miércoles, 11 de noviembre de 2015

La vida continúa


Muchas veces nos sentimos derrotados, cabizbajos y faltos de ilusión con el constante bombardeo sistemático de los males que aquejan a la sociedad mundial. En medio de ese sentir sacas fuerzas para darte un merecido descanso y decides irte lejos de la ciudad y el bullicio, lejos de la civilización por así decirlo y te topas con algo insólito e inesperado, algo que te revierte ese sentir y te da alas y fuerzas para seguir creyendo, dando de ti, apagando las voces de la negatividad y gritando a los cuatro vientos que la vida no detiene su andar y continúa siendo hermosa.


Este fin de semana en el que conmemoramos un año más de nuestra Constitución, con un turbio futuro inmediato y pocas posibilidades de aclararlo, estuvimos en un hermoso rincón del país, un lugar encantador, lleno de vida, donde la naturaleza fue muy generosa en paisaje y belleza. Te ves en medio de todo eso y te dices:

¿Cuál habrá sido la causa que nos obligó a perdernos la intensidad de la vida y desarmonizar con la naturaleza siendo ella tan generosa con nosotros? Te quedas sin encontrar una respuesta válida y congruente.

La esperanza sigue viva cuando transitas por lugares tan mágicos y hermosos, llenos de verdor y encanto y te das cuenta de que la vida sigue en pie, de que es difícil acabarla, aun se sufra la peor de las sequías, con dos o tres días de abundante lluvia reverdece todo, florece todo, se alegran los campos, los ríos, los árboles se visten de gala, las aves cantan su alegría y el alma agradece este renacer.  

La belleza esta por doquier, es solo que no nos detenemos a apreciarla, donde quiera que mires hay belleza, aún en los barrios de miseria hay cierta belleza en el cielo, el aire, la tierra y en las personas que saben vivir el día a día, que tienen una mirada cálida y brillante, con la llama de la esperanza y el deseo de sobrevivir siempre iluminando su paso, y a pesar de los pesares saben ser amables y trabajar con amor y dedicación.


Llegado un punto te das cuenta de que la publicidad es más beneficiosa que dañina y que la estamos usando mal, haciendo más daño que bien. ¿Por qué ese afán de resaltar los errores, los males, lo negativo, lo que nos falta y nos daña cuando existe tanto que nos favorece y que hacemos bien, tanto y a tantos que bendecir, tanto que agradecer, tanto amor, alegría y hermosura.

Sabana de la Mar un pequeño poblado de mi país, trabajador, acogedor y limpio, esconde un paraíso próximo a la Reserva Nacional de los Haitises, en Caño Hondo, allí se encuentra un hermoso vacacional campestre, con arquitectura sostenible, donde el contacto directo con la naturaleza te obliga a reflexionar, amarla y agradecerle aún más estar despierto a la vida, te contagias de su riqueza natural, su pureza, su magia, y sobre todo ver la cordialidad y amabilidad con que todos se tratan y te tratan, es sin dudas una muy buena señal. 


Al pasearte por esos campos te das cuenta de que belleza, pobreza y felicidad son compatibles y se pueden encontrar en el mismo lugar.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.