viernes, 18 de abril de 2014

A propósito de la Semana Santa

No entiendo las contradicciones bíblicas, Dios nos dio libre albedrío, pero nos prohibió comer del fruto del conocimiento y nos dio 10 instrucciones claras en las tablas de la Ley.

Es un Dios de amor, bondad y misericordia, pero a la primera falta nos expulsó del paraíso y nos condenó al sufrimiento.

La mujer es condenada por ser culpable y pecadora, pero al mismo tiempo es la virgen adorada y la mediadora de la salvación.

Dios nos ama a todos por igual como sus hijos, pero Jesucristo es el hijo predilecto y el único que es Dios y nos puede conducir hacia él.

Hacen hincapié en la fe y creer en un Dios invisible todopoderoso, pero necesitan escudarse en representantes visibles para apoyar su creencia y seguirlo.

Hablan de amor, perdón y misericordia, pero creen y hacen propaganda al castigo y el infierno.

Nos instan a imitar y seguir a Jesús, pero si preferimos actuar como lo hizo Jesús, creando nuestro propio camino, nos condenan.

Predican el amor y la salvación pero están siempre con el dedo listo para señalarnos, juzgarnos y condenarnos.
Por esto y muchas razones más, cada vez encuentro más absurda la pregunta de si soy creyente o si soy cristiana, solo me atengo a contestar para no entrar en detalles, que eso depende de la definición que tengas de ser creyente y de ser cristiano.

Hoy día hay todo un abanico de significados acomodados a la visión de la religión que profeses y la iglesia a la que pertenezcas, y si por casualidad, no profesas ninguna ni eres gente de iglesias, como en mi caso y tienes tu propia definición, es muy probable que seas un pecador empedernido y arderás en el fuego del infierno.

Menos mal que su Dios no es el mismo mío es lo primero que pienso, en realidad no necesito de iglesias, porque mi iglesia soy yo, siempre la llevo conmigo, no necesito seguir ni imitar a Jesús, si no tal como él lo hizo, hacer mi propio camino, dejar mis propias huellas, no necesariamente tengo que pisar sobre las de él.

Como dijo el gran poeta Antonio Machado en su poema “Cantares”:

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

La mayoría de las religiones que siguen a Jesús, lo siguen crucificando todos los viernes santo y a diario, porque lo necesitan en la cruz, es la única forma de mantenerlo quieto y la mejor forma de mantenernos a nosotros en control y bajo terror, no es cierto que quieren nuestra liberación, al contrario, nos quieren crucificar junto con Jesús, así se sienten más seguros, por eso prefirieron y siempre preferirán soltar a Barrabas que resulta inofensivo para sus planes de dominio y control, Jesús es otra cosa, es fuerte, es peligroso, podría dañar sus planes, hay que mantenerlo en la cruz. 
Concuerdo nuevamente con Antonio Machado en su poema “La Saeta”:

“Oh, no eres tu mi cantar
No puedo cantar, ni quiero
A ese Jesús del madero,
Sino el que anduvo en la mar”

Agrego una mención y agradecimiento especial a ese gran cantautor español Joan Manuel Serrat, que con su talento musical y su bella voz, le dio vida a esos poemas.  

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.