domingo, 9 de noviembre de 2014

Cerrar los ojos

Arribamos a este mundo con los ojos cerrados, antes tardábamos días en abrirlos, hoy día no, los avances médicos y conocimientos de la ciencia han ayudado a que sea así. Cada vez estamos más expuestos al exterior, más desnudos de intimidad y por ende menos libres. 



Las sonografias han hecho maravillas según muchos y revelan todo lo relacionado con nuestra gestación, aunque pienso que abusamos cada vez mas de ellas, le damos más importancia a las maquinas y confiamos menos en la capacidad medica intelectual. Las razones las hay y si bien es cierto que estos adelantos han detectado problemas que se han podido solucionar antes del alumbramiento, no es menos cierto que en la mayoría de los casos son innecesarias, la manipulación de la vida y el desafío científico se basa más en proporcionar riquezas que en ayudar, mas en ejercer un control absoluto en la población mundial que en proporcionarle bienestar. 




Cerrar los ojos es todo un deleite, es como si de repente te metieras de nuevo en el vientre de tu madre, donde estabas en calma, tranquilo y feliz, meciéndote suavemente en el vaivén del liquido amniótico, es la sensación más genuina y agradable que se puede sentir, especialmente cuando tus ojos necesitan descanso, cuando la emoción resulta muy agradable, el espectáculo a tu alrededor es desagradable o cuando simple y sencillamente te quieres desconectar del exterior y conectarte con tu divinidad sagrada y adentrarte en tu paz interior, por eso las meditaciones que se realizan con los ojos cerrados, dan mejores resultados.

Con solo cerrar los ojos y dejarte llevar, empiezas a perder peso y a flotar, a soltar ese peso agobiante que te carga de energías negativas, te abruma y hace que pierdas el verdadero enfoque de tu vida.

Muchas veces no solo es necesario cerrar los ojos a la hora de ir a la cama, es bueno relajarse y dejarse guiar por ese foco triangular de luz blanca que da vueltas en círculo sin detenerse dentro de la oscuridad, al igual que la imagen que salía cuando se empezaba a rodar una película, de esa misma forma empiezas a vivir toda una aventura de serenidad y luz, te descargas y te sientes ligero, te conectas con el todo, ves todo un mundo dentro de ti, observas como flotan las energías de la vida, los espíritus, las luces hermosas a tu alrededor, una verdadera fiesta de paz y gozo interior y aunque tus ojos están aparentemente cerrados es cuando verdaderamente están abiertos hacia tu mundo interior.


Si quieres vivir una experiencia inolvidable aíslate dentro de ti por un rato, cierra los ojos, así te resultara más fácil poder aislarte y conseguirás una mayor concentración, pon atención a lo que sientes, a lo que ves dentro de ti, al tipo de emociones que genera tu aislamiento, a lo despierto que estas y sabrás que tan conectado estas con la fuente de la vida y que tan cerca estas de ti, de tu verdadero yo.

¡Que tengas un feliz viaje y una excelente aventura! 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.