miércoles, 2 de diciembre de 2015

Usando comodines

Ante tantos cuestionamientos, quejas, cambios, flujos de información, caldos de cultivo, manipulaciones y conspiraciones, me ha surgido un cuestionamiento más;  ¿Y si también este supuesto despertar de la consciencia fuera irreal, y sea otra realidad desvirtuada, inculcada y manipulada por los poderosos del mundo con fines de establecer más controles mentales y gobernarnos a su antojo sin que podamos ni siquiera opinar, pues creemos firmemente estar evolucionando? ¿Y si el engaño es quizás peor, y tal vez sea otra maniobra creada por el fanfarrón interno (el ego),  para que sigamos siendo su esclavo? ¿Y si por error estamos usando comodines? ¿Hacia dónde nos dirigimos en realidad y donde iríamos a parar? 


Me dirán que no es así, que estoy loca o fuera de la realidad, que ahora si estamos seguros y a salvo porque hemos evolucionado y despertado a la verdad, que hemos pasado a otra dimensión y en ella somos incapaces de dejarnos manipular y que…, bla, bla, bla, bla…, puede que sí y puede que no.

No sabemos a ciencia cierta la edad de la existencia humana, solo indicios, nada con exactitud, y cada día nuevos descubrimientos hacen que se caigan teorías que desde hace miles de años están vigentes, pero un nuevo hallazgo arqueológico o científico demuestra que cada vez sabemos menos, pues lo que supuestamente sabíamos de buena fuente, pierde veracidad y simplemente lo creemos porque las supuestas pruebas no nos dejan otra opción y nos muestran la realidad.

¿Pero cuál realidad? Estas pruebas bien podrían estar manipuladas para llevarnos al terreno deseado, hoy se valen de todo tipo de mecanismos para lograrlo. Lo que si sabemos y recordamos es que siempre ha sido igual la trama, han existido las jerarquías, los abusos y derroches, los mansos y cimarrones, la mentira y la verdad, la alegría y la tristeza, el amor y el odio…

Hoy día mas que en ninguna otra época, es más factible aún la manipulación y el estar dormidos bajo el mismo tipo de hipnosis, porque todo lo que comemos, consumimos, tenemos, hacemos, vemos y escuchamos viene de las mismas fuentes de poder, de los grandes emporios mundiales, las multinacionales, y los resultados de nuestro esfuerzo van a parar a las manos de los dueños de esas mismas multinacionales, el monopolio es más grande que en ninguna otra época aunque quieran aparentar que no es así, vendiéndonos un nuevo sueño.

La realidad es que el mundo le pertenece a unos cuantos, respiramos el aire que ellos quieren que respiremos (han dividido el mundo por naciones y son muchos los requisitos para ir de una nación a otra), dormimos las horas que ellos deciden que debemos dormir (establecen los horarios de trabajo, los días feriados y las vacaciones), y actuamos de la manera que ellos con sus mecanismos de control desean que actuemos (nos mantienen embobados con su poder y autoridad a base de miedo y de proveernos juguetes tecnológicos que nos entretienen y mantienen el control sobre nosotros).


Cuesta mucho ser diferente, salirse de la manda, romper el patrón y prescindir de los poderosos, de sus tretas, sus juguetes tecnológicos seductores, de sus redes, pues son los dueños de todo lo que se oferta, los grandes bancos les pertenecen al igual que las riquezas del mundo están bajo su poder, dominio y control, por eso todavía me queda esta duda rondando mi cabeza, ¿Quién quita que toda esta ascensión y salto no sea otro juego de matrix propiciado por ellos?

Aunque creo avanzar en mi propósito de gozar de claridad mental y consciencia despierta, y trato de mantenerme lo más que puedo al margen de muchas de las aberraciones y conductas del rebaño, me pregunto, ¿Cuánto tiempo se puede sobrevivir hoy fuera de la matriz sin sentirse solo, sin ser un bicho raro, sin tirar la toalla? ¿Acaso ese despertar no será también manipulado por ellos y llevado gradualmente en dosis pequeñas a nuestros pensamientos fuera de nuestros controles, y controlados por ellos a través de los medios de comunicación y las personas que ellos dirigen y controlan a su antojo, que son un número bastante significativo y a los que las masas siguen de forma inexplicable? 


Precisamente por esa duda estoy más alerta y antes de hacer, creer o afirmar y corroborar algo, le doy todas las vueltas posibles para tratar de ver con mayor claridad todos los ángulos y contornos, por supuesto claro está tratando de no perder la cordura y convertirme en una neurótica o sufrir delirio de persecución. Pero de que estamos viviendo tiempos muy difíciles y engañosos no me cabe la menor duda, de un tiempo a esta parte se han caído muchos altares y desmontado un sin número de postulados y creencias, nada es lo que parece y aunque el sol sale más brillante cada día, detrás de todo ese resplandor existe mucha oscuridad. 


Necesitamos una verdadera señal universal que nos confirme las tantas teorías de seres superiores, hermanos de la luz, jerarquías celestiales, ángeles y arcángeles, dioses y demonios, mundos paralelos y portales dimensionales, saltos cuánticos y fuente de todo poder, para que el despertar sea verdadero y se haga realidad, porque todavía no existe una teoría universal coherente, cada quien la acomoda según sus creencias y convicciones o su lavado de cerebro y no debería ser así si todos procedemos de una misma fuente de vida y sustancia y somos parte de un todo, una unidad.
Así que mientras no lo compruebe por mi misma y me queden dudas, mientras no reciba esa señal que nos quite esta ceguera universal, sigo mi aprendizaje por medio de los designios de mi intuición y del corazón y sigo pensando, razonando, indagando, cuestionando, evolucionando y diciendo como Sócrates; “Yo solo sé, que nada sé”…, y sigo aprendiendo. 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.