miércoles, 10 de mayo de 2017

Conócete a ti mismo

Amables lectores, la frase que lleva como título esta entrada, es uno de los mayores aforismos griegos de todos los tiempos, atribuido a varios de los antiguos sabios, pensadores y filósofos griegos, entre ellos Sócrates, Heráclito y Tales de Mileto (se desconoce a ciencia cierta de quien es).
Salió a relucir en mi vocabulario en un reciente comentario que hice en el blog de un amigo, y después de: “Solo sé que no sé nada”, la famosa frase de Sócrates (con cuya filosofía y mayéutica tanto me identifico), y que es mi favorita número uno, “Conócete a ti mismo”, ha sido otra de mis favoritas. 


Si bien en mis años mozos y de inconsciencia total, usaba la frase como una especie de chanza o ironía, pues no creía posible que alguien no fuera capaz de conocerse a sí mismo, al entrar a la madurez de la vida y hacerme consciente de muchas cosas, me he dado cuenta personalmente del significado y la profundidad de la misma, de lo que implica conocerse a sí mismo.

Desde temprana edad queremos explorar, conocer, estudiar, saber, desarrollar nuestras habilidades, ser exitosos y conquistar el mundo, nuestro cercano mundo, tenerlo a nuestros pies, pero antes de todo eso, debemos tratar de saber “Para qué”, cual es la finalidad de toda esa ambición. 
Para poder respondernos esa interrogante es necesario, imprescindible diría yo, conocerse a sí mismo
Si en lugar de emplear la mayor parte del tiempo en llenar todas esas expectativas y banalidades, lo hiciéramos para identificarnos con nuestra realidad y el propósito de nuestra vida, para saber a ciencia cierta lo que guarda nuestro interior, de seguro que seriamos capaces de conocernos tal como somos, en esos años mozos. 

Cuando venimos al mundo nos conocemos a la perfección, luego nos perdemos de vista por el cúmulo de instrucciones recibidas, según vamos creciendo y desarrollando el carácter, nos van domesticando, moldeando, cultivando, evangelizando, envenenando…, recibimos lamentablemente la misma clase de adoctrinamiento que acabó con la civilización y población indígena y con muchas otras civilizaciones más, y si no despertamos a tiempo, también con nosotros acabará.


“Conócete a ti mismo”, menuda frase, con fortaleza y fuerza interior para dar el salto y acallar y derribar cualquier obstáculo exterior y escalar la montaña más elevada a nivel álmico y espiritual, y con profundidad e intimidad orgásmica para honrar y celebrar nuestro encuentro con el Ser que nos habita y reconocerlo como lo que realmente Somos, y así, finalmente aceptar e implementar en nuestra vida esa otra frase famosa de William Shakespeare (que también es de mis favoritas), “Ser o no ser”, sin importar si te gustas o no, y si les gustas o no a los demás. 

No lo postergues mas, pon manos a la obra en esa importante e imprescindible labor de conocerte a ti mismo, así terminarás conociendo la verdad, y la verdad te hará libre.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.