domingo, 7 de junio de 2015

El fanfarrón interno

El ego, nuestro peor enemigo, se ha vuelto nuestro amigo inseparable, pues mientras todos nos estemos enfocando en él, aún sea para concientizarnos de lo perjudicial que es y para desarmarlo y quitarle autoridad en nuestras vidas, estamos refiriéndonos a él con más frecuencia. Si nos mantenemos observándolo estamos más pendientes de él y todo eso lo único que consigue es darle más poder, atraerlo más. Es como cuando vigilas a un niño pequeño, si no le quitas los ojos de encima el niño está nervioso y siempre tratara de inventar algo, de hacer algo para contrarrestar el nerviosismo que le produce tu excesiva vigilancia, en cambio si te haces el desentendido, apartas la mirada y lo sueltas, milagrosamente ese niño se portara de manera ejemplar. Lo mismo sucede con el Ego, por eso, particularmente yo, le aplico la indiferencia, lo ignoro, conmigo no encuentra de que alimentarse, hace un tiempo que lo tengo pasando hambre, echado al olvido.

Últimamente todos hablan del Ego, muchos mensajes sobre él y como domarlo y mientras eso sucede el ego se está engrosando mas y mas, es como la campaña de “No a la guerra y Si a la Paz”, al final solo se consigue aumentarlas, ya que la guerra y la paz van tomadas de la mano, la estamos pronunciando a diario en todas partes y eso hace que se reproduzca más fácilmente, por eso hace mucho propuse tampoco hablar de paz, están estrechamente relacionadas y una cosa lleva a pensar en la otra, es mejor hablar de armonía. Con el Ego ocurre algo similar, y también lo llamo diferente, es nuestro fanfarrón interno, como fanfarrón lo puede ser cualquiera él no se da por aludido.

Está pasando algo muy particular en el mundo y nos estamos prestando para fomentarlo sin reflexionar sobre esto, las campañas contra el cáncer con el famoso lazo rosado, por donde quiera lo ves, y yo te pregunto ¿En qué piensas cuando lo ves? obviamente en el cáncer, ante cualquier tragedia de muerte un lazo negro (siempre destinándole la peor parte al negro), ahora anda circulando uno verde contra el abuso infantil para que lo propaguemos igualmente como se hace con el rosado y de nuevo te pregunto ¿En que pensarás cuando lo veas por todas partes? Por Dios, dejemos de ser utilizados como carne de cañón para propagar la negatividad, recuerda que en lo que estés enfocado eso surgirá. 

Se obtuvieron buenos resultados a favor de la guerra con la supuesta campaña en su contra,  igual ha pasado con el cáncer, nos está minando a todos, el maltrato a la mujer y los feminicidios mientras más campañas existen en su contra, mas se cometen, le siguen los abusos y maltratos infantiles y unos cuantos etcéteras más y nosotros ayudándolos a progresar en sus fines maquiavélicos. ¿Y saben qué? todo esto no es más que… sí, sí, sí, eso mismo que estas pensando, el fanfarrón interno desarrollándose y gobernándonos a su antojo. 


Queriendo ser los buenos de la película, cosa que nos hace sentir grandes, estamos siendo los malos, porque colaboramos inconscientemente con la mala propaganda, aunque lo hagas con buena intención, deja de hacerlo, precisamente el truco es ese, hacerte creer que estas obrando bien, ya que eso le satisface al:

E ngreído
G uiñapo
O presor

Lo llevamos dentro todos, y si le permitimos que se gobierne terminará gobernándonos a nosotros.
No le prestes la menor atención, solo ignóralo de manera sutil, aplícale la misma técnica que al miedo, ignóralo y desaparecerá, esa es mi recomendación final, olvídate del fanfarrón, suéltalo ya y de seguro él te soltara a ti.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/07/08/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.