martes, 15 de marzo de 2016

¿Rebeldía o verdades?

¿Por qué la mente humana es tan repetitiva, tan estrecha para algunas cosas? De que nos sirve creer que el universo se compone de mundos jerárquicos iguales al nuestro, de grupos privilegiados y seres inferiores, poblado de buenos y malos, de guerras galácticas, dioses, lacayos…
Por doquier leo que tenemos gobernantes superiores que tienen sus enemigos desde el origen de la vida y los tiempos, que este mundo que habitamos tiene connotaciones semejantes en el espacio sideral, en otros mundos, donde también existen la ambición y la maldad y que en otros planos que habitemos habrá de todo eso.

Estoy consciente de que en todo debe haber un orden establecido, pero ¿Por qué tenemos que ser guiados por seres espirituales superiores y evolucionados que están sujetos a un gobierno universal en el que se repiten las mismas desavenencias, y donde se dice que muchos son guardianes que están para combatir las fuerzas del mal?, Si son seres que han evolucionado y alcanzado la iluminación, por lo tanto trascendido a otros planos superiores de existencia, ¿No se supone que habiten también en un mundo evolucionado y trascendental lleno de armonía, amor y paz? o es que entonces ese mundo no existe, es irreal? 


Lamentablemente me declaro incrédula, muchas de las telarañas que hoy día se tejen en torno al despertar son artificiales y muy engañosas, fabricadas por grandes tarántulas ponzoñosas creadas en laboratorios mentales por la maldad del hombre psíquicamente enfermo, hay que tener mucho cuidado de no caer y quedar atrapado en esa red. Muchas de estas revelaciones y doctrinas me huelen mal, tienen un trasfondo de control mental y lavado de cerebro muy inteligentemente llevado a cabo, guiándonos sutilmente al matadero. Han aprovechado esa realidad de que todos estamos interconectados y formamos parte de un todo, para darle un giro y un uso malintencionado a la idea de que todos somos uno, y lanzado una campaña feroz con ese slogan, así se les hace más fácil engañarnos, controlarnos, contagiarnos y guiarnos como mansos corderitos, como se ha hecho tantas veces ya, la historia es fiel testigo.    

Dioses elevados, hermandades superiores blancas o negras (que importa el color), ángeles y arcángeles que se autoproclaman dioses y sabedores de todo, guías indiscutibles e indispensables…, bla, bla, bla, perdónenme la irreverencia pero no me convencen, su estilo no deja de ser más de lo mismo, imposiciones, supremacía, poder y sometimiento, ambición y sobre todo mucho ego disfrazado.

Mis vivencias y experiencias fuera de esta dimensión, hasta ahora me revelan amor por doquier, una paz indescriptible, una sensación de gozo y plenitud, un cariño y ternura por todo y todos, nada de oscuridad teñida de maldad. He visto mundos muy diferentes, donde lo apacible es lo cotidiano y el conflicto no tiene lugar, no digo que no existan mundos como el nuestro, con bajas frecuencias vibratorias, pero no están habitados por seres evolucionados, si no por seres como nosotros en proceso de evolución espiritual. 
Tampoco digo que estos seres a través de su poder telepático no nos ayuden un poco desde su dimensiónpero no me creo que lo hacen cada cual por su lado, deben hacerlo al unísono, en comunión con la fuente, por eso no todos los que se proclamen como seres evolucionados y maestros ascendidos lo son.
  
Donde predomine el amor incondicional y sus altas vibraciones, no caben negatividades, no es un mundo dual ni polarizado, es más bien un mundo etéreo y fosforescente.

No me digan que estoy tratando de despertar, evolucionar y trascender a otros mundos superiores para encontrar lo mismo que detesto de este, para ser gobernada, discriminada, enjuiciada y juzgada por deidades o seres que se hacen llamar maestros ascendidos o lo que sea, nada de esto me parece real, es un juego más de la matrix. La sensatez y el sano juicio deben primar en estos tiempos con más fuerza que en tiempos anteriores, los mecanismos de manipulación para hacernos dormir un sueño más profundo todavía y mas ilusorio como real, son más potentes y devastadores. 

No nos dejemos embobar con nuevos artilugios y artificios malvados disfrazados de espirituales, no sigamos montados en el mismo caballo de Troya, creyendo en dioses “buenos” pero vengativos y selectivos, que nos aman condicionalmente, si nos portamos a su gusto y medida, si obedecemos sus mandamientos, si seguimos su juego sacrificando a nuestro primogénito para demostrar nuestra fe, soltemos a Abraham, dejemos atrás esas creencias gastadas y enfermizas. Esa fuerza superior que todos llevamos dentro y de la que somos parte y todo debe ser la única guía a través de nuestro Yo Superior que nos conduzca por el verdadero sendero, hasta completar nuestra misión en este plano.

Perdonen pero hoy estoy motivada a sacar públicamente fuera de mi todas estas nuevas corrientes de engaño, no acepto nada que trate de adulterar la verdad de mi alma, la semana supuestamente santa, que de santa nunca tuvo nada, es el mejor momento para dejar claro que no quiero volver a crucificar a Jesús, hace años que solo lo veo caminando sobre las aguas, que me importa un rábano lo que consideren pecado y que no he vuelto a nacer para seguir viviendo la misma vida una y otra vez.   

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.