viernes, 27 de mayo de 2016

La fuerza de la intención

Cada ser humano tiene una misión que cumplir en este plano de la existencia, de lo contrario no estuviera aquí.
La vida se compone mayormente de momentos fugaces y largas horas. Según se estén cumpliendo nuestros deseos o no, esos momentos y horas pueden ser felices y alegres o de angustia y tristeza, pero por alguna razón los vivenciamos, solventamos, enfrentamos, dejamos pasar o nos doblegamos ante ellos. Pero indistintamente de cómo lo abordemos, existe en el interior del ser, una fuerza que nos hace cruzar puentes, saltar vallas y romper amarras en busca de nuestra verdadera esencia y libertad, es la fuerza de la intención.


Un buen referente de esto es la historia de cualquier persona, ya sea real o ficticia, nos deja ver que vamos haciendo camino al andar, por eso debemos agradecer la vida activa y nuestra capacidad de movimiento, pensamiento y acción, sin importar si nos reporta alegrías o tristezas, ya que de permanecer postrados, inertes y sin ningún tipo de expresión corporal, seriamos como esa semilla que nunca emerge aunque la reguemos a diario, no se desarrolla pero tampoco muere, tiene vida en su interior pero no la deja salir, la niega, seriamos muertos en vida.



La fuerza de la intención es esa energía que corre por nuestro ser con entusiasmo, como lo hace el torrente sanguíneo, nos hace vibrar, caminar, correr, saltar; ¡Volar si fuere necesario hacerlo!, es la vida en su máxima expresión que fluye con entusiasmo y vigor para dejar nuestras huellas y crear ese camino necesario y vital para continuar nuestro recorrido espiritual, tanto terrenal como universal. 



A veces ocurre que aunque de hecho, creemos que no contamos con las suficientes condiciones físicas o mentales para hacer cierto trabajo, travesía o recorrido, algo dentro de nosotros nos dice: ¡Tú puedes hacerlo! ¡Vamos! Y nos llenamos de una vitalidad y fuerza desconocida que nos faculta para lograrlo y así ver qué tan poderosa es la llamada fuerza de la intención, solo tenemos que quererlo de todo corazón, con unas ganas inmensas y una fe inquebrantable, y gracias a esta fuerza lo conseguimos.



Nunca te desanimes ni desmayes cuando en tu corazón sientas un anhelo ferviente por lograr algo, aunque los demás no estén de acuerdo ni a tu favor, si sientes esa fuerza interior que te impulsa a hacerlo, no te detengas, ¡Hazlo!, pese a que puedas sentir luego una especie de arrepentimiento por los inesperados sucesos siguientes, más tarde, cuando veas los verdaderos frutos, te darás cuenta de cuán necesario era hacerlo, lo agradecerás y pronunciarás un ¡Sí!, con energía y convicción.

¡Se tu mismo! Cuenta siempre con esa fuerza interior que posees, la fuerza de la intención. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2016/06/04/correo-los-lectores 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 22 de mayo de 2016

Valorando lo que tenemos

Todo ser viviente tiene al menos algo valioso y preciado, la vida, por lo tanto no hay nadie pobre... Valórate.

Cada ser humano posee un cuerpo que sin su intervención realiza múltiples funciones vitales a la perfección, por lo tanto no hay nadie incapaz... Valórate.

Todo ser humano tiene la capacidad de curarse a si mismo mediante el poder del pensamiento y su sabiduría interior, por lo tanto no hay enfermedad incurable... Valórate.

Cada ser viviente engendra en su interior la semilla de la vida y el poder de crear y reproducirse, por lo tanto tenemos vida eterna... Valórate


Todo ente del universo posee al menos una molécula en común con todo lo demás, por lo tanto somos parte de una misma entidad... Valóralo.

Cada micro espacio o porción espacial está ocupado por al menos un átomo de materia viva, por lo tanto no existe la muerte... Valóralo.

Todo lo que es y existe ya fue, y lo que ha de venir estuvo antes, por lo tanto nada es nuevo ni genuino, ni te pertenece... Valóralo


Cada movimiento, suceso y descubrimiento es cíclico y tiene su por qué y su para qué, por lo tanto nada es fortuito ni casual... Valóralo.

Todo lo que manifestamos equivale a un grano de arena del desierto, a una gota de agua del océano, o una estrella del firmamento, por lo tanto tenemos mucha reserva que dar... Valóralo.

Cada pensamiento genera una idea y acción posterior que provoca un suceso inevitable llamado reacción, lo cual encierra una hermosa lección, por lo tanto somos responsables de aprenderla... Valóralo.


Todo lo que acontece en tu vida tiene un propósito personal y uno colectivo, por lo tanto somos parte de una red neuronal universal... Valóralo y Valórate.

Cada respiración es esencial y vital, al inhalar absorbes una parte de tu entorno, al exhalar derramas una parte de ti creándose una simbiosis, por lo tanto “Todos somos uno”... Valóralo y Valórate.

Todo lo que la vida te ofrece es parte de ti, ya sean alegrías o tristezas son parte de tu evolución, si vives cada segundo consciente de esta verdad, estarás agradecido y satisfecho, por lo tanto feliz... Valóralo y Valórate.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 17 de mayo de 2016

Mi propio Yo

Queridos lectores, atendiendo la sugerencia de un compañero bloguero, +Emilio Fernandez, de nombrar el juego que les propuse en la entrada anterior y facilitarles las cosas, muestro un ejemplo o formato del mismo, al que decidí llamar “Mi propio Yo”.

Con el objetivo de que puedan visualizar mejor la idea y tener a mano el modelo o esquema a seguir para llevar a cabo el juego, lo he preparado en imágenes para que puedan descargarlo, así se sentirán más motivados a hacerlo.

Espero haber sido lo suficientemente explícita en la idea y que las imágenes sean claramente legibles.
  
A continuación muestro como podría ser la portada, el esquema del juego y sus consideraciones.








La frase que aparece al final de la portada, y dice lo siguiente: 
“Cada nuevo amanecer, es una invitación a despertar”si lo desean la podrían plasmar también como encabezado en cada hoja diaria.  

Para finalizar agradezco a Emilio Fernández su sugerencia. 

Si desean tener más información o un modelo completo del juego, pueden escribirme y enviarme su correo electrónico para hacérselo llegar a través de dicho correo. Si se les ocurre algo mejor y desean colaborar en esto les estaré muy agradecida.

¡A JUGAR! Y QUE TENGAN LA DICHA DE ENCONTRARSE 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 12 de mayo de 2016

Hojas en blanco

Hoy los quiero convidar a realizar un interesante, curioso y prometedor juego personal, no necesitan un acompañante o contrincante, solo lapicero y hojas en blanco. 
Este juego se me ocurrió como todo, vino de una inspiración producto de un pensamiento convertido en idea, y como siempre me digo que mis inspiraciones son lecciones primeramente para mi, empezaré a jugar el juego tan pronto empiece el mes de junio, ya que mayo está corriendo.

Estoy segura de que todos conocemos lo que es un diario o una hoja de ruta, es una lista de cosas hechas o por hacer, independientemente de lo que se trate. 

Pues siguiendo en esa misma línea te propongo el siguiente juego.

Reglas del juego

Lo primero es hacer un calendario de hojas en blanco, si deseas puedes tomar una frase que consideres edificante y alusiva al día a día y ponerla de portada al calendario. 
En cada hoja colocas como titulo el día y mes, con la finalidad de plasmar cada mañana antes de iniciar tus faenas, tus deseos y obligaciones para ese día en especifico, y cada noche, !sin falta!, revisar cuales se cumplieron y cumpliste y cuáles no y las causas. Si necesitas más de una hoja por día tómala, te ayudará a ver qué tan complicados y abrumadores son tus días. Si deseas anotar algo interesante e importante ocurrido en ese día, hazlo también.

OJO. Al igual que haces con el calendario al terminar la hoja del mes, pasa la página hacia atrás y no vuelvas a mirarla más, solo sigue adelante cada día. 

La segunda parte consiste en hacer otro calendario, pero solo con una hoja en blanco por mes con el nombre del mes como título, en ellas vas a plasmar en el mes correspondiente un condensado de los resultados obtenidos en ese mes, tanto los que hay impresos en las hojas como en nuestro estado anímico, haciendo una introspección emocional y una especie de resumen de logros y avances o cualquier otra cosa que consideremos relevante. 

Al finalizar el mes y hacer dicho resumen, vas preferiblemente a quemar todas las hojas de ese mes y olvidarte de ellas, así haces una simulación de olvidar el pasado y esa hoja de resumen actuará como tu recuerdo si necesitas alguna consulta posterior.  

OJO. Esa consulta la harás en caso de ser muy necesario, mientras más te desligues de lo que pasó, se queda definitivamente atrás. Fíjate también, que las hojas siguientes están en blanco, lo que significa que no tenemos que preocuparnos por lo que aún no se ha escrito.

Ventajas del juego

Indiscutiblemente que al acceder a hacer este juego, en primer lugar te regalarás un tiempo prudente y necesario solo para ti al iniciar y al terminar el día, además te ayudarás a estar centrado en el día a día, en el presente. Por otro lado te permitirá visualizar mejor tus objetivos y las opciones diarias para conseguirlos, y la manera en que sin darte cuenta  boicoteas hacerlos realidad, tus fallos y tu desidia. 
También te ayudará a ser más realista y organizado y fijarte metas alcanzables a corto plazo, las cuales poco a poco irán poniendo los peldaños necesarios para alcanzar metas de mayor envergadura que necesitan de un tiempo prudente para realizarse. 
Como dice un viejo refrán: “Grano a grano, se llena la gallina el buche”.

Otra de las bondades de acceder a este juego es ir viendo diariamente que tan alegres nos hacen esos objetivos alcanzados, y dependiendo de esto saber si en realidad son nuestros o adquiridos. Esto nos ayudará a encontrar nuestra verdadera identidad y gusto por la vida y por consiguiente nuestro propósito en esta vida, ya que  muchas veces nos proponemos metas que la sociedad o los demás nos imponen, pero que no encajan con nuestro perfil, ni necesariamente estamos de acuerdo con que sean las mejores opciones, esto crea un malestar general de inconformidad, apatía y desmotivación o lo que es peor, amargura, depresión e infelicidad.



Por último, quizás la mayor de las ventajas es poder encontrar ese punto de equilibrio que solo se alcanza estando totalmente presente en el ahora, viviendo de lleno y con intensidad el día a día, sin echar de menos y añorar o lamentar lo pasado, pero tampoco pensando, proyectando y suspirando por un futuro inexistente, impalpable, del que no tenemos ningún tipo de referencia porque no la hay. Lograr vivir simple y específicamente palpando y saboreando el presente.

OJO. Si consideras que debes hacer alguna variación importante para obtener mejores beneficios, hazla, después de todo será tu juego, pero recuerda que este juego no admite trampas, ni faltas o excusas para no llevarlo al pie de las reglas, si respiras y estás vivo y en capacidad física y mental, puedes sacar 5 minutos para ti por la mañana y 5 por la noche, y 10 al final del mes para hacer el resumen, es tu vida no lo olvides, nadie la debe ni la puede vivir por ti.

Así como este juego, es la vida misma, no podemos vivir el presente metidos en el pasado ni en el futuro, en el pasado vivimos y en el futuro viviremos, pero vivir, solo aquí y ahora, en el presente.

Nuestra vida al nacer es un libro en blanco, en él vamos escribiendo con nuestras actuaciones diarias nuestra historia, la siguiente página siempre nos espera en blanco para empezar a escribir en ella, la página anterior siempre quedará atrás y no podemos variarle nada, se irá tiñendo de amarillo con el paso de los años hasta que las letras tiendan a borrase y ser ilegibles, esta es la mejor muestra de que lo que pasó, pasó, y lo que ha de venir…, ya llegará.


P.D. Por más que creas que tus días son aburridos y poco activos, no es motivo para no engancharte en este juego, hazlo y comprobarás que tus días son valiosos y gracias a ese accionar diario hoy estás donde estás. Si no estás a gusto donde estás y deseas cambiar de posición, debes hacer un cambio de guión, el cual solo se consigue cambiando tus pensamientos y acciones diarias. 

!Que saques un buen provecho del juego!

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 8 de mayo de 2016

Indigestión emocional

Hace varios años tuve una experiencia que imagino que a muchos les ha pasado desde que tenemos acceso a internet y todo ese flujo de informaciones. Acumulé demasiada información en poco tiempo, me atiborré y me sentí confundida, saturada y agotada incluso espiritualmente, por lo que decidí alejarme de toda esa parafernalia que trajo el entrar en los albores del 2012, esa enorme cantidad de cosas creíbles y de cosas increíbles, manipuladas y traídas por los moños. Dejé de leer, buscar y hablar de ciertos temas, me alejé temporalmente hasta aclarar mis ideas y canalizar todo lo escuchado, leído y asimilado. 


Me aparté y desde afuera pude ver cosas con mayor claridad, cuando una sigue con mucha frecuencia estas corrientes informativas se adentra demasiado y llega un momento en el que se bloquea y ocurren generalmente dos cosas; o este bloqueo nubla la razón y nos descontrola, o hay tendencia a dejarse llevar por lo insólito y creerse la mayoría de ellas.
Como no quería ser dominada ni por una ni por otra cosa, decidí soltar por un tiempo y dedicarme a otras cosas, luego llegó el momento de sentirme tranquila y preparada para retomar todos estos conceptos y ver cuales resonaban en mi interior y cuales chocaban con las paredes de mi ser y rebotaban como pelotas, y después de un tiempo de hacer estos ajustes, a raíz de eso creé el blog y aquí me tienen, a casi tres años de hacerlo sigo indagando, creciendo, y evolucionando, se me han revelado muchas cosas, otras siguen confusas a la espera de recibir ese destello y plasmarlo aquí, en este pequeño espacio de todos.


La palabra correcta que usé esa vez es que me sentía embotada, incapaz de generar con claridad y cordura, pude comprender por qué muchas personas se vuelven paranoicas y dementes, no hay nada peor que atiborrarnos y no poder digerir lo ingerido y aun así le seguimos metiendo información al cerebro sin dar tiempo a procesar las otras y esto es en parte lo que nos provoca el embudo y embotamiento mental.

Estamos cursando y aprendiendo en la escuela de la vida, pero últimamente nos llevan a una velocidad que no nos permite asimilar bien lo leído o escuchado cuando ya nos están bombardeando un sinfín de nuevas informaciones, y esto nos genera mucho stress o entaponamiento y confusión mental. Por eso hay que hacer una parada, poner un límite y decir basta, por ahora no quiero enterarme de nada más.
Estoy en otra tesitura en esta etapa de la vida, a veces no deseo oír ni leer nada sobre nada, no quiero prestar atención a cosas del pasado que para nada atañen ni resuelven los problemas del presente, me he vuelto muy selectiva en lo que leo o le doy entrada en mi cabeza. Después de todo lo ideal es experimentarlo y comprobarlo por nosotros mismos, de eso se trata todo esto, de práctica, no de teorías.

Ya he avanzado mucho para permitirme retrasos engañosos, estos lares cibernéticos son muy buenos, pero también muy peligrosos, tenemos acceso a todo tipo de información, veraz y manipulada, por eso hay que darle descanso a los pensamientos y la razón para procesarla y sobre todo al alma, para aclararse y tomarse su tiempo para hacer su discernimiento. Este proceder me ayudo mucho en su momento a entender el proceso por el que estaba pasando, ese descanso me abrió el entendimiento y surgió esta reflexión que hace unos años compartí en el blog, 

Tener indigestión siempre es un fastidio, ya sea estomacal o emocional es desagradable, nos limita y cohíbe la sensación de alegría y felicidad por lo ingerido, es por eso que cuando tu cuerpo, tu mente o tu alma amerite un descanso no debes dudar en complacerla, no vaya a ser que mueras de sed justo a la orilla del rio.
Tarde o temprano todos llegaremos a la meta, es mejor tarde con la consciencia despierta y la mente despejada, que temprano lleno de dudas y con una tormenta mental.
Dice un viejo refrán: “Nunca es tarde si la dicha es buena” y una vieja expresión popular que se atribuye a Napoleón Bonaparte reza más o menos así: “Despacio, que tengo prisa”.

La indigestión tiene varias causas entre ellas mencionaré tres:

Ingerir en exceso
Ingerir toxinas abundantes
Ingerir con rapidez sin masticar

Lo que entra por la boca alimenta el cuerpo y lo que entra por los ojos, oídos y corazón alimenta la mente y el alma. Si te sientes indigesto emocionalmente por causa del cúmulo de información, pregúntate cuál de estas tres razones es la causa, si el exceso de información, la cantidad de informaciones toxicas que recibes o la rapidez con que te las apropias. Saber determinar cuál o cuáles son las verdaderas causas, te ayudará a resolver con más facilidad el bloqueo o congestión mental y emocional.

Recuerda lo siguiente:

Nunca te comes la comida del mes en uno o dos días ( controlas el exceso)
Siempre hay que filtrar y desechar (eliminas las toxinas)
Todo debe pasar por un proceso de degustación y masticación, absorción y asimilación (evitas la rapidez)

Así que: no te excedas, aprende a ser selectivo y tomate tu tiempo para discernir.


Para finalizar, les deseo de corazón que vuestra alma y espíritu compilen todas esas informaciones, las reconfortantes y las perturbadoras, pónganlas en fila y tomen las que les resuenen y desechen las que no, y obtengan así un condensado jugoso y sano para beneficio de su trayectoria a seguir, con firmeza y mucha claridad de espíritu, para que luego, al retomar el camino, puedan darse cuenta de muchas cosas que sabían pero que les pasaban desapercibidas, ellas les ayudarán a despertar. 

En mi caso ese reconocimiento trajo como resultado esta otra entrada que hace unos meses les compartí: 

Cada nueva experiencia ha sido un hermoso descubrimiento y reconocimiento para mí.


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 3 de mayo de 2016

Inconveniencias o intervenciones divinas

Si han puesto atención a ciertos episodios de sus vidas, habrán observado la cantidad de veces que por algún imprevisto que se presenta, nos vemos obligados a cambiar los planes. 
¿Se han preguntado el por qué ocurren estas cosas tan repentinas?



Existen muchas historias y creencias basadas en la realidad de que “No hay mal que por bien no venga”, muchas veces algo que nos impide realizar una salida, negocio o actividad, mas tarde nos sirve para damos cuenta de que nos libramos de una tragedia o negatividad. Otras veces ocurre lo contrario, hay una corriente que nos empuja hacia algo que tal vez dudamos en hacer, y luego nos enteramos o se enteran los otros de que quizás tuvimos oportunidad de haberlo evitado, pero basándonos en otra realidad, ”Lo que está para ti ni que te quites”.

Si es cierto que escogemos la vida que viviremos y todos sus sucesos, me pregunto si el hecho de saber de antemano todo, no influirá para que seamos nosotros mismos quienes programemos todas esas intervenciones o inconveniencias, algo así como prepararnos una trampa en la que caeremos en determinado día y hora, ya sea para evitarnos un retraso en nuestra evolución, para que se complete nuestra finalidad en esta encarnación o para ponerle fin a nuestra existencia humana en este plano inferior y pasar a una dimensión superior. 


Esto no quiere decir que la intervención no sea divina, ya que somos parte de la divinidad y de hecho somos la divinidad, lo que quiero dejar ver es que si todo sigue un patrón establecido por nosotros mismos como parte de nuestro libre albedrio, las cosas que deseamos vivenciar y las que no, son diseño nuestro, al igual que el tiempo que nos quedaremos en este cuerpo que también elegimos y las experiencias que tendremos mientras estemos en él. Después de crear ese diseño nos aunamos con almas que tengan diseños afines al nuestro, con intereses afines y comunes, de ahí surgen nuestros familiares, amigos...   

Imagina que te ofrezcas como voluntario o que seas estudiante de una carrera específica, digamos economía política y te pongan un exhaustivo trabajo en el que debes diseñar un patrón de conducta de los ciudadanos para evitar el calentamiento global, lo que hagas y uses para crear ese diseño no es problema del profesor, lo que a él le atañe es que pongas a funcionar tu cerebro a partir de las herramientas que te facilitó, y puedas crear una metodología que al menos a simple vista sea funcional, así que no esperes que él te diga que hacer, pon manos a la obra.


Ahora imagina que ese voluntario o estudiante es tu espíritu y que cursa la carrera de la vida, y que debes hacer un exhaustivo trabajo sobre la evolución emocional de las almas, para lograrlo debes reencarnar en múltiples ocasiones y experimentar las diferentes emociones bajo diferentes circunstancias, tu maestro es la consciencia universal pero no esperes que te diga que debes hacer, solo te da las herramientas para lograrlo (el cuerpo, la mente y la sabiduría), de ti depende todo lo demás, poner manos a la obra.



Es muy probable que nada de esto ocurra así y que lo dicho no tenga en realidad sentido, pero es una forma de visualizar como las cosas suceden o pueden suceder sin que sea ni logro ni culpa de ningún Dios, destino o ser maligno, simplemente es producto de nuestro crecimiento, instrucción, diseño y creación, de nuestro talento y deseo innato de contribución y aprendizaje. Somos seres decididos a probarlo todo, supongo que con alguna finalidad espiritual altruista, tanto en sentido terrenal como galáctico universal.  

La próxima vez que sufras un inconveniente o intervención divina, recuerda no culpar ni agradecerlo a nadie más que a ti por sobre todas las cosas, si bien es cierto que existe una fuerza mayor que controla y contiene a todo, y a la que muchos llaman Dios, no es menos cierto que eres parte importante de esa fuerza, así como en cierta medida dependes de ella en cierta medida ella también depende de ti, no te subestimes ni la subestimes, tampoco te endioses ni la endioses, tu estas en ella y ella está en ti, tu existes por medio de ella y ella existe a través de ti, sin uno no hay otro. 


Recuérdalo, ni súbdito ni dios, simplemente una mutua reciprocidad, no es unión ni fusión, solamente conexión y redención, la cual fortalece esa relación de respeto y amor incondicional que crea y recrea, que surge y resurge, que vive y revive.
   
I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.