domingo, 29 de septiembre de 2013

¿Quien podrá defendernos?

La educación en República Dominicana es un tema que nunca pasa de moda, siempre está sobre el tapete, y me parece que es el objetivo primordial que siempre lo esté, pero no con la finalidad que debería tener, sino con fines de mantenerla en el rango de necesidad por resolverse todo el tiempo, en el rango de infra desarrollo, sostener que se está trabajando en eso, que se está progresando y así cada partido político tenga suficiente material para su propuesta electoral, lo que menos interesa es acabar con la falta de educación y de conocimiento de los ciudadanos.


Una pista muy clara para argumentar y sostener esta tesis, es que los conocimientos que se imparten en las escuelas y universidades, distan mucho de preparar bien a los estudiantes y de enseñarles sus deberes y derechos como ciudadanos del país y del mundo, apenas enseñan los más elementales, sin profundizar mucho, para que muy pocos conozcan sus derechos, se hace un poco mas de hincapié en sus deberes, pero los enseñan “por arribita”, como dicen por aquí, los que le interesa a las máximas autoridades del país que se sepan, los demás, se ocultan como el tesoro mejor guardado y cuando por alguna razón salen a relucir, se arma tremendo conflicto social y termina echándose nuevamente al olvido, ya que los poderosos tienen la suficiente autoridad legal y económica para callar las voces, que generalmente son pocas, pues aunque existen leyes que castiguen el incumplimiento del deber, muy pocos cumplen a cabalidad con sus deberes como ciudadanos, de respetar las leyes y hacer que se respeten, por alegar desconocimiento de causa, pero un número menor aún (los poderosos, que son la minoría y que sí los conocen bien), incumplen con sus deberes y pisotean los derechos del pueblo, primero porque el pueblo no sabe cuáles son sus derechos y segundo porque abusan del poder con que los invistió ese mismo pueblo ignorante que creyó en ellos y no percibió su arrogancia y deshumanización.

El pueblo dominicano, que a lo largo de su historia se ha visto sometido tantas veces, parece que responde mejor a este comportamiento sumiso, resignado y de poca autoestima, de tanto aguantar latigazos, creo que ya ni le duelen, además de que sabe que su lucha la mayoría de las veces termina siendo la del huevo y la piedra, entonces… ¿Quién podrá defendernos?

Si todos los ciudadanos supiéramos perfectamente cuales son nuestros deberes y derechos con y en la sociedad, la historia podría ser otra, pero tampoco se hagan muchas ilusiones, pues a pesar de todos los adelantos, avances tecnológicos, cambios y muchas otras cosas más, todavía nos regimos por las misma leyes que hace más de 100 años se formularon para otros países, con otras situaciones, costumbres y tradiciones y las adaptamos al nuestro, pero deja mucho que desear cuando te topas con que un problema que se suscita hoy día, la solución sea resolverlo por un método que se inventó antes del uso del teléfono y ni que decir de las computadoras. ¿Cómo es posible que un país progrese y se desarrolle y sus ciudadanos vayan paralelo a ese desarrollo, si los mecanismos que lo sustentan datan de siglos anteriores?


Esto sin duda le conviene a unos cuantos, incluso los países desarrollados sufren del mismo mal, precisamente por esto, el desarrollo es relativo, unos cuantos se desarrollan, están al tanto de la actualidad y entonces acomodan al resto a vivir vidas resueltas por ellos, a su antojo y deseo, nos brindan comodidad y modernidad a medias, modernidad sujeta a leyes antiguas, con la finalidad de mantener cierto dominio y poder sobre los demás ciudadanos.   

No sé mucho de leyes, apenas lo que nos enseñan en las escuelas y universidades y un poco más, que en realidad no es que las haya indagado, sino que me las he topado por casualidad y no dejo de sorprenderme al ver lo distante que estamos de la fecha en que se pusieron en vigor, lo cambiado que esta el mundo actual comparado con esa época y la vigencia que tienen aún.

Claro seamos objetivos, ese cambio es una fantasía, se parece al de un edificio muy viejo, remodelado a lo moderno cuya fachada se nota incongruente y qué decir del interior de este, todo parece estar fuera de contexto y lugar, así mismo ocurre con la sociedad y el mundo de hoy, todo parece irreal, fuera de contexto y lugar.

Nuestra modernidad está sustentada en una base muy anticuada, sólida tal vez…, pero anticuada, desajustada, desgastada y disfuncional para la época actual. ¿Que una vez dio buenos resultados? No lo discuto, tal vez , pero hoy día está obsoleta, carece de fundamento, bloquea el verdadero progreso, por eso el porcentaje de analfabetismo no baja, sabemos que la población aumenta a diario, pero así mismo aumenta a diario el analfabetismo, y no hablo de saber escribir y leer, no, hablo del verdadero analfabetismo de los ciudadanos de una nación, especialmente como la nuestra en sub desarrollo, las desarrolladas no tienen remedio, ya alcanzaron su máximo grado de desarrollo de analfabetos, que se sientan a elegir un presidente que se encargue de decidir por ellos su vida y su futuro y de paso el de las generaciones siguientes y son capaces de dar su vida defendiéndolo, hablo de países como el nuestro donde todavía se patalea, se protesta y se resisten algunos a someterse a semejante vejación humana, a semejante esclavitud.

Revisemos entonces esas leyes, basta de promulgar unas cuantas a la conveniencia de un pequeño grupo, redactémosla nuevamente, adecuada a los tiempos modernos, reorganicemos la sociedad mundial con otros parámetros, ya basta de este sistema putrefacto, en el que solo se benefician unos cuantos, inventemos uno nuevo, tan nuevo como los tiempos, totalmente diferente, más equitativo, como reza el eslogan del movimiento español 15-M.


Es cierto que siempre hace falta un líder, pero esto es por el condicionamiento que llevamos en nuestro código genético, los cavernícolas de seguro tenían su sistema, los de Cromañón y Neandertal también, los homo sapiens, los homo erectus, las civilizaciones antiguas, los indígenas, todos tenían su sistema y perecieron por eso, por no adaptarse a los tiempos y sus cambios, seguramente todos tenían un líder, y aun así perecieron, ya es hora de nosotros hacer nuestro cambio o también pereceremos como civilización, ya que cada día nos volvemos más y más incivilizados, más individualistas, mas energúmenos, como si estuviéramos bajo hipnosis para actuar de esa forma, parecemos zombis a la espera de nuestra próxima víctima para devorarla, completamente aturdidos, completamente poseídos, completamente irracionales, completamente dormidos bajo la influencia de un mismo sueño.

Es hora de que alguien truene los dedos y despertemos del sueño colectivo en el que estamos, por favor entendamos que somos seres especiales en este planeta, poderosos hasta antes de nacer, desde el útero empezamos a gobernar, privilegiados por encima de todos los seres vivos del planeta, con el poder de evolucionar, de crear y no solo de adaptarnos al medio, sino de adaptar el medio a nosotros, somos fuertes, imponentes e impresionantes, poderosos, entonces…

¿Por qué estamos esperando a que alguien nos defienda? 


En el libro titulado “El arte de amargarse la vida” de Paul Watzlawik, en uno de sus temas llamado: “Cuatro ejercicios con el pasado”, en el ejercicio numero 4 específicamente, titulado “La llave perdida o «más de lo mismo»”, encontré un razonamiento que corrobora esto, está en el siguiente párrafo:

Este ejercicio cuarto se basa en el aferrarse tercamente a unas adaptaciones o soluciones que alguna vez fueron suficientes, eficaces o quizás las únicas posibles. El problema de toda adaptación a unas circunstancias determinadas no es otro que éstas cambian. Entonces es cuando empieza el ejercicio. Está claro que ningún ser viviente puede comportarse con desorden -es decir, hoy así y mañana de un modo totalmente distinto- en su medio ambiente. La necesidad vital de adaptarse conduce inevitablemente a la formación de unos modelos de conducta que tienen como objetivo conseguir una supervivencia lo más eficaz y libre de dolor posible. Pero, en cambio, por unos motivos todavía enigmáticos a los mismos investigadores de la conducta, animales y hombres tienden a conservar estas adaptaciones óptimas en unas circunstancias dadas, como si fueran las únicas posibles para siempre. Ello acarrea una obcecación doble: primero, que con el paso del tiempo la adaptación referida deja de ser la mejor posible, y segundo, que junto a ella siempre hubo toda una serie de soluciones distintas, o al menos ahora las hay. Esta doble obcecación tiene dos consecuencias: primera, convierte la solución intentada en progresivamente más difícil; y segunda, lleva el peso creciente del mal a la única consecuencia lógica aparentemente posible, esto es, a la convicción de no haber hecho todavía bastante para la solución del mal. Es decir, se aplica más cantidad de la misma «solución» y se cosecha precisamente más cantidad de la misma miseria

Hasta aquí la cita.

Los dejo con esta frase:

“La causa mayor de revoluciones, es que mientras las naciones avanzan al trote, las constituciones van a pie”.  Thomas Macaulay

Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 23 de septiembre de 2013

¿Evolución o revolución?

Hace tiempo anda circulando en Internet, un vídeo de un concurso de belleza, al parecer celebrado en Colombia, que dicho sea de paso no parece real, sino más bien una sátira a estos concursos, pues la risa que se escucha de fondo da esa impresión, además del largo nombre de la concursante que formuló la pregunta y la risa en los labios de la candidata, que respondió por cierto bastante confusa, una sencilla pregunta que se le hiciera sobre su opinión acerca de si creía que la mujer es el complemento del hombre.

Aquí les dejo el vídeo 



Digo confusa porque lo que dijo parecía un trabalenguas, ella contestó: “El hombre se complementa al hombre, mujer con mujer, hombre con hombre, y también mujer a hombre del mismo modo y en sentido contrario…, etc”.
Su respuesta me hizo reflexionar y hace un buen tiempo me llevó a escribir lo siguiente:

¿Acaso no sería la pura verdad lo que expresó la joven del concurso de belleza?, pues como no se sabe a ciencia cierta hoy día, como es el hombre ni como es la mujer, cual es el rol natural del hombre y cual el de la mujer, quien es el hombre ni quien la mujer pues se han invertido los papeles, no hay manera de saber quien complementa a quien, aparentemente se han igualado ambos sexos, por consiguiente cada quien se complementa él mismo como ella dijo, también expresó que: “la mujer es el complemento del hombre en un sentido muy bello porque le da amor, cariño y que el mundo está evolucionando”, su respuesta al perecer dejó mucho que desear y le han aplicado todo tipo de improperios a la joven, y aunque se notó incoherencia en sus palabras, después de mi reflexión sostengo que no estuvo tan mal del todo, solo que creo que el mundo no está evolucionando, lo que está haciendo definitivamente el mundo, es revolucionando.


Las mujeres de hoy en día quieren igualar a los hombres y de hecho muchas parecen hombres, fajadas con el peso económico del hogar en sus hombros, trabajan hasta tarde, no pasan tiempo con los hijos ni los maridos, el trabajo es cada vez mas demandante, definitivamente los papeles se han invertido, entre trabajo, diligencias del hogar, gimnasio, salón de belleza, las compras, las reuniones y compromisos laborales, familiares y sociales salidas para despejarse y soltar el estrés, el monitoreo del servicio, los hijos, el marido, los padres, y un montón de etcéteras, se les va el día y la vida.
Los hombres cada día se están pareciendo más a las mujeres, muchos se han visto forzados a dejar los trabajos, o los trabajos los han dejado a ellos, ya que las mujeres son más factibles de emplear, se les paga menos, son más confiables y tienen mejor rendimiento, pues están trabajando muy duro para ganarse un reconocimiento y un puesto en la sociedad, por lo que dan mucho mejor la talla y para colmo además son más bellas, agradables y decorativas que los hombres.

Cada día mas y mas hombres se quedan con los hijos y hacen los quehaceres domésticos, se han resignado y acomodado a que las mujeres los mantengan y a cogerlo aparentemente suave, las mujeres en cambio por su afán de igualar a los hombres y conseguir respeto y poder,  están más que explotadas y forzadas y aún así luchan por mantenerse bellas y en forma, para seducir o seguir seduciendo a unos hombres que están cada vez más distraídos y confundidos en su rol, el resultado, el mundo está cambiando y para poder soportar esto, hasta el cuerpo de la mujer está cambiando, ahora se ven más hombrunas y luchan hasta la muerte por verse femeninas, los hombres como están haciendo trabajos propios de la mujer, sus cuerpos también están cambiando, y al adoptar una postura maternal, se han vuelto y se ven más afeminados.
La naturaleza del hombre es distinta a la de la mujer y no es lo mismo el cuidado de mamá que el de papá, por muy bueno que sea papá. Si mamá a veces pierde la paciencia y grita imagínense a papá, cuya naturaleza no es estar de niñero, lamentablemente no cuenta con la delicadeza, la ternura, la paciencia y entrega incondicional de mamá y para lograrlo debe perder algunos atributos propios de su género. Ahí radica parte de la incidencia de la homosexualidad, el lado femenino del hombre se ha desarrollado aceleradamente, y el lado masculino de la mujer se ha desarrollado demasiado y también muy a prisa.

Los hijos, que son los que llevan las de perder en todo esto, ya no saben quién es papá o quien es mamá, los varones que antes admiraban a su padre y trataban de imitarlo ahora resulta que admiran más a su madre y quieren imitarla, ahí está el peligro y riesgo de la homosexualidad, lo mismo está pasando con las hembras, se han cambiado los roles y los hijos están muy confusos al respecto, están protestando de manera salvaje para llamar la atención de sus padres, especialmente la de sus madres, pues inconscientemente las culpan de la falta de amor y afecto en sus vidas, papá es bueno pero  impaciente, se siente relegado, está amargado y es duro con ellos, mamá por otro lado ha cambiado, está muy cargada de responsabilidades, agotada y se ha vuelto indiferente, por lo que son más rebeldes cada día, más exigentes y más intransigentes, más incomprensibles e intolerables y por ende más infelices, pero toda esa suma de más, solo es para ocultar los menos que hay en sus vidas, menos cariño, menos comprensión, menos interés y tiempo de sus padres hacia ellos, menos ternura y obviamente, menos lazos de amor, porque tanto la madre como el padre están hastiados de sus vidas y sus luchas y no tienen ni el tiempo ni la disposición de hacer de niñeros con la vehemencia, paciencia y ternura que esto amerita.




Para los padres los hijos, se han convertido en los preciados trofeos que tan pronto se ganan se olvidan en un rincón, sí, porque muchas veces prestan más atención y cariño hacia las mascotas que hacia ellos, mas interés hacia el trabajo y el mobiliario de la casa que hacia ellos, es duro decirlo así, pero sabemos que es la gran realidad. Los ven como criaturas en las que están invirtiendo una cantidad considerable de dinero, se están matando trabajando por ellos y sacrificando sus vidas para darles una buena educación y complacerlos en todo lo que quieren y ni siquiera lo agradecen, piensan que son unos desconsiderados, y descargan su ira y frustraciones en ellos y los culpan de su destino, pero en el fondo, aunque no lo admitan, saben que no es así, no son los hijos los que quieren esa vida, son los padres que quisieron tenerla cuando tenían su edad y como no pudo ser, se la están proporcionando a los hijos, pero ¿Quien dice que esto es lo que ellos necesitan, lo que ellos desean, y lo que les va a dar felicidad?, esa es la felicidad de los padres, no la de ellos y ni siquiera es la de los padres actualmente, sino la que creían que sería su felicidad en una época muy remota ya, y como no hay vuelta atrás, reviven y recrean esa fantasía en la vida real de sus hijos, pero padres e hijos son todos muy infelices.

Si los hijos son exigentes y no se cansan de pedir esto o lo otro es solamente porque esa fue la educación que recibieron, lo que les enseñaron, ya que los padres empezaron a cubrir su falta de cuidados, afecto, tiempo y amor desde que eran muy pequeños con obsequios y regalos que cada vez costaban mas, eran muy caros, creyeron que esas cosas podrían llenar su vacio y cuanto daño les hicieron y se hicieron con esto.
Si la joven del concurso, no se dio a entender, tal vez ni siquiera ella misma se entendió, por lo menos que quede claro que lo está ocurriendo en el mundo no es evolución, la evolución es paulatina, hacen falta miles de años para evolucionar y el hombre tiene mucha prisa en sus cambios, en los últimos 35 años se ha avanzado más que en los dos milenios anteriores, esta revuelta, estos cambios tan abruptos en tan poco espacio de tiempo, este caos, no es porque el mundo está evolucionando, sencilla y tajantemente es porque está REVOLUCIONANDO. 
Como soporte a esta argumentación les copio estas definiciones de TheFreeDictionary:
Evolución: Proceso gradual de cambios acumulativos mediante el cual los seres vivos han variado a lo largo de sucesivas generaciones desde los primeros organismos unicelulares hasta el conjunto actual de complejos organismos vivos de nuestro planeta.   
También evolución es: Cambio o transformación gradual de algo, como un estado, una circunstancia, una conducta, una idea, etc.
Revolución: Cambio brusco y no violento en el ámbito social, económico o moral de una sociedad o en la manera de tratarse o hacerse algo.
También revolución significa: Transformación radical de la sociedad que implica, básicamente, la toma del poder por parte de una clase antes dominada, y la instauración de nuevos valores y objetivos.

Obviamente en eso estamos, en la toma del poder por parte de la mujer (genero discriminado y ultrajado por miles y miles de años), estamos en la instauración de nuevos “valores y objetivos”, la mujer aunque no haya sufrido los abusos en carne propia, a veces sin razón aparente se muestra hostil con el hombre, está aprendiendo a odiarlo, a aborrecerlo, lleva guardado en su código genético, todo el dolor y la humillación que sufrieron por miles de años sus hermanas de género, está resuelta a tomar las riendas de su vida, a tomar venganza, duélale a quien le duela, sacrifíquese quien se sacrifique, esa es la dura realidad, mientras no demos cabida al perdón en nuestros corazones y los perdonemos y nos perdonemos nuestra sumisión, seguiremos en esta guerra de sexos luchando por el poder. 
Mientras tanto… ¡Sálvese quien pueda!


Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Tu también lo puedes lograr

Quiero compartir con ustedes un texto (cuyo autor desconozco), solo sé que data de muchos años atrás. Mi padre me lo dio hace unos cuantos meses, y me comentó que este escrito fue lo que lo motivó a programarse para que el paso de los años no lograra envejecerlo mucho.
Me contó que estando en primero del bachillerato, este texto llegó a sus manos y además de que le sirvió para desarrollar la rapidez en su clase de mecanografía, le hizo ver que tanto la juventud como la vejez son actitudes mentales, que la edad nada tiene que ver con los años cumplidos y vividos, sino con el goce y deleite que se tenga por la vida y el interés de seguirla disfrutando a plenitud, enfocándose más en las cosas positivas y placenteras que nos regala y minimizando los efectos negativos que producen la falta de alegría, permitiendo que ante todo predomine el entusiasmo, la pasión, la perseverancia y la alegría de ejercer el arte de vivir.

Mi padre dice que está programado para vivir al menos 120 años, siempre que no sea una carga para nadie. Dentro de dos días cumple 85 años y créanme que todavía esta joven para esa edad, luce muy bien física y mentalmente también, además de que goza de buena salud.

Bendiciones especiales para él y para todos los padres ejemplares y maravillosos como él.



A continuación el texto

TU PUEDES, SI CREES QUE PUEDES
Equilibrio de la personalidad

“La juventud no es un momento de la vida, sino un estado de ánimo. No es un asunto de mejillas sonrojadas, labios rojos y miembros ágiles  es un exponente de la voluntad, una cualidad de la imaginación, un vigor en las emociones; es frescura en las profundas y renovadas fuentes de la vida. Juventud es el predominio del coraje sobre la timidez, el deseo de aventuras sobre el amor al ocio. Y estas condiciones se dan con frecuencia mas en un hombre de cincuenta años que en un muchacho de veinte”.

“Nadie se convierte en anciano por el mero hecho de vivir cierta cantidad de años; se vuelve viejo aquel que traiciona sus ideales. Los años arrugan la piel, pero la falta de entusiasmo apergamina el espíritu. Preocupaciones, dudas, temor y desesperación, he ahí los años interminables que agobian al hombre y debilitan su espíritu, arrastrándolo en el polvo de la derrota”.

“Ya tenga sesenta o dieciséis años, en todo corazón existe el amor a lo maravilloso de la vida, el dulce encanto de contemplar un cielo estrellado y desentrañar el oculto significado de las cosas y los pensamientos humanos; el eterno apetito por las enseñanzas que nos deja el transcurrir del tiempo y el encanto de este hermoso espectáculo que es la vida”.

“Eres tan joven como tu fe, tan viejo como tus dudas; tan joven como las esperanzas, tan viejo como tu escepticismo. En el centro de tu corazón existe una estación receptora; mientras ella sea capaz de recibir mensajes de belleza, esperanza, alegría, grandeza y poder de todo lo que emana la naturaleza, los otros hombres y el infinito; mientras esa estación conserve la maravillosa condición de captar las ondas de la vida, te conservaras joven.

Cuando algunas partes de ese receptor maravilloso dejen de funcionar y toda la estación sea cubierta por las nieves del pesimismo y los hielos del descreimiento, entonces te volverás viejo, entonces… 

¡Que Dios tenga piedad de tu alma!”. 
   

Hasta aquí el texto.



Les dejo con esta frase:

“La mente puede conseguir cualquier cosa que sea capaz de concebir”  Clement Stone.



Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 17 de septiembre de 2013

Ellos están aqui

Todos estamos viendo y sintiendo en carne propia que el planeta se está calentando. Las causas principales muchos las atribuyen a la depredación masiva de los recursos naturales y los abusos cometidos con estos, como los daños que ocasionan las grandes industrias y el desarrollo de tecnologías, todo producto de la ambición desmedida del hombre, otros sostienen que las causas son naturales y que no hay forma de evitarlo aunque el hombre intervenga a su favor, no porque ya sea tarde sino porque a la naturaleza y sus cambios evolutivos no la detiene nadie.


La realidad es palpable, nos estamos quemando vivos, nuestros polos se derriten y según los científicos hasta el centro de la tierra ha sufrido unas alteraciones inexplicables en su magnetismo, lo cual influye en todos los habitantes del planeta y de ahí se derivan todos los acontecimientos catastróficos, insólitos e incomprensibles y los cambios de comportamiento en la conducta humana.

Me parece que el cambio es inminente aun el hombre no hubiera interferido, pero estoy de acuerdo en que la ambición del hombre ha contribuido a acelerar y violentar esos cambios que de seguro hubieran sido más paulatinos y menos traumáticos. También me ha surgido otra hipótesis que aunque suene descabellada (que no les asombre viniendo de mí), tiene mucho sentido para mí y explica muchas cosas extrañas que están sucediendo actualmente en el mundo y particularmente me están ocurriendo a mí y a algunos familiares y amigos.

Mi hipótesis se basa en que dicho calentamiento también se debe a que “Ellos están aquí”, “Ellos”, son seres de luz y energía que nos han guiado y ayudado en diferentes ocasiones para evolucionar hasta el punto en que nos encontramos hoy, son millones de seres, con una energía inmensa, se agolpan entre nosotros, lo que nos produce mucho más calor a nosotros y al planeta, ya que su energía es mil veces más intensa y deslumbrante, más poderosa que la nuestra, no son visibles a nuestros ojos aunque muchos hemos visto con frecuencia destellos de ellos, se escuchan comunicándose, murmuran algo entre ellos, interceden por nosotros, a veces hasta los podemos sentir a nuestro lado, otras veces se nos acercan en sueños y nos dan información valiosa, nos observan y esperan el momento preciso de entrar en acción, de tendernos la mano y ayudarnos a dar por fin el salto esperado.

Su radiación nos produce un calor excesivo cuando están muy próximos a nosotros, no sé si pueda detectarse o medirse con aparatos sofisticados, pero si sé que es capaz de sentirse en la piel y en el interior del ser, por eso suele quemarnos por dentro también como una ola de calor intenso, es como si ellos estuvieran también en nuestro interior, como esperando el grandioso parto de la nueva humanidad, saben que muy pronto romperemos fuente, se abrirá el cascarón del planeta y nacerá un nuevo hombre, un mundo nuevo, perfecto, libre de dolor, odio y guerras, un mundo de luz lleno de amor.



Si, ellos son también causantes del calentamiento global, son tan activos y candentes como los volcanes, se desplazan a grandes velocidades, su magnetismo es tan poderoso que está reduciendo al mínimo el del planeta, su presencia es la causante en parte de esta revolución, la idea es ayudarnos a acabar de despertar, darnos el empujón que nos hace falta, están ansiosos porque enfrentemos y superemos nuestros miedos del pasado y miremos al futuro con ojos claros, llenos de luz y porque vivamos el presente con confianza plena, sabiendo que sí, que se pude saltar sin perder el equilibrio, sabiendo que somos capaces de soportar cualquier reto a cambio de nuestro tan esperado regreso a la fuente y estar conscientes de lo que somos y para lo que fuimos creados. 

Todos hemos puesto nuestro grano de arena a favor del cambio, a favor del calentamiento global, a favor del despertar definitivo, nadie queda exento, y aunque paguemos unas consecuencias inmediatas muy dolorosas, sabemos que al final todo habrá sido para alcanzar nuestro fin determinado y convertirnos en “Ellos”, en seres de luz, energía y amor que sirven de guía y apoyo para mantener el bienestar y el equilibrio del universo. Porque como bien dice uno de los versos del poema “Desiderata”, "sea que nos resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera". 


Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Gestando y estrenando alas

Desde hace ya unos años atrás, cuando mi mente empezó a cambiar y expandirse hacia otros horizontes, mis dudas e interrogantes también lo hicieron y aumentaron en cantidad y profundidad adentrándose en otras dimensiones, partiendo ya de algún tipo de certeza intuitiva que por alguna razón me resulta irrefutable. Con la amplitud de mi mente soy capaz de darle el beneficio de la duda, a cosas que a simple vista parece descabellado afirmarlas o pensarlas tan siquiera.
En otras palabras me he puesto aparentemente más chiflada de lo que era (que ya es mucho decir), pero sé y está más que comprobado, que hay infinidad de cosas que la lógica y la razón son incapaces de demostrar y los cinco sentidos más conocidos incapaces de captar y entender, pero yo siempre trato de ir mas allá de lo aparente, como dicen “me encanta buscarle la quinta pata al gato”.

Pues bien la cosa es que hace ya varios años he empezado a sentirme como cuando estaba en estado de gestación o gravidez, o sea, embarazada. Algunas sensaciones se parecen bastante y otras son nuevas por completo. Sé que físicamente hablando es “casi” imposible que una mujer pueda dar a luz, como se dice biológicamente hablando, parir, un espécimen distinto al de su naturaleza, pero metafísicamente hablando podemos parir cualquier cosa que se esté gestando en nuestro interior, incluso en este caso el sexo no importa, también los hombres son capaces de parir, ya que se traspasa del ámbito físico o material, y se refiere más bien al ser, a ese ente de energía y poder que somos.


No tengo muy claro aun que estoy gestando en mi interior, ni cuánto tiempo tomara en madurar y poder parirlo, pero algo me dice que me estoy gestando a mí misma. El hecho de estar en estado de gestación es maravilloso, tanto en el caso de tratarse de traer un hijo al mundo, como en el caso de gestar algún proyecto o movimiento liberador, como ha ocurrido en la historia de muchos países del mundo. Esto nos produce ilusión, alegría, nos da fuerzas y esperanzas, nos da poder, pero el hecho de gestarse a uno mismo es más grandioso y gratificante aún, más relevante y esperanzador, pues la incertidumbre que tienes en los otros casos no te atormenta, sabes 100% que todo estará bien y serás mejor que antes, más completo y más sabio, sabes que serás auténticamente libre y feliz, este tipo de gestación nos da alas. 
Si, así es, estoy gestando alas y deben ser muy grandes y fuertes para que me puedan llevar hasta donde mi espíritu indomable quiere llegar, al confín del mundo y poder constatar que no existe un solo rincón donde no reine la paz, la felicidad y sobre todo el amor. 

También sé, que al igual que yo, existen muchos seres humanos que están en estado de gestación, cada día el número aumenta, es un renacer individual y al mismo tiempo colectivo por lo masivo que es. Estemos atentos y alerta, porque así como la gestación ha sido difícil, por la cantidad de malestares colectivos que ha provocado por lo masivo que es, también la labor de parto será ardua, debemos fortalecer bien nuestro espíritu para colaborar todo lo que podamos, hasta que llegue el momento definitivo de parir una nueva humanidad.

Estamos gestando alas y sé que en un lapso de tiempo no muy prolongado estaremos como dice la dirección web del  blog: “Pariendo felicidad auténtica”, algunos se nos han adelantado, y ya incluso están estrenando sus alas, sus primeros aleteos han servido de estímulo y de inyección para provocar nuestro grandioso embarazo.

Deseo con toda mi alma que tengas un parto formidable y un vuelo espectacular.


Nota: Les recomiendo un PPS con un buen mensaje para alzar el vuelo que se titula  “Corta tu rama”.

Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Destellos de sabiduria

Cuando empezamos a despertar a la vida, y a entender un poco mejor el objetivo y finalidad de esta, adquirimos cierta sabiduría o certeza de cosas que no nos enseñaron nuestros padres, ni maestros ni ningún libro. Es como cuando acabas de despertar de un profundo sueño reparador y pierdes momentáneamente la noción de todo, hasta que por fin te despertar bien y estás alerta y recuerdas…, sabes perfectamente quién eres y dónde estás, todo esto ocurre en fracciones de segundos.  


Lo mismo pasa con el despertar de la conciencia, sabes cosas, las puedes afirmar sin temor a equivocarte, la diferencia aparentemente es que en esta ocasión no sabes cómo lo sabes, no conoces la fuente, pero en realidad sí la conoces, lo que ocurre es lo mismo, recuerdas…, cosas, aprendizajes, conocimientos, tienes percepciones e intuiciones aprendidas en un pasado reciente o tan remoto como la humanidad misma, esos recuerdos aparecen como un destello y ¡Zas! Se te hizo la luz, tu cerebro comienza a pensar y a razonar de manera diferente. Tu razonamiento ya no parte de una duda, si no de una certeza y a partir de aquí empiezas a crecer, saber, intuir, asegurar y sobre todo a sentir y ver el mundo de una manera completamente distinta. Si eras huraño, te vuelves mas sociable y confiado, si eras alegre tu alegría se multiplica, si te creías superior empiezas a ver el valor de los demás y a igualarte a ellos, en fin te conviertes indudablemente en una mejor persona, lo cual debería ser uno de nuestros mayores objetivos en este plano físico.


Al principio esos destellos de sabiduría, como los llamo, suelen ser muy espaciados, luego según vamos despertando y desbloqueándonos, o sea, adentrándonos cada vez más en nosotros, en nuestro interior, estos se vuelven más frecuentes y comunes y ocurre algo sorprendente, “al adentrarnos, salimos”, me explico, mientras más profundo penetre dentro de mí, más expuesta estoy, más libre y más me identifico con el mundo exterior, lo veo con ojos nuevos, diáfanos, lo veo como me veo a mi, vivo y lleno de vida, rebosante de energía pura y concentrado en crear belleza y expandir amor por todas partes, veo cosas buenas y maravillosas y aunque las estadísticas digan lo contrario pienso que el mundo es todavía un lugar agradable para vivir.

Claro está que ese pensamiento, aunque es real, al irse el destello también se va, y me aflijo al pensar en lo difícil que se ha puesto este mundo para vivir alegremente en él, pues veo otra aparente realidad a mi alrededor, ya que las estadísticas de las cosas positivas ni se calculan ni se publican en los medios, solo las negativas. Lo que me dice que debemos trabajar duro para poder mantenernos adentrados en nosotros mismos, conocer nuestra belleza interna y sacarla a relucir al exterior embelleciéndolo. Debemos ver la vida y el mundo al revés, desde adentro de nosotros hacia afuera y no cómo lo vemos, de afuera hacia adentro, debemos reflejar el mundo y no que él se refleje en nosotros. 


Nuestro ser interior, su pureza, es una especie de filtro que desecha todo lo contaminante y toxico que existe afuera, exactamente como funciona nuestro cuerpo físico internamente, renovándose y limpiándose constantemente, así mismo debe funcionar nuestro cuerpo emocional y energético, nuestro cuerpo astral, renovando y limpiando todo lo que lo puede contaminar e intoxicar nuestro mundo. Somos los riñones, hígados, pulmones, etc., del planeta, juntos conformamos el corazón mismo de este. Cuando esos órganos dejan de ejercer sus funciones adecuadamente en nuestro cuerpo físico, enfermamos y hasta morimos, del mismo modo si nuestro cuerpo astral deja de ejercer esas funciones, el planeta enfermará y morirá.



Es por eso que nuestro fin primordial es la iluminación, que no es más que eso, estar claros y conscientes de nuestro poder interior y usarlo como es debido. Los destellos, son el comienzo, ayudan, pero no debemos quedarnos ahí, hay que seguir aumentando esos destellos en frecuencia y longitud de frecuencia hasta que se hagan tan continuos y prolongados, que los espacios de oscuridad entre ellos no existan, o sea, hasta que solo veamos luz radiante, hasta que masivamente alcancemos la iluminación y nuestro planeta, que es nuestro hogar, ante los ojos del universo, brille igual que una estrella, como si tuviera luz propia.           



Harolina P. Fluyendo armoniosamente.


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Al rescate de lo perdido

En estos días llegó a mis manos un libro que se titula “Sumergirse dentro de sí”, de la sicóloga clínica Fernanda Parolari Novello, un libro escrito con la intención de ayudar al ser humano a conocerse mejor mediante el autoanálisis y la aceptación de los hallazgos interiores, aunque nos cueste, con el objetivo de corregir, mejorar o eliminar los defectos y condicionamientos y ser auténticos y felices. Lo considero un buen libro para empezar a descubrirnos internamente y aceptar quiénes y cómo somos en realidad y por qué actuamos de la forma en que lo hacemos generalmente.



Algo parecido a esto es lo que he estado haciendo en los últimos años de mi vida, después que comencé a despertar a muchas realidades. Yo le he llamado “Al rescate de lo perdido”, pues se trata de una búsqueda de nosotros mismos, o más bien, un buscar el momento justo en el cual nos perdimos de vista, dejamos de reconocernos internamente y ser auténticos, para acceder a los condicionamientos externos y dejarnos influenciar y así ser del agrado de los demás y ser admirados y queridos por la gran mayoría, aunque en el fondo sufriéramos nuestro propio rechazo que es más, importante y vital que el rechazo de los demás, ya que aunque todos te adoren, si tú no te aceptas y amas, tampoco serás feliz.

Lo ideal es equilibrar nuestra personalidad, ante todo aceptarnos, aprobarnos y luego tratar de tener la aprobación al menos de los seres de nuestro entorno que sabemos que están en armonía con la vida, ya que las personas que sufren desequilibrio emocional y los amargados, nunca serán capaces de aceptar a nadie. 
 
Recuerden siempre estas dos frases cuyos autores desconozco:

“Preocúpate más por tu conciencia que por tu reputación. Porque por tu conciencia eres lo que eres y por tu reputación eres lo que los otros piensan de ti. Lo que los otros piensen de ti, es problema de ellos”.

“Todos ven lo que aparentas, pero pocos ven lo que realmente eres”


Sé que no vivimos solos y que necesitamos del afecto y las relaciones con los demás, pero no permitas que para lograr ese afecto y mantener esas relaciones, el precio a pagar sean tu autenticidad, tu integridad y tu felicidad, así no vale la pena sociabilizar, ni ser querido, es preferible vivir aislado y en soledad si eres feliz contigo mismo, que vivir rodeado de personas y momentos que hacen que en tu interior te rechaces y te odies y te hagas la vida insufrible e infeliz. Pues aunque en el momento, cuando eres el actor, aparentes estar a gusto y ser feliz, en el fondo, cuando estás en soledad, revives el momento y no eres más que un espectador, te repugna ver tu actuación, ver como ejecutas tu papel tan fielmente al guión que otros hicieron para ti, pero tan alejado de ti, de tu  realidad, de tu autentico ser, por lo que no puedes evitar el sufrimiento.  


Salgamos al rescate de lo perdido, vinimos completos a este mundo y en algún lugar del camino perdimos algo muy importante y necesario para seguir adelante con alegría, entusiasmo y amor. Rebusquemos bien en nuestro interior, en el zafacón de nuestro pasado, pues es ahí donde encontraremos nuestro gran tesoro, del que nadie nos puede despojar y tomarlo para sí, pero del que nos despojamos y echamos al olvido sin saber lo que hacíamos. Debemos recogerlo y volver a integrarlo, a instalarlo en nuestra conciencia, aferrarnos a él y tratar de no perderlo de nuevo, pues ese tesoro es nuestro mayor Don, nuestra Dádiva y Gracia Innata, regalo del universo para cumplir nuestro cometido en la vida con felicidad autentica.

Así, como en la historia de la humanidad, hay un eslabón perdido, de la misma forma en la historia de cada ser humano también hay un eslabón perdido, la buena noticia es que este es más fácil de encontrar que el otro, pues este depende de cada uno de nosotros, es individual, el otro, depende de un sin número de factores y hallazgos colectivos, antiquísimos, sumergidos en lo más profundo de nuestra historia, cubierto por millares de capas de evolución, por lo que se hace más difícil encontrarlo. 

Sumérgete dentro de ti, y rescata ese ser tan valioso que hace tiempo perdiste.




Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Coqueteando con la belleza de la vida

No acostumbro a salir mucho a la calle, soy hogareña por naturaleza y disfruto mucho estar en mi hogar, al menos no me gusta hacer salidas innecesarias, solo por el simple hecho de salir y estar en el medio, no señores, soy más bien de las que pagan por no hacerlo y solo salir cuando el cuerpo y el alma lo piden y desean. Así que encajo más bien en lo antisocial e introvertida.

Hay muchas ocasiones en las que hay que hacerlo por compromisos que no podemos eludir y otras por ser complacientes con los otros. Pero eso sí, el día que decido salir por cuenta propia es como si algo me impulsara a hacerlo y nada me pudiera detener, así que lo hago con ganas, lo disfruto y me siento libre, con deseos de volar, cuando lo hago así, estoy 100%  en la salida, la bebo sorba a sorbo, me la regalo y me pongo a coquetear con la belleza de la vida.

Me fijo en esto o en aquello, saludo y le sonrío a la gente, mi corazón canta y baila de felicidad y le guiño un ojo a la naturaleza, coqueteo con el viento, enamorando a las nubes, al sol, la luna y las estrellas, en fin, es como si fuera protagonista y espectadora a la vez, hago las cosas, pero al mismo tiempo me veo a mi misma hacerlas, y las disfruto el doble, eso se siente genial. 


Camino, aprecio los arboles, las flores, el paisaje, no importa si estoy sudada, desaliñada o como sea, me siento sumamente joven, bella, llena de vitalidad, con unas energías que no me pertenecen, no se corresponden con mi edad física. En esos momentos sé que no es mi cuerpo el que está presente gobernando la situación, sino mi espíritu inmortal, el que no envejece (no recuerdo que le haya celebrado nunca un cumpleaños), ese espíritu radiante, pleno de riquezas, es el que está a cargo en esos momentos de felicidad que me hacen respirar la vida, olerla, sentirla, transpirarla por los poros, gozarla y agradecerla.

Creo que por esa razón es que soy rosca izquierda como dicen, porque no me gusta hacer las cosas solo por hacerlas, por seguir la corriente, la moda, por complacer, etc., como dije antes, a veces hay que ceder, pero cuando hago las cosas sin presiones ni obligaciones, solo por el mero deseo de que las quiero hacer, soy completamente autentica, soy simplemente “YO” y canto, bailo, coqueteo con la belleza y le pido amores a la vida, pero…, no espero su respuesta, nunca la escucho por temor a que me diga “SI” y me enamore locamente de ella, eso sería genial, podría convertirme en la mujer maravilla, pero por ahora aspiro ser tan solo …, una maravillosa mujer.



Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Sensación de balanceo

Hace como un año yá, empecé a experimentar una sensación de balanceo, como si me estuvieran meciendo, como sucede cuando hay ligeros temblores de tierra, me pasaba con bastante frecuencia y llegué a comentarlo con mi hija mayor, que es bastante despierta y perceptiva. Para mi sorpresa también a ella le estaba sucediendo lo mismo, aunque no tan frecuente como a mí.
A raíz de esto me surgió una interrogante, ¿Por qué mecen a los bebés?
Hice una pequeña búsqueda en internet y encontré varias respuestas, copié algunas  y una recomendación final que me pareció apropiada también incluirla como parte de la búsqueda,  aquí se las dejo:
 

¿Por qué mecen a los bebés?


Respuestas

1.- “El balanceo es un movimiento monótono y rítmico que conecta con la seguridad y el equilibrio, en todos los sentidos.
Por un lado, el balanceo trabaja sus conexiones neuronales más profundas. Por otro lado, los ritmos predecibles y monótonos conectan con la estabilidad del niño. El bebé se va confiando, y cuanto más conocida es la situación o el ritmo más se relaja, más endorfinas libera, más se adapta al entorno”.
2.- “Es como un instinto natural. Cualquier persona que toma un bebé en sus brazos y este empieza a llorisquear o estar inquieto, comienza instintivamente a mecerlo. Sentimos que así se calman más rápido, que a ellos les gusta el movimiento”.
3.- “Todos amamos las hamacas, de niños y de grandes. Es una linda sensación mecerse. Supongo que a los bebés también les gusta pues sino llorarían más aún”.
4.- “Es una forma de relajarlos. Es como a nosotros con el vaivén de las olas, a algunos nos relaja por que vienen y van, es el mismo movimiento”.
5.- “Porque supuestamente les recuerda al movimiento que sucedía en el útero”.

Recomendación

“Abrace y cargue a su bebé cuantas veces usted desee. No se preocupe de que puede malcriarle. ¡Se supone que a los bebés hay que mimarlos! Mientras lo tiene en brazos, comparta el abrazo con el resto de su familia. Todos se sentirán mucho mejor. El bebé también siente movimientos desde muy temprano. Movimientos como mecer o caminar, ayudan a calmar al bebé que llora. Acuérdese, el bebé pasó nueve meses flotando en su útero, así que está acostumbrado a mecerse y a moverse. Cargando a su bebé en posición vertical le permite mirar a su alrededor, así tal vez llore menos”.

Bueno, hasta aquí lo copiado de internet, ahora bien de algo si estoy segura, el balanceo constante y continuo calma al bebé o termina mareándolo, por lo que finalmente se duerme (a menos que le aqueja algún dolor o problema de salud) en algunos casos, los menos comunes, este balanceo produce un desequilibrio que suele irritarlos más.

Lo cierto es que no sé a quien le gusta más, si al bebé, o a la persona que lo mece, pues al mismo tiempo se balancea un poco también y se siente igual de mimado que el bebé. Definitivamente a todos nos gusta la sensación de estar meciéndose, es placentera y nos devuelve a la infancia.



Las hamacas, usadas desde los aborígenes, las mecedoras, los columpios, los catres que se mecen, los sillones dobles de madera o metal que se balancean y en algunos lugares son muy usados por las parejas…, en fin, todo lo que nos proporcione esa sensación tan agradable de balanceo, especialmente si es suave, tiende a relajarnos y nos hace sentir cómodos y consentidos, mimados, es algo que al parecer lo tenemos bien arraigado en el ser y creo que viene desde mucho antes de la concepción. El esperma esta fluyendo en el liquido seminal, el óvulo que es un huevo en sí, también flota en una medio liquido o semi-liquido, nos engendran y flotamos en el útero por nueve meses, pero creo que antes de eso, ya somos entes flotantes del universo.

Somos energía en constante movimiento, pura, vibrante, dicha vibración desencadena un movimiento oscilatorio que nos hace sentir como si flotáramos en el aire, nos provoca un leve movimiento de vaivén como el de las olas, el de un sube y baja suave, discreto, esto se puede comprobar fácilmente haciendo ejercicios, especialmente en las meditaciones dinámicas o activas de Osho, para abrir los chakras, cuando ejercitas los músculos y te detienes, la energía sigue fluyendo, sigues oscilando y sientes como si todavía te estuvieras moviendo, mientras esa energía acumulada no se disipe, la vibración continúa por todo tu cuerpo y la sensación de vaivén sigue aunque en realidad estés quieto.

Pero esa quietud es relativa, siempre nos estamos moviendo, vibrando, solo que generalmente no lo percibimos por lo distraídos y desconectados que estamos de nuestro centro. Cuando hacemos una conexión, aunque sea breve lo notamos, sentimos el movimiento ondulatorio, ese mismo movimiento que tienen las olas del mar.

Por esto estamos tan familiarizados con esa sensación, forma parte de nosotros en lo más profundo del ser, por lo que difícilmente podamos desvincularnos de ella, por eso nos gusta, porque además de ser agradable, nos conecta con nuestra verdadera esencia, nos devuelve la tranquilidad y la seguridad de saber que el universo se balancea suavemente y nosotros con él, como lo que somos, como un todo.   


Harolina P. Fluyendo armoniosamente. 



Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.