domingo, 10 de mayo de 2015

La necesidad de fluir

Si nos detenemos a analizar las huellas que se han ido quedando en el mundo, nos damos cuenta de que las que nos han marcado de manera positiva son numerosamente más abundantes que las que lo han hecho negativamente. Son más los buenos (destacados y anónimos), que los famosos malos, por así decirlo.

Esto ocurre porque los seres humanos primordialmente nos identificamos con el amor y la bondad, por muy atribulados que estemos, siempre tenemos tiempo para escuchar, ayudar o pedir por alguien, siempre tenemos amor para dar en nuestro ser interior. 

Esto nos da una idea de cómo funciona la sociedad, a pesar de que en el presente los malos sobresalen y aparentemente tienen mayor influencia en el conglomerado, la historia demuestra que el tiempo se encarga de que no sea así, de ir poco a poco aclarando sus huellas hasta borrarlas de la faz de la tierra. Pocos malos logran mantenerse con huellas firmes y claras y estas se quedan grabadas para que recordemos su proceder y no permitamos que vuelvan a surgir situaciones parecidas.

En la actualidad, las convulsiones sangrientas nos están afectando demasiado mundialmente, es por eso que ahora la necesidad de fluir, se ha sentido más intensa que nunca, es necesario conectarnos a la fuente que nos dio origen, despertar y unirnos en un mismo latir y un solo corazón.



Si lo analizas bien, por cada Hitler que ha pisado el planeta, existen por lo menos 100,000 Martin Luther King silentes, por cada Bush 100,000 Mandela silentes, por cada Stalin 100,000 Madre Teresa silentes. Esos personajes silentes han proporcionado un giro positivo, y muchos son antecesores o descendientes directos de héroes y heroínas mundiales, su trabajo lo hicieron sacrificando su protagonismo y pasando desapercibidos y aunque no se les reconozca y se honre su coraje y osadía, su altruismo vale mucho más que ese reconocimiento. Son pocos los que buscan la fama a costa de cualquier precio y acciones malvadas en comparación con los que escogen el anonimato con tal de obrar en pos del bienestar general. 

La lista de los malos deja mucho que desear frente a la de los buenos, así que no te desanimes ni te dejes llevar y convencer por las apariencias superficiales, adéntrate en la historia universal, en el corazón mismo del universo, en el alma de la fuente creadora y dadora de vida eterna y observa con cuidado, siente su latir, consulta tus dudas y escucha con atención sus respuestas, esto sin duda te hará más sabio, más espiritual y divino y por ende más fluido y feliz.

Existe una enorme masa mundial encaminada hacia ese peregrinaje, hacia el despertar interior, tratando de fluir con la fuente y de conducir ese flujo a través de su comportamiento amable, respetuoso y solidario, a través de su luz y energía, a través de su amor.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada se publicó en el periodico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/05/19/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.