miércoles, 1 de octubre de 2014

¿Que tan conscientes estamos?

Si desconoces tu estado de consciencia y deseas saber más o menos por donde vaga tu mente, los por qué suceden o dejan de suceder cosas, ¡Ocúpate!, investiga y descubre razones, pero si deseas saber por dónde vaga tu espíritu, ¡Desocúpate!, suelta y acepta, no tienes necesidad de saber los por qué suceden o dejan de suceder cosas, solo saber que suceden y que eso te baste, ya sea porque estas claro en la vida, o porque reconoces que en este plano de la existencia, no todo tiene una explicación lógica y satisfactoria al ego.



Si estas a gusto y conforme con quien eres, entonces es porque estás bien consciente del propósito de tu existencia, eres una persona despierta y centrada y estas dispuesta a esforzarte y utilizar todos tus dones para llegar a cumplir tu misión.





Por el contrario, si no te encuentras cómodo ni a gusto con la vida que llevas, no te resignes a seguir viviendo así, trata de encontrarle sentido a cada momento de tu vida, donde pongas el ojo pon la intención, (como dice el dicho), de esa forma te ayudaras a encontrar el rumbo de tu espíritu, su verdadera esencia y su propósito final.



Si tienes dudas sobre que tan consciente estas, hazte las siguientes preguntas:
¿Qué tipo de sensaciones experimento a diario?
¿Qué cosas me hacen sentir mejor conmigo mismo?
¿Qué clase de emociones despierto en los demás?
¿Tengo el porcentaje de alegría necesario para equilibrar mi día?
¿Siento que realizo una misión especial o que vivo sin sentido?
¿Percibo las cosas a mí alrededor o vivo dentro de una burbuja?
¿Estoy saboreando mi vida o  lamentándola y sufriendo mi muerte?








Las respuestas sinceras a estas interrogantes te dejaran ver como andas a nivel de consciencia. 




No permitamos que nuestro cuerpo y nuestra mente vayan por un sendero distinto al de nuestro espíritu, cuando esto sucede el espíritu se siente solo y el cuerpo y la mente se sienten desamparados, por lo tanto, no estamos en sintonía ni a gusto, y somos víctimas de desequilibrio emocional y desordenes físicos. 










Cuando la mente, el cuerpo y el espíritu andan juntos, poseemos un alto grado de consciencia y entonces…, son cómplices de nuestra felicidad. 



Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2017/10/14/tan-conscientes-estamos/

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.