jueves, 20 de octubre de 2016

Defiende tu paz interior

De todos es sabido que actualmente vivimos tiempos muy difíciles, las personas andan rumiando sus angustias y pesares producto del acelerado mundo en el que nos ha tocado desenvolvernos y desarrollarnos como individuos y como colectivo humano. En vista de ese acelerado curso de la vida, mayormente nos vemos en la necesidad de protegernos y salvaguardarnos de las embestidas humanas y de las propias, producto del miedo a perder lo que con mucho esfuerzo hemos logrado y que entendemos es nuestra tabla de salvación aunque en realidad no lo sea.

Esto lo hacemos sin reparar mucho en lo que es lo mejor para nosotros, ya que una gran mayoría de la población mundial está actuando por impulso, como una reacción en cadena, sin detenerse a pensar en las consecuencias inmediatas y a largo plazo. La neurosis colectiva ha generado pánico a todos los niveles y en todos los estratos sociales.


Producto de esa neurosis el mundo está convulso y ese estado de nervios que se respira en casi todo el planeta, ha dado origen a grandes catástrofes humanas, lo cual ha llevado a que revisemos nuestro accionar y comencemos a pensar diferente, a actuar diferente y a tratar de vivir diferente. Muchos están cambiando de actitud, se están dando cuenta de que las prisas solo engendran catástrofes y que la violencia solo trae violencia.


Cuando algún evento externo te roba la tranquilidad y la paz interior, tu mundo se vuelve caótico y tormentoso. Si eres de los que están actuando por impulso, al ritmo de la moda y los tiempos modernos, sería bueno que sopesaras tus días y tu vida, que tan feliz o infeliz te sientes y cuales crees que son las causas inmediatas.

Aunque creas que el mundo se te está cayendo encima, existe un orden establecido en el universo que difícilmente permita que esto ocurra, de ninguna forma lo hará, solo es tu impresión, es tu aturdimiento mental el que te hace creer eso, debido a que la velocidad a la que te estás moviendo, tanto interna como externamente, no se ajustan con la velocidad que se necesita para mantenerse armonizados y equilibrados en conjunto con el planeta, el cual ha tenido que bajar la marcha y desacelerarse para poder mantenerse en equilibrio. 


Trata de estar y mantenerte en control, no permitas que nadie ni nada te robe tu paz interior, no la negocies ni le des autoridad a nadie para que la dirija, ya que es a ti y solo a ti, a quien directamente le afecta, y seguirá afectando por generaciones futuras. 


Si permaneces en paz internamente, es seguro que tu vida y tu entorno serán más llevaderos y agradables, le sonreirás a la vida y esta te sonreirá a ti, no le quedará de otra. Recuerda que tanto la alegría como la tristeza son contagiosas, procura que si vas a contagiar algo, sea alegría, es el mejor antídoto contra la desarmonía. 


Defiende tu paz interior conservando tu estabilidad emocional, trata de doblegar y vencer a ese mal genio que habita en ti, la mejor manera de hacerlo es visualizándote sonriente y feliz ante cada provocación que recibes  o crees recibir, veras que no tiene nada que ver contigo, tan pronto como la desvíes, se desvanecerá. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.