lunes, 8 de junio de 2015

Un día especial

El 31 de mayo, último domingo del mes, celebramos en mi país, República Dominicana, el día de Las Madres.

Este año decidí romper viejos patrones de conducta y dedicarme ese día a mí, como madre que soy y disfrutármelo junto a mis tres hijos y esposo. Hace casi 28 años perdí a mi madre, hace casi 10 años perdí a mi segunda madre (mi madrina, que fue una madre para mí) y hace 9 meses perdí a mi tercera madre (mi suegra a la que también quise como una madre).
En lugar de pasarlo triste recordándolas y sin deseos de salir, este año sentí un llamado de la naturaleza para pasarlo en contacto con ella, fuimos al Jardín Botánico Nacional (hacía años que no iba) y lo pasamos muy bien. Fue divertido, hermoso y alegre compartir ese día junto a mis hijos y esposo con la madre naturaleza, disfrutar de su sol, la belleza del Jardín Botánico y las atenciones de sus empleados: el chofer del tren, la simpática joven que nos sirvió de guía en la ruta del tren y en el jardín japonés, la joven guía del museo, muy paciente y educada ofreciéndonos informaciones importantes de la flora y fauna de algunos lugares especiales y zonas protegidas del país, todos muy amables.

Además del ambiente alegre y cordial de los demás integrantes del tour que como nosotros decidieron pasarla con la madre de las madres, la madre naturaleza, tuvimos el placer de conocer unos turistas mexicanos que vinieron al país a una boda y decidieron conocerlo un poco antes de partir, personas bien avanzadas de edad pero que esto no fue traba para disfrutar el verdor y la caminata que ofrece el tour,  en realidad fue algo digno de repetirse al menos 5 veces al año.

Aquí les dejo algunas fotografías del jardín para que se animen a visitarlo, ya que además ofrece salones para eventos y hermosos paisajes para hacerse fotografías.










 !VIVA NUESTRA MADRE NATURALEZA!


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.