miércoles, 10 de diciembre de 2014

Cada vez se dificulta mas

Por más que nos esforcemos en cambiar de actitud, en pensar en positivo y en crear y tomar iniciativas y medidas paliatorias, el problema persiste y se acentúa, cada vez se nos dificulta mas respirar, el aire puro escasea, los trabajos no son lo suficientemente remunerativos, uno solo no alcanza para vivir dignamente y a pesar de los avances tecnológicos, las cosas se nos complican más, nuestra existencia se ve en peligro, no gozamos de tranquilidad emocional ni espiritual, mucho menos física, las agresiones físicas y verbales se escuchan por doquier, la contaminación ambiental nos está consumiendo en vida y lo peor de todo, en la repartición de las riquezas, los derechos humanos de igualdad y respeto, son pisoteados a diario en todo el planeta.




Aun así, debemos seguir intentándolo, esforzándonos más para darle un giro a la historia mundial y sentar precedentes nunca vistos. La manera de hacerlo todavía está en proceso de estudio, pero tarde o temprano (ojala más temprano que tarde) daremos en el clavo, y cuando por fin consigamos descifrar la estrategia, no habrá vuelta atrás, se nos hará la luz en un abrir y cerrar de ojos, saldremos del dormitorio y conoceremos el resto de la casa, de esa maravillosa casa que nos está esperando con ansias de escuchar nuestras voces alegres y sonrientes, nuestros pasos que al unísono entonen un himno de gozo cuando correteemos felices por todas sus estancias, ansiosa de sentirnos dichosos, satisfechos y radiantes de felicidad, agradecidos de la vida que poseemos y poco a poco fuimos forjando en pos de un ideal común.  



Puede que estemos en el camino correcto, pero nos falta despojarnos de algunas cosas que nos impiden cargar otras que son imprescindibles para salir airosos del dormitorio.

Conocer el resto de la casa, abrir las puertas y ventanas, dejarlas bien abiertas para poder estar en contacto directo con el mundo que nos rodea y nos espera, es el verdadero tesoro.




Sé que encontraremos la forma de salir del cascarón en el que nos encerramos y al que alimentamos para endurecer y fortalecer su cubierta buscando seguridad y protección, pero imposibilitando cada vez más nuestra salida. Nos estamos aislando mas y mas físicamente, formando miles y miles de pequeñas islas, sufrimos una especie de big bang silente pero igual de expansivo y ni siquiera lo notamos, al contrario, nos creemos el cuento de que ahora estamos más comunicados y conectados que antes, cuando en realidad estamos más aislados y dispersos, desconectados de todo, ya que esa comunicación es virtual, engañosa y traicionera, no nos permite mirarnos cara a cara, sentirnos, tocarnos y ser auténticos, disfraza nuestro verdadero yo.

Decimos cantidades de mentiras y cumplidos para quedar bien y estamos sumergidos en las redes sociales, pero las relaciones virtuales son ficticias y falsas y jamás podrán ser reales y autenticas, lo falso nunca podrá ser verdadero, y aunque cada vez se nos dificulta mas, debemos seguir siendo entes físicos, no maquinas virtuales, ya que estamos hechos de materia orgánica, y por mucho poder mental que usemos y por muchas ganas que le pongamos al control del cuerpo a través de la mente, si no comemos morimos de hambre, aunque mentalmente devoremos el mejor de los manjares.




No nos resignemos a ser un ente productivo o un parásito del Estado, un producto de la mente, un número de cédula o ID, una dirección electrónica, una contraseña, un perfil,…, de hecho todos sabemos que somos mucho más que eso, somos seres maravillosos espiritual y materialmente hablando y con potencial suficiente para trascender y vivir más plenamente, tenemos inteligencia y poderes psíquicos y energéticos inigualables, además de una chispa divina llamada AMOR, capaz de encender la mayor oscuridad y darle luz al mundo que no se apaga por fuerte que sea la tempestad, solo se reduce un poco, descansa y se carga de energía, para renovarse con más ardor, brillo y esplendor.

Aunque cada vez se nos dificulte más por la fatiga, mantengamos esa llama ardiendo con la mayor nitidez posible.

                  
Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periodico El Caribe:
http://www.elcaribe.com.do/2015/01/24/correo-los-lectores

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.