en héroes inolvidables de la historia mundial, pero en todos los casos hay apego de trasfondo, nunca existe la tendencia de soltar definitivamente todo, siempre que soltamos es por la opción de asir otra cosa.

¿Podrá la consciencia permanecer estática si vivimos en un universo en constante movimiento donde todo, absolutamente todo se desplaza?
¿Si siempre evidenciamos un por qué, estamos aptos también para poder evidenciar siempre un para qué?

De ser así, ¿Existirá un por qué y un para qué libre de apego? ¿Si somos parte de un todo y estamos interconectados, es posible el desapego?

Es una ardua tarea poder descifrar estas incógnitas ya que hablo de todos los apegos, absolutamente todos, no solo los materiales, sentimentales y emocionales, hablo también de los espirituales, esos que nos hacen reencarnar una y otra vez y relacionarnos muchas veces con las mismas almas.  


En caso de ser afirmativa la respuesta, será necesario resolver la ecuación biológica universal más complicada y difícil enunciada jamás, porque aparentemente cada cosa existe y está para satisfacer sus necesidades y las de otras, como una relación simbiótica en toda la extensión de la palabra, por lo tanto, sería muy difícil el desapego.

En caso de ser negativa la respuesta, será posible vivir en armonía y en paz en el planeta cambiando las bases en que se sustentan todos los sistemas que lo rigen, pero conseguir armonía en un universo tan vasto, desconocido y misterioso es simplemente una tarea para los dioses, esos que supuestamente somos pero que estamos muy lejos de manifestarlo.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2016/03/15/correo-los-lectores 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

La vida continúa


Muchas veces nos sentimos derrotados, cabizbajos y faltos de ilusión con el constante bombardeo sistemático de los males que aquejan a la sociedad mundial. En medio de ese sentir sacas fuerzas para darte un merecido descanso y decides irte lejos de la ciudad y el bullicio, lejos de la civilización por así decirlo y te topas con algo insólito e inesperado, algo que te revierte ese sentir y te da alas y fuerzas para seguir creyendo, dando de ti, apagando las voces de la negatividad y gritando a los cuatro vientos que la vida no detiene su andar y continúa siendo hermosa.


Este fin de semana en el que conmemoramos un año más de nuestra Constitución, con un turbio futuro inmediato y pocas posibilidades de aclararlo, estuvimos en un hermoso rincón del país, un lugar encantador, lleno de vida, donde la naturaleza fue muy generosa en paisaje y belleza. Te ves en medio de todo eso y te dices:

¿Cuál habrá sido la causa que nos obligó a perdernos la intensidad de la vida y desarmonizar con la naturaleza siendo ella tan generosa con nosotros? Te quedas sin encontrar una respuesta válida y congruente.

La esperanza sigue viva cuando transitas por lugares tan mágicos y hermosos, llenos de verdor y encanto y te das cuenta de que la vida sigue en pie, de que es difícil acabarla, aun se sufra la peor de las sequías, con dos o tres días de abundante lluvia reverdece todo, florece todo, se alegran los campos, los ríos, los árboles se visten de gala, las aves cantan su alegría y el alma agradece este renacer.  

La belleza esta por doquier, es solo que no nos detenemos a apreciarla, donde quiera que mires hay belleza, aún en los barrios de miseria hay cierta belleza en el cielo, el aire, la tierra y en las personas que saben vivir el día a día, que tienen una mirada cálida y brillante, con la llama de la esperanza y el deseo de sobrevivir siempre iluminando su paso, y a pesar de los pesares saben ser amables y trabajar con amor y dedicación.


Llegado un punto te das cuenta de que la publicidad es más beneficiosa que dañina y que la estamos usando mal, haciendo más daño que bien. ¿Por qué ese afán de resaltar los errores, los males, lo negativo, lo que nos falta y nos daña cuando existe tanto que nos favorece y que hacemos bien, tanto y a tantos que bendecir, tanto que agradecer, tanto amor, alegría y hermosura.

Sabana de la Mar un pequeño poblado de mi país, trabajador, acogedor y limpio, esconde un paraíso próximo a la Reserva Nacional de los Haitises, en Caño Hondo, allí se encuentra un hermoso vacacional campestre, con arquitectura sostenible, donde el contacto directo con la naturaleza te obliga a reflexionar, amarla y agradecerle aún más estar despierto a la vida, te contagias de su riqueza natural, su pureza, su magia, y sobre todo ver la cordialidad y amabilidad con que todos se tratan y te tratan, es sin dudas una muy buena señal. 


Al pasearte por esos campos te das cuenta de que belleza, pobreza y felicidad son compatibles y se pueden encontrar en el mismo lugar.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 5 de noviembre de 2015

La fuerza de voluntad


Este es un tema que actualmente me está dando mucho material para desarrollar, pero no se inquieten, trataré de resumirlo de la mejor manera posible para que no se sientan comprometidos a leer mucho material.

Últimamente, tanto a mi alrededor, como personalmente, he podido constatar que nada se compara con la fuerza de voluntad o el poder de la intención, como modernamente se le denomina. Lo que te propongas hacer con el corazón puesto en ello, y conseguir ardientemente, es muy difícil que no lo logres si le pones todas tus energías, entusiasmo, intención y pasión, y mantienes viva la llama de la fuerza de voluntad para lograrlo.




Nos forjamos metas que muchas veces ni siquiera teníamos en mente y suceden de repente, por algún motivo o circunstancia que lo amerite, estas suelen ser improvisadas o surgidas por necesidad en la cotidianidad de nuestra existencia, como un cambio de ciudad o país por cuestiones de trabajo, un curso o post grado, o alguna eventualidad por cuestiones de salud, estado civil, etc.

Otras las forjamos desde pequeños o quién sabe si desde mucho antes de arribar a la vida, estas tienden a tener mayor fuerza y motivación y nos suelen encandilar más que las otras, van arraigadas y forman parte de nuestra existencia, son casi imprescindibles y nos resulta imposible partir de este mundo sin haberlas realizado, al menos así de fuerte lo sentimos.


Aunque por alguna razón las vamos postergando, supongo que se debe a que algo tan significativo para nosotros, debemos estar en capacidad total para poder disfrutarlo y vivirlo plenamente, por eso el retraso, puedo asegurarles que cada día que vivo estoy más satisfecha con el camino andado y más consciente de que los desvíos y tropiezos dados han tenido sentido y razón de ser, no han sido fortuitos ni al azar, la memoria empieza a recordar lo olvidado del plan trazado antes de arribar y una va dando pasos firmes y seguros encaminados a la meta final y se va dando cuenta, de que cuando se termine la lista a realizar, se estará presto a partir. Eso en lugar de ser una tragedia o dolor, debería ser una fiesta y un gozo, es la satisfacción del deber cumplido. 


Así como tenemos fuerza de voluntad para realizar cosas, sueños y metas, en definitiva para vivir, de esa misma manera, debemos tener fuerza de voluntad para partir, sin apegos, sin remordimientos ni arrepentimientos.
Si arribamos llorando, en un parto doloroso y traumático tanto para la madre como para el hijo, lo ideal es partir sonriendo, mediante un proceso liviano y tranquilo. Lamentablemente no siempre ocurre así, mayormente sucede en condiciones violentas o de negación por el apego a la vida, porque no ponemos de nuestra parte para aligerar ese viaje de regreso al hogar de procedencia, nos resistimos y dificultamos la salida y la muerte se ve obligada a forzar las cosas de la misma forma que muchas veces lo hace la vida.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/12/12/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Los grupos de personas

Parece casi increíble como los seres humanos encontramos personas tan parecidas en cuanto a personalidad (carácter, forma de pensar, de expresarse y sentir, etc.) se refiere. Pueden estar a miles de kilómetros de distancia, puede que nunca se hayan visto y hasta puede que nunca se conozcan, que no exista ningún tipo de vínculo o relación aparente entre esas personas, pero si se llega a establecer contactos con ellas en seguido se nota la similitud, y si estas personas llegan a conocerse, rápidamente se dan cuenta de la afinidad y el parecido con relación a la personalidad.


La sicología nos demuestra que no existe mucha variedad en los tipos de personalidades, lo que en realidad existe, son diferentes vertientes dentro de un mismo tipo. Nos identificamos y congeniamos con personas muy distintas culturalmente a nosotros, educadas en ámbitos muy diferentes, nacidas en polos opuestos del hemisferio, con idiomas y costumbres que distan mucho de las nuestras, y sin embargo, si fueran familiares no se parecerían tanto. A veces el parecido es hasta físico, encontramos un hermano gemelo que nada que ver con algún parentesco familiar, pero por alguna razón parecería que genético sí.

Repasemos algunos puntos:

Somos seres vivos de la misma especie (humana), somos de diferentes razas o etnias, de diferentes países y continentes, de diferentes hemisferios y hábitat, con diferentes culturas y costumbres, de diferentes ideologías y creencias, con diferentes aptitudes y actitudes, de distinto género y necesidades, y sobre todo, tenemos diferentes formas de pensar y evolucionar. Pero dentro de todas estas aparentes diferencias, nos pueden encasillar en escasos tipos de acuerdo a nuestra personalidad.   

Los animales son seres vivos de diferentes especies, con diferentes características morfológicas y biológicas, de diferentes hemisferios y hábitat (aire, tierra, agua), de diferente naturaleza intrínseca (salvajes y domésticos), de diferentes aptitudes y actitudes (capacidad e instinto), con distinto géneros y necesidades y con diferente forma de evolucionar.

Tanto los seres humanos como los animales, tenemos una forma de comunicación común a pesar de las diferencias enumeradas. Los animales se comunican mediante un sonido que sin importar la especie todos conocen y entienden, los humanos nos comunicamos telepáticamente a través de nuestras almas y el pensamiento, sin emitir ningún sonido gutural, solo vibración. También el universo se rige por una comunicación vibratoria armónica que lo mantiene en equilibrio aparente y real.


Los grupos de personas somos como las galaxias del universo, como los grupos de animales (acuáticos, terrestres o aéreos), cada grupo tiene cualidades innatas en común, por eso, pienso que los humanos con los que nos sentimos altamente identificados en cuanto a personalidad y emociones parecidas se refiere, forman un grupo de personas, indistintamente de sus características aparentes.

Esto nos deja ver claramente que no todo es lo que parece y que lo importante es lo interno, eso que forma parte de nosotros vida tras vida, que identifica nuestras almas, no el cuerpo, esa armonía que nos atrae y nos une, así seamos de diferentes generaciones, países y culturas, eso que nos agrupa en varias personalidades y hace de este universo material, algo más interesante y misterioso, más atrayente y mágico…, en fin, más divertido y gozoso.

Te voy a hacer una pregunta, ¿Sabes tú a qué grupo de personas perteneces?

Si haces una buena introspección lo sabrás, y esto te dará una pista de tu finalidad en este mundo, ya que cada grupo se perfila por unos intereses comunes en sentido general y específicos de forma individual. Esta introspección te puede involucrar en el despertar de tu consciencia si todavía no tienes muy claro tu rol, o llevarte a hacer cuestionamientos que te induzcan a sentir las inquietudes habituales que conllevan a abrir las puertas al despertar.


Hazte la pregunta y responde, te ayudará a reconocer si tienes un vacío existencial, a cuestionarte y encontrar la forma de llenarlo y así…, trascender.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 26 de octubre de 2015

Muévete al compás del viento

¿Alguna vez has podido ver el viento o solo apreciarlo y sentirlo?

El viento sopla generalmente imperceptible a la vista. Indudablemente podemos ver sus efectos, cómo mece las hojas y ramas de los árboles, cómo agita el agua de ríos y mares y eleva las cosas livianas y dependiendo de su fuerza (intensidad y duración), las pesadas también, podemos escucharlo susurrar y sentir sus suaves caricias, especialmente en el rostro, sentir como bajo su influencia se nos eriza la piel, se mueve el pelo y muchas veces hasta soportamos su indiscreción cuando penetra por la ropa dejándonos sin secretos que ocultarle.

Podemos observar claramente cómo cambia de dirección si tenemos una veleta que baile a su compás, y sentir lo variable que es en intensidad, pues a veces es fuerte e impetuoso y se muestra furioso como en los huracanes y tornados, donde los susurros se convierten en fuertes silbidos y sonidos espeluznantes, llevándose todo lo que esté a su alcance, otras veces es alegre, risueño y cariñoso, como si estuviera invitándonos a jugar y echar alas y volar con él gozosos.

Así como el viento, también somos los humanos, variables, una veces acariciamos otras lesionamos, unas veces susurramos y otras gritamos, somos cambiantes y con frecuencia experimentamos altas y bajas en nuestro estado de ánimo, una veces somos entusiastas y otras estamos deprimidos o en baja.


Todo en el universo y en el planeta tiene un propósito claro y definido aunque no podamos entenderlo así ni verlo con claridad, para conseguirlo necesitamos ser dueños y estar conscientes de nuestras emociones, dejarlas surgir, expresarse y fluir para mantenernos en control y equilibrados, de esa forma veremos lo que siempre estuvo ahí y saltaba a la vista, pero nos pasaba desapercibido.

Si no nos movemos al compás del viento de la vida, con la flexibilidad que tienen los árboles para poder mantenerse firmes, y lo hacemos con rigidez mental, negándonos a cambiar y evolucionar, perdemos el equilibrio y los pilares de nuestra humanidad se quiebran, causando dolor y sufrimiento y muchas veces tragedias irremediables. 


Si el viento sopla en tu interior hacia una dirección ¿Por qué quieres ir hacia otra? ¿Quién te impulsará si vas en contra de tu naturaleza y tu guía interior? ¿Quién te susurrará y acariciará suavemente? ¿Qué es lo que estás tratando de demostrar?
Muévete al compás del viento de la vida, olvida todo lo demás y lo averiguarás.

Obsérvate…, eres el viento, un árbol, un rio, una montaña, un animal, un ser humano…, entonces:

¿A qué se debe tu infelicidad?
Sin duda a tu rigidez y obstinación.

Sé cambiante como el viento, flexible como el árbol, fluye como los ríos, engrandécete como la montaña, crece y desarróllate como los animales y vive plenamente como todo eso que eres, como un verdadero SER humano.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.