viernes, 29 de mayo de 2015

El trabajo nocturno

La variedad humana es algo que me maravilla, ¿Cómo es posible que seamos tan distintos siendo tan iguales?


Materialmente hablando quizás externamente no seamos tan parecidos unos con otros, ni tal vez internamente, pues existen diferencias morfológicas y funcionales que nos caracterizan (biológicas, bioquímicas, genéticas, sicológicas, etc.), pero en sentido general, antropológicamente hablando, somos iguales casi en todo, las diferencias más notorias existen a nivel de género.

Otra diferencia biológica es el biorritmo, que divide a las personas en diurnas y nocturnas, entendiendo por diurnas las que están más activas durante las primeras 12 horas del día, prefieren trabajar o realizar actividades a partir de la salida del sol (de 6:00am a 6:00pm) y bajar la marcha y descansar o relajarse en las restantes, el funcionamiento de su reloj biológico está más acorde con el de la mayoría, son más activos, creativos y productivos a esas horas. 



En cambio las nocturnas son aquellas que prefieren hacer lo contrario, son más activas en las últimas  12 horas del día, de 6:00pm a 6:00am y prefieren descansar o relajarse en las restantes. El problema con el tipo de personas nocturnas es que no siempre pueden complacer su horario biológico, ya que no es suficiente la cantidad de plazas vacantes en la sociedad laboral nocturna, mayormente se trabaja de día y se duerme de noche. Aunque sabemos que se realizan muchos trabajos nocturnos, no son suficientes y para colmo no siempre los consiguen los indicados, así que muchas personas nocturnas se ven obligadas a ir en contra de su naturaleza, y a veces hasta las diurnas que se ven forzadas a realizar trabajos en la noche. 


Esto resulta desagradable y difícil de manejar y es la causa principal de que muchas personas no se sientan alegres en el trabajo, no por el trabajo que realizan en sí, si no por el horario. Lo lamentable es que la mayoría ni sabe el por qué, no están conscientes de su biorritmo, es lo mismo que pasa cuando naces zurdo y te fuerzan a ser diestro, experimentas cierta incomodidad que no sabes explicar pues tal vez desconoces ese detalle tan importante en tu vida, paradójicamente te suelen llamar “rosca izquierda”, inconscientemente haces cosas en sentido contrario a como lo hacen la mayoría, eso me ocurrió a mí y lo peor es que me vine a dar cuenta cuando ya tenía a mis 3 hijos, ya que se sorprendían cuando hacia cosas con la mano izquierda con tanta facilidad, incluso cometí el mismo error con mi hija menor, le quite la tendencia que tenia a sujetar las cosas con la mano izquierda, creo que es en parte por lo que se parece tanto a mí.


Ahora bien existe otro tipo de trabajo mayormente nocturno, el que se realiza cuando estamos durmiendo y nuestra alma sale a explorar otros mundos, a vivir otras experiencias y adquirir conocimientos que nos van a ayudar en nuestro crecimiento emocional y espiritual. Esa hora de desconectarse del cuerpo y “descansar”, es la hora de alimentar el alma y dejar que viva y se exprese libremente sin sentir la limitación del cuerpo, aunque permanece conectado a él. Este trabajo de alimentación lo realizamos todos y es quizás el más arduo, aún creas que no sueñas lo haces, y el lenguaje de los sueños es más difícil de descodificar.

Si lo piensas bien, en tus sueños haces todo lo que haces en el día a día y mucho más; sudas, tiemblas, lloras, ríes, comes, hablas…, vives y haces cosas inimaginables, en fin, seas diurno o nocturno no escapas a este trabajo, aparentemente placentero para el cuerpo, pero muchas veces desagradable para el alma, ya que tiene que enfrentar todo un mundo de posibilidades sujeta a responder de inmediato a la primera llamada del cuerpo para evitar que fallezcas por no poder acudir a tiempo a tu llamado o que permanezcas en un estado de coma profundo del que te resultará difícil despertar. 
   
Descubre tu biorritmo y ojalá puedas vivir sintonizado con él, esto te hará más feliz, trata de recordar tus sueños y descodifícalos, para que puedas aumentar tu aprendizaje y con él tu nivel de energía y felicidad. 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Un extracto de esta entrada fue publicado en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/08/18/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.