miércoles, 20 de agosto de 2014

Salirse del montón

Siempre ha sido difícil ser la oveja negra del rebaño, te ven con malos ojos, en cambio ser el caballo blanco de la manada aunque es igual de difícil o quizás más, te da realce y produce admiración, supongo que la comparación tiene que ver con el racismo, que en este se fundamenta el desprecio a la oveja negra y la admiración al caballo blanco, pues si en el caso del caballo fuera lo contrario, todos los caballos fueran blancos y hubiera uno negro, también fuera visto como dañando la manada, así que queda claro que el racismo es la causa del sentimiento negativo hacia lo negro o a favor de lo blanco, pero si nos olvidamos de este, en ambos casos la idea central es marcar la diferencia y salirse del montón. 



En cada etapa de nuestra vida tenemos al menos una oportunidad de marcar la diferencia, para bien o para mal. Dependiendo de nuestra formación y personalidad, tomaremos un camino, el cual nos dará esa ocasión de ser diferentes, no porque se nos antoje, sino por necesidad, sentiremos ese llamado interior de crear un camino o de cambiar de rumbo para defender nuestros principios morales, ideológicos o sociales y para cumplir un rol de nuestra arraigada individualidad y estar en paz con nosotros mismos y así fluir con amor y felicidad. 

Aunque parezca ilógico, la mayoría no tiene el coraje de hacerlo, de tomar un nuevo camino, es más fácil o menos arriesgado tomar el camino que ya recorrieron nuestros ancestros y nuestros padres o el que transitan comúnmente otros, sin importar lo infelices que esta actitud nos haga. Además, así no somos víctimas del desprecio y la crítica de los demás, que se acentúa mas en estos tiempos ultra modernos si no nos dejamos llevar por la corriente y somos más de lo mismo, por lo que se hace más difícil marcar la diferencia o salirse del montón, pues sufres un aislamiento que tienes que sopesarlo bien antes de tomar una decisión, pues cualquiera que sea tu elección te producirá pesar. 

Aun así, debemos optar por tomar el camino correcto, el que nos hace ser auténticos, el de ser fotocopia te encierra dentro de un circulo vicioso del que difícilmente puedas salir airoso, si es que puedes salir. Aunque te veas sometido a críticas dolorosas, a periodos de incomprensión y soledad, aunque tengas que cambiar el círculo de amigos, incluso apartarte de la familia para cumplir tu verdadero rol, no dudes en hacerlo, si tienes la necesidad de renacer hazlo, no permitas que el miedo, la soledad o la moda o corriente actual, que además siempre es pasajera y mundana, te desvíe del camino de tu realización espiritual, emocional y humana. Si sientes ese llamado y tienes que hacerlo no lo dudes mas, no dejes que los demás influyan en tu elección o elijan por ti...
“Sal del montón”



Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2014/08/23/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.