miércoles, 26 de febrero de 2014

Necesitamos dar un remeneón

El mundo,  un lugar hermoso y seguro, de una esplendorosa belleza natural, incalculable e inigualable, ha pasado a convertirse gracias a la ambición desmedida del hombre, en un mundo inseguro, inestable y rebelde, incluso hasta la madre naturaleza se está rebelando ante tantos abusos. Aunque sigue siendo bello, su belleza natural peligra, por dentro sangra herido en sus raíces por la despiadada masacre y la amenaza de seguir siendo violentado para cambiar su belleza por belleza artificial, fachada y falsedad, pura fantasía, ya que el hombre ha manipulado, violentado y desnaturalizado sin ningún tipo de consideración la tierra, su flora y fauna (su vegetación, cultivos y productos, los animales), el aire y el agua han sido contaminados, su encanto natural se está transformado en creaciones imponentes pero nefastas del hombre, su territorio está siendo víctima del hombre ambicioso y depredador de la belleza natural, para convertirla en belleza artificial, estática, muerta, profana, falsa y efímera y vanagloriarse de esto, hasta la propia naturaleza del hombre se ha visto violentada, mecanizada, ultrajada y deshumanizada.


Basta comparar estas dos imágenes para entender la realidad, el hermoso paisaje natural de la primera imagen ofrece todo un derroche de colores, matices, olores y sensaciones que en la realidad van cambiando a medida que cambian de posición los astros (el sol y la luna) y nosotros también, cada cambio de posición ofrece una vista diferente, este paisaje real tiene vida propia porque no hay dos días ni dos momentos iguales, cada día, a cada momento, en cada posición, el paisaje es diferente, porque los colores, matices, olores y sensaciones son diferentes, en cambio, la segunda imagen aunque también ofrece una vista hermosa, su belleza es efímera, los pocos cambios son programados, rutinarios y repetitivos y desde cualquier posición veremos lo mismo, el paisaje artificial carece de vida, no respira y cambia como el natural.

Como consecuencia de esa misma ambición, en la actualidad se esparcen y siembran semillas muy diferentes a las que dan buena y sana cosecha (las que construyen), ahora son de tipo nocivo (de las que destruyen), como son las semillas de:

- Aberración, que siembra y cosecha vicios y lujuria
- Banalidad, que siembra y cosecha vacios existenciales
- Celos, que siembra y cosecha dudas
- Desamor, que siembra y cosecha tristeza y depresión
- Envidia, que siembra y cosecha rencor
- Guerra, que siembra y cosecha muerte y dolor
- Ira, que siembra y cosecha violencia
- Irrespeto, que siembra y cosecha rabia
- Inmoralidad, que siembra y cosecha desvergüenza y deshonra
- Inseguridad, que siembra y cosecha angustia y ansiedad
- Mentira, que siembra y cosecha la desconfianza
- Odio, que siembra y cosecha sufrimiento
- Prepotencia, que siembra y cosecha resentimiento y descontento
- Ultraje, que siembra y cosecha pesadumbre e infelicidad
Como podemos ver, al esparcir y sembrar este tipo de semillas, la cosecha solo causa desilusión, apatía, amargura, dolor, desencanto y enfado en la mayoría de las personas, en los otros genera un sentimiento de odio, venganza y violencia  que termina envenenando su propia alma y acabando con su vida de manera agotadora y violenta, y además inmerecida.

Quisiera tener el coraje y el poder necesario para darle un remeneón al mundo y cambiar su rumbo, no lo tengo, pero se que cuento con el poder de decisión y la fuerza para darle ese remeneón a mi pequeño mundo interior y ayudar a encauzar el rumbo del mundo exterior que me rodea y por ende del enorme mundo exterior, todos contamos con ese poder, hagámoslo ya, esparzamos semillas de amor por doquier, pero semillas de las verdaderas, pues también las semillas de amor han sido manipuladas y falseadas, andan circulando muchas semillas perjudiciales disfrazadas de amor.



No nos dejemos confundir, existen muchas instituciones, fundaciones y ONG engañosas, supuestamente sin fines de lucro, pero la realidad es que sus únicos fines son de lucro, por lo tanto lo último que desean es erradicar la pobreza, las enfermedades y las guerras, pues viven y se nutren de estos grandes males, abramos bien los ojos antes de afiliarnos a cualquier movimiento de supuesta ayuda, en los que muchas veces solo estamos ayudando a que las cosas empeoren mucho más, inspeccionemos detenida y profundamente la supuesta semilla de amor para ver si es autentica, si lo es, esparzámosla en la mayor área de extensión posible, solo así triunfara lo natural y autentico, lo puro, verdadero y divino del ser, así nuestro mundo nuevamente será un hermoso y seguro lugar.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Un extracto de esta entrada fue publicado en el periódico el Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/09/02/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Conflictiva confusión




Trato de aclarar mis ideas, ordenar mis pensamientos y entender las razones que han llevado a un gran número de ciudadanos dominicanos a proclamar que existe el riesgo de perder nuestra soberanía, luego de que se dictara una sentencia injusta para establecer una ley migratoria nacional. No quiero entrar en detalles pues es un tema harto divulgado y machacado a puño y dientes. No sé qué oscuras razones se esconden detrás de toda esta parafernalia que se ha generado a nivel nacional e internacional, entiendo que como seres humanos (no digo dominicanos), debemos estar dolidos y ofendidos de tal medida tan abusiva y discriminatoria, además de desastrosa para ambas naciones, ya que nos afecta de mala manera tanto a los dominicanos como a los haitianos. Recuerdo haber escuchado una frase que dice algo así como: “No hagas a tu hermano lo que no quieres que te hagan a ti”, tal vez no dice textualmente estas palabras pero ese es el concepto.
Alguien dijo y al parecer tenía mucha razón cuando lo dijo “Al pueblo hay que darle pan y circo”, y como a este pueblo le falta pan debido a la enorme deuda externa y más que nada al desfalco económico de los gobernantes y sus funcionarios, le están dando hace tiempo una sobre dosis de circo, cuando se acaba uno enseguida montan otro, la cosa es mantenernos lo más entretenido posible para distraer la barriga hambrienta del pueblo, en otras palabras “Que hagamos de tripas, corazón”.
Se está hablando mucho de perder la soberanía y yo me pregunto ¿Cuál soberanía?, ¿La de un nombre?, es lo único que nos queda, ¿Acaso estoy equivocada respecto al significado de esta palabra? Bueno puede que si lo este, así que por las dudas busque su definición y aquí les dejo estas dos:
Soberanía:
1  Autoridad más elevada sobre el poder político de un pueblo o una nación
2 Gobierno o dominio que un pueblo o una nación ejerce sobre sí mismo, en oposición al gobierno impuesto por otro pueblo u otra nación.
Mi corta inteligencia,  mi poco entendimiento y mi pobre sentido común me dicen que la soberanía hace tiempo que ya la perdimos, somos un pueblo endeudado hasta el tuétano, gobernado y maniatado por nuestros acreedores, saboteados, desvalijados y ultrajados hasta más no poder por ellos y por los que supuestamente deberían ser nuestros mayores defensores, los representantes del Estado y todo su sequito y arsenal, si, desangrados por ellos los “macarras”, que una vez más avergüenzan la memoria de nuestros Padres de la Patria  Duarte, Sánchez y Mella  y la de todos aquellos ciudadanos que lucharon para darnos un nombre respetable y convertirnos en una nación digna, decente y sobre todo libre de toda dominación extranjera, cosa que hace muchos años perdimos y no precisamente por la migración haitiana ni por abuso de poder de ellos sobre nosotros, ya eso paso a la historia, sino por la ambición, el descaro y los bajos escrúpulos de un pequeño grupo de “supuestos ciudadanos dominicanos”, pequeño en cantidad pero grande en maldad y falta de moral, humanidad, respeto y amor al prójimo y a ellos mismos y su descendencia.    
Nuestra historia habla por sí sola, al parecer nos gusta ser pisoteados y siempre que se hace algo bueno a base de muchos sacrificios y derramamiento de sangre, aparece alguien de nuestro bando que está predestinado a deshacerlo, a impedir nuestra libertad. El caso es, que aunque nos llamemos Republica Dominicana, enarbolemos nuestra hermosa bandera y entonemos orgullosamente ese precioso himno nacional, no nos engañemos mas, nos debemos a nuestros acreedores con una deuda externa infinita, impagable hasta con la vida de todos sus habitantes, aunque ellos nos deban en realidad más a nosotros, depredaron nuestros sueños, nos han robado nuestras riquezas y a nuestra gente, que emigra hacia el norte al igual que los pájaros lo hacen hacia el sur. Como dice Mario Benedetti  en el poema “Curriculum”, el cuento es muy sencillo. 
Dicen que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista y que la esperanza es lo último que se debe perder, pero también dicen que si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos.

Los exhorto a leer el poema, lo copie en la pagina (poemas/fabulas/mas)

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 11 de febrero de 2014

Nos están bombardeando

¿Sera posible la vida dentro de diez o veinte años de seguir con este continuo y constante bombardeo?
Al menos la vida como la conocíamos hasta hace poco, me temo que no será posible.

  



La industria farmacéutica en combinación con las investigaciones científicas medicas, después de llevar muchas décadas diciéndonos que es necesario vacunarnos para no contraer ciertas enfermedades, para lo cual debemos inyectarnos el virus que la produce y que tememos adquirir, complementó esta campaña de vacunación  esparciendo en el ambiente los virus creados y desarrollados en los laboratorios, regaron la voz de que andaban tales o cuales virus peligrosos y ahora se pueden dormir en sus laureles, ya que lo último en la revolución farmacéutica consiste en solo regar la voz de que anda un virus, ya no necesitan crearlo y desarrollarlo, con solo decir que está circulando en el ambiente basta. Poco a poco fueron condicionándonos para ese logro de hoy día.

Tan pronto alguien comenta sobre el virus y sus síntomas, la gente empieza a asimilarlo mentalmente, se enfoca en él y definitivamente lo crea y lo esparce misteriosamente sobre los demás, esto funciona al igual que el miedo o pánico, se contagia y se pierde el control mental, la sensatez y el uso de la lógica y el sentido común. Aunque no quieras empiezas a sentirte los síntomas “ficticios” y terminas acudiendo al médico y ¡Zas!, caíste en la trampa mortal, ya que el trabajo de la mayoría de los médicos actuales es enfermarte si estas sano y mantenerte enfermo si ya lo estas. No quiero ofender a nadie, hay sus excepciones como en todo, pero lamentablemente cada vez son menos, esto también es contagioso.

No olvidemos que somos simples mortales, y que tarde o temprano moriremos de una cosa o de otra, no veo la razón para acelerar o complicar ese proceso que por más que quieras evitarlo, no lo conseguirás. No te conviertas en parte del juego del mayor emporio económico mundial, “la industria farmacéutica”, tu complicidad les deja millones y millones de dólares diarios, ya que la mayoría de las personas están psíquicamente enfermas, clínicamente enfermas, y por ende físicamente enfermas y buscan desesperadamente la salud y la eterna juventud, pero cerebralmente ya no son más que momias vivientes, de medico en medico, de estudio en estudio, de medicamento en medicamento, de dieta en dieta, de gimnasio en terapias de salud, y obviamente los que pueden darse ese lujo, de cirugía en cirugía.

 


Actualmente nos están bombardeando pero ya sin bombas, no las necesitan, las instalaron hace años en nuestro cerebro y solo tienen que pulsar una tecla para activarla y ponerla a funcionar, el tiempo de detonación queda a nuestra entera decisión dependiendo de lo condicionado, llevadero y crédulo que seamos. El método usado fue tan sofisticado y tan maquiavélicamente perpetrado, que se ocuparon hasta de instalarnos la culpa a nosotros mismos, ya que no hay cuerpo del delito, la explosión no es más que fruto de nuestra negligencia y falta de voluntad y amor propio, nos dejamos morir por flojos y débiles.


¡Caray! Esto sí que es preocupante, asqueante e inhumano, nos han moldeado de tal forma que es muy difícil romper el molde, y si lo haces, te tildan de retrógrado, excéntrico, pesimista, loco, exagerado, psicótico y neurótico, por no decir de una vez por todas que te tildan de persona no grata y altamente peligrosa para la sociedad.




Las bombas están en nuestro cerebro y podemos controlarlas nosotros mismos si despertamos a la realidad, desactivémosla ya, son como un boomerang, al hacerlo volverán a su lugar de origen y es allí donde deben detonar y erradicar de una vez por todas tanta maldad.

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2014/11/19/correo-los-lectores


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 4 de febrero de 2014

Trabalenguas

Hoy solo voy a compartir un trabalenguas que hice, espero les guste, surgió en mi cabeza como un juego de niños, pero con un mensaje de adultos. 

Al terminar de escribirlo me vino a la mente una frase que hace varios años leí en la vitrina de una tienda y que por cierto use en una entrada anterior, se la pondré después del trabalenguas.

“Cuantas cuentas cuentan, los que cuentan tus cuentas, si te das cuenta, los que cuentan tus cuentas, cuentan que tus cuentas no cuentan, porque tú no cuentas las cuentas de los que cuentan tus cuentas”. (Harolina)

Frase

“Preocúpate más por tu conciencia que por tu reputación. Porque por tu conciencia eres lo que eres y por tu reputación eres lo que los otros piensan de ti. Lo que los otros piensen de ti, es problema de ellos”.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 


Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.