domingo, 20 de noviembre de 2016

Permanezcamos bien enfocados

La vida se compone de diferentes cuadros o panorámicas, dice un viejo refrán, que “unas van de cal y otras de arena’, la verdad es que cada cual crea lo que desea experimentar y cada quien ve lo que quiere ver. El ojo humano es el mayor portal dimensional en este plano existencial terrenal, ya que a través de ellos vemos, y dejamos ver un mundo interior muy diferente del exterior y casi desconocido.

En esta mezcla de mundos externos e internos vemos varios grupos distintos de personajes: 
1.- Muchos hacen de su vida un desastre, haciendo lo que le venga en ganas sin pensar en las consecuencias. 
2.- Un buen número hace de su vida lo que le mandan a hacer. 
3.- Otros hacen lo que consideran que les corresponde y está permitido hacer. 
4.- Un grupo más reducido, hacen lo que desean hacer a buen criterio.
5.- Un último grupo, los menos, hacen lo que saben que vinieron a hacer.

Todas ellas convergen en un factor determinante…, “El enfoque”.

Mayormente el primer grupo hace de su vida un desastre por falta de un enfoque claro y preciso de lo que desea, esto se debe a la falta de motivación y disciplina.

El segundo grupo, el de los que solo saben cumplir órdenes, se debe a la falta de autoestima, carácter y poder de decisión. 

El tercer grupo, aunque no lo hace mal, se ponen límites que les impiden dar más de sí y llegar más lejos. 

Los del cuarto grupo ya cumplen un cometido más personal y acorde con su integridad, propósito de vida y su libre albedrio. 

Pero los del último grupo, esos van más allá de lo personal, de lo particular, de lo esencial, llegan a donde pocos han llegado y más, saben que deben y pueden llegar traspasando los límites de lo imposible, “Esos son los imprescindibles”. Como dice la famosa frase de Brecht que Silvio Rodríguez inmortalizara en la canción “Sueño con serpientes”.



A veces las personas empiezan enfocadas en un propósito claro en la vida y según van subiendo peldaños reciben ciertas interferencias e influencias mal sanas y mal intencionadas, se hinchan de vanidad y terminan traicionando ese propósito inicial, desvían el camino y desvirtúan las intenciones originales, el ego hace su aparición con aire triunfal y se apodera de ellos, los corroe por fuera y por dentro.

En contraposición a esto, existen personas que son incorruptibles, son la mejor muestra de que la vida se compone de piezas originales, que las piezas falsificadas y las piezas totalmente amañadas, ya vienen defectuosas y deformes y no encajan bien aunque lo parezca. 

Estas personas se mantienen siempre bien enfocadas, conservan su propósito inicial y pueden resultar ser balsámicas, actúan más que como un calmante, como un antídoto para la infelicidad. Son capaces de sacarle brillo incluso a la oscuridad. Alcanzan la cima del mundo con la misma humildad con la que empezaron el viaje de ascenso.



Pero en paralelo a estos dos tipos de personas, existen otras, unas cuantas, muy escasas por cierto, cuya pureza y sabiduría, traspasa los límites de entendimiento y de la lógica, no necesitan demostrar nada, no desean nada, son almas puras que vienen a purificar el mundo, y tienen la imprescindible misión de abrirle los ojos a los demás. 

Entre esos personajes algunos son conocidos como maestros espirituales y otros como sabios, su misticismo, impregna de magia y misterio el ambiente que les rodea. El sabio habla para sus adentros, su conversación brota por los poros y su sabiduría se prende en sus ojos, cautivando a quien se atreva a enfrentar el fulgor de su mirada. No necesita articular palabras, con un simple gesto esparce entendimiento y amor sobre los que le rodean y su esencia se percibe en el entorno.

Actualmente son muchas las personas que están tratando de abrir los ojos al entendimiento superior y despertar a una nueva visión de la realidad, para esto es necesario tener un enfoque claro y objetivo de la realidad interna del ser, soltar las viejas creencias y desaprender, para poder así asimilar lo nuevo, sin perderse del objetivo inicial, escuchando tu guía interior y dejando que la vida surja dentro de ti y se manifieste y expanda hacia el exterior, no al contrario.


MANTENTE ENFOCADO

Tengo un lema desde muy niña, "Sea lo que sea que vayas a hacer, solo hazlo bien, con vergüenza, dedicación, amor y mucha pasión". Esto se reduce en “mantente enfocado”, es la única manera de disfrutar lo que haces y sentirte gozoso y feliz. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Un extracto de esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://issuu.com/elcaribe/docs/elcaribe20170417

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.