miércoles, 19 de agosto de 2015

Reconociéndote

La mayoría de las personas nos pasamos por alto, para todo nos excluimos, nuestro enfoque es externo, siempre haciendo proyecciones hacia afuera, nunca hacia el interior, es por eso que se ha llegado a decir que los demás son nuestro espejo, ya que no hacemos ese reconocimiento interior, la vida se encarga de que lo hagamos a través de los otros.

¿Qué deseas de la vida?

Esa es tu mano, esa eres tú.


Pues ahí te tienes, solo debes encontrarte, somos luz, así que no debería ser difícil hacerlo, lo que necesitamos es dejarla salir y ser esa luz para el mundo. Tampoco tenemos carencias, si no abundancia, lo que necesitamos es estar conscientes de ella, está por doquier, solo es cuestión de quererla ver, compartirla y no tratar de acapararla, pues es ahí cuando la perdemos de vista, la abundancia se manifiesta solo cuando la dejamos fluir, si no lo hacemos se hace invisible a los ojos.

Reconócete, visualiza la luz que eres, extiende tu mano y deja que penetre en tu interior y toque cada fibra de tu ser, empezarás a sentirte pleno, a vibrar en sintonía con la vida, a resonar en abundancia, volverás a ser tú mismo y ya no necesitaras una mano amiga que te ayude, que te levante ni que te acompañe porque al verte te reconocerás y sabrás quien eres tú y al saberlo tendrás a tu disposición muchas manos, esas que tocaste con tu luz y tu amor.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.