domingo, 1 de noviembre de 2015

Los grupos de personas

Parece casi increíble como los seres humanos encontramos personas tan parecidas en cuanto a personalidad (carácter, forma de pensar, de expresarse y sentir, etc.) se refiere. Pueden estar a miles de kilómetros de distancia, puede que nunca se hayan visto y hasta puede que nunca se conozcan, que no exista ningún tipo de vínculo o relación aparente entre esas personas, pero si se llega a establecer contactos con ellas en seguido se nota la similitud, y si estas personas llegan a conocerse, rápidamente se dan cuenta de la afinidad y el parecido con relación a la personalidad.


La sicología nos demuestra que no existe mucha variedad en los tipos de personalidades, lo que en realidad existe, son diferentes vertientes dentro de un mismo tipo. Nos identificamos y congeniamos con personas muy distintas culturalmente a nosotros, educadas en ámbitos muy diferentes, nacidas en polos opuestos del hemisferio, con idiomas y costumbres que distan mucho de las nuestras, y sin embargo, si fueran familiares no se parecerían tanto. A veces el parecido es hasta físico, encontramos un hermano gemelo que nada que ver con algún parentesco familiar, pero por alguna razón parecería que genético sí.

Repasemos algunos puntos:

Somos seres vivos de la misma especie (humana), somos de diferentes razas o etnias, de diferentes países y continentes, de diferentes hemisferios y hábitat, con diferentes culturas y costumbres, de diferentes ideologías y creencias, con diferentes aptitudes y actitudes, de distinto género y necesidades, y sobre todo, tenemos diferentes formas de pensar y evolucionar. Pero dentro de todas estas aparentes diferencias, nos pueden encasillar en escasos tipos de acuerdo a nuestra personalidad.   

Los animales son seres vivos de diferentes especies, con diferentes características morfológicas y biológicas, de diferentes hemisferios y hábitat (aire, tierra, agua), de diferente naturaleza intrínseca (salvajes y domésticos), de diferentes aptitudes y actitudes (capacidad e instinto), con distinto géneros y necesidades y con diferente forma de evolucionar.

Tanto los seres humanos como los animales, tenemos una forma de comunicación común a pesar de las diferencias enumeradas. Los animales se comunican mediante un sonido que sin importar la especie todos conocen y entienden, los humanos nos comunicamos telepáticamente a través de nuestras almas y el pensamiento, sin emitir ningún sonido gutural, solo vibración. También el universo se rige por una comunicación vibratoria armónica que lo mantiene en equilibrio aparente y real.


Los grupos de personas somos como las galaxias del universo, como los grupos de animales (acuáticos, terrestres o aéreos), cada grupo tiene cualidades innatas en común, por eso, pienso que los humanos con los que nos sentimos altamente identificados en cuanto a personalidad y emociones parecidas se refiere, forman un grupo de personas, indistintamente de sus características aparentes.

Esto nos deja ver claramente que no todo es lo que parece y que lo importante es lo interno, eso que forma parte de nosotros vida tras vida, que identifica nuestras almas, no el cuerpo, esa armonía que nos atrae y nos une, así seamos de diferentes generaciones, países y culturas, eso que nos agrupa en varias personalidades y hace de este universo material, algo más interesante y misterioso, más atrayente y mágico…, en fin, más divertido y gozoso.

Te voy a hacer una pregunta, ¿Sabes tú a qué grupo de personas perteneces?

Si haces una buena introspección lo sabrás, y esto te dará una pista de tu finalidad en este mundo, ya que cada grupo se perfila por unos intereses comunes en sentido general y específicos de forma individual. Esta introspección te puede involucrar en el despertar de tu consciencia si todavía no tienes muy claro tu rol, o llevarte a hacer cuestionamientos que te induzcan a sentir las inquietudes habituales que conllevan a abrir las puertas al despertar.


Hazte la pregunta y responde, te ayudará a reconocer si tienes un vacío existencial, a cuestionarte y encontrar la forma de llenarlo y así…, trascender.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.