sábado, 5 de octubre de 2013

Ideas/acciones/resultados

Te encuentras sentado simplemente mirando el paisaje, en aparente calma y contemplación, de repente sin proponértelo algo surge en tu mente, alguna idea empieza a aflorar, algo te sacó de concentración, unos niños  jugando, un olor que te trae un recuerdo, una conversación ajena que se deja escuchar, una anciana caminando, una juguetona mascota, un ave alzando el vuelo, cualquier cosa te distrajo y llamó tu atención, de ese momento pasas a otro en fracciones de segundos sin saber cómo lo hiciste y se planta una idea en tu cabeza, ¿De dónde salió? no lo sabes a ciencia cierta, ¿De una de las cosas que viste? ¿De un sonido? ¿De todo a la vez?, es difícil decirlo, la realidad es que surgió una idea y empiezas a darle forma en tu cabeza.


Las ideas, tan pronto surgen y le das forma deben ser seguidas de la acción, pues las ideas que no van tomadas de la mano de la acción no aportan nada, se pierden en el viento, o si las comentamos con alguien corremos el riesgo de perder su autoría, que es mil veces mejor a que se desvanezcan en el viento, así que, después que le des forma en tu cabeza a una idea, emprende la acción para hacerla crecer y desarrollarse, trázate metas a corto y largo plazo, ejecútalas y define bien cada paso y los resultados que esperas obtener.

De que te sirve, tener una buena idea y luego desarrollarla si no tienes claros los objetivos y cuales resultados esperas tener y sobre todo ¿Que harás con ellos, hacia donde los encaminaras? Nada se debe hacer a ciegas, siempre tiene que haber un propósito, un objetivo, un fin determinado y válido, ante los riesgos que haya que correr, de lo contrario no sabrás que hacer con los resultados que obtengas y también se perderán en el viento si no los enfocas hacia un determinado fin.


Muchas de las grandes luchas y batallas libradas en la historia de la humanidad, se han quedado sin tener el efecto positivo en el mundo y la sociedad que hubieran podido tener, por falta de esto último, de enfoque y dirección, de propósito y de finalidad posterior.

Siempre planificamos hasta un punto determinado, con una finalidad inmediata y dejamos cabos sueltos en la parte que debería estar más amarrada, más segura, la finalidad posterior, la dejamos para encararla en el  momento en que se presente, creo que en el fondo dudamos de poder alcanzar lo que nos proponemos y como es natural, nos pilla de sorpresa sin estar preparados y lo que pudo haber tenido un final feliz, solo tiene felicidad momentánea, a medias y las cosas a medias, las incompletas, lamentablemente no nos pueden proveer ni aportar tranquilidad ni felicidad duradera.
   
Alberguemos las ideas, y paso seguido emprendamos la acción, pero no sin antes fijar los resultados a corto, mediano y largo plazo, esta es la clave para asegurarnos un verdadero y duradero triunfo.

No olvides esto:

“Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas”     Clark, Frank

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.