martes, 15 de diciembre de 2015

No soy de aquí ni soy de allá

Hace tiempo Facundo Cabral escribió una canción con el título de esta entrada, bellas letras tratando de mitigar la nostalgia por su país.
En la actualidad la principal identidad es la nacionalidad, o sea, de que país provienes, es incluso más importante que tu nombre, familia, linaje, color de tu piel, idioma, religión, etc.  Me pregunto si dentro de poco bastará con decir que somos terrícolas, ya que los extraterrestres se han vuelto a poner muy de moda.

Lo que más me sorprende de esta modalidad es que se materializó desde que empezamos a crear fronteras y países, antes la tierra era de todos y la vida se vivía con más libertad, no eran necesarias las leyes, el respeto era el idioma universal y la única identidad era el amor. A partir de la primera marca, de la primera línea divisoria, comenzaron los conflictos y cual virus se expandieron por todo el planeta dando origen a los diferentes países, guerras y conflictos, ya que el hombre comenzó a sentir hambre de la tierra, de posesiones, de poder y dominio absoluto y nos llenamos de odio y avaricia y surgieron las etiquetas. 

Soy Dominicana ¿y?
Soy hispano parlante ¿y?
Soy latinoamericana ¿y?
Soy de piel morena ¿y?
Soy creyente ¿y?
Soy mujer ¿y?
Soy rico o pobre ¿y? 
Soy… ¿y?



¿Que gana mi cuerpo con todos esos Soy si como quiera mi carne es igualmente corrompible y putrefacta como la de todos?
¿Que gana mi alma con todos esos Soy si como quiera es un ente evolutivo que forma parte de un ser espiritual puro y perfecto como todas las almas?
¿Que gano Yo con ser todos esos “Soy” si en realidad somos iguales todos y percibimos un fin común? La felicidad. 




“No Soy de aquí ni Soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad…”
Bien lo expresó Facundo Cabral, en el lugar que esté, solo SOY, sin anexos ni apellidos igual que todos, porque la felicidad no depende del lugar, ni del idioma, ni del color de piel, ni de la religión, ni del sexo, ni del dinero, ni de…
Solo depende de tu paz interior.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/12/23/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.