lunes, 23 de octubre de 2017

El amor más puro

Amables lectores. Hoy quiero compartirles esta inspiración, que a decir verdad no sé cómo llamar. 

Simplemente lo llamaré…

“Diálogo con el amor”


– Mírame a los ojos y dime ¿Qué ves?
– Un camino de luz para andar.

– Y tu ¿Qué ves en mis ojos?
– Un mundo de ternura sin entregar. Un montón de “Te quiero” sin pronunciar. Muchos amores sin estrenar. Besos, miles de besos para dar. Días y noches de soledad, de fríos y silencios, tantas palabras sin pronunciar.
Un alma noble, inocente, hecha para amar.

– ¿Y qué tan deslumbrante es esa luz, hay algo que puedas apreciar?
– Si, una inmensa necesidad de llegar, de volcar esa mágica sabiduría en el interior de los demás. De darte tal cual, sin reservas. Ansias de soltar, de abrir tus alas y echarte a volar, lejos de nada y cerca de todo.
Un mágico hechizo que provocas al mirar, al respirar, al tocarte, al quedarse absortas tus pupilas, danzando con el silencio, que grita cuanto me amas, sin pestañear.

– Anda pues, tomémonos de las manos, y transitemos ese camino. Con tu ternura, tus “Te quiero”, tus amores, besos y silencios. Posa tu alma noble en la mía, volquemos la mágica sabiduría, démonos sin reservas, soltemos las cargas, expandamos las alas y volemos, lejos de todo y cerca de nada.

– Hechicémonos, respiremos y toquémonos, que dancen nuestras pupilas a la par, en el silencio que grita cuanto nos amamos,  sin siquiera pestañear. 

– Cerremos los ojos, soñemos…

El amor más puro acaba de despertar. 

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.