martes, 16 de enero de 2018

Bienvenido 2018

Después de unos cuantos días de paro literario, o mejor dicho de parón y receso virtual, aquí me encuentro nuevamente frente al computador y por medio de él ante ustedes, para reiterarles mis mejores deseos de armonía y felicidad en este 2018 que recién inicia.


Me he despedido de un buen año, llena de gratitud y regocijada por todo lo que me dio y enseñó, también he recibido este nuevo año plena de satisfacción por lo que sé que me traerá, para muestras basta un botón, comencé con buen pie.




Del día primero al cinco del corriente, he vuelto a recorrer mi primera ruta al Pico Duarte, y ha sido maravillosa la experiencia y además gratificante, ya que tuve la dicha de hacer el recorrido completo sin ayuda de las mulas esta vez.



Créanme si les digo que ha sido toda una proeza, fue uno de mis propósitos al volver, además de otros menos palpables, pero tan significativos espiritualmente, que el inicio de año ha sido un regalo maravilloso de revelaciones, aprendizajes y poderosos intercambios de energías, entre otras fascinantes experiencias vividas.


Amables lectores, como ya les he dado bastante lata con mis viajes al Pico Duarte, esta vez me guardo los momentos inolvidables, los aprendizajes y la riqueza almica del viaje, solo les comparto algunas fotografías hermosas.

Desde luego, no se puede quedar la que muestra la mayor evidencia de mi viaje, posando en las alturas nuevamente junto al busto de nuestro Padre de la Patria Juan Pablo Duarte y a mi hija menor Emilia.




Hay una fotografía que resultó ser muy especial para mi, en ella estoy posando con mi hija Emilia, junto a Huáscar Martínez (su novio), un joven excepcional y a Fabio Jiménez, que posa agarrando la cruz, un amigo entrañable de la familia.
   Fabio fue quien nos dio a conocer a este genial grupo de piqueros. 



!Gracias Fabio por conectarnos con gente tan responsable, valiosa y agradable como tú!   

También con el inicio del año he celebrado mi cumpleaños 58, y esta vez de manera diferente, me han tomado de sorpresa algunos amigos y compañeros piqueros, que junto a Emilia, han tramado no dejármelo pasar por alto.




Fue lindo oírlos acercarse a la casa cantándome el famoso ¡Cumpleaños feliz! 
No se imaginan lo grato que fue para mí pasar un momento tan agradable con todos ellos, que será inolvidablemente especial, por la sorpresa, ya que ni remotamente lo imaginé. 




¡Y como lo disfruté! Fue como la post data del viaje al Pico.


!Gracias a mis hijas y a todos los participantes por regalarme una noche tan feliz!

Por si fuera poco, este domingo 14, la familia, atendiendo a una invitación de cumpleaños que me hicieran mi hijo Felix y su bella novia Sahira, fuimos a un hermoso restaurante de la zona colonial, me fue imposible acudir el día del cumple pues el virus gripal y la lluvia no me dieron tregua, sin mencionar que Emilia tenía gato entre macuto, con lo de la sorpresa, ja, ja.


En el restaurante lo pasamos genial, junto a mi esposo Félix, mis tres hijos (Viola, Félix y Emilia) y sus respectivas parejas (Francis, Sahira y Huascar) y a mis hermanas, Milli, la menor de todos nosotros, y a Nuris, mi hermana del alma, a la que si bien es cierto que no me unen lazos de sangre, no es menos cierto que los lazos de amor y afecto pesan tanto o más, es nuestra hermana mayor, vino de retirada al país y al seno familiar y es otra de las grandes alegrías que nos trajo este año.


¡Bienvenida querida hermana, gracias por formar parte tan especial de mi vida!

Como ven he empezado el año en el blog sin hacerles una reflexión, sino más bien compartirles lo sucedido en mis días de ausencia.

Gracias a todos ustedes, amigos lectores por su atención. 

Aprovecho para hacerles la siguiente exhortación:

¡Miren a su alrededor, sientan, conéctense con la belleza y la alegría que les rodea! Enfóquense bien, siempre las hay, búsquenla, podrían estar a la vuelta de la esquina… 

Y sobre todo 

¡Sean auténticos y felices! La actitud lo es todo, nada es imposible.

El universo es generoso y no escatima esfuerzos en maravillarnos, por favor, no lo escatimen ustedes.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.