viernes, 10 de abril de 2015

El pequeño gran mundo

Unos de los recuerdos que guardo de mi infancia es un dibujo animado que se llamaba “Mundo del pequeño Adams”, más que recordar los episodios recuerdo el tema musical que decía en el estribillo: ♫ Es el gran mundo, del pequeño Adams , y a dos niños frente a un gran libro, uno con grandes anteojos que le gustaba leer y cada episodio empezaba con el pequeño Adams preguntando algo y el niño de los anteojos leía y así comenzaba cada aventura, me gustaban esos muñequitos.
Hace poco comentaba con mi hermana Nuris, lo grande que es nuestro mundo y lo pequeño que resulta muchas veces, porque tarde o temprano, las cosas salen a relucir por más que se quieran negar o esconder, y me vino a la mente el tema musical del dibujo animado, por eso hago alusión de él.
Como bien lo explicó Isaac Newton, todo cae por su propio peso, unas cosas tardan más que otras, algunas hasta cambian de dirección antes de caer, unas por ser tan ligeras que no pueden evitar la acción del viento, como una hoja de papel abierta que vuela hasta que el viento cese o deje de sostenerla y otras porque reciben interferencia humana y se hacen más pesadas, van de mano en mano y de boca en boca, pero finalmente todas caen.
Así que no tenemos necesidad de empeñarnos en averiguar los comentarios mal sanos, los dime y te diretes, los lleva y trae que tanto nos gustan a los seres humanos. Recordemos que las latas siempre hacen ruido, y tarde o temprano, incluso sin proponérnoslo, estos llegaran a nuestros oídos. 
Cuando esto ocurra y se alimente nuestro morbo, no debemos dejarlo engordar, si no todo lo contrario, suprimirle cualquier tipo de insinuación lo antes posible, la indiferencia es un buen antídoto, la manera más eficaz es no darle crédito, abstenernos de hacer cualquier comentario y finalmente olvidarlo tan pronto nos alejamos de la fuente.

La inmensidad del mundo muchas veces resulta abrumadora, pero su pequeñez suele ser más peligrosa, es perturbadora, tiende a corromper y al contagio, por eso es necesario estar alerta y mantenernos firmes y fuertes para no caer en desgracias ajenas a nosotros, esto se logra con una mezcla esencial de honestidad, respeto, responsabilidad y aceptación, mejor conocida como empatía y amor al prójimo. También debemos reforzarnos para que las desgracias propias no nos afecten demasiado y podamos canalizarlas lo antes posible, esto se logra con auto control  y amor propio. 
“Dependiendo de qué tan grande o pequeño veas el mundo, conectarás y armonizarás con él”
Respeta y ama, pero no para que te respeten y amen, si no para contagiarlo y todos se respeten y amen en tu “Pequeño gran mundo”.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.