lunes, 29 de agosto de 2016

!Buen viaje por la vida!

Mayormente andamos por la vida en busca de la supuesta felicidad. Para muchos no es más que una utopía, para otros el tesoro mejor guardado y para la gran mayoría es algo pasajero, viene y va, lo asocian a los buenos y agradables momentos de la vida.

Pero en sentido general felicidad es andar alegre y despierto por la vida, viviendo de lleno cada momento sin hacer dramas rememorando un pasado ya pasado y sin hacer crisis angustiosas por un futuro que no llega aún. Felicidad es simplemente estar presente en su vida, sentirla, palparla, saborearla, vivirla y disfrutarla tal cual llega, tanto en los buenos como en los malos ratos. En los buenos disfrutamos con risas y algarabías y en los malos con llanto y lamentaciones, pero disfrute al fin y al cabo, pues ¿Quien no disfruta llorar cuando esta triste y lamentarse cuando se ha equivocado o fracasado?, ese es el verdadero disfrute y la verdadera felicidad, no reprimir las emociones, sino dejarlas salir y ser.


La felicidad no está en ningún lugar, es un regalo que llevamos con nosotros siempre, solo que pocas veces lo abrimos, agradecemos y apreciamos. Así de rápido y fugaz como nos lleva la muerte, también se nos va la vida, en vacíos existenciales, en nada concreto. Somos fantasmas jugando a estar vivos, pero incluso los fantasmas poseen emociones y hacen lo posible por transmitírnoslas, así que, honremos el privilegio que es tener una vida a nuestra disposición para hacer lo que deseamos fervientemente, sin justificarnos, sin excusas ni reservas, sin demoras ni vacilaciones eternas, simplemente ¡Vivamos!

No sé a qué se deba que mayormente nos pasemos la vida buscando un norte, un eje que nos sirva de soporte o de referencia para girar y girar al igual que los astros celestiales y planetas giran en el mismo centro y lugar sin aparentemente avanzar, pero les diré que no necesitamos un norte ni un eje, ya que nosotros mismos somos el norte o el eje, de nosotros parte todo lo que hemos creado y existe y a nosotros regresa crecido y multiplicado.


La vida es un viaje en el que muchas veces nos sentimos solos y a oscuras, pero trata de aprovechar ambas sensaciones siempre, deja que la oscuridad te inunde y te deje usar otro tipo de visión más clara, esa que te permita ver lo que te impide ver la luz que tanto anhelas, y reconoce que la soledad es una condición mental, no física, pues nunca estamos realmente solos y muchas veces se hace tan necesario estarlo que…

Plantéate y proponte disfrutar ese viaje como de niño disfrutabas de tus juegos y golosinas y en tu adolescencia de tus vacaciones de verano. Disfruta de tu vigor y candidez en tu temprana juventud; de tus hijos y tu familia si la has creado, de tus momentos de satisfacción y plenitud en la madurez; de tu sabiduría, tus capacidades y tus limitaciones en la vejez y de tus recuerdos y emociones nuevas en la ancianidad, cuando vuelvas a ser niño otra vez. 


Cada etapa tiene colores y matices diferentes pero cada una es bella y especial, con motivos sobrados para sentirte feliz, alegre y agradecido de haber vivido una vida plena. Enfócate de lleno siempre en el presente que vives, esto será el mejor regalo que atesorarás para resarcirte con tus recuerdos en tu ya bien avanzada vejez.

Los exhorto a que sientan plenamente su vida y vívanla sin mendigar ni postergar la dicha de existir, de disfrutar cada momento como si fuera el único y el último. 



Deseo de corazón que puedan ser felices en todo momento y lugar y que tengan un buen viaje por la vida.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2017/03/25/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.