sábado, 20 de septiembre de 2014

Sobre Loma Miranda



Inspirada en lo que representa el jardín botánico para la ciudad, decidi escribir sobre Loma Miranda, ya que justamente el lunes viajaba al Cibao y pude nuevamente apreciar que cuando sales de la capital hacia esa región cibaeña, el único lugar de la carretera donde se respira a naturaleza pura, donde a medida que te vas acercando empiezas a sentir un clima diferente, fresco y húmedo, un olor y sensación de libertad que te recuerda los verdaderos orígenes de la naturaleza humana, y que formamos parte de todo ese verdor y riqueza natural intrínseca  de ese lugar, hasta el punto de transformarnos en él y llegar a sentir su queja y su temor por perder todo eso y escuchamos su petición de que no destruyamos lo que todos llevamos en nuestro interior.

No tengo idea de cuáles serán los intereses que perciben los que están en contra, como los que están a favor, ni los verdaderos intereses ocultos de los organismos nacionales e internacionales, pero lo que si tengo bien claro es que sea cual sea la decisión, los pobres seguirán siendo pobres y los ricos seguirán siendo ricos, el país seguirá endeudado igual o más y las riquezas que se extraigan las aprovecharan como siempre un grupo minoritario, el de turno, y el resultado final en unos cuantos años más, será otro pulmón menos por donde respirar salud para equilibrar y  desintoxicar una región tan productiva e importante como la del Cibao, será un oasis menos en este desierto en el que cada vez escasea mas el agua lluvia y el agua potable, un recurso natural menos para que nuestros ríos dejen de agonizar ante una depredación brutal del hombre, para seguir sembrando nuestros campos de concreto, que por cierto han perdido tanto su belleza, que ya no sabes si estas en el campo o la ciudad, pues en el rincón más remoto, te encuentras con tremenda mansión de puro concreto armado.

Todavía queda mucha belleza y verdor en nuestro país, pero si seguimos eliminando sus respiraderos tarde o temprano se acabaran, no todos los recursos son para explotarlos, también existen los que se encargan de mantener el equilibrio de la región y me parece que Loma Miranda es uno de esos.


Es una pena que a pesar del paso de los años y los supuestos progresos, siendo una nación tan pequeña, seguimos divididos, viviendo entre dos bandos (“Los conservadores y los liberales”, “El azul y el rojo”, “Los bolos y los coludos”, “Los mansos y cimarrones”), en fin cada uno sigue jalando para su bando, de esa forma nunca podremos unirnos como nación para luchar juntos por los mismos ideales que beneficien al pueblo y al país en sentido general y obtener el verdadero progreso nacional.  

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:

http://www.elcaribe.com.do/2014/09/19/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.