lunes, 12 de septiembre de 2016

Danzando con la vida

Armonizar con la vida y el universo, es una especie de danza hermosa y cadenciosa que pocos consiguen bailar y perfeccionar. No existe una escuela donde aprender esta danza ni maestros que puedan enseñarte, tu eres esa danza, así que debes saber manifestarla ya que eres tu propio maestro, y cada cual debe sentir y ejecutar los pasos desde el centro de su Ser, y dependiendo del grado de soltura, flexibilidad y entrega con que se hagan estos, será la belleza y cadencia de nuestra danza (esa danza que Somos) y el gozo que nos proporciona (el gozo de Ser). 


Bailar lo hace cualquiera, se trata de dar unos pasos sincronizados y aprendidos mecánica y rítmicamente y disfrutarlo, se baila con el cuerpo, pero danzar solo se hace con el alma y el espíritu, no se enseña ni se aprende, se siente y se deja fluir ese sentir, se armoniza con la naturaleza del Ser y con la existencia misma, con la música del universo, no se disfruta, sino que la danza en sí es el disfrute mismo, porque es la música, el baile, el bailador y al mismo tiempo el espectador, a eso se le llama danzar, a conectarse con estas cuatro esencias al mismo tiempo y fluir con la vida y SER, de seguro que no existe un gozo mayor. 


¿Alguna vez te has preguntado para qué haces lo que haces, y porqué no abandonas lo que no te satisface? 
Si lo has hecho 
¿Has encontrado una respuesta satisfactoria o simplemente lo has dejado ir y seguido tu vida adelante a pesar de los pesares y de la infelicidad?

¿Alguna vez has mirado bailar y ver lo jocoso y hasta ridículo que se ve el baile?, siempre dando los mismos pasos y saltos, haciendo movimientos bruscos y suaves, movimientos mecánicos sin sentido aparente, cuerpos sin alma en aparente diversión.

Pero… ¿Alguna vez has ido al teatro o has visto una danza clásica, como el Lago de los Cisnes o el Cascanueces? ¿Has notado la diferencia con el baile?


Aquí más que los cuerpos los que danzan son el alma y el espíritu, te entregas al papel que representas, lo haces tuyo y lo vives a plenitud, entonces tu cuerpo, tu alma y espíritu se funden armónicamente en una danza espectacular que llega a lo profundo del Ser y del espectador. 


Por más que practiques y ensayes, en el momento decisivo simplemente te dejas Ser y la danza fluye de ti por sí sola, por supuesto esto es así, si de verdad vives a plenitud esa realidad que estas representando y consigues fundir tu cuerpo con tus entidades del Ser y fluir con la música y los espectadores, si no solo eres un simple actor o actriz representando una papel más bajo el telón y no provocas ningún tipo de emoción ni en ti ni en el espectador. 

Lo mismo pasa con la vida, si eres solo un simple actor o actriz y no fluyes con ella y sientes lo que haces con cada fibra de tu Ser, lamentablemente no estás viviendo, solo estas actuando bajo el telón mas hermoso que hay, el cielo y sus diferentes tonalidades y en el escenario más fantástico y deslumbrante del universo, el planeta tierra.

¿Y todavía necesitas un aliciente más para imbuirte en la obra de tu vida y gozarla y colorearla a gusto por el resto de tus días? 

Cuentas con el mejor guión, lo escribiste tú, con el mejor escenario y con una pieza invaluable que no la puede tener nadie más, "Tu Ser"

Entonces ¿Qué esperas para protagonizar tu mejor obra, "Tu vida", y gozarla a plenitud?


Danza con la vida, conviértete en la danza: en el escenario, en el protagonista, en la música y el baile, en el espectador, en el guión y el guionista, en el maestro…, en tu Ser verdadero, y deja salir y fluir a quien realmente Eres y de esa manera… ¡Sé feliz!

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.