viernes, 11 de enero de 2019

Acudiendo a tu encuentro


Aunque no lo recuerdamos, hace muchos años, quizás miles, nos embarcamos en una travesía llamada vida, decidimos venir a este planeta y probar miles de experiencias: 
Dulces y amargas, cortas y largas, grandes y pequeñas, sabias y necias...



Y aún seguimos al frente de ese viejo navío, que en cada encarnación se renueva, pero solo por fuera, guarda en su interior algunas secuelas y una larga historia que contar.                                            


El viento sopla en varias direcciones, no lo contraríes, más bien coopera con él, siéntelo con intensidad, respira su aire fresco y su pureza, son parte de ti. Cuando sepas exactamente en qué dirección va, déjate llevar y espera a que te eleve y te impulse a volar en otros cielos, otros amaneceres y atardeceres, incluso a nuevas vidas, en las que a pesar de tu apariencia, vas a seguir siendo Tú.       
                                                                      


Precisamente el 8 del corriente, celebré mi cumpleaños lejos de casa, en compañía de mi hija menor Emilia, me fui de tour a conocer dos lugares de mi país que no conocía aún, “El Salto del Limón” y “Playa Portillo” que pertenece a las Terrenas, ambos lugares están en Samaná, una de nuestras hermosas provincias turísticas. 
                                 

Quizás no fue el mejor cumpleaños de mi vida, pero fue diferente y espectacular, es donde el viento y mis ansias de cambios me querían llevar, y me lo disfruté a pesar de no estar con toda la familia. El alma sabe reconocer las señales y el universo solo espera tu cooperación para hacer realidad algunos sueños.


Es por eso que siempre hay que decir “Sí “a la vida y simplemente explorar otros cielos con alegría y gozo en el alma. Tuvimos algunos inconvenientes en el viaje, pero eso no le restó entusiasmo, alegría y disfrute.



Lo que sentimos frente a esa imponente cascada conocida como “El Salto del Limón”, no hay forma de describirlo, no hay fotografía que le haga el honor de revelar su verdadera belleza, es como pararte frente a la perfección de la creación y todo lo que no sea observación silenciosa, respeto, admiración y agradecimiento por estar ahí formando parte de ella, sale sobrando. 



La playa aunque hermosa no es lo que esperábamos, las terrenas tiene hermosas playas paradisíacas, pero por lo retirada que estaban y tener otro destino anterior en programa, no pudimos llegar hasta ellas, igual me quedan motivos para volver y conocerlas.


Ahora les haré una pregunta: 

¿Se reconocen en la siguiente imagen, con un corazón prisionero, enjaulado a voluntad propia por inconsciencia o por falta de entusiasmo y valor, navegando en un mar de desilusiones? 


Sepan que en realidad la vida no es así. Eso nos pasa cuando nuestra alma es muy joven y con escasas experiencias en el planeta, o cuando somos almas muy viejas, cansadas y con un cúmulo de experiencias y nos sentimos empujados y obligados a vivir cosas que aparentemente no queremos volver a vivir. Pero no olvidemos que fuimos libres de elegir, fue nuestro deseo experimentar esas emociones, y debemos seguir siendo libres aun sean muy dolorosas, la libertad no puede ser negociable, pues necesitamos usarla para poder lograr nuestro objetivo y el del universo, a quien le prestamos un invaluable servicio, el de explorar los diferentes niveles y estados de consciencia  del Ser.


Cambia de actitud, confía y sonríe, fue tu decisión estar aquí y estuviste de acuerdo en pasar esas adversidades, así que siéntelas, supéralas y libéralas, son parte del proceso de la vida, el universo es tu aliado, esta contigo y tú con él. Cada vicisitud tiene su por qué y su solución, no te apresures en tomar decisiones que luego lamentarás, espera tranquilo tu mejor ola para surfearla y vencer tus miedos, confía en tu poder interior y tu esencia divina, no hay nada que temer, ni nada que no seas capaz de trascender.


Sin mirar atrás, sin arrepentimientos y sin dudar, sigue descubriendo y descubriéndote, cada vez te acercas mas a ti, hasta que llegue el día en el que te reconozcas completamente, te mires y admires y decidas abrazarte, y gritar cuanto te amas y anhelabas encontrarte. 


Al reconocerte y aceptarte tal cual eres, todos y cada uno de tus distintos “Yo” corren a su encuentro y se funden en un mismo abrazo, y juntos abrazan esa eternidad que son, y todos ya convertidos en uno, trascienden a un mundo mejor, o tal vez solo diferente, pero sientes un gozo interior que te aligera, te purifica y te convierte en un Ser de otra dimensión, donde todo se viste de puro amor.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 2 de enero de 2019

Despójate de lo que no eres

Si han hecho un recuento de fin de año, de los sueños logrados, los postergados y los que no se hicieron realidad, y se han propuesto hacer una limpieza interior, dándole prioridad a sus verdaderos anhelos y no a los anhelos del conglomerado general, habrán soltado muchos de esos supuestos sueños y se habrán enfocado solo en los que fervientemente desean alcanzar este nuevo año.


El mayor problema de nosotros los humanos es ese no saber realmente lo que se quiere, y nos dejamos llevar de la corriente moderna sin consultar con nuestra guía interna, sin reparar en qué es lo que verdaderamente nos satisface y qué no.

Para lograr un éxito existencial y sentirnos satisfechos en cuerpo y alma, debemos despojarnos de todo aquello que no somos, que no nos pertenece y que no nos hace sentirnos identificados y a gusto, todo ese sobrante en el que ponemos mayormente nuestras energías, es el causante de nuestra infelicidad y vacio existencial, despojémonos de todo eso que nos agobia el alma y nos deja el cuerpo sin ganas de seguir adelante, nada de eso es nuestro.


La mejor forma de hacer esa introspección es precisamente sabiendo qué no queremos, que no nos satisface y que nos molesta y roba la calma y paz de nuestras vidas. Si vamos eliminando todo aquel sobrante, nos iremos quedando solo con aquello que nos hace sentir bien, felices y gozosos. Así nos iremos reconociendo y reconectándo con nuestra verdadera identidad, y sabiendo nuestro propósito de vida.

Para hacer esa limpieza debemos ser sordos, no hacer caso de los murmullos externos, hacer silencio, acallar esa vocecita interior que siempre nos está azuzando y exigiendo mas de lo que somos y podemos dar, en otras palabras, engañándonos y extorsionándonos, si la escuchamos, no hay forma de sentirnos bien. Hay que bloquear ese dialogo interior que nos acosa y hacer silencio, y será ese precioso silencio el que nos revelará la verdad, y nos hará libres de cargas exteriores ajenas. 


Despójate de todo eso que no eres, se tú mismo, identifícate con tu verdadero Yo, vístete con tu propia piel y suelta los disfraces que has estado usando, que no te quedan nada bien y te incomodan. Cierra los ojos y transpórtate a un lugar donde te sientas poderoso, valioso, libre, pleno de dicha y serenidad y has tu conexión contigo mismo, deja atrás los otros falsos “Yo”, suéltalos al viento hasta que se desvanezcan, y entrégate a tu verdadera esencia, fúndete en ella y se inmensamente feliz. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

sábado, 22 de diciembre de 2018

Se acerca un nuevo año

Cada vez que se acerca un nuevo año, nos invaden tanto la nostalgia de lo que queda atrás, como la incertidumbre y expectativas de lo que vendrá, pero saben qué, si nos mueven estos enunciados enumerados en la imagen, nos preparamos a vivir un año especial y espectacular, seamos positivos.


Dicen que la risa es el canto del alma y que tanto las alegrías como las penas afloran ese canto, es solo que estamos adiestrados a creer que solo las alegrías hacen cantar el alma, pero también las tristezas lo hacen, y a veces hasta con mas fuerza para dejarse sentir más intensamente y así darnos cuenta de que estamos vivos y deseosos de experimentar y explorar. 

Antes de seguir quiero compartirles este texto extraído de La Palabra Diaria del día 15 de diciembre del corriente.

“Expreso mi libertad interna: yo soy una creación sin igual, y celebro mi ser único permitiendo que mi individualidad resplandezca. No existe nada que necesite hacer para reclamar mi libertad. Simplemente al ser yo mismo, soy libre para expresar quién soy. Al encontrar mi centro de aceptación interna, expreso la creación divina que soy: amada, con un corazón afable, con un espíritu radiante. Me valoro tal y como soy. Mi corazón está lleno de gratitud por todos mis dones y cualidades. Yo soy una creación de Dios: ¡creativa, expresiva, libre! Mi corazón ama, mis manos ayudan y mi mente imagina grandes cosas. ¡Valoro todos estos regalos únicos en mí y en los demás! La libertad se establece ahora como un estado verdadero de mi ser. ¡Yo soy un ser ilimitado y libre!"  

¿Que les ha parecido este decreto espiritual?, para mi es la mejor forma de iniciar el año. Me identifiqué mucho con su contenido. Por eso les exhorto a decretarlo, creerlo y sin lugar a dudas serán libres.


Pongámonos nuestro mejor traje, vistámonos de magia y esplendor, que una lluvia de estrellas nos empape y que la pureza de la luz y el amor incondicional sean nuestro estandarte y bandera en este 2019, manos a la obra. 
Dejemos atrás todo, las alegrías, los fracasos y las desilusiones, la vida nos deparará mas, son parte de nuestro crecimiento y transitar por la vida y la muerte; la vida cargada de sorpresas y la muerte plagada de misterios.

Que el espíritu libre e indomable que nos forja el carácter, al iniciar un nuevo año limpie y cure nuestras heridas, nos vista de valor, entusiasmo y pasión por vivir, y mas que todo, nos vista de esperanza, fe y amor. 


Las expectativas que nos forjamos cada año son muy importantes para llevar a cabo nuestras metas y la consecución de sus logros. Si elegimos sabiamente nos proporcionaremos un buen año, esto no significa que sea todo alegría, habrán lágrimas de dolor, que serán las que nos infundirán las fuerzas para seguir y nos mostrarán las lecciones que debemos aprender para continuar nuestro viaje, abandonar este plano y llegar al reencuentro, a la certeza de saber quienes somos y cual es nuestro verdadero propósito. 

Amables lectores y amigos, gracias por su atención y apoyo, les deseo un año 2019 cargado de emociones intensas, lucidez mental y salud corporal, y un crecimiento espiritual a la altura de vuestras necesidades. 

La vida es un suspiro, un parpadear, que puede ser tan gratificante como lo sientas y disfrutes, o tan traumático como lo pienses y lo sufras. 


El nuevo año está en blanco, crea tu mejor obra de arte en el, y séllala con tu verdadera identidad divina, dejando salir ese torrente de amor que hay en ti y desbordándolo por doquier.

¡Es tu elección, solo tú puedes hacer una mejor versión de ti! 
¡SIGUE CAMINANDO!

¡ALEGRES FIESTAS Y  FELIZ INICIO DE AÑO!

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://www.elcaribe.com.do/2018/12/29/opiniones/correo-de-los-lectores/se-acerca-un-nuevo-ano/

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Las emociones

Una pregunta que surge cuando pensamos en el cúmulo de emociones que se agolpan a lo largo de nuestro día a día, y de la vida, es la siguiente:

¿En realidad las diferentes emociones que sentimos, se turnan, sea pelean, se ponen de acuerdo o se dan soporte unas a otras para mantener la armonía y el equilibrio emocional?

La película “Inside out”, conocida en español como “Intensamente”, es muy apropiada para respondernos esta pregunta, vislumbrando como seria en realidad el funcionamiento interno de nuestras emociones, y como la alegría lucha para mantenerse activa y sobrevivir ante cada situación caótica y triste, tratando de inyectarnos alegría de vivir, hasta darse cuenta de que la tristeza mas que su oponente, es su mejor aliada. 


La mezcla de emociones y sensaciones que vivimos en un solo día, podría ser tan inquietante y perturbadora como reconfortante y aleccionadora. Como bien dice el dicho, “No todo es color de rosa”, y a pesar de su belleza, tienen espinas que hieren, pero gracias a ellas, existen y son mas hermosas y respetadas. 

Lo mismo pasa con las emociones, al igual que el rosal, tienen espinas, no todas son aroma, delicadeza y belleza, la tristeza que causan los sentimientos hirientes, es tan necesaria como la alegría, ambas emociones coexisten en armonía y van de la mano, apoyándose mutuamente y dejando espacio a muchas otras mas que también son imprescindibles. Cada una por separado tiene su momento de brillar, pero luego de su debido reconocimiento, deben acoplarse con las demás.


Las emociones son manifestaciones físicas, se perciben, se sienten, se asientan temporalmente y se expresan, cumplida su verdadera función, se disipan y disuelven junto a otros Estados del Ser, para dar lugar a un estado de armonía, felicidad y gozo interior, que se hace presente en el exterior, en el entorno nuestro, ofreciendo una agradable sensación de bienestar general, donde todo se percibe con serenidad, gratitud y amor existencial.

Emociones como las que nos deja ver la película citada anteriormente (alegría, tristeza, temor, desagrado, furia), que a mi entender, más que manifestaciones, son reacciones físicas provocadas por los diferentes Estados Emocionales del Ser, como son la felicidad, la desdicha, la aprensión, la aversión y la violencia, tienen su origen en los primeros años de nuestra vida, donde aprendemos a comunicarnos por medio de nuestros sentidos externos, a través de las respuestas a los estímulos externos, los sensoriales, obviando y desatendiendo los sentidos y estímulos internos, los extrasensoriales, que son los que nos sirven de guía interior para cumplir nuestro cometido en cada vida o encarnación, como la intuición, el coraje o fortaleza interior, la sabiduría, compasión..., y sobre todo el amor, nuestro dador universal de dicha y bienestar. A estas ultimas las podemos llamar “revelaciones”, ya que dan paso a nuestro desarrollo evolutivo. 


Tanto las emociones como las revelaciones, se conjugan y actúan en mutua convivencia. Unas dan paso a las otras, y juntas hacen un trabajo verdaderamente excepcional en los seres humanos. Las emociones tratan de mantenerse equilibradas y ante cualquier desorden encienden una alarma solicitando ayuda para nivelarnos y salir adelante. Las revelaciones acuden, y afloran con más fuerza y determinación a mediana edad, cuando empezamos a despojarnos del disfraz o envoltura material, para descubrirnos y aceptarnos tal cual somos. 

Las emociones nos mantienen en un sube y baja, experimentando los opuestos, y buscando un termino medio donde podamos permanecer la mayor parte del tiempo en armonía. Las revelaciones vienen a mostrarnos ese punto medio, que se caracteriza por su serenidad y estado emocional de paz y gozo interior. 


Vayamos en pos de un proceso evolutivo menos traumático, doloroso y agotador, las emociones son la base y el comienzo, son una especie de detonante, pero no debemos permitir que se desborden y se nos salgan de control. 
Para evitar esto existen las revelaciones, están a nuestro servicio, prestémosle atención. Son las encargadas de equilibrar y nivelar las emociones, de ponerlo todo en su justo lugar, ellas son la solución a los desordenes mentales, mantienen estabilizados y en control los diferentes Estados Emocionales del Ser, y nos guían y ayudan a trascender. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 11 de diciembre de 2018

Gotas de miel

Imagino que todos o casi todos conocemos la miel, ese preciado líquido viscoso, de un color exquisito, muy parecido al ámbar, y más que todo dulce, saludable y alimenticio. 
También supongo que saben que es producida por un insecto al que muchos le temen y otros desean mantenerlo lejos, hablamos de la abeja, pocos se le quieren acercar, ya saben por qué, pican y bastante dolorosa que es la picadura. 


Aunque es sumamente interesante y admirable la manera en que producen la miel y todo lo referente a ella y su colmena, ya que llevan un gran peso en el equilibrio del ecosistema con su arduo trabajo, no les hablaré de esto, se los dejo de tarea a aquellos que desconozcan su enorme labor, pero si les diré que se parece un poco a como funciona nuestra sociedad, ya que hay muchas obreras trabajando en equipo.

Para no perderme de la idea central de esta entrada, retomo la miel y su dulzura como un elemento muy necesario en nuestras relaciones diarias y en nuestro transitar. La vida mayormente nos da las cosas sin endulzar, y a veces resultan muy amargas, es nuestra tarea depositar unas cuantas gotas de miel en cada ocasión, relación, actuación..., en cada palabra pronunciada. 


No hablo de adular ni de ser hipócritas por conseguir favores y aprobaciones, eso seria endulzar con azúcar muy procesada y dañina, si no de ser sinceramente amables y condescendientes. A eso le llamo usar gotas de miel para endulzar la vida.

Cada vez mas estamos necesitados de esa miel, que disuelva o disimule la amargura que sentimos ante lo que nos rodea y ante las adversidades de la vida cotidiana. Estamos como predispuestos a encontrar el camino de la felicidad verdadera, nos gusta hacernos el sufrido y que nos tengan lástima. Si no es así, de que va tanto enfocarnos en los dramas, las catástrofes y los sufrimientos ajenos y propios, por qué no nos damos una dosis diaria de alegría, nos enfocamos en los buenos momentos, en la belleza que nos ofrece a diario la naturaleza, en lugar de resarcirnos con las tragedias humanas, de comentarlas una y otra vez. La negatividad pulula por todos los rincones del planeta, nos hemos encargado de ello.

Es como si en cada ocasión que la comentamos le diéramos un +, o un “me gusta” de esos que se acostumbra a dar en las redes, promovemos la maldad, las enfermedades y atrocidades sin saberlo. Con solo hablar y envolvernos en eso, al ver asiduamente esos sucesos y compartirlos, le estamos imprimiendo fuerza, energías poderosas de propagación, que al igual que los virus se instalan en nuestra mente y nos consumen lenta y cruelmente. Es como una fijación mental, donde quiera que te muevas y hay alguien contando sucesos trágicos, todos prestan atención, lo comentan y luego lo divulgan abiertamente.

El antídoto para esa corriente tan generalizada de convivir actualmente, son esas gotas de miel. Que se originan siendo objetivamente positivos, empáticos, no juzgando a la ligera, perdonando y generando nuevas oportunidades de entendimiento, de intercambio armonioso y crecimiento de afectos, ofreciendo apoyo y solidaridad emocional, en definitiva... amando.


Impregna de miel tus pensamientos y cada palabra destilará dulzura, transparencia y claridad, además de que como fabricante de miel, estarás contribuyendo con el ecosistema de la humanidad. No estoy hablando de negar la existencia de algo palpable, hablo de no darle mas fuerza de la necesaria poniendo sobre ella nuestras energías.

Hablo de pensar bien de la gente, de tener buenas intenciones con los demás, de no mentir ni fingir para ganar favores, de no sentir animadversión hacia alguien, por el simple hecho de pensar y tener creencias diferentes a las nuestras. Hablo de ver el lado bueno de la vida, que abunda más que el trágico y dramático.

Hablo de detenernos un momento y pensar antes de hablar o actuar, antes de dañar a alguien. Hablo de no seguir propiciando el mal promocionándolo. Por eso hago el llamado a usar a diario gotas de miel, endulzarnos la vida, hacerla mas ligera, con menos morbo insustancial, menos circo, y menos coliseo romano con sed de sangre. 

Es hora de sacudirnos toda esa influencia genealógica tan sangrienta y cruel de la raza humana, saquemos todo ese dolor letal que cargamos dentro generación tras generación, llegó la hora del cambio, de decirle adiós al sufrimiento y abrirle los brazos a una nueva era de alegría y amor. Liberemos de una vez por todas, ese karma dañino y enfermizo que alimentamos a diario. Salvemos nuestras almas de un mal mayor.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://issuu.com/elcaribe/docs/elcaribe20181215?e=1423128/63258659

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Parafraseando sobre la felicidad

Con una dedicatoria muy especial va esta reflexión para los amigos de Consciencia y Vida Magazine.

A pesar de todos los inconvenientes sufridos, en su afán por brindarnos su apoyo para mantener viva la comunidad Saliendo de la Matrix, se dejan sentir en la comunidad de cuando en cuando con una linda publicación, en la que siempre incluyen una bella imagen con una frase reconfortante.

En esta ocasión colocaron la siguiente imagen y frase, que además de gustarme ese “Desordenando la felicidad me encontré con la vida”, me inspiró a parafrasearla y acomodarla para sentirme totalmente identificada con ella.

La invertí y salió esto:
“Desordenando la vida, me encontré con la felicidad”



Si amigos, me parece que es lo que realmente he hecho de un tiempo acá, desordenar mi vida, romper poco a poco, ese orden algo rígido que me caracterizaba, y empezar a actuar con mas flexibilidad y consciencia de mi fuerza interior, con menos postura de obediencia a las reglas establecidas, y mas dejarme guiar por mi intuición y los deseos y anhelos de mi alma, esa que sabe bien lo que vine a hacer, y hasta cuando vence el plazo de postergarlo.

Ordenes y desordenes, se conjugan a diario para mantener un equilibrio perfecto en la vida, en el planeta y en todo el universo. La ley de los opuestos, “Ser y no Ser”.
 
La obediencia siempre ha sido bien vista, y la desobediencia no, lo mismo pasa con el orden y el desorden, pero saben qué, estos son fijados por parámetros rígidos, establecidos de generación en generación para un fin común, la supervivencia de la raza humana. En la actualidad, donde estamos despertando la consciencia, el desorden se hace imprescindible para reformar los nuevos límites que separan y diferencian a uno del otro.
 
El desorden puede ser tan toxico como liberador, es cuestión de perspectiva, de que tan arraigado tengamos los esquemas o que tan incómodos nos sentimos respecto a las imposiciones de la sociedad y los grupos sociales.   

PURO DESORDEN

Desorden / Orden. El resultado final de todo esto será un desorden ordenado, sí, organizado con consciencia, en el la inconsciencia no tendrá lugar, como tampoco lo tendrán el irrespeto y la desconsideración. 

DESORDEN ORDENADO

Llegan nuevos tiempos, y no hablo del famoso nuevo orden mundial, hablo de libertad emocional y espiritual, de soltar las ataduras que nos han impedido crecer. 
Atravesamos por un largo periodo de confusión y adaptación, pero la buena noticia es que estamos soltando el miedo, ese miedo que nos ha paralizado por siglos, de generación en generación, incrustado en nuestro ADN humano y en nuestros genes hereditarios, sin importar la raza ni el género.

Ese miedo que olvidamos en que momento de nuestra existencia nos fue infundado y por qué, hoy sabemos que por algún motivo tenemos que soltarlo ya, es hora de disolverlo y abrazar todo aquello que resuena en nuestros sentidos y nos ayudará a trascender. 

Son muchos los que han desordenado la felicidad y encontrado la vida, porque a veces simplemente creemos que somos felices si tenemos lo que supone nos debe proporcionar felicidad, pero resulta que esa aparente felicidad, nos roba la vida, y somos solo autómatas haciendo el papel de ser felices, pero estamos vacios de verdadera vida por dentro. 

Por otro lado son otros tantos los que han desordenado la vida y encontrado la felicidad, porque habían llevado una vida de resignación y sumisión, olvidándose de ellos mismos y de ser felices. 


Es como un juego, de letras o de domino, en el que entremezclas todas las fichas para escoger algunas y probar suerte.

O mas bien como un rompecabezas, en el que tienes un montón de piezas y de entrada no sabes por donde empezar, haces algunos intentos erróneos pero poco a poco vas colocando piezas y encajándolas y el paisaje empieza a cobrar forma y vida, y a tener sentido y belleza para ti. 


La felicidad no es un destino, es más bien un trayecto, un disfrute. El goce de descubrir y descubrirte, de probar y saborear la vida, de ordenar y desordenar, para darnos cuenta de la magia que nos ofrece respirar, reír, caminar..., amar. 

    
I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 30 de noviembre de 2018

Acción de Gracias

Amables lectores y amigos, hoy quiero compartirles esta experiencia tan añorada y hermosa que he vivido en estos días en que me esfumé del ciber mundo. 
Estuve de paseo en Nueva York, pasando la fecha de “Acción de Gracias” con mis cuñados, por fin conocí el otoño, palpé esas tonalidades hermosas de las plantas, y esa frescura tan agradable que antecede a la llegada del invierno. Anteriormente le había dedicado una entrada a esta vistosa y elegante estación, aquí les dejo el enlace por si desean leerla o releerla: El otoño

Les cuento que mas que frescura hacia un tremendo frio, no se podía salir sin los accesorios del invierno, pero lo más lejos que tenía era que iba a ver nieve, si amigos, llegamos justo la noche antes de la primera nevada de noviembre, una nevada más fuerte de lo esperado y anunciado que dio mucho que hablar en la población, pero yo feliz, por fin pude realizar este sueño que desde niña ha estado conmigo. Según mi esposo estaba tan feliz, como una niña con una muñeca nueva, bueno una niña de antes, las de ahora no aprecian esas cosas, ja, ja. 

En el inicio del 2015 tuve un adelanto, un pequeño vestigio, le llaman aguanieve, pero en esta ocasión pude presenciar y disfrutar una nevada de cinco y seis pulgadas, según las estadísticas hace 80 años que la primera nevada de noviembre no era tan fuerte. 
Así que no me quedó ninguna duda, fue todo un regalo del universo para mí, y al hablar al día siguiente con mi hijo por teléfono y preguntarme que me pareció la nieve, me dijo: “Tú estas clara que esa nieve fue para ti”, supongo que fue otra confirmación de la madre naturaleza para que reconociera su generosidad para conmigo. Hasta un pequeño muñeco de nieve pude hacer en medio del frio, porque eso si, hacia mucho frio, supongo que les espera un invierno muy duro.




Ya pasada la nevada a los dos dias

Luego de ese recibimiento tan maravilloso del otoño con nieve incluida, y de explorar las calles el día después de la nevada, el sábado visitamos el Central Park, habíamos ido cuando los hijos eran pequeños, recordando esa visita buscamos el túnel de la inolvidable película “Home alone” y la famosa estatua de un perro hosky siberiano de nombre Balto, que con su extraordinaria hazaña salvó miles de vida y se convirtió en héroe nacional, si desean conocer la historia, les dejo este enlace, https://www.youtube.com/watch?v=BFK3BvsQ7A0, la película animada de esta historia, titulada “Balto”, era una de las favoritas de mis hijos.



El Central Park fue una gratificante experiencia para los ojos y el espíritu, les compartiré unas cuantas fotos de esta belleza otoñal que nos regala el parque, hablarán por mi y así ustedes sacan sus propias impresiones sin que yo intervenga. Los colores de la magia otoñal, los recuerdos de antaño, y los vestigios de la nevada, me dieron el mejor banquete de “Acción de Gracias”, me pregunté ¿Se podía pedir mas? Y apenas era sábado, teníamos solo tres días allá.
























































Estas tres ultimas fotografías que les comparto, me llenaron de una verdadera paz interior y me mantuvieron extasiada en pura contemplación, sentada en un banco sintiéndome gozosa, dichosa y feliz de poder apreciar el verdadero valor de la diversidad de la vida y la armonía que guarda la naturaleza, respetando y protegiéndonos, estuve admirándola a todo lo largo y ancho a manera de meditación por un largo rato, fue fantástico y conmovedor a la vez el brote de emociones sentidas y eternamente agradecidas en cuerpo y alma. Ah! Pero antes de que me ponga sentimental, no les dije que ese día lo iniciamos con una grandiosa caminata, como nuestros familiares viven en Brooklyn, cruzamos andando el puente desde Brooklyn hacia Manhattan, con destino al Central Park.



En el 2016 cuando hicimos el viaje para conocer las Cataratas del Niágara, tenía planes de cruzar a pie el puente y no me fue posible, así que otro deseo realizado, y que bella experiencia fue para mi. Lo disfruté a todo pulmón, me olvidé del frío y saboreé cada centímetro del puente y todo su esplendoroso entorno. Fue una vivencia revitalizante y reveladora, fui el puente, el rio, el aire..., y mucho mas.





La siguiente fotografía tomada desde el puente es muy curiosa, vean como la nieve se asentó en este techo y se fue derritiendo simulando alas de ángeles, pero lo más curioso es el orden en que están formadas, o sea, como han ido decreciendo, son de las maravillas que nos revela la naturaleza en su idioma, basta con saber observar  e interpretar su lenguaje, que bueno que estuve atenta y no me perdí de nada a mi alrededor, incluso hasta un juego de fútbol capté con la cámara.




Le sonreí a cada persona con la que me crucé, admiré a los que al parecer lo hacen a trote a diario, pues en pleno frio andaban en pantaloncitos cortos o licras y suéter ligeros, recordé mis andanzas en el Pico Duarte, que haciendo un frío algo mas fuerte que este, salimos de madrugada con ropa ligera, porque al caminar el cuerpo entra en calor y no percibimos el intenso frio. 











El emblemático edificio One World Trade Center, que ocupa el lugar de las torres gemelas, actualmente el mas alto de todos en Estados Unidos.





Algo que no había hecho en viajes anteriores, era visitar el museo de historia natural, aprovechamos la ocasión para visitar a los dinosaurios, y toda la diversidad del planeta, tanto animal, vegetal como mineral, incluso hasta meteoritos y piedras preciosas traídas de la luna, fue toda una increíble experiencia. El museo es enorme y tiene tantas cosas interesantes que en un día te resultaría agotador, pero nunca pierdes el ánimo y el interés de seguir descubriendo y apreciando cada detalle y estancia que visitas, es algo que recomiendo hacer si van de visita a New York, vale cada dólar invertido y mucho más. 




La cena de “Acción de Gracias” en compañía de los familiares de mi esposo, fue muy agradable y divertida, lo pasamos bien haciendo anécdotas y compartiendo comida, bebidas, risas, alegrías y buenas vibras, además de lo mas importante, dando gracias por todas las bendiciones recibidas y las venideras, y agradeciendo las abundantes bendiciones derramadas en todos, y en cada uno de los seres que conformamos este bello y mágico planeta. 

Generalmente no podemos visitar un país sin ir de compras, tratándose de New York, hay que ir muchas veces y a muchos lugares diferentes, aunque en esta ocasión preferimos andar en las zonas mas asequibles por lo del Black Friday. 


Por cierto ese día en la mañana fuimos a ver un juego de basquetbol de la NBA, en el Barclays Center, la casa del equipo de los Nets de Brooklin, el juego fue bueno, pude ver al dominicano-estadounidense Karl-Anthony Towns, una de las estrellas del equipo contrario, los Timberwolves de Minnesota, y quien tuvo un papel estelar para que se alzaran con el triunfo, me lo disfruté, y también los shows artísticos de entretenimientos que ofrecen los jóvenes y las chicas (cheerleaders) del club.


Incluso disfruté de ver la luna llena sobre el Barclays Center durante una visita nocturna a la zona. ¿La pueden apreciar a la izquierda?, creo que es mi primera vez con luna llena, al menos la primera vez que la percibo. Como dijo Harrison Ford en la hermosa película “Sabrina”: “Es mi primera vez en todo”, me encantó esa parte ya casi al final de la película.



Por último, esta fotografía muestra algunas hojas recolectadas, aunque ya han perdido el color que tenían al momento de tomarlas. Las dos mas oscuras eran de un color mas bien rojizo, aun quedan vestigios otoñales en ellas, en especial en la más grande, la hoja característica de las imágenes que hacen referencia al otoño. Si se fijan bien, se aprecian los diferentes matices otoñales, incluso tiene un punto donde ya se empieza a secar. Por fortuna tomé la foto justo a tiempo, antes de que se secaran por completo, fue un desliz no tomarla el mismo día allá.


La pondré en un lugar visible de la casa como recordatorio de este otoño, con sus aires dorados, cobre y rojizos, el frio, la nieve, la grandeza y belleza de la naturaleza..., tanto esto como la fraternidad y generosidad con la que fuimos recibidos y acogidos una vez mas, no tiene precio, la única manera de ponerle un saldo mínimo a su favor es “DAR GRACIAS DE TODO CORAZÓN”, por la vida y las experiencias enriquecedoras que nos ofrece cada nuevo día, quizás no todas sean tan alegres y gratificantes como esta, pero de seguro que son la mejor opción que tenemos al alcance para seguir fluyendo en armonía y amor.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.