viernes, 30 de enero de 2015

Carta de un adolescente

Mañana 31 de enero, en mi país se celebra el "Día Nacional de la Juventud", en honor a San Juan Bosco. Cura salesiano y trabajador incansable a favor de los jóvenes italianos. Con su ejemplo, su memoria sigue latente, trabajando a favor de los jóvenes del mundo, por esta razón, encuentro propicia la ocasión para hacerles llegar esta entrega.


Espero que esta inspiración que recibí y brotó de lo más hondo de mi corazón, sea para beneficio de muchos hijos que sufren y muchas madres que sufren doblemente, por los hijos y por ellas mismas, por causa de la situación familiar que nos está afectando a nivel mundial. 

CARTA DE UN ADOLESCENTE


Hola madre.

Disculpa que te escriba esta carta pero estoy tan confundido y no sé qué hacer ni por dónde empezar. Lo cierto es que guardo bellos recuerdos de la mujer que me tuvo por mucho tiempo en su vientre, sentía su calor y protección y me daba cuenta de cómo me mimaba y me alimentaba con agrado y satisfacción.
Al nacer, no abrí los ojos para verla, no era necesario, la sabia hermosa y su imagen ya la tenía grabada en mi interior desde que tuve memoria.
Tengo dudas sobre quien era esa mujer, hace tiempo que no la siento junto a mí, después de mi nacimiento la sentí en muchísimas ocasiones, pero con el tiempo, cada vez se hacían menos y ahora aparece muy pocas veces, no sé si es la misma mujer con la que vivo y he vivido todos estos años, o sea, tú, a veces me la recuerdas y tu olor es el mismo de ella, pero tengo dudas, porque de un tiempo acá, ¡Son tan diferentes!
Madre, necesito que me aclares si tú y esa mujer que me tuvo en el vientre y me parió con tanto dolor y trabajo, pero con tanta ilusión y alegría a la vez, que se dispuso con amor a criarme y de repente desapareció, son la misma persona. Si es así ¿Por qué has cambiado tanto, que no hice o que no fui, que esperabas que hiciera o que fuera? Dime, ¿Por qué te cuesta tanto ser amorosa y cariñosa conmigo y regalarme un poco de tu tiempo, escucharme y hablarme suavemente y sin gritarme, ser aquella otra mujer, por qué?
Sé que mayormente lo pasas trabajando para suplir mis necesidades, las que consideras primordiales, y lo agradezco de corazón aunque pienses que no lo hago, pero quiero confesarte que mi mayor necesidad es de ti, de aquella madre amorosa que tantas veces me arrulló y se desveló por mí, incluso cuando ya no era un bebé tierno y desvalido, si no un niño travieso, de la mujer que se llenó de amor y de ilusión con mi nacimiento, eras feliz y tu rostro se iluminaba tan solo con tocarme en tu vientre, sentía esa sensación de alergia, me la transmitías con fervor.
Madre dime la verdad, ¿En realidad ella y tu son las mismas? Pregunto por preguntar, porque sé que eres mi madre, la que me trajo a este mundo y una vez me mimo con amor, ahora si me mimas es con obsequios, los acepto con agrado, pero no sabes cuánto me gustaría cambiarlos por ti.
Te extraño mucho y a pesar de todo lo que me pasa, siento que te amo más que antes, porque sé que tú también me amas y te preocupas demasiado por mí, es solo que el hastío, la fatiga, la amargura y la soledad de tantas cosas que necesitas y no puedo darte, que deseas y mi existencia te limita, te fuerza y te obliga a dejar, ha hecho que cambies y te hacen ser mi verdugo, ya que hasta cierto punto me ves como el culpable de tu desdicha y del viacrucis que vives a diario para poder subsistir y cumplir con tantas responsabilidades, por eso madre te quiero mucho mas y siempre te querré, porque a pesar de tu dolor, sigues luchando por mantenerme contigo, por sacarme adelante, aunque ambos paguemos con un alto precio, con nuestra congoja, tristeza y soledad, con la ausencia de ternura y de tantas caricias deseadas y no recibidas, con el dolor de llegar a extrañarnos tanto “viviendo” bajo un mismo techo, con la única satisfacción de sentir que tu cumples con tu obligación y yo cumplo con la mía, tu trabajas y yo estudio.
Madre de mi vida, de mis recuerdos y mis sueños, de mi infancia, mi niñez y de esta complicada adolescencia, de mi tormento y mi dolor, de mis juegos y alegrías. Madre de mi corazón, regresa te lo ruego, despide a esa mujer que de ti se apoderó y ordénale que se vaya, porque te ha robado la risa, la ternura y la devoción.
Madre de mi corazón, devuélveme la fé perdida, regáleme un bello instante, mírame a los ojos, soy tu hijo, mírame nuevamente con amor.  

Te amo.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.