jueves, 30 de octubre de 2014

Cada quien con lo suyo

A la hora de darnos dones y gracia, Dios, o la energía y fuente de poder que nos mantiene conectados y en equilibrio, o el alma y espíritu de la vida o como le quieran llamar según su criterio personal, no tiene favoritos ni privilegiados, nos da a todos, tiene para cada uno un don especial para que lo aprovechemos al máximo. Que lo descubramos y lo sepamos aprovechar es nuestra decisión, nuestro libre albedrio. No importa quién seas, cuál sea tu oficio o profesión, cada cual tiene una habilidad y facilidad para hacer algo con naturalidad y gracia sin igual, a eso le llamamos Don. 


Así seas un pobre infeliz, un mediocre, un ladrón o asesino, una prostituta o proxeneta, un artista o poeta, un sinvergüenza o un padre ejemplar, un analfabeto, letrado o eminencia, cada uno tiene un Don especial, por eso muchas veces nos resulta difícil creer que tal o cual persona que tiene faltas graves de comportamiento y atenta contra la vida y la moral, sea capaz de componer una hermosa melodía o un poema, pintar un cuadro magistralmente, tocar un instrumento a la perfección o bailar, tener ternura para con los suyos, poseer gracia o poder de convencimiento, ser un artista, cura o profesor famoso, etc. 

Por eso es que pienso que no existe ni ha existido un ser humano completamente malo, algo bueno posee, y es ese Don concedido antes de su nacimiento para desarrollarlo y ponerlo a disposición de los demás, aunque no todos al descubrirlo llegamos a desarrollarlo, a sacarle provecho y ponerlo al servicio de los demás, muchos nos quedamos rezagados por falta de quien sabe qué tipo de motivación o fuerza de voluntad o bajo la influencia de qué tipo de sentimientos oscuros,  como por ejemplo el egoísmo y el rencor.



Así que antes de hacer juicios, debemos sopesar las causas y razones de muchas actitudes en la vida de los demás, cada cual tiene un difícil laberinto recorrido y otro más difícil por recorrer, que si nos tocara a nosotros, de seguro nuestra vida fuera muy diferente de la actual, por eso dejemos de hacer el papel de jueces, sin antes ponernos el par de zapatos que los demás usaron, así sabremos que tanto le apretaron e hirieron, cuanto sufrió con ese par de zapatos y por cuánto tiempo los uso y cuando caigamos extenuados y rendidos mucho antes de cumplirse el tiempo de ellos, confirmaremos que nadie recibe más de lo que puede soportar.

Haz tu parte y deja que cada quien haga la suya, iras más ligero sin llevar cargas ajenas, te ocuparas de llevar tu carga mas cómodamente y serás más sano y feliz. Esto no quiere decir que seas indolente ni indiferente, solo que metas la cuchara donde se te permita, no sin antes tener bien claro que el manjar no es tuyo, solo debes comer un poco, no comerte tu solo todo el plato, pues después de todo, no fuiste tú quien lo elaboro, ni lo solicito, así que tampoco debes ser tu quien lo digiera. Existe todo un menú de posibilidades y cada quien de acuerdo a sus actos elige el menú que más desea o le conviene y debe estar apto para digerirlo también, aunque tenga que ayudarse con digestivos y antiácidos debe responsabilizarse de su elección y resistir los malestares que esta le pueda ocasionar.




Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/06/18/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 23 de octubre de 2014

¿Cual es tu sintonía?

En la sintonía que estés, en esa misma sintonía escucharas la melodía.
Si estas sintonizado en boleros, escucharas boleros, si tu sintonía es en salsa y merengue, escucharas salsas y merengues, si te sintonizas para escuchar bachatas y reggaetones, eso escucharas. Dependiendo de lo que desees escuchar tus oídos se preparan para eso, aunque te gusten los merengues si no estás sintonizado para escucharlos te molestaran y no los escucharas, por eso es que debemos estar bien claro en cuál es nuestra sintonía, pues por esa misma razón muchas veces escuchamos lo que queremos escuchar y no lo que realmente nos dicen y recibimos lo que estamos condicionados a recibir y no lo que realmente nos dan.

Todo en la vida es variable y cambiante y más según sea el estado de ánimo y los fines que se perciben. Pero en sentido general existe en nuestro interior una sintonía primordial que aunque es flexible siempre se mantiene sobre unas bases solidas y fijas de amor, esa sintonía es la que debemos tratar de identificar para salir airosos y triunfantes en nuestro paso por la vida y saber a qué le damos cabida y a que no.

Si naciste, te criaste y desarrollaste en una sintonía de amor, es casi seguro que esa será tu sintonía durante el resto de tu vida, lo cual es motivo suficiente para sentirte agradecido y feliz. Si por el contrario naciste, te criaste y desarrollaste en una sintonía hostil y llena de odio e inconformidad, debes luchar duramente por cambiar de sintonía, pues si no lo haces seguirías por el resto de tu vida en una sintonía de amargura y desprecio que te desviaran de tu sintonía innata basada en el amor, y por ende serás infeliz.
No todos nacemos bajo las mismas condiciones y circunstancias, pero todos tenemos el potencial para cambiarlas siempre y cuando no sean favorables, dependerá mucho de nuestra actitud el cambiar de sintonía o resignarnos a escuchar una melodía desafinada, estruendosa y desagradable todo el tiempo, si nos vimos en la necesidad de hacerlo cuando niños y adolescentes, podemos educar el oído cuando adultos para escuchar algo mejor, mas armónico y suave, con mas cadencia y belleza.

Trata de que la sintonía externa vaya acorde con la interna, la innata, pues si no lo están, vivirás bajo una tortura constante, si tu alma quiere escuchar y bailar valls, no vayas a someterla a escuchar salsa, rap o un reggaetón, si no tienes a mano el valls, al menos ponle un jazz o música clásica, siempre puedes sintonizar más o menos la onda por la que anda tu alma, no le lleves la contra ni obligues y sometas a tus oídos a castigos muy severos pues puede ocurrir que más tarde el castigado seas tú. 


Descubre la sintonía de tu alma y sintonízate con ella, de esa forma solo puedes ganar, no te dejes influenciar por comentarios ni condicionamientos del pasado, haz tu introspección y saca tus propias conclusiones, y más que todo trata siempre de estar sintonizado en amor, pues en la medida en que te sintonices en él, ayudaras a que los demás también se pongan en esa sintonía.  

Donde pongas el oído pon el corazón, no la condición.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/08/04/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

sábado, 18 de octubre de 2014

Pasado / Presente / Futuro

Se dice que la mayoría de los seres humanos no sabemos vivir el presente, el aquí y el ahora, lo perdemos de vista, porque siempre estamos enfocados en el pasado o proyectados hacia el futuro.

Creo que esto se debe a que somos seres conectados con algo que viene desde muchos siglos atrás, y de ese cumulo de cosas es que va a depender nuestro siguiente paso y desarrollo, ya que venimos con propósitos y fines a esta vida, entonces nuestras prioridades son esas conexiones pasadas, que son innumerables y esos propósitos y fines futuros que suelen ser un gran abanico de posibilidades y anhelos, ambas cosas tienen material suficiente para mantener nuestra mente ocupada por el resto de nuestra vida, rememorando el pasado y soñando y fantaseando con nuestro futuro.


Sucede que entre una cosa y otra, está ese pequeñísimo lapso de tiempo llamado “Presente”, al que se han encargado de darle 24 horas de duración y llamarlo “Hoy”, y que se nos suele esfumar casi sin darnos cuenta, digo casi, porque en realidad tan pronto pasa, se registra en nuestro pasado y se hace prioritario, y de esos pequeñísimos lapsos de tiempo llamados hoy, se componen todas esas innumerables conexiones llamadas ayer y precisamente por haberlas vivido se entreteje todo ese abanico de posibilidades llamado mañana .

Muchas veces escuchamos a alguien decir lo siguiente: ¡Ay, si pudiera volver atrás! De seguro con la intención de retroceder pensando en cambiar una decisión o hacer algún tipo de arreglo a su pasado. Pero este tipo de actitudes se genera cuando nuestra visión se enfoca en un futuro inmediato, pues generalmente estamos programados como si no fuéramos a vivir por mucho tiempo, ya que es muy probable que aunque pasemos un tiempo pensando que obramos mal, luego nos demos cuenta de que si hubiéramos tenido esa oportunidad de retroceder y cambiar nuestra decisión, nos hubiéramos perdido  de algo esencial que más tarde llega a nosotros, y entonces reconocemos lo bien diseñada que está la vida.  


Así es que no te sientas mal si crees que obraste erróneamente, si dicen que vives de los recuerdos o que vives solo para el futuro, como si nunca te fueras a morir. ¿Sabes qué?, solo ocúpate de vivir, de la manera que se te antoje, porque nadie puede vivir tu vida por ti y cada cual debe hacer con su vida lo que mejor le parece. Está claro, eso sí, que por más que uno quiera no dañar a nadie, siempre habrá algún herido, ya sea porque no aceptaste su imposición, o porque es imposible complacer a todos, lo importante es que cada quien tome el timón de su vida sin importar si sale ileso o no de su recorrido, la vida en si es un riesgo constante y a eso vinimos, a dejar plasmadas nuevas conexiones y a aumentar el abanico de posibilidades, entre una cosa y la otra… aprovecha y vive cada instante.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 12 de octubre de 2014

Las oportunidades

Tenemos una fijación mental de que cuando se habla de oportunidades, quiere decir sí a lo que se nos presenta o propone, echarle mano rápidamente antes de que la perdamos y no se vuelva a presentar otra. Pero resulta que, si bien es cierto que las oportunidades no se presentan todos los días, también es igualmente cierto que el hecho de decir si y aceptarla, nos priva de las demás oportunidades que se nos pudieron presentar luego, si decíamos que no. Cada decisión y elección nos conduce por un camino distinto.


Dice un viejo refrán que: “No por mucho madrugar, amanece más temprano”, el cual se podría relacionar perfectamente con el siguiente refrán: “El que mucho abarca poco aprieta”, pero mayormente no nos gusta arriesgarnos y nos conducimos por un refrán que dice: “No dejes camino real por vereda”, o el que dice: “No dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy”, la cosa es que comúnmente actuamos por impulso y con rapidez, no con prudencia y sensatez.
Es cierto que la vida se trata de oportunidades, pero muchas veces lo que no entendemos, o no tenemos claro, es que dichas oportunidades se presentan para que podamos escoger qué hacer con determinada situación, lo cual no significa que si decides dejarla pasar, la desaprovechaste, a veces precisamente la decisión correcta era esa, dejarla pasar.

Oportunidad viene del vocablo oportuno que significa conveniente, adecuado. Entonces lo primero que debemos preguntarnos antes de aceptar una aparente oportunidad es, si en realidad es una verdadera oportunidad, si es oportuno (adecuado), pues no todo lo que nos ofrecen como una oportunidad única, lo es, muchas veces la decisión de aceptar, nos roba la verdadera oportunidad de nuestra vida.
Entonces, ¿Que tan oportuna es una oportunidad que a la larga puede resultar inoportuna? Es probable que sea una incógnita difícil de descifrar, pero si deseas una pista, no aceptes una propuesta en la que no te den al menos un tiempo mínimo para razonarla, ninguna decisión que tomes sin pensarla y con excesiva rapidez te dejara satisfecho, siempre traerá consigo las odiosas sorpresas que no tuviste tiempo de visualizar.  

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2014/12/02/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 6 de octubre de 2014

Incongruencias

Los muros de silencio que nos rodean, martillan nuestra sien, los desiertos nos bañan con sus aguas secas, el invierno suele ser más asfixiante que el verano, el sueño nos mantiene en vilo y no nos deja dormir y la ambición no nos deja conseguir lo necesario para estar felices... “libertad". 








“La gente no busca razones para hacer lo que quiere, sino excusas” Desconozco el autor




De todo esto está llena la vida, de incongruencias y desatinos, decorada además con una excesiva cantidad de alfombras y cortinas de insatisfacción. Vivimos penando por falta de recursos, pero desperdiciamos y no apreciamos toda nuestra capacidad, creatividad y talentos exclusivos y personificados, “nuestras bendiciones”.





“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” Albert Einstein




Acostumbramos a arropamos en tiempos de calor, derrochar en épocas de escasez y a quejarnos teniendo tantas bendiciones y privilegios, como resultado nos amargamos la vida sin motivo ni justificación. Tal parece que nos identificamos mas con el sufrimiento que con el gozo, invertimos y gastamos mas energías en reproches y búsquedas innecesarias que en agradecer y echar mano a lo que tenemos y disfrutarlo. 








“Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos. Shakespeare







Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 1 de octubre de 2014

¿Que tan conscientes estamos?

Si desconoces tu estado de consciencia y deseas saber más o menos por donde vaga tu mente, los por qué suceden o dejan de suceder cosas, ¡Ocúpate!, investiga y descubre razones, pero si deseas saber por dónde vaga tu espíritu, ¡Desocúpate!, suelta y acepta, no tienes necesidad de saber los por qué suceden o dejan de suceder cosas, solo saber que suceden y que eso te baste, ya sea porque estas claro en la vida, o porque reconoces que en este plano de la existencia, no todo tiene una explicación lógica y satisfactoria al ego.



Si estas a gusto y conforme con quien eres, entonces es porque estás bien consciente del propósito de tu existencia, eres una persona despierta y centrada y estas dispuesta a esforzarte y utilizar todos tus dones para llegar a cumplir tu misión.




Por el contrario, si no te encuentras cómodo ni a gusto con la vida que llevas, no te resignes a seguir viviendo así, trata de encontrarle sentido a cada momento de tu vida, donde pongas el ojo pon la intención, (como dice el dicho), de esa forma te ayudaras a encontrar el rumbo de tu espíritu, su verdadera esencia y su propósito final.


Si tienes dudas sobre que tan consciente estas, hazte las siguientes preguntas:
¿Qué tipo de sensaciones experimento a diario?
¿Qué cosas me hacen sentir mejor conmigo mismo?
¿Qué clase de emociones despierto en los demás?
¿Tengo el porcentaje de alegría necesario para equilibrar mi día?
¿Siento que realizo una misión especial o que vivo sin sentido?
¿Percibo las cosas a mí alrededor o vivo dentro de una burbuja?
¿Estoy saboreando mi vida o  lamentándola y sufriendo mi muerte?








Las respuestas sinceras a estas interrogantes te dejaran ver como andas a nivel de consciencia. 



No permitamos que nuestro cuerpo y nuestra mente vayan por un sendero distinto al de nuestro espíritu, cuando esto sucede el espíritu se siente solo y el cuerpo y la mente se sienten desamparados, por lo tanto, no estamos en sintonía ni a gusto, y somos víctimas de desequilibrio emocional y desordenes físicos. 









Cuando la mente, el cuerpo y el espíritu andan juntos, poseemos un alto grado de consciencia y entonces…, son cómplices de nuestra felicidad. 



Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.