domingo, 17 de noviembre de 2013

¿Avances tecnológicos o atrasos psicológicos?

En la actualidad escuchamos las siguientes frases:

“La tecnología ha hecho que avancemos a pasos de gigante”, “Los avances tecnológicos han revolucionado el mundo”, “La ciencia debe su deslumbrante progreso a los avances tecnológicos”…, etc.

Aunque definitivamente esto es algo real, la palabra “tecnología”, se repite por doquier casi como si fuera un mantra, pero a diferencia de este, en vez de relajar y liberarnos tiende a inquietarnos y esclavizarnos.

Hay un dicho que reza así: “Todo es según el color del cristal con que se mire”
También existe un ejemplo muy típico del optimista y el pesimista, es el del vaso medio lleno o medio vacío.

Como nunca me quedo con lo que se ve a simple vista, sino que analizo todos los ángulos posibles y trato de que los demás lo hagan también, ya que de esa forma se es mas objetivo y no recibimos sorpresas desagradables inesperadas, visualizar los pro y los contra y buscarle la quinta pata al gato siempre, es motivo para que generalmente me tilden de pesimista y aguafiestas, cosa que realmente me tiene sin cuidado, ya que lo que no acostumbro es a hacerme falsas ilusiones y a quedarme embelesada con el primer impacto, tiendo a reaccionar enseguida y aunque no se la causa, mis pensamientos vuelan a una velocidad que muchas veces me sorprende.



Esta forma de pensar y de ser es la que me lleva a hacer esta interrogante ¿Avances tecnológicos o atrasos psicológicos?

Definiciones de psicológico:

1.  Relacionado con el estudio de la vida psíquica y la conducta de las personas
2.  Relativo a la manera de sentir, de pensar y de comportarse de una persona o un grupo.
3. Se aplica a la situación o suceso que provoca una rápida alteración de la manera de sentir y de pensar de una persona o de un grupo de personas.

Sabemos que todo tiene su opuesto, oscuridad / luz, pequeño / grande, frio / caliente, vacio / lleno, etc., así que para que haya avance debe existir su opuesto, atraso.  


Así también, desarrollando y acrecentando la sabiduría y los conocimientos de algunos cerebros privilegiados que han existido a través de la historia de la humanidad, explotándolos producto de la ambición, consecuentemente atrofiamos y disminuimos la sabiduría y los conocimientos de los cerebros menos privilegiados (que son la mayoría), o sea, un pequeño grupo estuvo antiguamente y otro está actualmente rompiéndose el cerebro en los laboratorios, para que el resto no tenga necesidad de usar el suyo, eso realmente me parece “patético, exagerado, innecesario y extremadamente degradante” y lo peor de todo es que no sabemos al final quien resulta más dañado, si el que vivió o vive como un zombi, insaciable de conocimientos y deja toda su vida petrificada en un laboratorio, o el que vive como una momia con su cerebro atrofiado y todo su cuerpo vendado y atrapado por la tecnología, a excepción de sus ojos para ver las diferentes pantallas.




Recuerden que me llaman pesimista, así que en este caso prefiero ver el vaso medio vacío. Si queridos lectores, prefiero verlo como atraso psicológico en vez de avance tecnológico, aunque, mi pesimismo no me impide reconocer que gracias a ese atraso, hoy estoy escribiendo esto en una laptop y subiéndolo al blog para que todo el que tenga acceso a esto y lo desee, lo pueda leer.

Que quede claro que no estoy renegando a la realidad moderna, sino mas bien tratando de que puedan visualizar el precio a pagar por esta, llamando las cosas por su nombre real. Tal vez, si en lugar de promocionar tanto el avance tecnológico lo llamáramos por su otro nombre, el verdadero, atraso psicológico, quizás el efecto de la forma negativa de expresarlo cree un efecto positivo en nuestro cerebro y seamos menos dependientes, menos ignorantes y por ende más astutos y sabios.  


Si concebimos un mundo como lo fue en sus orígenes, y actuamos para forjar un mundo sano en todos los aspectos, libre de enfermedades fabricadas en los laboratorios y propagadas por sus fabricantes como plagas para hacernos dependientes de sus fármacos, un mundo que nos aporte todo lo necesario para vivir alegremente, como de hecho fundamentalmente lo es, no creo que los avances tecnológicos tengan mucha relevancia en un mundo así, libre de contaminación, egoísmo, ambición desmedida, guerras, discriminación y falsedades.
En un mundo donde prime lo sano y limpio, la confraternidad y hermandad, el desapego material, la igualdad y la verdad, la convivencia armoniosa, donde el amor sea lo básico, esencial y primordial, la tecnología sale sobrando, en realidad tuvo que perderse todo eso para que la tecnología apareciera y se desarrollara como lo ha hecho, pues aquí también prevalece la ley de los opuestos, para poder crear también hay que destruir.

Ustedes saquen sus propias conclusiones y elijan el nombre que más se acomode a su forma de pensar.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/02/11/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.