martes, 29 de diciembre de 2015

Bienvenido 2016

Cada nuevo año trae consigo un algo especial, una magia única y perdurable que pocos apreciamos y decidimos agradecer. La magia de renacer a nuevas aventuras y proyectos, expectativas y sueños a realizar, pero más que todo renacer espiritual, empalmar otra conexión más con lo divino, la esencia primordial del ser. 
Siempre cuesta mucho desenchufarnos del año que se fue, seguimos apegados a él, atrapados en su aura y muchas veces repetimos errores y hacemos las mismas cosas esperando conseguir resultados diferentes, pero como es obvio no lo conseguimos, porque nos cuesta tirar la sabana vieja para arroparnos con la nueva ya que la sentimos fría y ajena, no guarda conexión con nosotros, sentimos nostalgias y cierto aire de conformidad a la hora de tomar nuevas decisiones y nuevos rumbos.

Soltemos todo lo que nos mantuvo atados a resultados enfermizos, abracemos una nueva libertad de pensamiento, estrenemos alguna parte del cerebro que todavía permanece intacta y realicemos cosas diferentes y reconfortantes, tanto para el cuerpo como para el alma, tanto para nosotros como para nuestros semejantes.


No te dejes conquistar por la tristeza y amargura, nuestra esencia natural es la alegría y felicidad. Aunque el medio se muestre o vislumbre hostil y desagradable no lo es, es tu enfoque el que se centra en ver solo lo negativo, existe mucha alegría y belleza por doquier, mucha gente haciendo cosas buenas, alegrando corazones, concéntrate en encontrarlas y dejarás a un lado la amargura. 
La felicidad está en tu interior, no te rindas, puedes estar a punto de encontrarla en ti, y luego en todos y en todo.

Conexiones amorosas de almas es mi mayor deseo para este fin de año y el nuevo año que se avecina. Pero para esto es necesario conectarnos primero con nuestra alma, derribar los puentes de separación creados por el egoísmo, la ambición y la insatisfacción y crear lazos de amor fraterno, lazos de hermandad universal que contagien al mundo de alegría y felicidad. 

Definitivamente cada cual lo toma como le parece, lo importante es estar conscientes de que en cada fecha, estación o momento de nuestra vida, la decisión de dar lo mejor de nosotros, es lo que verdaderamente cuenta.

¡FELICES FIESTAS Y UN MEJOR AÑO! 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2016/01/06/correo-los-lectores


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.