viernes, 14 de mayo de 2021

Domingo vs. Lunes

Siempre se ha dicho que el domingo es un día algo aburrido y que es para la familia, o en algunos lugares, exclusivamente para el fútbol… Y que también es un día para lamentar la inevitable llegada del lunes. 


La dichosa pandemia cambió un poco estas tradiciones aquí, ahora el domingo es para ir de picnic al parque mirador o cualquier otro lugar, para ir un rato a la playa o para sencillamente salir a pasear, sea en familia o no. 
Con el alejamiento, el encierro y toque de queda, muchos se han hastiado de estar en familia, y el domingo es su mejor excusa para desligarse de ella.

Pero retomando nuestras costumbres antes de la pandemia, en República Dominicana, sobre todo en su ciudad capital, Santo Domingo de Guzmán, es un día más bien conservador, porque nos reponemos del sábado, un día de juergas y desacatos, de veraneos (playas) y tertulias nocturnas, y para muchos de desenfrenos, así que el domingo, nos reponemos de la resaca, del derroche de energías día anterior. 
Los religiosos van a sus iglesias, los que no, se levantan tarde y comen fuera, y el resto se la pasa en casa viendo televisión o jugando dominó en alguna esquina, como es costumbre en nuestros barrios.



El domingo siempre nos deja un sabor agrio, “No se puede inventar mucho porque mañana es lunes, el peor día de la semana, la vuelta al odioso trabajo”. 

Esto que acabo de escribir entre comillas y cursiva, es tan común escucharlo, que se ha convertido en un mantra de negatividad. Así que el sábado, es el día por excelencia para hacer de todo con agrado y alegría.

Aquí los domingos huelen a cansancio, a freno, a umbral de tedio y vuelta a empezar, y a reuniones familiares impuestas, a idas a la iglesia por compromiso social o fanatismo religioso, o ver aburridos programas de televisión con resúmenes semanales, más de lo mismo…, y los minutos y segundos pasan recordándonos que ya viene el lunes (el cuco), como nos decían de chicos, ja, ja.  
Por supuesto, esto es para los que no son adictos al celular y a las series que tanto ameman, que se divierten metidos en una cama, frente a una pantalla que les roba su actividad vital.

Al parecer, el lunes es tan tedioso que su aura se extiende hasta el día anterior y de alguna manera la tiñe de otro color, influyendo en el estado de ánimo. 
Por el solo hecho de saber que el lunes le seguirá al domingo, ya es más que suficiente para restar alegría en lo que sea que hagamos el domingo. 

OJO, pensamos más en lo venidero, que en lo presente, y esto amigos lectores, al menos en estos predios, es una cruel realidad. 



Nada como esa alegría cuando llega el viernes y sus horas van pasando, y entonces empieza el viernes social de tragos, reuniones familiares o de amigos, juergas y planes para el sábado... 
Eso si no se trabaja el sábado, claro, y aunque fuera así, el hecho de que el sábado solo se trabaja hasta medio día, hace que pese menos, desde luego, no todos tienen el privilegio de ese horario.

Bueno amigos, el punto al que quiero llegar es el siguiente: 

Ponernos a pensar en cómo el lunes afecta el estado de ánimo y nos apaga las luces del domingo, que debería ser el día de mayor alegría y gozo de toda la semana, y no por ir a la iglesia y con eso creer que nos estamos ganando el supuesto cielo… 
No, por el hecho de ser un día de toda libertad para pensar y actuar, sin ataduras laborales, estudiantiles, familiares, sociales o eclesiásticas…, por ser un día para movernos con entera libertad, satisfaciendo nuestros deseos íntimos y siendo genuinamente naturales, individuales e independientes.

Esa debería de ser la consigna de los domingos “Hacer lo que quiero hacer y nada más”. Lo que te gusta y satisface, lo que te llena de gozo interior.



¿Por qué? Pues porque lo mereces, porque has estado dando de ti a todos durante la semana, te has entregado al trabajo, a los estudios, a la familia, a los amigos, la comunidad… 
Y porque es más que justo, que de siete días que tiene la semana, y regalas seis a todo lo demás, te regales uno exclusivamente a ti, haciendo lo que tu alma y corazón deseen hacer, sin dejarte arrastrar por los deseos de los otros, siendo auténticamente genuino y sincero contigo mismo, dándote ese placentero gusto que solo tú puedes darte, porque nada produce más goce que el ser tú mismo y hacer lo que deseas.

Claro, me dirán que el trabajo y las responsabilidades del mismo, no permiten cumplir con los compromisos familiares, sociales, comunitarios, eclesiásticos y demás hierbas, y hay que sacrificar el domingo para llenar esos espacios. 

Pero precisamente ahí es donde quiero llegar, a borrar de los domingos las palabras 
compromiso y sacrificio”, que no estén presentes ese día, y que los domingos no nos sepan a obligación o complacencia de otros, sino más bien, que sepan a libertad y complacencia personal, sin que cree sentimientos de culpa, ni suene egoísta. Para nada lo es. 

Complacerse y mimarse una vez a la semana, es lo más cerca de la felicidad que podemos estar en este mundo tan caótico y acelerado en el que vivimos actualmente.

Pero hay algo más que les quiero comentar. 

Es sabido que todo depende de la actitud, no de las circunstancias, así que si le pones empeño a no permitir que el lunes te friegue los domingos, y merme tu ímpetu de hacer cosas excitantes o relajantes, hay una muy buena técnica para lograrlo, mantente únicamente viviendo el presente, un día a la vez.
 
“Nada vale más que el día de hoy”. (Goethe)


Si te cuesta demasiado conseguirlo, quizás te resulte más fácil pensar en los lunes como un día neutral, sin antecedentes que te carguen anticipadamente. 

Piensa en los lunes como el día que marcará las pautas para pasar una semana esplendorosamente gratificante, haz del lunes un día espectacular y toda tu semana será genial.

P.D. Aquí dejo un enlace para los que deseen curiosear sobre el origen de los días de la semana y el descanso del fin de semana.


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

miércoles, 5 de mayo de 2021

Haz tu parte

Siempre se ha dicho que si cada uno cuida su entorno, se cuida a si mismo y a los demás. Y esta claro que todo lo que nos rodea nos afecta de manera directa, y tiene incidencia en el resto del mundo de forma indirecta. Así que si haces lo correcto (el bien) estás contribuyendo a mejorar el mundo, si por el contrario te comportas de forma indebida e irracional (te portas mal), estás destruyendo el mundo de a poco. 
 



No se si les ha pasado, pero hay días en que pienso que cada uno de nosotros con su accionar, tiene más cuotas dañinas de las que creemos tener. Me pongo a reflexionar sobre las muchas cosas que consciente o inconscientemente apoyamos con nuestros aplausos, o por el contrario, con nuestro silencio e indiferencia al dolor ajeno, y con nuestro egoísmo y el consumismo excesivo de cosas, que para lograrse (fabricarse u obtenerse), subyugan a muchos a manera de esclavitud, no de libre intercambio de trabajo remunerado, y llego a la triste conclusión de que, mayormente, somos más culpables que inocentes, algo que pocos quieren escuchar y asumir como cierto.

Un ejemplo es la ciencia. Muchos científicos son casi secuestrados (por decirlo así) para obtener “supuestos beneficios para la humanidad”. 
Otro ejemplo de menos importancia, “aparentemente”, pero no así menos relevante, es el arte. Específicamente en su vertiente de entretenimiento al público, como son el cine, los circos, los cantantes..., estos entre muchos otros, que son en su mayoría personas comun y corriente con talentos más desarrollados. Les venden un sueño y son sometidos a estresantes condiciones de trabajo exigente, y abusos de todo tipo, físico, psíquico y emocional, mayormente son manejados por un empresario o director que los exprime hasta dejarlos sin moral, sin vida y sin amor propio.

Si leemos las biografías, o vemos los videos (documentales, películas y entrevistas) de la vida de una gran mayoría de artistas, no escaparemos de cambiar nuestra admiración, por sentir lástima, dolor y hasta cierto sentimiento de culpa por haber alimentado indirectamente esas explotaciones humanas, ya sea por mera diversión, o por fanatismo adictivo, hay cierta inclinación por ver a los seres humanos desde una perspectiva idealizada o morbosa.

Lo mismo deberíamos de sentir por colaborar con otras explotaciones humanas que generan miles de millones a unos cuantos, y que gracias a nuestro consumo excesivo, y hasta cierto punto, nuestra indolencia y egoísmo, se siguen fomentando cada día con mayor crueldad.
 
Me dirán que todo avance requiere pérdidas, desapegos y cambios que generan sufrimientos. Que es normal que unos caigan para que otros se levanten sobre ellos, y si no caen, entonces los tumbamos...




Todas las revoluciones mundiales tienen un precio alto que hemos pagado como conglomerado humano, y el planeta, junto con nosotros, también lo ha sufrido en carne viva. Ahora esta revolución tecnológica nos costará más de lo que podemos pagar, así que la obsolescencia de la raza humana será nuestro destino o pago final, seremos desechados y borrados de la faz de la tierra, si es que esta sobrevive…

Bueno amigos, perdonen, al parecer no estoy en mi mejor momento, creo que he escuchado demasiadas historias tristes ultimamente, asi que para no seguir derrumbando ese edificio de optimismo que he tratado de construir durante varios años en este espacio virtual, aquí lo dejo.
Y para ponerle una sintonía de buenas vibras a esta entrega, les dejo unas cuantas frases de un destacado escritor, dramaturgo, humanista, filósofo, científico…, ministro y bibliotecario alemán, de nombre Johann Wolfgang Von Goethe. 

Espero que estas frases resuenen alto en el pensamiento, y de alguna manera, nos ayuden a salir de este atolladero, haciendo nuestra parte…


Frases de Johann Wolfgang Von Goethe. 

“Lo que no se empieza hoy, nunca se termina mañana”.

“Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de veras hacen algo, no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen”.

“Que cada uno barra delante de su propia puerta, y todo el mundo estará limpio”.

“Sea lo que sea que puedas o sueñes que puedas, comiénzalo. El atrevimiento posee genio, poder y magia. Comiénzalo ahora”.


“El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”.

“Un gran sacrificio resulta fácil; los que resultan difíciles son los continuos pequeños sacrificios”.

"Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso".

"El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima menos de lo que vale".

"Todas las cosas son solo transitorias".

"Debemos renunciar a nuestra existencia para existir verdaderamente".



Esta última frase parece un déjà vu, o videncia de Goethe, y enfatiza el final de mi reflexión, donde digo que, “seremos desechados y borrados de la faz de la tierra”.


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 26 de abril de 2021

Resiliencia silenciosa

Se dice que las personas decididas y que son resilientes son las que avanzan, y que las desmotivadas, con muchos miedos y baja autoestima, se quedan rezagadas. Pero es sabido que cada quien viene con un propósito de vida y que actuamos en consecuencia a ese propósito... 

Si la resiliencia es una condición inherente en el ser humano y sabemos que sí lo es, el hecho de que unos recurran a ella y otros aparentemente no, parece que más bien es cuestión de roles, que de falta de autoestima. 
Aunque realmente existen personas con el autoestima muy baja, no todos nacen para brillar ante los demás, también existe un gran número de personas, quizás el mayor, que nacen para ayudar, para permitir que otros brillen.




Todos no nacemos para ser sobresalientes, si todos nos esforzamos para ser jefes ¿quién haría el trabajo pesado? El jefe hace el trabajo intelectual junto a otro número de personas con parecidas características intelectuales, pero el trabajo físico, manual, tangible y sucio, como se dice vulgarmente, lo realiza otro grupo de personas, quizás menos preparadas intelectualmente, pero no así menos valiosas, ya que sin estas personas que ejecuten las acciones, los jefes fueran ceros a la izquierda, pues la mayoría, no tiene la destreza física que tienen los ejecutantes de sus mandatos, por lo que cada cual en su rol es importante, y a veces imprescindible.

Hoy día hay una corriente de competición muy alta en todos los aspectos de la vida y a todos los niveles sociales. En las competiciones hay siempre un ganador; un primer lugar, luego un segundo y un tercero que premiar. 
Para unos (los que terminan ganando), es cuestión vital ganar, para otros (los que le siguen de cerca), es un gran reto o anhelo, y para los últimos en llegar, es un sueño, algo probable, en su fuero interno nunca se ven como ganadores.
 
Todos ellos saben cuál es su rol en esa competencia, para unos es ganar y para otros es hacer olas para ayudar al ganador, servirles de incentivo, de contrincante a vencer y darle más ganas de vencerlos, y así lograr cada cual su propósito de vida. 

El hecho de no recibir un premio, no quiere decir que no triunfaran, que no sean personas resilientes, que no tengan su autoestima alta, y que valgan menos..., son seres ganadores también, sabían bien cuál era su rol y lo cumplieron, se prestaron para que otro pudiera brillar, decidieron disimular y opacar su brillo innato, para que el de otros se notara más, estos son los que poseen una resiliencia silenciosa, porque no hace ruido, pero lo provoca, contribuyen a que se note la resiliencia de los demás. 




A sabiendas de que nacemos con todas las herramientas para triunfar y ser resilientes, mantenerse bajo perfil para cumplir la misión que tenemos en la vida, es meritorio. 

Lo que hace más hermoso al planeta, es la diversidad. Para que el mundo sea mundo, como siempre se ha dicho, tiene que haber de todo en la viña del Señor.


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://www.elcaribe.com.do/opiniones/correo-de-los-lectores/resiliencia-silenciosa/

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 16 de abril de 2021

Abran las celdas

Todos, o la mayoría de los seres humanos, en algún momento de nuestra vida nos damos cuenta de que fuimos encarcelando emociones, enterrando vivas situaciones dolorosas y ofensivas, negándonos a enfrentar y curar heridas a las que les prohibimos sangrar, para aparentar que no nos habían dañado o habían cicatrizado de inmediato, pero lo único que logramos con esto, fue ahondar más su llaga infecciosa, adentrándonos en un mundo de odios, resentimientos y rencores venenosos, que definitivamente terminaron carcomiéndonos por dentro.

Al avanzar los días y años sin buscar soluciones a estos encierros traumáticos, empiezan a aflorar otras dolencias, físicas y psíquicas, por lo que debemos ir abriendo celdas, desenterrar las ofensas y permitir que la sangre corra, para sacar toda esa purulencia, para limpiar y desinfectar las heridas y dejar ser a las emociones retenidas, reconocerlas, sentirlas a flor de piel, y digerirlas, para así dejarlas ir y devolverles su libertad.

Ilustración de Christian Schloe
Ilustración de Christian Schloe

Cada emoción es como una paloma mensajera que viene a visitarte y a traerte un mensaje importante, si la encierras en tu interior, y no le permites regresar, entonces la habrás secuestrado, y con esa actitud, también te auto secuestras, y con cada paloma que encarceles, también estáencarcelando una parte de ti. 

Cuando esas partes se sigan sumando y ya no soportes ese constante revoloteo de las palomas por salir, y te golpeen tan fuerte que sientas que ya no puedes más, sentirás un enorme vacío e inconformidad que te llevará a reflexionar y a buscar en tu interior las razones para sentirte así. 
Al hacerlo a profundidad y con completa sinceridad y amor a tu persona, descubres una belleza en cada episodio vivido, que te había pasado inadvertida, es ahí cuando empiezas tu camino hacia el verdadero propósito de tu vida, es entonces cuando se te hace la luz en medio de tanta oscuridad, y tus ojos adquieren un brillo diferente, luminoso, y tu corazón palpita en otra frecuencia porque empiezas a amar la vida, y a darte cuenta que tu jardín interior florece.


Poco a poco irás notando que has cambiado, eres otra persona, amable, serena y feliz, iluminada por dentro, irradiando toda esa luz hacia afuera, y con un aura externa que transmite alegría y amor, y sin proponértelo rejuveneces, desprendes tantas alegrías que solo encontrarás sonrisas a tu alrededor, pues todos se volverán tu reflejo. 

Si estás leyendo esto y aun no estás en ese proceso de reconocimiento, no lo demores más, préstate toda la atención que mereces y no te reprimas, no te auto castigues, no te prives de amarte y amar, no te censures ni te vuelvas avaro de sentimientos…, muéstrate, exprésate, mímate y respétate, y más que todo, ámate con mucho amor y reconoce que eres la mayor expresión de amor que te rodea, nadie es capaz de amarte como solo puedes hacerlo tú. 

Abre las celdas que aún permanecen cerradas, cura tus heridas del corazón.


Quiero compartirles esta reflexión final, tomada del blog “El mundo de paz en nosotros”, pinchando el nombre pueden visitarlo y verla allí acompañada de sabias frases. 

Hay que sanar (Autor Desconocido)

Tuve que alejarme para sanar, porque eso hacemos los valientes, SANAR.
Sanar para no repetir los mismos errores.
Sanar para no matar mundos ajenos.
Sanar para no ensuciar otros corazones.
Sanar para no herir.
Sanar para no dar amor a medias.
Sanar para no ser conformista.
Sanar para darme cuenta que las flores crecen en los jardines y no en el desierto.
Sanar para no autodestruirme.
Sanar para limpiar mis adentros.
Y aunque mi garganta cargaba miles de nudos.
Y aunque creía casi imposible dejar viejas costumbres, quise sanar, porque eso hacemos los valientes.
¡Perdonar!
¡Soltar!
¡Amar!
¡Sanar!
Me falta mucho, el Universo sabe que todavía me falta, pero día a día voy quitando de mi piel aquello que me hizo sufrir.
Lo estoy haciendo
Lo hago
Sigo sanando por la persona más importante de mi vida.
¡Sigo sanando por Mí!  



I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 6 de abril de 2021

Reclamo de igualdad

La palabra igualdad se ha convertido en uno de los vocablos más usados en los últimos tiempos. Por doquier se habla de discriminación, otra palabra muy en uso y que va a la par con la primera. 

El problema que ha surgido, a mi entender, es que se ha bifurcado su significado, porque cuando se habla de igualdad hay que sobreentender que no se habla de igualdad física, sino más bien social, y dentro de este acápite entran la igualdad de derechos, de deberes, compromisos, y de libertades, sin importar el género (sexo), la raza, religión, el lineamiento político, el nivel económico, preparación académica, etc.


La pregunta que me hago es por qué no especificar siempre, o sea, decir igualdad social de derecho, de libertades, etc.… Esto ha llevado a una mala interpretación de las cosas, pues no todos tienen facilidad para el entendimiento lógico y coherente de esas abreviaciones de conceptos, por eso, cuando se habla por ejemplo de igualdad de género (sexo), los infantes se confunden y pueden llegar a distorsionar la realidad, y a pensar que si las niñas y los niños son iguales, entonces da lo mismo decir que eres una niña siendo un niño y viceversa, de ahí surgen muchas patologías de personalidad y gustos, y más tarde de preferencias sexuales a nivel de pareja; creen una cosa, escuchan otra, y terminan sin saber qué son, qué les gusta y qué prefieren ser.

El tema de la igualdad social de derechos referente al género, va más allá… 

Hoy día, se sabe que la mujer ha sufrido por siglos discriminación en el ámbito social de derechos y libertades, incluso hasta de deberes y compromisos sociales, se relegó mayormente a deberes familiares y hogareños, y aunque en algunos aspectos esto es ya como dicen, historia patria, en otros, siguen tan olvidadas y relegadas como siempre. 

Esta lucha por la igualdad social en todos sus renglones, producto de tanta rabia reprimida soportando tantos abusos cometidos a la mujer, ha despertado una ola de violencia entre ambos géneros (femenino y masculino), entiéndase mujeres y hombres. 
El malestar se ha generalizado hasta un nivel que de no crearse conciencia de esto a la mayor brevedad, las parejas entre mujer y hombre, desaparecerán, y los hijos se crearán en un negocio de intercambio, o lo que es peor, se crearán momias vivientes en laboratorios avanzados, algo de eso existe ya...  

La igualdad social de derechos y libertades, referente a las diferentes filosofías de vida, (religión, política, etnia, cultura, etc.) es una incesante lucha que ha desatado muchas revoluciones y guerras, entre ellas, dos guerras a nivel mundial, y aun así, los países del mundo no han encontrado un punto de inflexión seguro donde se puedan aunar. 


No somos iguales, cada ser es único y diferente, y cada grupo humano reunido bajo las mismas filosofías de vida, también lo es. Entonces, el reclamo de igualdad está mal enfocado, el reclamo debe ser de, aceptación de las diferencias con igualdad de derechos y privilegios, con respeto, admiración, consideración y fraternidad.   
 
Les dejo este video que recibí momentos después de terminar de escribir esta entrada, espero les resuene alto y les guste. 




I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 29 de marzo de 2021

Visualiza tu vida

Amables lectores, ya se está haciendo costumbre que de cuando en cuando, les traiga mensajes que plasmo en imágenes con la finalidad de darles un respiro y que tengan que leer menos, además, de esta manera, los mensajes se suelen fijar con más precisión en la mente… 

Espero les resuenen y les agraden.

























I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 19 de marzo de 2021

El aprendiz de cuentos

Me dispuse a ver si las musas tenían algo que decir o contar, y el título de esta entrada me llegó como un flash. Lo único que me resonaba era esta frase “El aprendiz de cuentos”, y como no me llegaba ninguna inspiración, decidí googlear a ver qué pasaba…

De lo encontrado, lo que mas llamó mi atención fue este enlace “Carta a una aprendiz de cuentos”, de Guadalupe Dueñas (cuento publicado en su libro “No moriré del todo”). 

Bueno, al leerlo no se me hizo ninguna luz, supongo que las musas se aburrieron y me dejaron a cargo, así que veré que pasa al tratar de crear un cuento, que fue lo único que se me ocurrió… 

Debo decir que la siguiente imagen la tenía a mano, y de ella vino la idea central del cuento que narro a continuación...

La aprendiz de cuentos


A todos los niños les encanta que les cuenten historias, de esas alegres y algo fantasiosas llamadas cuentos, pero yo no era una niña como todos, a mi me gustaba lo contrario, contar historias fantasiosas y cuentos alegres que hicieran que los demás niños se reunieran a mi alrededor. 
Creo que era mi manera de esconder mi timidez y escasa soltura para relacionarme, cuando empezaba un cuento, me olvidaba de mi, y mi timidez desaparecía. Según el camino que fuera tomando la historia, me sentía identificada con ella, me metía de lleno en vivenciarla, hasta que me volvía cualquiera de los personajes, el más llamativo o estrambótico y el cuento cobraba vida y se me hacía real...

Esto se me ocurrió un dia a muy temprana edad (cuatro años a lo sumo), cuando visité a mis abuelos paternos y me di cuenta de que los niños del vecindario siempre merodeaban la casa a la espera de un cuento de mi abuelo, pero yo solo quería salir a jugar con ellos, ya que en la ciudad donde vivía con mis padres, habían pocos niños.
Primero comencé a enfadarme con la actitud de los niños, y a ignorar los cuentos de mi abuelo, le ponía cara, luego al observarlo y prestarle atención a sus cuentos, un dia le dije:
 Abuelo quiero ser cuentista como tu, que todos se reúnan a mi alrededor a escuchar mis historias fantásticas, quiero ser aprendiz de cuentos ¿Me enseñas como se hace?

El abuelo rió a carcajadas, y dijo 

− !Ah!, te pillé, sabia que serias una niña inteligente desde el primer dia que te vi en tu cuna, tan diminuta que no parecías real, pero me observaste con una atención fuera de lo común y pensé, va a ser observadora, y por lo tanto aprenderá mucho de todo lo que le rodea, y asi tendra material de sobra para ser cuentista como yo. 

Me dijo con una voz aguda pero con muy dulces palabras
− Guadalupe querida, te he visto molesta en estos días, pero si quieres ser cuentista, primero debes aprender a escuchar a los demás, escuchar sus historias, así podrás poner tu imaginación a volar y crear tus propios cuentos. Y cuando sepas leer, debes familiarizarte con los libros, ellos son parte del aprendizaje, te enseñaran a ser una excelente cuentista y escritora…



Abracé al abuelo, y en los días venideros me senté la primera a escuchar con atención sus cuentos, creo que lo disfruté tanto o mas que las veces que salí a jugar con los niños, pues el abuelo dejaba siempre la historia por la mitad y hacía un receso para jugar, decía que así veníamos cargados de nuevas energías para escuchar el final.
 
Luego me explicó que este truco era muy importante para captar la atención, pues esta se pierde de tanto estar quietos, prestando atención a las palabras o las letras la mente se embota, en especial en los niños, que por naturaleza necesitaban salir a correr y a jugar.

Fueron días gratos, y muy felices, estuve con mis abuelos mas de lo planificado, casi por dos años, debido a problemas de trabajo de mi padre, y de salud de mi madre. Ellos de vez en cuando me visitaban, y yo me ponia feliz, pero no quería irme, ya había empezado a hacer de cuentista, pues en ocasiones el abuelo no se sentía con ánimo suficiente para entretenernos, y me decía
− Guadalupe, hoy te toca hacer de anfitriona. 

Me tomaba por sorpresa, pero siempre encontraba algo que inventar que hiciera reír a los niños. El abuelo me felicitaba diciendo que mi carrera era prometedora. 

Casi al finalizar el segundo año con ellos, el abuelo enfermó y ya no pudo volver a hablar, y al poco tiempo murió. Fue muy triste para todos, y mas para la abuela, que tuvo que irse a vivir a la ciudad con nosotros. Ya nada fue igual…



Hoy dia, los cuentos del abuelo resuenan con fuerza en mi alma y son parte de mi repertorio de cuentos. A manera de homenaje, siempre empiezo con el primero que me contó, el de la primera vez que me vió y supo que seria cuentista como él…  

FIN


!Uf! Bueno, no se que les ha parecido amigos, pero me senté a escribir y como por arte de magia, empezó a aflorar esta historia, tan real como cualquier otra, pero que nada tiene que ver conmigo, pues apenas conocí a uno de mis abuelos, ¿extraño, no?, tenerlo tan claro de improviso…, bueno, quizás en alguna vida anterior tuve algo parecido a esta historia.

Dejo esta inspiración como un homenaje a todos los abuelos que les cuentan historias y cuentos a sus nietos y a los niños; y ya que al inicio, la busqueda me descubrió a Guadalupe Dueñas, también como un homenaje póstumo, se lo dedico a ella, bien pudo ser su historia para llegar a ser la destacada cuentista y ensayista que fue.

P.D. Me tope con este video hoy, ya había subido la entrada, pero creo que no fue coincidencia, si no mas bien una petición o instrucción del sincrodestino


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 11 de marzo de 2021

Si fuera diferente… ¿Sería lo mismo?

Aquí estoy, dejándome tentar de nuevo por los retos de microrrelatos de David Rubio Sánchez, este es muy particular, y me ha gustado mucho su temática, las ucronías… 

Entendiendo por ucronía, la especulación sobre lo que hubiera pasado si en un hecho histórico, algún punto decisivo hubiera sucedido de forma distinta, o sea, si se le da un giro a alguna historia en un punto crucial, conocido como punto Jonbar.


Las reglas son fáciles:

Escribir una ucronía de hasta 250 palabras como máximo.
Especificar qué hecho histórico has modificado (punto jonbar)

Sin más aquí les comparto mi participación.

Si fuera diferente… ¿Sería lo mismo?













Al salir de clases, en medio del tumulto universitario, una joven pareja sostenía una seria conversación.


− Tenemos que hablar amor, hace unos días vengo sintiéndome rara.
− ¿Qué tienes cielo?
− Vamos a tener un bebé…


El silencio se apoderó del ambiente a pesar del bullicio, solo sus almas sabían lo que estaban sintiendo en ese momento, lo que por sus mentes circulaba como ráfagas de fuego, mezclando la ilusión lejana de terminar sus carreras, con la cercana de ser padres, hirviendo con el miedo por sus escasos recursos económicos. 
 

− ¿Quieres tenerlo?
− Sí, no me siento con fuerzas para acabar con el fruto de nuestro amor. 
− Podemos darlo en adopción y seguir adelante con nuestros sueños…
− Tengámoslo, hay mucho tiempo de por medio.


Joanne Carole Schieble, estadounidense de ascendencia suiza y alemana, y Abdulfattah Jandali, inmigrante sirio musulmán, se abrazaron y besaron, el silencio desapareció y volvieron a escuchar los latidos de sus corazones… 
La vida continuó adelante y la suerte les cambió. Ambos consiguieron plaza a medio tiempo, así continuaban estudiando para acomodarse mientras decidían el futuro de su hijo, pues sería varón. 


  **********************


− Míralo, es tan tierno y hermoso… No quedamos en nada concreto con esa pareja, no me fío de ellos. ¿Qué opinas? 
− Seguimos estudiando y trabajando, no podremos criarlo bien. ¿Quién lo cuidará? Tengo miedo, pero no quiero perderlo. 
− Entonces Steve crecerá con nosotros...


¿Y si Steve Jandali, no fuera Steve Jobs, sería la misma historia su vida?

250 palabras


Punto Jonbar
El que Steve Jobs, no hubiera sido entregado en adopción a Paul Jobs y Clara Hagopian. 
 
Especulaciones
Su vida con sus padres bilógicos hubiera sido muy diferente, y con ello la nuestra, pues su legado tecnológico, probablemente no existiría y quizás no conociéramos el IPod, el iPad y el famoso y casi indispensable iPhone. 

¿O tal vez de alguna manera la vida lo hubiese llevado por el mismo camino de la informática y sería más célebre aun? ¿Quizás hasta estaría vivo...?

Steve Jobs demostró que solo se necesita un pensamiento en una persona persistente, para empezar una revolución.

A continuación la información recopilada para detallar los hechos y nombres reales.

“Steve Jobs nació en San Francisco (California) en 1955, fruto de la relación entre un inmigrante sirio musulmán de nombre Abdulfattah Jandali, luego doctorado en ciencias políticas, y Joanne Carole Schieble, una estadounidense de ascendencia suiza y alemana, por entonces dos jóvenes estudiantes universitarios que lo entregaron en adopción a una pareja de clase media, Paul Jobs y Clara Hagopian, de origen armenio. Sus padres biológicos se casaron luego y tuvieron otra hija, la novelista Mona Simpson, a quien Steve no conocería hasta la edad adulta. En esa nueva familia Steve creció junto a su otra hermana, Patty. 
Su padre adoptivo, Paul Jobs, era maquinista en la compañía estatal de transporte ferroviario y su madre ama de casa”. Desde niño residió en la ciudad californiana de Mountain View, que se caracteriza por ser un importante centro de la industria electrónica estadounidense. Todo ello influyó en Steve Jobs a la hora de decantarse por un futuro profesional relacionado con el sector.

Tenía solo doce años cuando se unió al Hewlett-Packard Explorer Club, asociación juvenil en la que los ingenieros de la compañía Hewlett-Packard enseñaban a niños y jóvenes las últimas creaciones en el terreno de la informática.

Aquí un enlace con un poco de su historia y legado, y aquí un vídeo de un discurso que dio hace años en una universidad.


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 4 de marzo de 2021

Vivir ¿Es complicado?

Ahora más que nunca, nada es lo que parece, la vida nos fuerza a sentirnos presa de los demás, oprimidos y sometidos por la calamidad y las desgracias, y en lugar de ver la luz al final del túnel, la oscuridad se sigue extendiendo hasta el más allá.
 
Lamentablemente este es el sentir generalizado de la población mundial, pues en todos los ámbitos y rincones se escucha el mismo grito de dolor y pesar, y las amarguras están tomando demasiado protagonismo en el diario vivir. Las personas se mantienen mayormente alteradas y andan a la defensiva, porque últimamente el aire huele a pesimismo, a desgracia y a lamentaciones.
La situación actual amerita entendimiento, mucha comprensión, solidaridad y empatía, y sobre todo paciencia, mucha paciencia, además de respeto y consideración, y hasta sentido del humor.


Dicen que vivir es complicado, que criar los hijos es una complicación mayor, y que dirigir cualquier empresa o institución, aún lo es más, pero nada como dirigir una nación, con tantos desordenes sociales, económicos, políticos y morales como los que hay en la actualidad mundial, es una muy dura tarea, y ante este estado de locura que ha generado la pandemia, es un suicidio... 
Pero si lo pensamos bien, nuestra tarea es mucho mas sencilla, es dirigirnos tan solo a nosotros mismos, pero hemos perdido el enfoque y queremos dirigir el mundo, al menos, el que nos rodea.

Decía el novelista francés Honoré Balzac, que: 

«Un imbécil que no tiene más que una idea en la cabeza, es más fuerte que un hombre de talento que tiene millares».
 
Se entiende por imbécil, a alguien que es poco inteligente o se comporta como si lo fuera… Y dicen muchos, que es mejor ser aplicado, que ser inteligente y desaplicado, pues muchas veces este se duerme en sus laureles. 
¿Será por eso que en un mundo de “inteligentes”, cualquier imbécil es presidente y millonario...? Sin comentarios, ja, ja, solo quería poner una nota jocosa al texto.

Volviendo al enunciado de Balzac, yo me pregunto ¿Por qué no ser sencillamente un montón de imbéciles, centrados en dirigir con maestría nuestra propia vida, en lugar de querer dirigir la de los demás?


Miren el entramado y la belleza de la imagen superior, ese hermoso fluir dirigido hacia donde hay que fluir, sin hacer oposición.

¿Se imaginan un río queriendo dirigir el recorrido de otros ríos? ¿verdad que no?, solo se puede ocupar de lo suyo, lo mismo aplica para todo y para todos.

El asunto es que ya esto va muy lejos para devolverse, se escuchan voces a coro, pues es el pensar de una gran mayoría, porque definitivamente, amamos nuestras comodidades, anhelamos más y más progreso, alcanzar el cielo, y desde luego, tener mucho prestigio y dinero. Sin pensar que no siempre es lo mejor para nosotros, y que mayormente, esos anhelos vanos y superfluos, nos desgastan física, mental y emocionalmente, y nos dejan sin tiempo para el disfrute verdadero, y con un gran vacío existencial. 

La mejor noticia es que podemos elegir cambiar las cosas, ser diferentes al resto y actuar en consecuencia de nuestros pensamientos y creencias, no de las que nos imponen de pequeños o nos demanda la convivencia social, sino las que nos dicta nuestra sabiduría interior y nuestra consciencia superior. Podemos decidir no formar parte de la manada que repite lo que hacen los demás sin cuestionarse siquiera el por qué lo hacen. 

Queremos vivir por encima de nuestras posibilidades, nada nos detiene porque ya nada nos satisface, siempre vamos por más, y mientras más logramos, más queremos lograr, y más vacíos e insatisfechos estamos… ¿Por qué sera?

Me parece que lo complicado no es precisamente vivir, si no hacerlo en contra de la vida, viviendo la vida que no nos pertenece, la que nos imponen los demás.
 
El contrasentido de la vida, eso es lo complicado. 


Tantas células y millones de cosas que internamente están sometidas a cambios constantes de forma natural, y nosotros externamente solo cambiamos de apariencia, de moda, de trabajo, de familia, hasta de sexo, pero los pensamientos son los mismos de siempre. Seguimos siendo los simios de antaño, siguiendo los mismos patrones de conducta, rascándonos la cabeza, añorando las bananas ajenas y haciendo miles de piruetas por alcanzarlas, y muchísimas morisquetas para alegrarnos… 
Para al final, lamentarnos por haber estado tan equivocados, y desperdiciado tanto tiempo viviendo la vida que soñaron y nos vendieron otros, tan desenfocados de los propósitos inherentes a nuestra vida en particular. 

Vivir es tan complicado, como complicado hemos hecho el estarse quieto, en silencio y en franca contemplación de uno mismo, el dejarse fluir en el sentido de nuestra corriente interior, no de la de los demás. Es tan complicado como rascarse y asegurar que no es porque nos pica, tan complicado como la negación, la justificación, la mentira, la falsedad, el egoísmo y la ambición. Es tan complicado como los seres humanos, que definitivamente nos hemos convertido en los seres mas complicados de la naturaleza.

Desde hace siglos nos han inyectado en pequeñas dosis, poco a poco, años tras años, el peor virus que ha existido en toda la historia de la humanidad, lo que entre comillas llaman “Educación”, que es adoctrinamiento, lavado de cerebro, manipulación, control mental o como quieran llamarlo, pensamientos y comportamientos implantados de generación en generación… 


Estos nos han llevado a una rebelión caótica y desmoralizante, pero seguimos siendo esclavos, ahora también de nuestra rebelión, de nuestros antepasados, de sus pensamientos, sentimientos y sus actos, y seguimos en esta cadena implementándole esa misma esclavitud a nuestros hijos, y ellos a los suyos y así sucesivamente…, hasta que aparezca alguien, o algunos estúpidos, tontos, dementes, imbéciles, no lo se, alguien que rompa el patrón, y de alguna manera volvamos al ciclo natural de la vida y olvidemos todo este formato esclavizante de una sociedad estresante, vilmente usada, llena de pretextos que nos han impuesto, de juguetes que nos han vendido, de creencias que nos han metido en la placenta y en la sien, de crímenes que seguimos pagando…, nos han enfermado, mucho antes de nacer. 

Les dejo con esta propuesta final, pregúntense si de verdad vivir es complicado, o somos nosotros los que por estar inconscientes, nos hemos complicado la vida. Vayan a los campos de su ciudad y vean bien como viven allá, con sencillez, con pocos aparatajes, sin lujos pero con alegría verdadera, por eso su risa es natural, para nada fingida. Bajo un manto de estrellas duermen en paz, con la consciencia tranquila, sin mas preocupaciones que las propias, las de esperar a que amanezca para hacer la faena del día, no la de la semana, ni la del mes entrante, o el año próximo…, viven el día a día y al diablo con todo lo demás.

¿Vivir es  complicado, o es vivir la vida que nos han creado otros, lo complicado? 


Este vídeo que les dejo con una canción interpretada por Andrés Cepeda, letra de Jorge Luis Piloto, titulada “Vivir es complicado”, es una buena muestra de lo que quiero dejar claro en esta reflexión. 


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Un extracto de esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://www.elcaribe.com.do/opiniones/correo-de-los-lectores/vivir-es-complicado/

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 25 de febrero de 2021

La pequeñez y su grandeza

Apreciar la importancia de lo pequeño, es lo que nos hace grandes, como lo hacen las estrellas y las nubes con el cielo, las arenas y las olas con el mar, las semillas con el árbol, las piedras y rocas con la montaña…, y las minúsculas células con los seres vivos y los humanos.




Vivimos en un planeta pequeñito, para que unos puedan vivir, otros deben morir, para que unas cosas se expandan, otras deben comprimirse, para que unos puedan reírse, otros deben dejar de hacerlo... Y se suele afirmar que para que unos sean felices, otros deben ser privados de la felicidad. Pero pese a todo pronóstico, lo que debemos hacer para lograr esa felicidad, es vivir en amor, con amor y por amor, compartiendo ese amor con todos. 

¿Cómo? 

*Respetando, dejando ser, permitiendo que la vida se abra paso, sin forzar los resultados, sin nosotros intervenir… 

*Viviendo con sabiduría, aceptando las consecuencias de las decisiones sabias y las no tan sabias que tomamos. Dando lo mejor de nosotros…

*Comprendiendo que todo lo que pasa en esta Tierra, en este pequeñito planeta, está en orden divino, en equilibrio y en armonía, pero teniendo en cuenta que nosotros debemos actuar de corazón, de buena fe, con amor y con respeto, para que esto sea una realidad...
  
*Entendiendo las pérdidas (las victorias y las derrotas), las alegrías y las tristezas, y aceptándolas como un bienestar colectivo del libre fluir, de la vida y la muerte, de la armonía y el misterio que esconde.
 



Tan pronto nosotros quebrantamos las leyes de la vida, y actuamos con ambición, con egoísmo; cambiamos el curso del equilibrio del planeta, donde toda la vida (animal, vegetal, mineral, y los seres humanos), tiene nuevamente que armonizarse, para lo cual debemos soportar presiones y sacudidas, cambios inesperados, bruscos o suaves, dependiendo del grado de desequilibrio creado por nuestra mente ignorante o nuestra manera de pensar y actuar.

Seamos humildes, ahí radica la grandeza del ser humano. Actuemos con sanos sentimientos, con honradez y deseos sensatos, solo poniendo por encima el amor, el amor y el amor, y siempre el amor, mantendremos vivo, bello y armonizado este paraíso terrenal y toda la vida que suele albergar. 

Que el amor se instale para quedarse en nuestros corazones y en nuestra vida, y que la dicha de sabernos minúsculas células, roca, piedra, semilla, ola, arena, nube o estrella, nos baste para ser: humano, montaña, árbol, mar, cielo…, para ser vida en abundancia, y para reconocer que la pequeñez, es la esencia de la grandeza.


I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Esta entrada fue publicada en el periódico El Caribe:
https://www.elcaribe.com.do/opiniones/correo-de-los-lectores/la-pequenez-y-su-grandeza/

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.