miércoles, 17 de abril de 2019

¿Donde están las musas?

Amables lectores, me gustaría tenerles una entrada cargada de mensajes positivos y reflexivos, que nos ayuden a ver con mas claridad la trayectoria de cambios drásticos que ha ido tomado esta ultima semana de la Pascua, conocida por la gran mayoría de los cristianos como “Semana Santa o Semana Mayor”, pero diré como Joan Manuel Serrat, ♪“...pero las musas han pasao de mi, andarán de vacaciones”
Si amigos, ellas han tomado el camino y se han ido a vacacionar dos semanas antes.


Y por aquí ando yo, en soledad, inventando motivos para sentirme acompañada por ellas, la mesa puesta con dos cafés a la espera de su regreso, pero ni el café las tienta, y eso, que sé cuanto lo disfrutan, ellas son dos, y son como mis hermanas gemelas. Yo pienso la idea, una de ellas propone y arma la trama, la otra la descompone y también propone, yo coordino las ideas, y luego las tres juntas, lo analizamos, lo mezclamos y componemos el guión, y así para todo. Así es que perdonen cualquier disparate que escriba aquí, sin ellas, no es lo mismo.

Estos días son buenos para cualquier cosa que deseamos hacer y hemos estado aplazándolo. 

Quedarse en casa es para mi lo mejor, la ciudad se queda hermosamente vacía, que delicioso es salir a pasear y caminar por las calles, sin tumultos ni taponamientos de tránsito. La brisa fresca, y la alegría de las aves, junto al canto de las hojas de los árboles que adornan las avenidas, son un regalo para el espíritu. 
Pero ustedes hagan lo que les apetezca, eso sí, déjense guiar por su corazón y sean prudentes y comedidos, andan tantos cuerdos alocados, sueltos en estos días...  

No soy de seguir ritos religiosos ni tengo ninguna religión que me seduzca, soy un espíritu libre y con una visión de Dios muy diferente a todos los lineamientos y creencias de las diferentes religiones, tengo mis luces y mis sombras al respecto, y desde luego, respeto las creencias de cada quien, por muy extrañas que sean.

Hace unos años ya, compartí en este mismo espacio, una entrada con motivo de dicha semana, aquí les dejo el enlace por si desean curiosear: 


A cinco años de esta publicación, sigo pensando igual al respecto de esto. Por cierto fue lindo encontrar el comentario de mi hermano fallecido hace apenas nueve meses, es de los pocos que quedaron en el blog después del cierre de google+.

Como les decía amigos, quería regalarles algunas ideas frescas, que quedaran y calaran, pero no siempre los planes se dan como los pensamos, y las personas libres, que aman la libertad como yo, también le dan libertad a los demás, incluidas las musas.


Con esa libertad que tiene la vida con todo el conglomerado universal, permitiéndole vivir (crecer, desarrollarse, morir y reinventarse), según sus necesidades, así mismo les exhorto a vivir su libertad, identificarla y valorarla, y más que todo, aprovecharla al máximo. 

Estos días son muy apropiados para hacer lo que se desea y el poco tiempo libre disponible no nos lo permite. Viajar y conocer, visitar amigos y familiares, apoyar y dar una mano donde haga falta, practicar deportes y leer un buen libro, hacer caridad y visitar enfermos, quedarnos en casa y descansar, ir a la iglesia, orar y ayunar..., lo que sea que rompa la monotonía y les apetezca, pero háganlo por convicción propia, no por cumplir, quedar bien, por el qué dirán, o por huir de vuestro interior. Hay personas que no soportan estar a solas con ellos mismos y buscan mantenerse siempre ocupados, se temen y le temen a lo que puedan albergar en su interior.

Por eso también estos días son buenos para soltar el miedo, reflexionar sobre nuestra vida, lo que hemos logrado hasta hoy y lo que queremos lograr aún, nuestro grado de conformidad o inconformidad con lo que damos y recibimos, con lo que somos y esperamos ser, y sobre todo, con lo que vinimos a hacer. 

Son días apropiados para hacer cierta introspección, dejando a un lado nuestro egoísmo o nuestro servilismo, analizarnos a fondo y encontrar nuestro equilibrio interior, y dejar al espíritu volar libre, gozoso y auténticamente feliz.  

¡FELIZ HACER!


P.D. Supe que hay un congreso de musas en un recóndito lugar del planeta, espero que si las mías están allá, lo estén pasando bien, y también espero que regresen, frescas, renovadas y muy diligentes, ja, ja.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 4 de abril de 2019

Revelaciones

Me gustaría poder decir que al inicio de este mes de abril, tan exaltado en muchas canciones por lo hermoso de la primavera, marca el comienzo de una etapa de amor y paz a nivel mundial, pero no es así, el mundo sigue convulso, la lucha por el poder y la opresión siguen ganando terreno y muertes, aún así, dentro de los mismos países en guerra, tiranía y opresión, hay muchas personas que se sienten en paz a pesar de los pesares.

Esto es una muestra más de que sin importar lo que suceda en el mundo y a tu alrededor, la paz comienza contigo, y está en ti. Si todos supiéramos y entendiéramos este decreto, haríamos un mejor uso de nuestro poder interior y nivelaríamos marcadamente la desarmonía exterior.

Una persona en paz, serena y consciente de que su paz es inherente, e independiente de su estado de ánimo, y su entorno inmediato, no convulsiona junto con el mundo, se mantiene firme y calmada; aunque la estén buscando para devorarla, la encontrarán tranquila, dispuesta a lo que tenga que ser. 
Esa mansedumbre no es para nada cobardía, es todo lo contrario, hay que ser muy valiente para no dejarse arrastrar por lo cotidiano y mantenerse en control mental, confiado y sereno, seguro de sí, usando siempre nuestra vestimenta divina.

Este tipo de actitudes suelen sorprender, debilitar y derrumbar a los adversarios, es un tipo de cordura que muchos encasillan como locura, pero que no es más que la certeza de lo que se sabe y conoce, de lo que se presiente y siente, de lo que se agradece y se ama, de lo que se nos REVELA más allá de las apariencias.


Me topé con la imagen anterior en la web, y me llamó mucho la atención, y me hice las siguientes interrogantes:

¿Qué podría estar representando el artista en esta imagen?
¿Qué ideas pasaron por su cabeza al hacer el esbozo?
¿Qué inquietudes despierta en mí?
¿Por qué llamó mi atención y cual es su significado para mí?
¿Qué enseñanza me puede dejar que mi cerebro se fijó en ella?
¿Cuál es el verdadero mensaje que me quiere transmitir?
¿Qué revelación encuentro en ella que me servirá para seguir avanzando?

Estas preguntas y más, también podrían hacérselas ustedes, amables lectores.

Más allá de mis respuestas y revelaciones, que de hecho solo me atañen a mí, vi en esta imagen varios tópicos que siendo surrealistas, se podrían catalogar de caóticos, pero aún así, para mi, la imagen revela tanta paz interior, tanta serenidad ante el caos, que quedé maravillada, incluso hasta el color, tiene un significado peculiar para mi.

Me explico:

La joven viene caminando por una especie de camino, obviamente en el cielo, va dejando el pasado atrás, tan atrás que se derrumba a su paso y le impide volver atrás (como debería de ser, sin apegos, enfocados siempre hacia adelante), llega a un punto, yo diría que crítico, donde el reloj le avisa que quizás se le agota el tiempo, o que entrará a un camino de no tiempo, o sea, que allí donde se dirigirá, no hay limites. 
A partir de ahí, el camino empieza a ser empinado, se sustituye la alfombra de ladrillos por escalones, verjados o con cierta protección a su izquierda, ya que los escalones se inclinan hacia allá y podría caer.

Ella tiene dos opciones, o sigue y pasa por encima del tiempo, lo que quiere decir que lo obvia o le quita autoridad y continua su camino de no retorno hasta el final, o toma la escalera a su derecha y desciende. 
Quizás a un mundo muy conocido que decidió abandonar hace tiempo, y la escalera no es mas que una de esas tentaciones que recibimos para hacernos claudicar en nuestras metas y objetivos,  o tal vez, la escalera la conduce a un mundo totalmente desconocido y la pone a pensarlo bien y elegir cual será su siguiente paso. 

Muchas veces nos encontramos con encrucijadas así en la vida, de nuestra elección dependerá todo lo que habrá de venir.

Ahora voy al color, ese tono entre sepia y rosa, con algunas tonalidades de violeta, dejando un tipo de encanto sutil, suavidad y serenidad en el conjunto, a pesar de la estela de oscuridad que reflejan las escaleras, dejándonos con cierta intriga, pero al mismo tiempo con cierta certeza de que es allí a donde nuestros pasos deben enfilar.

El color trae consigo también una señal, la vida se trata de luces y sombras, pero mayormente se mantiene en tonalidades combinadas. 
Ese color rosa tenue que predomina, nos recuerda que el amor lo baña todo, el violeta nos habla de nuestra sabiduría e intuición, y el sepia nos recuerda que estas condiciones nos acompañan desde muchísimos años atrás. 

Otro punto a resaltar, es la maleta o equipaje, ¿Se fijaron en ella? es pequeña (como debe de ser), aunque bien podría resultar tan mágica como la de Mary Poppins. 
La vestimenta es de lo más apropiada, sin ser de gala va preparada para lo que pueda venir (abrigo, sombrero y botas). 

Por casualidad, ¿Será la misma joven que anda en busca del arcoíris, para encontrar ese mundo que soñó?


A groso modo esta es una primera impresión, pero hay mas significado oculto, que en lo que se puede apreciar.

La mejor respuesta a todas estas interrogantes es la siguiente, dicha hace muchos siglos atrás:

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. (Aristóteles)

Por eso no es bueno dejarnos llevar por la corriente ni por las impresiones, o los pensamientos ajenos. 
Mantenernos centrados, en paz, siempre armonizando con nuestro sentir y percibir, con nuestro propósito interior, sin contradecirnos, y fluir en nuestra dirección, en la de nadie más, es la clave para alcanzar nuestro propósito de vida y la paz interior, y sostener y mantener esa paz interior, nos llevará a mantener la paz exterior, y sostenerla sin salirnos de control. 

Tómalo con calma y observa con atención, cada tramo de vida que transitas, guarda una gran "Revelación" 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 28 de marzo de 2019

Hazlo con "Amor"

Quiero aprovechar esta entrada que es un llamado a actuar con amor y desde el amor, para despedirme y al mismo tiempo, agradecer en el alma a todas las bellas personas que conocí a través de la red social de Google+

Agradecer a los propietarios y moderadores de las cuatro comunidades a las que pertenecí por el espacio de casi cuatro años, y otras dos en las que duré muy poco tiempo, en todas ellas compartí con tantas personas maravillosas que al igual que yo, buscan mejorar para dar lo mejor de sí, y compartirlo con los demás. 

Son muchos, por eso no hago mención de ninguno, los llevo en mi corazón, ustedes saben quienes son. Unos fueron más cercanos que otros, a unos los perdí de vista y otros permanecen hasta hoy, pero todos (cada uno en su versión), dejaron un sello especial en mi vida, y fueron muy amables, respetuosos, y consecuentes con mis publicaciones y mis comentarios. 


Aprovecho también para pedirles disculpas y perdón, si en alguna ocasión, mis escritos y comentarios fueron hirientes o les causaron alguna molestia, nunca fue mi intención.

Aprendí mucho de ustedes y de esta hermosa experiencia, y espero haber dejado algún aprendizaje en algunos. A pesar de ello, cierro este ciclo de mi vida y vuelvo a mis inicios, solo seguiré con el blog.

Para ustedes, esas almas que me tocaron y que de alguna manera toqué, va esta sencilla entrada en la que dejo todo mi amor y gratitud por lo vivido, los extrañaré, y a unos cuantos los seguiré de cerca en sus respectivos blogs. 

¡MIL GRACIAS! Y ¡SEAN FELICES! 


Amables lectores, cuantas veces les habré tocado este tema del amor, hoy será una más. Aunque cada vez haya sido desde una perspectiva diferente, se centra en la belleza, la grandeza y la magia del amor, además de otras bondades.

Siempre nos han dicho que el amor lo puede todo, y aunque muchas veces es incomprensible el alcance de estas palabras, no existe una razón aparente para no tenerlo claro, la única razón es precisamente la falta de amor en nuestro interior y en nuestra vida. Perdón, me corrijo, no la falta de amor, sino mas bien, la falta de visualización del amor que somos, el no aceptarlo y reconocer su presencia en nuestro interior, en nuestra vida y en cada paso que damos.


En la mayoría de los casos, con amor nos hicieron, con amor nos cuidaron y criaron, por amor los abandonamos y emprendimos nuestro propio vuelo, y por amor, nunca los olvidamos y a su nido siempre regresamos
Parecen las letras de una canción, pero no son más que un resumen de la pura realidad de casi todos.

Vi hace unos meses una película titulada “The Giver (El dador de recuerdos”), que es una adaptación cinematográfica del libro de Lois Lowry que lleva el mismo titulo (no lo he leído), nos muestra como sería una sociedad en ausencia de amor y de todas las emociones del ser humano como las conocemos hoy. 

En ella la obediencia, y un orden establecido, que no tolera cuestionamientos, y sobre todo el no guardar ningún recuerdo de cómo era la vida anteriormente, hacen posible la armonía en la vida cotidiana. Pero los ciudadanos son robots humanizados, o humanos robotizados (escoja la que mas le guste), almas carentes de recuerdos, emociones, alegría de vivir y libre albedrío, simplemente la vida les sucede de manera automática, programada, supervisada y dirigida por un jurado de alto mando (dicho así se parece mucho a nuestra realidad). 

En oposición a esto, hay otra realidad que también permite vivir en armonía en sociedad, aquella donde prevalece el amor ante todo. Si el amor está presente en nuestro hacer cotidiano, las cosas se hacen más llevaderas, con inspiración, respeto y pasión. Si todo lo que haces, lo haces con amor y por amor, vivirás más alegre, si le pones amor a tu familia, trabajo, diversión..., a todo, de seguro que la alegría y el gozo serán tu mejor compañía, aún tengas que solventar algunas vicisitudes, lo harás con serenidad y sin dañar a los demás.


Un hermoso poema del cubano José Martí, titulado “Lo que debes amar”, musicalizado e interpretado por Silvio Rodríguez, nos habla de lo maravilloso del amor, y dice así:

Debes amar la arcilla que va en tus manos;
Debes amar su arena hasta la locura

Y si no, no la emprendas que será en vano;

Sólo el amor alumbra lo que perdura…
Sólo el amor convierte en milagro el barro…

Debes amar el tiempo de los intentos;
Debes amar la hora que nunca brilla;

Y si no, no pretendas tocar lo cierto…

Sólo el amor engendra la maravilla
Sólo el amor consigue encender lo muerto…

Aquí les dejo el video de la interpretación musical de Silvio Rodríguez


Como bien lo dice el poema: “Debes amar el tiempo de los intentos; la hora que nunca brilla...Solo el amor engendra la maravilla,Martí  ¡Que hermosa verdad!

Sin importar lo que sea que hagas, solo hazlo con amor y en amor, y este germinará, florecerá y esparcirá su aroma por doquier.

! Uhm, que rico... Huele a felicidad!

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 24 de marzo de 2019

Incidencia de la "ILUMINACIÓN"

Dice un viejo refrán que todo es según el color del cristal con que se mire, pero también hay mucha influencia de la luz, a la hora de ver las cosas. Dependiendo de la cantidad de luz, de la hora del día, del ángulo de reflexión y del lado en que estemos colocados, veremos un mismo paisaje u objeto de maneras diferentes.

Si es bastante difícil distinguir las cosas en la obscuridad, y dar fe de lo que vimos, también se hace difícil dar un solo veredicto respecto a algo que miran nuestros ojos bajo la incidencia de la luz, esta nos puede jugar una mala pasada, desvirtuando de alguna manera la imagen real.


Observa la imagen anterior detenidamente, ¿Eres capaz de apreciar algo más allá del centro de luz, antes o después que la dama lo traspasa?

Cuando hay iluminación y claridad creemos estar seguros de lo que vemos, pero si nos detenemos en la observación, nos daremos cuenta de que la realidad no coincide con lo que vimos al principio, especialmente si hay exceso de luz, si estábamos a cierta distancia del objeto, y si nos ponemos en diferentes posiciones. Incluso si hay otras personas viendo lo mismo que nosotros, de seguro diferirán en lo que vieron. 

Personalmente me ha pasado, no se imaginan como la mente y la imaginación juegan también un papel principal, pues te haces una idea de lo que estas viendo a cierta distancia con la luz cayendo sobre tu objetivo. Al acercarte mas y evadir los reflejos solares o lumínicos, quedas boquiabierto con el engaño, y hasta murmuras para ti, ¡Que suerte que no era importante estar en lo cierto!


De la misma forma como los colores son solo el reflejo de la luz al chocar con los objetos, y la interpretación que hace el cerebro de esto. De esa misma manera, la intensidad de la luz nos puede engañar, robándonos visibilidad en lugar de dárnosla y quedarnos tan ciegos como cuando estamos a oscuras. 
Es como decir que sabes más porque fuiste a la escuela y la universidad, pero esto no demuestra tu sabiduría, solo te da un titulo. Si te has interesado por aprender cosas, lo conseguirás sin ir a ningún lado, solo observando, leyendo, documentándote y experimentando, y desde luego poniendo todo tu interés en lograrlo.

Eso mismo pasa con nosotros en nuestro diario vivir, mayormente estamos lejos de saber apreciar la realidad, hay tantos obstáculos que se interponen en la visión, que terminamos viendo lo que queremos ver, no lo que en realidad existe frente a nuestros ojos. 


Una verdad irrefutable, es que no necesitamos ni luz ni los ojos para ver, mayormente estos bloquean la realidad. Si hemos sabido usar y desarrollar nuestros sentidos, seremos capaces de reconocer muchas cosas sin verlas, ya sea por el olor, el sonido o al tocarlas, somos un manojo de percepciones, sensaciones e intuiciones, el saber es intrínseco en nuestro Ser, siempre que no tengamos interferencias o bloqueos... Sabemos.

Precisamente de eso se trata la famosa “Iluminación”, de ver la realidad, sin obstáculos intermedios, sin prejuicios ni interferencias, sin adoctrinamientos, sin engaños... 
La iluminación está intrínseca en nuestro Ser, pero la mayoría de las personas prefieren seguir engañándose con tal de no hacerle frente a la realidad. Ahora, cuando el dolor se hace tan grande que el engaño ya no resulta factible, y duele menos aceptar la realidad que seguir bajo el yugo del engaño, entonces, así y solo así, dejan de engañarse y dan paso a la iluminación.


La imagen anterior contiene un mensaje que a mi entender es fruto del autoengaño, siempre nos escudamos en excusas para justificarnos y no hacerle frente a la realidad. La pereza, no tiene justificación, es probable que mediante ella nos libremos de muchas tentaciones, pero también nos perdemos de muchas oportunidades de éxito y progreso, tanto material como espiritual.

Pasamos la mayor parte de la vida huyéndole a la realidad, el engaño es un placebo al cual nos hicimos adictos. Cuesta y duele aceptarlo, y más aún, resolverlo de una vez por todas, por eso nos vamos desprendiendo de él lentamente, a partir del momento en que nos damos cuenta, de que el autoengaño aunque al principio puede resultar liberador, con los días, se va tornando asfixiante y demoledor.


La iluminación es posible, porque al igual que el bombillo o lámpara, somos potencialmente luz, es solo cuestión de pulsar el interruptor o halar la cuerda, y encendernos. Es cierto que en nuestro caso exige esfuerzo, voluntad, mantenernos atentos y activos, o sea, bien despiertos a todo lo que ocurre tanto afuera como dentro de nosotros.

Para alcanzar la iluminación, o sea, para que se nos haga la luz, HAY QUE VACIARSE de conocimientos, aprendizajes, estereotipos, de dudas..., DE TODO, para poder ver la verdad, percibirla, olerla, sentirla, reconocerla, aceptarla y trascenderla en completa calma y serenidad.

La concentración en la simplicidad, y la limpieza mental, nos abrirán el camino a la iluminación, al despertar total, a saber captar la realidad tal cual, sin filtros que la distorsionen tratando de acomodarla a nosotros, a nuestro sentir y percibir, a nuestros intereses. 

Y la iluminación, nos ayudará a mantenernos serenos, sin importar que todo en apariencia se derrumbe a nuestro alrededor.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 18 de marzo de 2019

Identificando tu estrella

Una de las mejores sensaciones en la vida es sentirnos amados, y con ello, seguros y protegidos y por qué no decirlo, incluso mimados.
Generalmente nos cuidan desde que se tiene conocimiento de nuestra existencia antes de nacer, luego al arribar y hacernos mas visibles y palpables, nos siguen cuidando y regalando ternura y amor, protegiéndonos y preparándonos para enfrentar la vida y sus adversidades, (al menos mayormente es así, aunque hay sus excepciones).

Tan pronto nos hacemos parte de ese gran navío llamado Tierra, empezamos a navegar, y cuando tenemos las condiciones para tomar al menos un remo, es nuestro deber, empezar a remar. Desde nuestra posición lo primero que hacemos es mirar hacia arriba, al cielo, lo vemos tan inmenso; luminoso y hermoso de día, poblado de nubes y el enorme Sol, y oscuro y maravilloso en la noche, poblado de estrellas y la encantadora Luna. 


Esas lucecitas tan diminutas y brillantes, que no dejan de pestañear, y que llamamos estrellas, nos cautivan e intrigan desde muy temprana edad, encontramos una que nos atrae mas que las otras, y la designamos como nuestra estrella, y será quien nos guie y alumbre por un buen tiempo de nuestra vida. Las estrellas nunca dejan de cautivar y llamar nuestra atención, todos aspiramos alcanzarlas. 

Particularmente soy de la creencia de que al terminar nuestro recorrido terrenal y dejar de encarnar, nos convertimos en estrella y ocupamos un lugar en el cielo o espacio sideral. O de que quizás ya lo ocupamos, y la verdad es que salimos de una estrella y mientras está esperando nuestro regreso a ella, brilla más que todas ante nuestros ojos, tratando de decirnos, “aquí perteneces”. 


Se dice que somos polvo de estrellas, porque nuestros cuerpos están compuestos de los mismos elementos que estas producen y poseen en su interior, lo mismo ocurre con el planeta y toda la vida que hay en él. El siguiente video nos da una idea de esta aparente realidad. 


También se dice cada uno es una estrella o que lleva una estrella en su interior, esto concuerda un poco con mi teoría expuesta anteriormente, o sea, que somos potencialmente una estrella y nuestras aptitudes o dones recibidos, son la manera que tenemos de brillar, y de seguro que así como vemos nuestra estrella brillar mas que las otras, de la misma forma, nuestra estrella, nos ve desde lo alto y nos distingue de entre todos los demás. 

Nuestra mejor forma de agradecer y rendirle homenaje a esa estrella progenitora, es cuidar nuestros dones y fortalecerlos, para a través de ellos poder brillar a su misma intensidad aquí en la Tierra y que no nos pierda de vista, así estaremos íntimamente conectados y tampoco la perderemos de vista, hasta regresar a ella.  


Aunque de niños esto es solo un juego, de adultos sabemos que esta interacción va más allá. Esa estrella será siempre nuestro norte y estará delante alumbrándonos el camino a seguir, atenta y receptiva a nuestro regreso. No importa si le llamamos amigo incondicional, amor verdadero, maestro, guía, fe..., ella se manifiesta de muchas maneras en este plano terrenal, lo que importa es que está ahí para nosotros, gozosa de nuestros triunfos, y  consolándonos y alentándonos en nuestros fracasos. 

Siempre se nos ha hablado de nuestra gran conexión con el planeta y con todo lo que habita en él, en especial todos los seres vivos, sin importar su clasificación. Pero también debemos saber y estar siempre conscientes de nuestra gran conexión con el espacio sideral, con lo visible e invisible, sus astros, galaxias, nebulosas, etc., y con toda la materia oscura del espacio, que vendría a ser equivalente a toda el agua del planeta, ya que es mayoría. Aunque no podamos saber qué habita en la materia oscura con la claridad que sabemos lo que mayormente habita en las aguas oceánicas, los ríos y lagos, definitivamente estamos muy ligados a ella también. 


No lo dudes, eres polvo de estrellas. Cierra los ojos y mira bien en tu interior, podrás ver un cielo plagado de estrellas, son tus hermanas, eres luz. Ahora abre los ojos y mira en tu exterior, todo resplandece al igual que tú, resplandeces y ese resplandor te define, es tu aura, tu destello de luz en la Tierra. 

¿Te ha ocurrido que cuando por ejemplo te golpeas o golpean muy fuerte, el impacto doloroso te hace cerrar los ojos bien apretados y ver estrellas?  Creo que nos pasa a todos, por eso se dice y con razón, “Le pegaron, o se golpeó tan fuerte, que lo pusieron a ver estrellitas”, es una realidad irrefutable eso. ¿A qué creen que se deberá? 


Donde quiera que te encuentres, sin importar el lugar, las estrellas están ahí, aunque el Sol tome protagonismo en el día, y no las puedas ver, siguen ahí, tu estrella en especial, está velando por ti, por tu bienestar, por tu evolución y progreso espiritual, porque regreses a casa feliz.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 11 de marzo de 2019

No te resistas, fluye...

Quizás no recuerdes o tengas claro el día en que naciste, la forma en que viniste al mundo, y el cómo transcurrieron tus primeros años de vida. A veces los recuerdos son muy vagos, otras veces recordamos cosas que incluso no estamos supuestos a recordar. A qué se deban estas claridades no es algo que esté muy definido aún, pero si las tenemos debemos aprovecharlas y no dejarlas pasar.

Existen los que tienen muy buena memoria y por otro lado, los desmemoriados, en el medio, están la mayoría, recuerdan muchas cosas y otras muchas no. Pero lo fundamental es que la fusión de dos microscópicos seres vivos te colocaron en el vientre de tu madre, eras un minúsculo ser vivo antes de salir de allí, y permaneciste ahí hasta que estuviste listo para salir, tan pequeño, indefenso e inofensivo..., pero tan potencialmente grande y poderoso.

Casi sin darte cuenta y sin tu permiso, empezaste a crecer y desarrollarte, a cambiar y transformarte en el ser humano que hoy eres, tuviste que atravesar por duras pruebas, abandonar cada etapa de tu vida para insertarte en la siguiente etapa, dejar al niño, al adolescente, al joven...  y con ellos a cada una de sus personalidades, creencias y prioridades, a eso se le llama transformación.


Quizás la etapa más difícil de atravesar sea la vejez, la de las limitaciones físicas, esa en la que no tenemos los bríos de antes, en ella empiezan a prescindir de nosotros y a prestarnos menos atención. La vejez tiene sus ventajas y desventajas, pero estas más que nada, dependen de nuestra actitud de vida y de cómo nos hayamos preparado mental y físicamente hablando, para recibirla y vivirla a plenitud, sobre todo si con ella alcanzamos la lucidez de lo que esencialmente somos.

En la vejez bien enfocada o “madurez en conserva”, creamos una mayor consciencia de la realidad, y soltamos las limitaciones síquicas, que son peores que las físicas, contamos con claridades, mucha sabiduría y más que todo, desapegos materiales, soltamos las absurdas posturas de la sociedad y vivimos más internamente y menos para el exterior, valoramos lo que de verdad tiene valor. 

Desde luego no todos consiguen llegar a esta etapa con estas claridades, muchos se resisten a los cambios y la transformación no sucede a la par, más bien se transfiguran (transformación física), y se atrofian o mutilan el entendimiento (la transformación síquica y emocional), y quedan rezagados o estancados mentalmente hablando, en un estado de lamentaciones y pesimismo con sabor a dolorosa resignación, es la etapa de la vejez mal enfocada o añeja inmadurez. 



La vida se manifiesta constantemente en evolución, la naturaleza nos da muestra de ello por todas partes. Nada se detiene, el fluir incesante de la vida es la mayor bendición que podemos experimentar. 
La monotonía produce tedio, nos mata la inspiración, la ilusión y la pasión por las experiencias nuevas y gozosas. ¿Se imaginan toda una vida siendo niños, o nacer siendo adultos y no pasar por la niñez, ni las demás etapas?

Ser eternamente jóvenes física y mentalmente es el sueño de la mayoría, ¡Y lo somos!, es solo que no sabemos diferenciar su significado en cada etapa de la vida. 

Somos eternamente jóvenes física y espiritualmente hablando, nuestras células se renuevan periódicamente y las energías no envejecen, solo se adaptan a las nuevas exigencias y tanto ellas como la materia que somos, se transforman para dar paso a otro estado de consciencia, y luego a otro ente existencial y espiritual.


Cuando dejas de resistirte al entendimiento, creces, y cuando dejas de bloquear tu transformación, rejuveneces, es entonces cuando empiezas a sentir tu verdadera esencia, tu unicidad y tu conexión con todo, tu divinidad y tu eterno Yo Soy.

Somos seres experimentales: tubos de ensayo de sentimientos, archivos de emociones (acciones y reacciones), laboratorios de informaciones (conocimiento y sabiduría), materia en evolución y energía en transformación. Por esta razón, vive de lleno todas tus etapas, no te aferres a ninguna, por muy buena que haya sido, siempre vendrán otras, y si no las bloqueas con tus temores y apegos, podrán ser igualmente buenas o incluso mejores, porque podrías estar más consciente de ti, del maravilloso Ser que eres. 


Permítete crecer, pero crecer en tu totalidad, no a medias, no solo por fuera, no te resistas a la ley natural de la vida, fluye en su dirección, relájate y regálate esa hermosa transformación que en tu interior estas deseando y sabes que es tu finalidad. No te mutiles, crece, crece sin cesar, no temas crecer y perder cosas, si fluyes con la vida, siempre llevas las de ganar.  

Que todo fluya y que nada influya en tu andar, mientras mas mires hacia atrás, mas difícil se te hará avanzar. Suelta, no te apegues a nada ni a nadie, vive y procura tu propia transformación.

La capsula tal vez sea incómoda, el tiempo en estado de reposo o aparente inmovilización, es el tiempo de tu transformación interior, cuando estés listo, saldrás del capullo, podría ser doloroso el proceso de identificación, pero definitivamente te sentirás mas completo y a gusto.


Que nadie te ponga limites, llegarás todo lo lejos que desees llegar. Eres el dueño de tu vida y tus anhelos, no busques excusas para detenerte, encuentra el medio de avanzar. Insisto, fluye, fluye sin impedir tu crecimiento y desarrollo espiritual, déjate llevar de tu guía interior, de tus sensaciones gratificantes y gozosas, de tus luces y tus sombras, de tu amor natural y esencial. 

No escuches ni prestes atención a las voces que te niegan tu poder interior, tu fortaleza y tu derecho a superarte a ti mismo y trascender. No aceptes que las amarguras, frustraciones y experiencias desagradables propias y ajenas, te roben tu verdadera estatura y tu derecho a seguir creciendo y transformándote. 
Mantén la serenidad y tu convicción de avanzar, aunque sea a pequeños pasos, son los que mejor nos permiten avanzar, sin prisas, ya que podemos pisar firme y tropezar menos, y además disfrutar el sendero.


No te menosprecies, ni te castigues, tampoco te dejes arrastrar por la opinión de los demás, en algún momento de tu vida, te darás cuenta de todo lo que has logrado, de lo mucho que has crecido y cambiado, y de todo lo que has aprendido a dejar de controlar y a soltar, y también de lo mucho que te has aprendido a amar y valorar.

Cuantas veces nos hemos resistido, negados a dejar nuestras creencias y preceptos, temerosos de estar equivocados y dejar nuestra zona de confort. Cuantas veces hemos deseado obtener resultados diferentes, pero hacemos siempre lo mismo, sin entender que la única forma de conseguirlo es cambiando internamente para que ese cambio se revele en lo exterior. 

Dejando atrás, entendiendo y aceptando el espejismo en que vivimos, y dando paso a la realidad, es como lograremos avanzar.


Tan pronto descubres el velo de la inconsciencia, y desatas los nudos que no te dejaban estirarte y crecer, te das cuenta de algo mágicamente espectacular, el universo se alinea con tus mas nobles anhelos y tus deseos puros, y estos se hacen realidad, y empiezas a entender de que va la cosa, y sin importarte en que etapa de la vida estás, te sientes ardientemente joven y vivo, pero con un ardor diferente, para nada banal y de alegrías pasajeras, mas bien un gozo constante y duradero, y una amorosa felicidad que se plasma en tu rostro haciéndolo lucir relajado y sonriente, sin importarte el que dirán.

Ese cambio que acabo de describir es lo que llamo fluir, sale solo, como el correr de las aguas de un río, sin forzar, sin planificar, sin engañar... Y se vuelve tu modo de ser y vivir, vas por la vida, ligero, seguro, relajado, agradecido y sumamente gozoso y feliz. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 1 de marzo de 2019

Nunca es tarde

Cada día trae su propio afán, me parece que lo dice en La Biblia, y aún no sea allí, es una verdad irrefutable. 
La vida se levanta diariamente al amanecer, el sol empieza a aflorar y las aves lo anuncian con su canto. Ya amaneció, dicen con su hermoso gorgojeo. Los polluelos gritan con fuerza pidiendo el alimento que sus madres buscan tan pronto ven los primeros rayos de luz solar. 
Un nuevo día nos espera.


Bien lo dijo el filósofo Howard Thurman, ya que cuando hacemos lo que nos gusta, el entusiasmo y la satisfacción se alinean con el espíritu, y este a su vez, se alinea con la fuente de la que emana toda la divinidad, toda la vida y el equilibrio armónico de la energía que sostiene la vida en el universo. 



Cada alma en su hacer le va dando forma a su día, como si se tratara de plastilina vamos creando y moldeando nuestras siluetas en la tierra, y también en el aire, aunque estas ultimas no sean tan fáciles de apreciar, ya que las hacemos con nuestra aurea, dejando salir esa estela de energía que somos. Al igual que las nubes, estas se dispersarán y llegarán a donde debamos llegar. 

El nuevo día nos da la oportunidad de mejorar lo vivido, de probar nuevas experiencias y de andar por distintos caminos. Comenzar de nuevo o recomenzar significa no darte por vencido nunca, si te caes, levántate, el mundo no se termina porque alguien muera, lo que no salió bien, es aprendizaje, pero trata de no cometer los mismos errores. Supera tus miedos y no dudes en explorar y descubrir otros cielos y estados de consciencia. 


Por suerte los días no son interminables, ya sea que lo estemos pasando bien o mal, hay un cierre diario, una desconexión temporal, o un cambio de escenario por decirlo así. Ya sea que pasemos a otra dimensión o no, o a que vivamos vidas paralelas, la vida se acuesta al anochecer, al menos la mayoría de los animales lo hacen.

La mayor excepción actualmente es el hombre, antes se acostaba al anochecer, cuando el sol se perdía de vista y le daba paso a la luna y las estrellas, hoy día el hombre no tiene hora de acostarse, las cosas han cambiado, los adelantos científicos y tecnológicos han proporcionado que pueda haber vida despierta y activa luego del anochecer, pero en algún momento de la noche o del día, el hombre se acuesta, hay que dormir un poco y descansar para poder levantarse con el ánimo suficiente para disfrutar o enfrentar el nuevo día.


Nuestra cabeza se ha llenado de toda clase de cosas, y eso nos fuerza a ejecutar diferentes roles, pasamos por muchas etapas a lo largo de nuestra vida y nuestra humanidad, tanto individuales como colectivas, aunque pareciera que estas ultimas nos afectan más, no es así, la actitud que tomemos frente a lo que no podemos evitar del colectivo humano, nos dará la salida o la entrada a la cárcel mental, de cada uno depende mantenerse afuera y al margen de los daños colaterales.

“No trates de corregir las cosas, sino de verlas correctamente”  (Eric Butterworth)

Si nos vemos en la necesidad de reevaluar nuestras creencias y actitudes frente a la vida cotidiana, por un día de vida feliz y gozoso, nunca es tarde para hacerlo, así sea el ultimo día de nuestra vida, hará la diferencia, un cambio positivo, siempre es oportuno. Dependiendo de cómo salgamos de aquí, de nuestro sentir al partir, será nuestra próxima llegada y nuestros nuevos propósitos.


Recuerda, cada día trae su propio afán, haz que cada uno sea inolvidablemente gozoso, tienes el poder para cambiar todo lo que no te guste, tu actitud frente a ello es tu libre albedrío y tu propia elección, tu cabeza la puedes llenar solo con las cosas que desees tener allí. 

De ti depende levantarte cada día y hacer que sea maravilloso, con alegrías y con tristezas, ambas son beneficiosas, y no olvides agradecerlo todo..., absolutamente todo. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://www.elcaribe.com.do/2019/03/12/opiniones/correo-de-los-lectores/nunca-es-tarde/

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 20 de febrero de 2019

Observa y aprende


Siguiendo el ritmo de mi entrada anterior, y haciendo alusión a la frase que surgió escribiéndola y que marqué en negritas, y que muestro en la imagen superior, voy a usar esta entrada para hacer énfasis en la observación y la empatía, y con ellas en la mera manera de vivir en armonía y feliz.  


La observación es vivir el presente. El disfrute de lo que hacemos, es parte esencial para crear ese estado de armonía y felicidad con nosotros mismos. Aprender es importante, y hay que observar para poder aprender, pero ese aprendizaje debe llevarnos a la comprensión de las cosas, si no de nada serviría. Comprender es vital para nuestro correcto desenvolvimiento, manteniendo la alegría, la armonía y la paz como estandarte. 

La importancia de aprender, es saber comprender, y la empatía juega un papel principal en este proceso de comprensión, ya que la empatía es esencial para mantener esa armonía al relacionarnos con los demás. Ponerse en el lugar del otro nos da una perspectiva diferente a la nuestra y nos abre el entendimiento.


El enunciado de la imagen superior tiene un doble sentido, puede ser aleccionador, llamando a la prudencia, como también despectivo, insinuando desaire. 

Dependiendo del tono como lo leamos, así lo entenderemos, cómo nos sintamos por dentro al leerlo, así lo interpretaremos. Si estamos en paz lo veremos como prudencia y respeto, si tenemos baja autoestima o sentimos rabia, lo veremos como insolencia y desprecio.

Se reservado, ocúpate de tu vida y tus cosas antes que nada, pero que eso no se convierta en una excusa para volverte egoísta. La vida nos da y nos quita lo que no necesitamos, pero también es generosa y nos da de más para que compartamos. 


De qué le serviría al sol calentar y lucir siempre radiante si no hubiera vida que solventar y sustentar. De seguro no brillaría ni calentaría con tanta entrega, si solo estuviera él en nuestra galaxia, ya se hubiera apagado, pues su existencia no tendría razón de ser. 

Lo mismo pasa con nosotros y con toda la vida que habita el planeta y pulula en el universo. 
La vida, sin un sentido de ser, crecer y evolucionar, se apagaría muy pronto.

Quiero terminar esta entrada, con el poema que sale en la edición de enero / febrero de “La Palabra Diaria” de este año 2019. 
A mi entender el poema es alusivo a uno de los lemas de la filosofía Unity: “Deja ir y deja a Dios actuar” y se titula: 

“Comenzar de nuevo”, por Pat Wade Nicholson 

Estoy aprendiendo;

A dejar de creer que estoy en control.
A ver la belleza en el cambio y la esperanza.
A sentir el gozo de la entrega y la fe.
A disfrutar de la vida con menos distracciones.
A saber en silencio que crecer es esencial.
Más que todo, a saber que el amor de Dios está detrás de todo.


Le agregaré esta frase al final:

Vive y deja vivir. Observa y aprende. Aprende y comprende. 
Fluye con la divinidad que hay en ti, y se intensamente feliz.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 12 de febrero de 2019

Liebres y tortugas

Mayormente la vida nos pide que seamos muchas cosas a la vez, y a veces ninguna en especial. En ocasiones se hace necesario que seamos cariñosos y repartamos muchos abrazos, otras veces debemos ser más reservados y menos latosos. 
Unas veces tenemos que hacer de maestros y otras de alumnos, tal vez nos toque hacernos los ciegos o los sordos y otras veces ser testigos inevitables y hablar de los sucesos, pero casi todo se basa en la observación o la percepción, y en ser empáticos para saber encontrar el equilibrio cuando de vivir y aprender a hacerlo en armonía se trata, sin hacer juicios. 



Definitivamente el mensaje de esta imagen se parece mucho a la sociedad actual, donde todos o la gran mayoría corren como liebres, sin sentido, siguiendo una programación ajena, que no les reporta ningún tipo de beneficios para su crecimiento y desarrollo espiritual. Las escasas tortugas, son el hazme reír, a pesar de ser las que están en lo correcto, ya que saben apreciar y disfrutar el recorrido.



Pero ¿Saben por qué siempre huyen las liebres? 

Tuvieron que aprender a hacerlo, ya que son siempre las favoritas y más vulnerables para ser cazadas, y quizás la carne mas deliciosa para los depredadores. 

Las tortugas en cambio, por su duro caparazón, que además le sirve para esconderse, son un hueso duro de roer, tal vez a eso se debe su lentitud, no tienen por qué huir.

Observar, es la base del arte de aprender. Ser empáticos, es la única forma de comprender el arte de vivir.

Debido a un mundo que ha sido cruelmente atacado y por consiguiente sobrepoblado de liebres, la paciencia de la tortuga está en extinción, y pasó de ser una espera en estado de paz, a ser una inquietante destreza emocional y sicológica, que mide la capacidad de autocontrol contra la violencia que guardamos en el interior. 

Mayormente somos una bomba de tiempo lista para explotar, y lo peor es que nos jactamos de serlo, a mucha honra decimos: “Pruébame y verás con quien te metes”.

Por eso en tiempos de cólera (mejor dicho de rabia), bueno mejor empleo la palabra violencia, ya que las otras dos se pueden entender como enfermedad (y sí que les vendría bien cualquiera de esos dos vocablos, ya que esto es una enfermedad, y muy contagiosa), actuamos como liebres, siempre de prisa, huyendo y desconfiando de nuestra capacidad de supervivencia. 





¡Tiempos modernos! Dicen unos cuantos por ahí.











   ¡Ansias de protagonismo! Vociferan otros. 











¡Rabia, descontento interior! murmura un buen grupo.










¡Esclavitud de almas! Susurran todos desde su interior.






Cualquier cosa que ocurra está justificada con estos enunciados anteriores. Mientras el tiempo implacable sigue devorándonos el cuerpo como a bestias moribundas, impotentes y resignadas a morir, nuestros verdugos y dueños son peores que el tiempo, nos devoran el cuerpo y el alma, nos hacen trabajar para ellos, sin descanso y hasta morir, no sin antes asegurarse de que creamos que es para nosotros y es la única forma de vivir feliz. 



Lo cierto es que somos nosotros mismos nuestros verdaderos verdugos y opresores. Ya ni siquiera se escucha el grito de libertad que tantas veces llenó el aire de humo y la tierra de sangre, ya no hay fuerzas que impulsen el deseo de ser verdaderamente libres, apenas nos defendemos a medias, como las liebres, dudando de nuestra capacidad de supervivencia, y nos conformamos con poco, con un “capitalismo democrático”, el lobo disfrazado de cordero, una libertad engañosa, y que oprime tanto o mas que la esclavitud, el comunismo, las sectas religiosas, etc. Y que actualmente deberíamos llamar consumismo asfixiante y exterminio, o tal vez, genocidio voluntariamente aceptado, pero a punta de pistola. 

¿Por qué se me parece tanto a la masacre de los judíos?

Hemos perdido la verdadera alegría de vivir, somos sonámbulos sin alma, se la vendimos al peor postor, y sin ella no somos nada ni nadie, solo ovejas esperando ansiosas en fila, a que su lana sea elegida para el próximo abrigo del pastor. 


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente.

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
https://www.elcaribe.com.do/2019/03/18/edicion-impresa/correo-de-los-lectores-13/ 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 6 de febrero de 2019

¿A que estás esperando?

Tanto se ha hablado de la felicidad; que si la buscamos, que si la encontramos, que si la llevamos dentro, que..., al parecer la hemos asustado y anda huyendo de nosotros. 

¿O será que somos nosotros los que estamos huyendo de ella? Porque somos tan adictos a victimizarnos y tan patéticos, que no soportamos la idea de vivir sin sufrimiento y sin motivos sobrados para quejarnos.

Y pensar que la infelicidad solo se debe a la falta de libertad, autenticidad y amor a la vida y a lo que hacemos con ella y de ella.


La buena noticia es que siempre podemos empezar de nuevo. Al nacer cada día, este trae consigo un nuevo amanecer, y al morir se lleva todo aquello que no necesitamos, para que muera con él, ya que el nuevo día nos traerá nuevas oportunidades para escoger, y razones sobradas para esparcir agradecimiento por lo que tuvimos, y alegrías por lo que vendrá.


Desde luego no pienses que todo será a pedir de boca, desde nuestra inconsciencia u olvido, deseamos muchas cosas que no necesitamos, y que aunque no lo creamos, nos harán mas daño que bien, por eso nuestro Yo Superior se encarga de alejarlo de nosotros. Es probable que esto nos confunda y nos ocasione alguna desilusión, pero nuestra naturaleza divina nos hace fuertes y capaces de sobreponernos a cualquier inconveniente, solo es cuestión de estar conscientes de ello, seguir la guía interior y esperar a resolverlo. 


Otras veces ocurre lo contrario, necesitamos cosas que la vida nos pone trabas para conseguirlas, pero nuestra guía nos insiste en que las consigamos, sin importar hasta qué punto la razón nos trata de frenar, lo imprescindible en estos casos es frenarla a ella y obviarla, y hacer todo lo necesario para obtener lo que el corazón nos susurra que necesitamos, aunque este implique romper las reglas y esquemas establecidos por la sociedad. 

Cada alma sabe lo que vino a hacer a este mundo y está en su derecho de lograrlo.



Si padeces de ausencia de libertad, autenticidad o amor, es muy posible que sufras, de seguro caerás y querrás no haber nacido, son algunas secuelas propias de las almas desarmonizadas con su proyecto de vida, defiéndete y marca tu territorio emocional, no permitas que nada ni nadie, lo invada. 


Si tienes que vivir un corto periodo de tristeza, incomprensión y soledad, no temas hacerlo, es parte de tu crecimiento espiritual, solo trata de conservar la calma mientras ese periodo pasa. Luego sacude toda esa energía muerta y pesada, libérala y libérate, sobreponte, usa tus recursos divinos de comprensión y sabiduría.

Encuentra las bendiciones que permanecían ocultas en cada circunstancia vivida sin amor y felicidad, hazte consciente de ellas y úsalas para forjar un nuevo sendero, esparce agradecimiento por doquier y te lloverán los milagros, empezarás a notar que siempre estas sonriente, tu alma no dejará de cantar, y sin lugar a dudas, empezarás nuevamente a sentirte feliz.


¿A que estas esperando, para que la vida, te suceda con felicidad? 

No hay que buscarla, tampoco encontrarla ni mucho menos se esconde en tu interior, si miras con atención todo tu alrededor, ahí la verás, sentada o parada, cantando o bailando alegremente, en cada flor, cada mariposa, cada niño o cada roca, siéntela, porque ella eres tú. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.