lunes, 21 de febrero de 2022

Las perlas de nuestra vida

El Tintero de Oro celebra un concurso en homenaje a “Desayuno en Tiffany's”, una obra de la literatura llevada con elegancia al cine.
¿Y qué creen? He escrito un relato fuera de concurso, el cual comparto al final del siguiente análisis que me ha inspirado la actuación de Audrey Hepburn (como Holly), en la película.
 
Vi la película por primera vez el año pasado, no la conocía, y como no he leído el libro, quizás este análisis del personaje de Holly en la película, no se corresponda con el del libro. 



Me ha sorprendido mucho el personaje que con tanto carisma interpreta Audrey Hepburn, porque es una aleación de una mujer de este tiempo, o sea, perteneciente a este mundo moderno y acelerado que quiere vivir bien, en sus anchas y largas, pero que en el fondo, y hasta cierto punto, su inocencia natural, y su buen corazón, la llevan a actuar también como en los tiempos de antaño, o sea, como una anticuada mujer que lucha internamente por ser moderna, lo que a mi juicio la hace merecedora de una atención especial.

Holly posee una personalidad atrayente, es muy extrovertida, tiene claro lo que desea y lo que no (al menos, eso piensa ella), conjuga magistralmente una apariencia frívola, con una ingenuidad apabullante, desprovista de malicia alguna, pero majadera, ambiciosa y caprichosa. Sumando a eso su juventud, belleza y encantos femeninos, y su gran corazón, sin duda estamos frente a un ser muy especial que a nadie deja indiferente, o mejor dicho, que a todos impresiona y enamora.



Con todos esos atributos, ella es lo máximo de la película. Ambiciosa, enfocada en una meta cueste lo que cueste, con esa mezcla de niña y mujer, de bondad y algo de perversidad, de ingenuidad e irresponsabilidad frente a la vida, con una inmadurez que se sabe vestir de seguridad y madurez. Llevando a cabo este papel con una coqueta elegancia que la hace irresistible…

Es capaz de invitar a todos a su casa y armar un revuelo, para luego dejarlos en un caos total y salir de ahí como si no fuera asunto suyo y nada fuera su responsabilidad. Capaz de flirtear con todos, con aquella encantadora y seductora inocente dulzura, y decidirse desfachatadamente por el más adinerado como una vulgar caza fortuna. 

Capaz de entrar a  Tiffany's, esa famosa tienda de joyas y diamantes que tanto le gustan y atraen, y conformarse con un anillo barato, solo por saber que allí fue comprado, o porque en su fuero interno ama a ese alguien que se lo va a regalar, o por una mezcla de ambas razones. Pero como ese hombre no llena sus aspiraciones de lujo y confort, no es capaz de rendirse ante ese amor y sigue fingiendo estar bien, mostrando frialdad, porque no desea tronchar sus sueños. Por esto es capaz de mentir con tanta naturalidad, que difícilmente se delata.

Ella tiene el coraje de sacar fuera del auto en plena lluvia torrencial al gato que adoptó, al que ni un nombre le da, solo le llama “gato”, para no crear lazos afectivos, y abandonarlo sin pesar o remordimiento aparente.  

Todo esto por estar bajo el influjo de una crisis existencial, ese “Ser y no Ser”, “Querer, no tener y creer merecer”, por tener esa desparpajada ambición por el lujo y el mundo frívolo de las altas esferas de la sociedad, en contradicción con una sencillez de alma y una cándida dulzura, tan real…, que la hace brillar con luz propia.
 
Esa magistral interpretación de Audrey, hace de un guión simplón y para nada inventivo, más bien, común en el colectivo humano, una obra irrepetible, convirtiendo esta película, en un clásico del cine.

Con una tremenda contraposición de la dualidad del Ser, formando un cuadro psicológico que a simple vista parece trivial, pero que en profundidad, descubre el mundo interior de muchos seres humanos que andan en busca del bienestar social, ser aplaudidos y admirados por los demás, lo que creen les llenará de satisfacción y felicidad. Pero muy en el fondo, no suelen serlo, aunque aparente ser lo que deseaban, porque después de todo, este logro es efímero, superficial e insustancial, y lo que buscan en realidad es sentirse amados, ser aceptados tal cual son, en lugar de rechazados.  

Todo lo dicho sobre Holly, me hizo recordar una canción que interpreta Joan Manuel Serrat en su álbum Tarres Serrat, de los cubanos, Sánchez Galarraga y Graciano Gómez, titulada, “Yo sé de una mujer”, en especial por sus dos últimas estrofas, y más específicamente aún, por los dos últimos versos que pongo en cursiva, aquí les van sus letras:

Yo sé de una mujer que mi alma nombra
Siempre con la más íntima tristeza
Que arrojó por el fango su belleza
Lo mismo que un diamante en una alfombra

Más de aquella mujer lo que me asombra
Es ver cómo en un antro de bajeza conserva
Inmaculada su pureza como un astro
Su luz entre la sombra

Cuando la hallé en el hondo precipicio
Del repugnante lodazal humano la vi tan inconsciente
De su oficio que con mística unción besé sus manos
Y pensar que hay quien vive junto al vicio
Como vive una flor junto a un pantano

Al final les dejo el video con la canción por si no la conocen, es cortita pero muy bonita.

¡Y ya por fin, el relato, espero que les guste!


Las perlas de nuestra vida        846 palabras












Siempre que íbamos a salir de fiesta nos ocurría lo mismo, a la hora de elegir el vestuario, ella se proponía volverme loco, era una odisea hacerle entender que siempre lucía hermosa, que la percha era más bella y valiosa que el vestido.

Después de horas de medirse ropas y verse al espejo, me hacía entrar en la habitación para auxiliarla y ayudarla a elegir, por más que daba mi aprobación, nunca estaba satisfecha y terminábamos saliendo de tiendas. 

No sabía cuál calvario era peor, porque en la casa me daba mis escapaditas con el pretexto de buscar algo en el refrigerador, para ver cómo iba el juego en la tele, pero en las grandes tiendas, era todo un horror pasar tanto tiempo, y verla de pasarela en pasarela, mientras el fútbol se ponía mejor…

Confieso que al principio lo disfrutaba y me divertía, estaba orgulloso de lucirla del brazo y hasta me producía cierta excitación ese desfile de moda. 
Los escotes sugerentes, lo ajustado de sus bien contorneadas caderas, ver ese lunar en su nuca y ayudarle a subir el cierre tocando su piel, erizada por el frío del aire, o por el contacto con mis manos. Me decía que era por lo primero y yo insistía que era por lo segundo, y reíamos con discreción, sellando nuestros labios con un suave beso.




Al final ver lo hermoso que lucía el vestido en ella, porque hay que decirlo, en el escaparate no decía nada, pero en ella, era todo un monumento a la creación. Su gracia natural y sus seductores movimientos insinuantes, me hacían sentir en las nubes, sobre todo porque al llegar a casa, estaba tan excitado y ella tan emocionada, que el cielo nos quedaba bien cerca y el paraíso dejaba de ser una tentación.

Luego, decidido ya el vestido, venían los accesorios, zapatos, cartera y las joyas. 
Aunque suene raro, porque se de muchos hombres que se quejan más de la indecisión por los accesorios, en mi caso esta parte era la mejor. Tenía predilección por un modelo muy personal de calzado, que en sus delicados pies se hacía más elegante de lo que era, y la cartera era pan comido, no era nada maniática con esto, su sencillez era apabullante a la hora de elegir esta pieza.

Ahora bien, las joyas le enloquecían por completo, quería llevarlas todas para ir cambiando algunas a medida que iba pasando la noche, nunca entendí esa costumbre, no sé qué extraña manía o ceremonia de cambios era esa, pero lucía al menos cinco piezas diferentes en una misma noche, y siempre acostumbraba a lucir el mismo collar de perlas que le regalé, a la hora de llegar y a la hora de irnos de retirada. 

¿Cómo lo tenía tan bien calculado?, ni me lo puedo imaginar, lo único que les puedo contar es que el pequeño collar de perlas y sus respectivos zarcillos, sin importar el vestido que llevara, eran su acompañante de entrada, y de salida también, y lo cierto es que le quedaban soberbiamente hermosos.

A veces me preguntaba si alguien notaba ese cambio de prendas, o solo yo lo hacía. Una vez la abordé y me dijo lo siguiente

−Cuando nos comprometimos me regalaste ese bello juego de perlas que tanto me gustaba, a veces no es lo que quisiera llevar puesto, pero al usarlo, estés conmigo o no, me hago la idea de que estás ahí, luego lo cambio en varias ocasiones por otras joyas, y me libero y te libero, al ponérmelo de nuevo, me vuelves a acompañar.

Créanme que no entendí lo que me quiso explicar, pero aprendí algo muy importante, en algunas ocasiones, es mejor, no preguntar… Y continuó diciendo.

− Tal vez no lo recuerdas, éramos unos críos, pero cuando nos besamos por primera vez, hicimos un pacto genial, no olvidar cómo empezó todo, eso nos daría fuerzas para llegar juntos hasta el final. 

Al ver mi cara de sorpresa o de tonto, me lo volvió a explicar.

Nuestro inicio fue hermoso, y el amor creció entre nosotros, el día del compromiso, junto a ese collar escribiste una tarjeta que decía algo muy particular: 

“Este regalo es un símbolo de nuestra unión, representa dos cosas que no debemos olvidar. 
El collar adornará tu cuello, pero representa nuestras voces, que deben ser siempre tan elegantes y delicadas como esas perlas, que al paso de los años conservaran su brillo nacarado, al igual que nosotros, el estar enamorados. 
Los zarcillos adornarán tus orejas, pero son nuestros oídos, nos recuerdan que hay que saber escuchar, representan nuestra mutua atención, respeto y consideración”. 
 
Quedé estupefacto, embelesado, sí que lo había olvidado por completo. Sonrió, como acostumbra hacerlo, incitando al beso. La besé y abracé contra mi pecho como aquella primera vez, y nuestros ojos se miraron con pasión abrasadora y se dijeron lo que pronto nuestros cuerpos ardientes corroboraron, el amor verdadero, se entrega por entero...

Desde entonces trato de ser paciente con los avatares de nuestras salidas, aunque también debo decir que cada día salimos menos y la amo más.




I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

31 comentarios:

  1. Hola, Harolina. Te felicito por ese "doblete" que has hecho de comentar la película con muy buen criterio sobre la dualidad del personaje femenino, y el delicado relato donde se sublima el amor en una pareja convencional, donde el amor no se desgasta, sobre todo por que se empeñan (más ella que él) en que florezcan los recuerdos como auxiliar de la pareja feliz.
    Las joyas toman un papel determinante en esta historia.
    Espero que tu hija se recupere y que puedas disfrutar tanto de ella como del bebé.
    Un cariñoso abrazo, compañera.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, gracias por la visita, por las palabras al contenido de la entrada y la felicitación, y por los buenos deseos para mi hija y para que disfrute de ellos.
      Ya ella está muy mejor y el bebé está bien y precioso.

      Lamento contestar tarde y no contar con mucho tiempo para leer y comentar, al menos trataré de leerlos de a poco.

      Otro cariñoso abrazo para ti, espero que tu madre siga mejor. Que tengas una agradable semana.

      Borrar
  2. Genial, Idalia. Esto es lo que se dice un completo total jajajaja. El análisis que haces del personaje de Holly es inteligente, certero y hace que el personaje cobre vida de nuevo. Creo que hubo un momento en qué Audrey se supo fundir completamente con su personaje y lo hizo tan suyo como para incluso incorporar cosas de él a su vida y a su carrera artística. Por oro lado, felicitarte por un enternecedor relato que desde luego sabe a desayuno con diamantes.

    Abrazos y feliz semana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel, me has sacado una gran sonrisa con lo que dices, y tratándose de tu experiencia cinematográfica quedo más satisfecha con tu opinión. Tu y David me acercaron a la película y la verdad es que Holly (Audrey) me encantó, y creo que bajo su influjo escribí de un tirón el relato, dejando ver un poco de su personalidad.

      Abrazos de vuelta y grata semana.

      Borrar
  3. Hermosísimo relato Harolina. Una bella historia de amor que continua viva después del tiempo manteniendo la llama de la pasión encendida.
    Me ha encantado y la he disfrutado así como el análisis de la protagonista de "Desayuno con diamantes" Felicidades querida por tu buen y bien saber hacer.
    Te dejo un abrazo enorme con todo mi cariño. Muy feliz semana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Marina, gracias por las palabras que le dedicas al relato y al análisis del personaje de la película, y por esa felicitación que me impulsa a seguir aprendiendo a escribir historias en la escuela de David, ja, ja.

      Recibe otro fuerte abrazo y mis deseos de que tengas una semana muy feliz.

      Borrar
  4. Sencillamente genial, ambas partes de la entrada están espectaculares y la canción es el colofón perfecto. Gracias por poner mi imaginación a volar con el relato que es toda una perla

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias querida hermana, me alegra que lo leyeras y que te gustara. Y si, la canción le queda a la medida.

      Borrar
  5. El libro no lo he leído y hace tiempo que vi la película, apenas recuerdo, pero el análisis que has hecho de Holly, me parece asombroso y me acercaste a las escenas. Y la letra de la canción de Serrat, es pura poesía y le va de perlas (nunca mejor dicho ja,ja).

    Harolina, has elaborado un relato pleno de metáforas sobre la vida en pareja, con ese amor que ha de ser verdadero para que tenga valor si se quiere que sea hasta el fin. Has pintado un toque de picardía y complicidad con la escena del probador, dos propuestas que incitan al beso.

    Me ha gustado mucho el significado que le has puesto al collar y aretes, lo cual indica que, aunque a ella le gustaran las joyas, ante todo estaba lo que representaba para los dos y ella no olvida; "Te libero y me libero" porque no se debe atar a nadie por nada y porque el amor es libre. Que no se debe gritar para decir las cosas que puedan estar en desacuerdo. Que el amor vivifica la unión, y a veces se olvida lo primordial para caer en lo vulgar.

    Un símbolo lleno de buenos propósitos que hay que alimentar de continuo, y aunque la relación acabe, que la moral no quede afectada. Felicidades por este relato lleno de belleza, querida. Te quedó genial. Gracias, me encantó leerte desde el principio hasta el final.

    Que tengas una feliz semana, disfrutando también con tu nieto.
    Un montón de besos:)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Mila! que casi me haces llorar al leer tu comentario, has escudriñado bien cada palabra y frase, lo has leído con tanta atención que me vuelve a hacer sentir esa cercanía que tenemos en la manera de ver las cosas y su trasfondo.

      Gracias por detallar todo tan claramente, el como te acerco a las escenas olvidadas del personaje, la canción de Serrat, que como digo al principio, es un poema de los cubanos, Sánchez Galarraga y Graciano Gómez, y todas esas metáforas del relato, esa parte tan importante del significado de las perlas y el sabio comentario que añades luego del "Te libero y me libero", gracias por ese plus querida.

      Lo cierto es que hasta yo he quedado muy satisfecha como me salió el relato, del alma y con el alma puesta en el. Creo que el espíritu de Holly se adentró en mi, ja, ja.

      Que pases una semana muy agradable y con buenos momentos de felicidad. Recibe un fuerte abrazo y muchos besos.

      Mi nieto está precioso y va muy bien.

      Borrar
  6. ¡Qué bonita participación! El análisis del personaje ha sido completito. hace tiempo que vi la película, pero no r ecuerdo haberle sacado tanto jugo. Y el relato encantador, dándole intensidad al final, con esa tarjetita que acompañaba al collar, que simil tan encantador, entre las joyas y lo que debe ser la relación de pareja.
    Saludos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Jose, muchas gracias por pasarte y dejar este lindo comentario. Me alegra que te gustara el relato, y ese símil entre las joyas y la relacion de pareja te resultara encantador.

      Saludos y grata semana.

      Borrar
  7. Hola, Harolina. He pasado unrato hermoso leyendo tu reseña de la película, y el cuento. Ambos muy buenos. La reseña es puntual y resucita a la actriz y a su personaje. El cuento es precioso. Especialmente rescato ese mensaje de fondo: el verdadero amor que se sustenta en la aceptación mutua y en lafidelidad a las promesas. Un aplauso para cos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Beba, muchas gracias por visitar y dejar tu impresión de la lectura, y esa frase del final sobre las bases que sustentan el amor verdadero...

      Gracias de corazón y que pases bien la semana.

      Borrar
  8. Hola Harolina, que bonito relato con ese collar de perlas como telón de fondo.
    Que bien describes la situación de la pareja, es fácil meterse dentro de la historia.
    He pasado un buen rato leyendo la vida de estos dos personaje
    Un abrazo
    Puri

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Puri, gracias por pasarte y dejar huellas.

      Me alegra que se perciba tan real la situación de la pareja y que lo hayas pasado bien leyendo, eso ya es más que suficiente para esta servidora.

      Otro abrazo y genial semana para ti.

      Borrar
  9. Hola, Harolina. El collar de perlas representa la unión y el amor entre la pareja protagonista, un recordatorio de dónde comenzó su viaje juntos.
    Un relato muy tierno y bien llevado. Te felicito.
    Un abrazo enorme.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Bruno, gracias por la visita y las palabras que dejas impresas.
      El collar de perlas era un verdadero símbolo de su unión y amor, así es.

      Otro gran abrazo para ti y feliz semana.

      Borrar
  10. ¡Hola, Idalia! Leyendo tu comentario de la película me ha venido de inmediato un poema de Bécquer, no suelo leer poesía, pero este poema me impactó y sigue haciéndolo desde que lo leí en mi adolescencia:

    Cendal flotante de leve bruma,
    rizada cinta de blanca espuma,
    rumor sonoro
    de arpa de oro,
    beso del aura, onda de luz:
    eso eres tú.

    Tú, sombra aérea, que cuantas veces
    voy a tocarte te desvaneces
    ¡como la llama, como el sonido,
    como la niebla, como el gemido
    del lago azul!

    En mar sin playas onda sonante,
    en el vacío cometa errante,
    largo lamento
    del ronco viento,
    ansia perpetua de algo mejor,
    ¡eso soy yo!

    Yo, que a tus ojos, en mi agonía,
    los ojos vuelvo de noche y día;
    yo, que incansable corro y demente
    ¡tras una sombra, tras la hija ardiente
    de una visión!

    Ese verso "ansia perpetua de algo mejor, eso soy yo", creo que resume la personalidad de Holly. Esa mujer soñadora de una vida de sueño, que como tal siempre es esquiva y que cuando te entregas a su búsqueda provoca que siempre seas una "onda errante". Un personaje contradictorio, por supuesto, un personaje que seguramente sería criticado socialmente... pero, ¿quién no ha sentido alguna vez ese deseo de fuga constante cuando la realidad y la responsabilidad se percibe como una cadena de acero reforzado? Holly tiene la valentía de no dejarse encadenar, si bien, conmueve pensar que esa libertad radical lejos de llevarla al paraíso prometido, seguramente la lleve a un estado permanente de melancolía. Y es que la felicidad es el equilibrio entre los sueños y la realidad. Un magnífico análisis del personaje, que encuentra en el relato el contrapunto perfecto.
    En él haces bueno aquello de que "un diamante es para siempre", de que el valor "real" de un objeto no es su peso en quilates o su precio, sino la historia que lo trajo a ti. Ella, en su aparente, frivolidad nunca olvidó lo que representa ese collar, y con el uso que le da, demuestra su sabiduría para equilibrar libertad y compromiso.
    Un relato magnífico, elegante, narrado con el glamour de la novela. Un excelente aporte al homenaje a Truman Capote. Un abrazo!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David! La verdad es que al leer tu comentario he sentido una mezcla de emociones que ni te imaginas...

      Por un lado llorar de satisfacción al recibir tu visto tan bueno, por otro, reir a carcajadas de alegría y emoción, y por otro lado quedarme quieta, asimilando lo leído y entregarme al embeleso, dejando que fluya todo ese torrente de emociones que has derramado en mi, ja, ja.

      Ya ves que loca soy, me decanto por la tercera opción, pero la verdad es que he disfrutado escribir y luego leer y releer esta entrada, mas que todas las anteriores de mi participación en el Tintero. Y me digo, o estoy aprendiendo o llevo una Holly atrapada en mi, creo que lo segundo podría ser, ja, ja.

      El poema me encantó, conozco poco de poemas y la verdad es que pocos se me quedan grabados, pero este le va muy bien al personaje, en especial ese verso que señalas, y también me gustó mucho la segunda estrofa, gracias por traerlo aquí y dejarlo como un plus de la entrada. Lo he agregado en la página de "Poesias y mas" del blog.

      Creo que tu comentario final me hubiera sacado los colores si fuera blanca, ja, ja, a veces parezco una niña cuando recibo halagos, no se donde meterme de la vergüenza que me hacen sentir.

      Mil gracias David, te dejo un fuerte abrazo y deseo que pases una semana super genial.

      Borrar
  11. Un relato precioso, Harolina. Plasmas muy bien el amor que sienten los protagonistas y deja una sensación muy dulce. También me ha gustado mucho el análisis que haces de la película y ese personaje siempre a medio camino entre la provocación y la melancolía. Estupendo tu aporte.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Marta, muchas gracias por venir a leer y dejar tus valiosas huellas.

      Me alegra saber que te gustó, tanto el relato como el análisis del personaje, como bien señalas, siempre está a medio camino entre la provocación y la melancolía, maravillosamente expresado Marta.

      Gracias por la valoración. Feliz semana.

      Borrar
  12. Hermoso 💕 relato. Dicen que el dolor y el amor 😔 son parte de nuestra existencia 🙏, por tanto es el amor 💕 verdadero el que jamás dejaremos ir. Quien ama ❤️ no causa dolor.

    ResponderBorrar
  13. Soy Raquel Peña de Perlas narrativas.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, gracias por la visita y las huellas, con esa valoración y el comentario sobre el amor y el dolor, donde el amor debe primar siempre.

      Gracias por hacer la identificación, se que cuando se hacen comentarios desde el celular, a veces no sale quien los hace. Agradezco que lo aclararas para poder decirte, Gracias Raquel. Que tengas una grata semana.

      Borrar
  14. Hola Harolina. Gracias por regalarnos en una sola entrada una reseña y un cuento. Sobre la película poco que añadir que no se haya comentado ya en tu análisis y en el otros compañeros. Acerca del relato, una historia de amor en la que la pasión está omnipresente y parece quemar durante la lectura, todo hilvanado a través de ese collar de perlas tan especial. Saludos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, gracias por pasarte y dejar huellas.

      Me ha gustado eso que dices sobre el relato, gracias. Que tengas un buen fin de semana.

      Borrar
  15. Hola, Harolina. Que gran relato y menuda reflexión. La convivencia tiene esas cosas que te pueden hacer olvidar o eclipsar las importantes. Nuestros gustos son importantes pero también los deos demás. Me encantó ese símbolo creado con las perlas, un cariño permanente dentro de algo tan bonito.
    Un abrazo, Harolina!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Pepe, muchas gracias por la visita y las palabras acerca de esta entrada.

      Muy bueno tu señalamiento sobre los gustos y la manera en que defines el relato "un cariño permanente dentro de algo tan bonito", como lo es el amor, el respeto y la pasión y también las perlas...

      Gracias y que pases bien el fin de semana.

      P.D. Tuve que posponer la lectura de tu libro, pero puedes estar seguro que cuando lo termine te aviso y comento.

      Borrar
  16. Hola, Harolina. Tu historia tiene algunas frases que dan directamente en el clavo. Me ha gustado como has retratado a esta pareja que ha sabido sobreponerse a la cosa mas complicada, el paso del tiempo. Ese tiempo que nos hace cambiar a todos y que solo se supera ,como en el caso de tus protagonistas , estando muy enamorados.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Pedro, lindo comentario me dejas, muchas gracias por resaltar ese detalle, el de sobrellevar el paso del tiempo, que definitivamente es un duro reto para los seres humanos y más aun para la relación de pareja. Donde existe verdadero amor hay permanencia de afectos y consideración, y la pasión se vuelve un acercamiento diferente, más tierno y menos salvaje, más calmante que inquietante, que con los años, es de agradecer, ja, ja.

      Un placer tu visita y comentario. Buen fin de semana.

      Borrar

VALORAMOS Y AGRADECEMOS TUS HUELLAS.