miércoles, 28 de diciembre de 2016

Realidad y fantasía

Quiero dedicar mi ultima entrada del año, a dos queridas compañeras y amigas de estos lares virtuales +Joy Boixet , en honor a su regreso y en agradecimiento al comentario que hizo surgir esta reflexión y a +Mila Gomez ya que fue su última publicacion del año que trajo a colación el comentario de Joy.

¡FELIZ FINAL DE AÑO PARA TODOS Y UN 2017 LLENO DE MAGIA Y AMOR!

Realidad y fantasía

Si nos ponemos a pensar en las veces que hemos dado por hecho y realidad un acontecimiento de nuestras vidas que luego, visto desde otra óptica, nos percatamos de lo equivocado que estábamos con respecto a esa supuesta realidad, que en su momento defendimos con uña y diente, creo que tendríamos que recapacitar y definitivamente reconocer, que tanto los ojos como el intelecto, son engañosos, o fáciles de engañar, que la única forma de no equivocarnos es mirando con los ojos de la sabiduría consciente o tercer ojo, ese que todo lo sabe y lo ve claro.


Mirando de manera convencional y superficial, “Nada es lo que parece y todo es relativo”, por eso, lo absoluto no tiene cabida en este plano existencial tan cambiante y deformante de la mera realidad. 

Esta paradoja nos lleva a pensar en estos dos conceptos, lo absoluto y lo relativo.

Los conceptos a continuación fueron tomados del siguiente enlace: 
http://www.filosofia.org/enc/ros/absoluto.htm

Absoluto. (Del latín “absolutus”: incondicionado). Concepto con que la filosofía idealista designa un sujeto eterno, infinito, incondicionado, perfecto e invariable, el cual es “suficiente en sí mismo”, no depende de ninguna otra cosa, contiene de por sí todo lo existente y lo crea.

Absoluto y relativo
Categorías filosóficas. Lo absoluto es lo incondicionado, independiente, desligado, lo que es en sí, lo que no está mediatizado por nada, lo inmutable. Lo relativo caracteriza al fenómeno en sus relaciones y nexos con otros fenómenos, en dependencia de otros fenómenos. 
La materia en movimiento, tomada en su conjunto, no se halla condicionada ni limitada por nada, es eterna e inagotable, o sea, absoluta. Las innumerables variedades de la materia, las formas concretas de su movimiento, que se suceden sin fin unas a otras, son temporales, finitas, transitorias, relativas. 
Cada cosa es relativa, pero forma parte de un todo y, en este sentido, contiene en sí un elemento de lo absoluto; lo que en una conexión es relativo, en otra es absoluto. De ello se sigue que la diferencia misma entre lo relativo y lo absoluto también es relativa.

Fin de la cita.

Dicho todo esto, la realidad estaría representada por lo absoluto, por lo que es en sí, lo que no está mediatizado por nada, lo inmutable, y la fantasía representada por lo relativo, por lo que interpretamos o vemos reflejado de lo que es, que depende de los nexos y relaciones con otros fenómenos. La disyuntiva viene a ser la siguiente: ¿Será, o no será?


La realidad al igual que lo absoluto siempre será inmutable e independiente, todo lo demás ajeno a esto y que no siga este patrón, es fantasía.
 
Por eso la mayor parte de nuestra vida en este plano existencial es fantasía, aquí todo es un reflejo condicionado y dependiente, cambia cada segundo, con cada respiración, en cada panorama, cambia con el día y la noche…, ahora lo ves y ahora no lo ves, cambia en un abrir y cerrar de ojos, con los días, los meses, los años…, al morir y renacer de un estado mental a otro más elevado.
 
Al igual que el poder de un Rey es lo absoluto, de esa misma manera su reinado o su hacer es lo relativo, depende de muchos factores y del nivel de pensamiento tanto del Rey como de sus súbditos.

Lo absoluto y verdadero, la realidad, es que todos sin excepción somos Reyes, poderosos, el cómo nos manejemos gobernando ese poder en nuestras vidas, y siendo lo que verdaderamente Somos, es la fantasía, lo que ayer te arrancó horas de sueño y de paz quedó atrás, lo que hoy te hace sufrir y llorar, mañana desaparecerá. 

La realidad es que eres un Rey y sea como sea, estas a cargo. Así que no te adelantes a la vida, déjala simplemente surgir, no quieras gobernar tus días sumergido en el pasado, déjalo ir, no desperdicies tu vida, déjala ser, no malgastes tus energías y tu poder, déjalos crecer con sabiduría, no mates tu Ser, déjalo respirar, desarrollarse y volar libremente, para poder resurgir y nuevamente nacer. 

Por eso mi mensaje de final de año es que no os preocupéis. Tan solo dedíquense a vivir con alegría y soltura su fantasía, hasta que estén listos para entender y valorar la inmutable, irrefutable, y gozosa realidad.
 
I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 20 de diciembre de 2016

Lo que el tiempo se llevó

Este titulo de seguro que nos hace recordar un gran clásico del cine, para muchos, de los mejores de todos los tiempos, para mí, simplemente un drama mas llevado a la pantalla gigante, claro está solo hago referencia al guión, sin profundizar en actuaciones, vestuarios y demás hierbas.

Pero el punto a resaltar, aprovechando que las musas me han dado un respiro, es el siguiente:
¿Acaso, de verdad y muy a fondo, nos hemos puesto a pensar alguna vez en lo que el tiempo se llevó a medida que fueron pasando los años y las diferentes etapas que hemos vivido?, y si de la misma forma también hemos reflexionado bien acerca de todo aquello que ese mismo tiempo nos dejó. 

Haciendo eco a este razonamiento, me vienen a la memoria tres expresiones del arte poético y musical:

Un viejo poema que tengo entendido es del cantautor argentino Alberto Cortez, titulado “Dime, ¿Que tiras al agua?”. Aquí les dejo un enlace para escucharlo, 

Dime, ¿qué tiras al agua?
Un público desconsuelo
Y una secreta esperanza.
Lágrimas que no son mías,
Recuerdos y madrugadas;
Remordimientos antiguos,
Palabras..., muchas palabras
Que por dichas, no conviene
Recordarlas...
Y tú, ¿qué tiras al agua?.

Trabajos mal terminados,
Canciones inacabadas,
Nombres de malos amigos,
Dudas y dos o tres cartas
Malamente concebidas
Y escritas en hora mala...

Dime, ¿qué tiras al agua?.

Silencios, muchos silencios,
Desgracias, muchas desgracias,
Desabridas actitudes,
Iras injustificadas,
Tiempo inútil perdido,
Deudas que nunca se pagan,
Tristezas no comprendidas,
Hambres, miserias humanas, 
Vergüenzas inconfesables,
Limosnas no confesadas,
Consejos paternalistas,
Éxodos de casa en casa,
Y una desconsoladora sensación
Dentro del alma.

Y tú, ¿qué tiras al agua?

Desatinos, desacuerdos,
Mentiras innecesarias,
Traiciones no cometidas,
Promesas no consumadas,
Falsos credos, diferencias,
Hipócritas alabanzas,
Prejuicios imperdonables,
Conclusiones temerarias,
Resentimientos oscuros,
Frases desafortunadas.
Mi vida, mi vida entera,

¡Mira cómo se la lleva el agua!.

Por otro lado en una perspectiva diferente a esta, otro poema hecho canción de la cantautora y folklorista chilena Violeta Parra, titulado “Gracias a la vida”. También les dejo un enlace para que puedan escucharlo, 
https://www.youtube.com/watch?v=UW3IgDs-NnA

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me dio dos luceros que cuando los abro 
Perfecto distingo lo negro del blanco 
Y en el alto cielo su fondo estrellado 
Y en las multitudes el hombre que yo amo 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado el sonido y el abecedario 
Con él las palabras que pienso y declaro 
Madre amigo hermano y luz alumbrando 
La ruta del alma del que estoy amando 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado la marcha de mis pies cansados 
Con ellos anduve ciudades y charcos 
Playas y desiertos montañas y llanos 
Y la casa tuya, tu calle y tu patio 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me dio el corazón que agita su marco 
Cuando miro el fruto del cerebro humano 
Cuando miro al bueno tan lejos del malo 
Cuando miro al fondo de tus ojos claros 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto 
Así yo distingo dicha de quebranto 
Los dos materiales que forman mi canto 
Y el canto de ustedes que es el mismo canto 
Y el canto de todos que es mi propio canto 

Gracias a la vida,  Gracias a la vida.

Y por último una hermosa canción de Mario Patrón, polifacético músico y compositor mexicano, interpretada magistralmente por uno de mis preferidos de siempre José José, “He sido”. Por supuesto, no faltaba más, les dejaré un enlace para escucharla, https://www.youtube.com/watch?v=Y7cf4oB0lDQ

He sido
El ave que broto de las cenizas
De tantas luchas
Que han quedado en el pasado
Tuve que sufrir para aprender.

He sido
El verso que perdió toda poesía
Tejiendo sueños
Que han quedado en el olvido
Tuve que llorar para reír.

He sido un hombre
Que ha encontrado
El valor de una esperanza
El abrazo de un amigo
El 'te quiero' de un hermano
El entregarse
Por amor sin condición.

He sido un canto
Que a todos
Ha querido dar cariño
A los siempre enamorados
A tantos abandonados
A quien lleguen
Mis palabras y mi voz.

Lo cierto es que no se a ustedes, pero a mi, es más lo que me ha quitado que dejado, y espero que me siga quitando más, la carga se hace muy pesada a veces y prefiero volar en libertad y disfrutar el vuelo.
 
I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Ejercicios prácticos (Empoderando al Ser)

Queridos lectores, esta vez me gustaría compartir con ustedes algunos ejercicios prácticos que al menos, si no les aportan beneficios inmediatos, les ayudarán a abrir ciertos canales de percepción, a desarrollar su intuición y vivir de manera más enfocada en el despertar de la consciencia, la cual ha estado dormida por tantos años de manipulación sensorial, emocional y del pensamiento.


La idea es brindarles una forma práctica de sacudirse y zafarse de las garras del monstruo de la ambición y el ego desmedido y trabajar en pos de vuestra liberación mental y dejar a un lado los pensamientos limitantes, los de escasez y consumismo excesivo, condicionados por entes enajenados y poseídos por ese catastrófico mal, llamado capitalismo, el cual se ha disfrazado de democracia, pero que ha resultado ser tan abusivo y controlador como la peor de las dictaduras que se haya vivido en la historia de la humanidad.

Aquí les dejo dos enlaces, uno con un buen condensado del concepto de capitalismo y otro acerca del concepto y los lineamientos de la democracia: 
Capitalismo
Democracia

Para no salirme del tema en cuestión, ya que estos temas filosóficos de política son bastante interesantes y tienden a desviar la atención, retomo nuestro objetivo inicial, los ejercicios prácticos.


1.- Lo primero es identificarnos como entes o seres espirituales de altas frecuencias vibratorias, dotados de una poderosa consciencia superior, para ser algo más que simples esclavos y mortales humanos.
2.- Lo segundo es saber que estamos aquí para ejercer con la necesaria libertad, por decisión propia del Ser que nos habita, nuestro derecho a lograr el objetivo para el cual estamos aquí en este plano dimensional, tanto como entes separados, como colectivo humano.
3.- Lo tercero es desarrollar todos los poderes que poseemos para elevar nuestra presencia terrenal a otros planos existenciales y trascender a todas las limitaciones y dictámenes que como humanos nos quieran arropar.

Entendidos estos tres puntos,  procederemos a dar los pasos necesarios para lograr el objetivo de nuestra vida temporal, pero a sabiendas de que poseemos vida eterna y de que somos libres de elegir lo que queremos lograr y la manera en que lo podemos alcanzar.

Estos pasos se fundamentan en simples y a la vez no tan simples cuestionamientos, tratando de encontrar las respuestas adecuadas y claras dentro del propio Ser, limpiando la mente de cualquier tipo de acondicionamiento e instructivo dañino y perjudicial para nuestros fines, y que sea externo a esa consciencia superior. Les dejo este enlace a una vieja entrada que podría servirles de apoyo para saber por dónde empezar: Que tan conscientes estamos


Ante todo tratemos de recordar los primeros años de vida, las cosas que nos marcaron y los conceptos que se quedaron grabados en nuestra mente sin procesar a fondo esa información, y solo le dimos “Ok”, como hacemos muchas veces cuando estamos usando el computador y aparecen esos letreros impertinentes. 
Después vayamos repasando mentalmente esos episodios que se repiten en nuestra vida, que aparecen una y otra vez como un mantra, como por ejemplo: las mismas decepciones, el mismo tipo de pareja que tanto nos hace sufrir, los mismos errores y tras pies, los compañeros de trabajo que exhiben el mismo patrón de conducta que nos saca de quicio, etc., eso no es fortuito, algo nos está alertando y diciendo que prestemos mayor atención a esos puntos.

Luego, ya con cierta claridad y madurez, después de visualizar y aceptar con responsabilidad algunas fallas de comportamiento y actitudes ante ciertos episodios de la vida, procurar de manera objetiva e imparcial (sin vanas justificaciones), dejar de reaccionar a esas secuelas y empezar a actuar conscientemente, deteniéndonos a pensar por nosotros mismos, sin dejarnos influenciar por los recuerdos desagradables ni por viejos patrones preestablecidos por los padres y tutores, por los amigos y compañeros de trabajo, por las parejas, por los lavados de cerebro (educativos, laborales y emocionales), por las limitaciones y estatutos culturales, sociales…, no son infalibles y todo debe evolucionar, o sea, empezar a actuar sin interferencias exteriores, sino desde el interior del ser (Tú y tu verdadero Yo, el Ser superior que te habita), reconociendo que nadie puede saber mejor que tu lo que necesitas para sentirte bien contigo mismo y armonizado con el Ser que eres y poder cumplir tu misión en la vida.


Ya identificado el problema y las causas profundas que lo hacen adherirse a nosotros y aflorar de cuando en cuando, debemos dejarlo salir, ventilarlo al sol, y traerlo hasta el presente, con los ojos de ayer y la madurez de hoy verlos nuevamente, pero desde otra óptica que te da la madurez que ya posees, como miras al hijo que equivoca el camino pese a tus advertencias y regresa y lo perdonas. Verlo con amor y naturalidad, sin censuras ni reproches, sin juicios, entendiendo, reconociendo, aceptando, perdonando y trascendiendo las causas y las consecuencias, para luego olvidar y dejarlo ir definitivamente de tu vida, permitirle su libre fluir, liberarlo y liberarte de una vez por todas de todo resentimiento.

Cuando hayas terminado tu proceso de auto reconocimiento y tu limpieza interior, la ligereza te permitirá caminar libre por la vida, difícilmente puedas ser objeto y victima de manipulaciones exteriores, serás mas intuitivo y perceptivo, estarás en condiciones de manejar tus emociones, y no permitirás que nada ni nadie te controle, te doblegue y piense por ti, serás tú mismo, y no volverás a perder la capacidad de pensar por cuenta propia y vivirás bajo tus propios criterios y lineamientos, usando tu libre albedrio, lo que se conoce como el despertar de la consciencia, la antesala de la iluminación.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 2 de diciembre de 2016

La vida entre espinas

De pequeños nos han contado las historias con finales felices, y nos hacen creer que en la vida todo es color de rosa, algo que generalmente nos inculcan para luego hacernos saber que solo son historias fantásticas, que la vida en realidad se desenvuelve más bien entre espinas, que las rosas, al igual que su aroma, pierden pronto su encanto y belleza y que en realidad, lo que da fortaleza a esa planta son precisamente sus espinas. 


Viendo la vida de esa forma, la realidad resulta poco atractiva, pero si somos pacientes siempre disfrutaremos de algunas rosas entre las espinas, y así como las espinas son imprescindibles para las rosas, de la misma forma son imprescindibles las heridas en nuestro paso por la vida. Ellas son las que nos dan la fortaleza para crecer, desarrollarnos y sacar a relucir nuestra sabiduría interior.

Esas heridas generalmente deberían dejarnos un buen sabor en la boca, ya que gracias a ellas nos desarrollamos como seres pensantes y evolucionados, y no necesariamente tienen que causarnos sufrimiento, el dolor quizás es inevitable, pero el sufrimiento es opcional, porque va a depender de la cantidad de resistencia que le opongamos a sentir y dejar fluir ese dolor y trascenderlo.

Existe una espina muy importante en el cuerpo de los seres humanos, la espina dorsal, que como sabemos es la base y sustento del cráneo y del esqueleto mismo y la responsable de nuestra movilidad y facilidad de desplazamiento sin perder el equilibrio. Además, es quién protege a la tan importante médula espinal, que se encarga de entablar la comunicación entre el cerebro y el cuerpo, algo indispensable para el funcionamiento de nuestro diario vivir. Precisamente del mal funcionamiento de ella y por ende de esa comunicación, se derivan nuestras enfermedades y dolencias físicas. Tal vez sea la razón por la cual las espinas forman y formarán siempre parte de la vida de los humanos.


Así como la espina dorsal se encarga de satisfacer nuestras necesidades más apremiantes de existencia y supervivencia como humanos, de esa misma forma, las espinas que nos hincan y que nos hieren en el transcurso de la vida, se encargan de fortalecer nuestro ser interior, elevar nuestra capacidad de entendimiento y superación, así como también de llevar una vida más enfocada en el verdadero motivo o propósito de nuestra existencia espiritual. Ellas se encargan de encausarnos por el sendero que debemos transitar.

La finalidad o el objetivo de esta reflexión, es al igual que el de las espinas, ayudarnos a ver siempre el conjunto que todo nos ofrece, cada cosa tiene su lado dulce y su lado menos dulce o amargo y ambos nos enseñan, unas a base de alegrías y placeres y otras en base a la tristeza y el dolor, estas últimas si nos lo proponemos, podemos hacerlas más llevaderas, de forma que nos afecten menos de forma negativa. Por desgracia, debido a las malas influencias de viejos patrones de conducta, despreciamos y menospreciamos ese lado amargo y nos cuesta mucho aceptar sus bondades. 


Cuando transitamos por caminos entre espinas, vamos atentos, el aprendizaje es mayor ya que la observación se hace presente, estas nos obligan a ir despiertos para tener más precaución, sobre todo después de habernos lastimado. El hecho de creernos que la vida es solo rosas sin espinas, hace perder el cuidado y hasta el interés, el saber que no hay riesgos ni nada que nos obligue a estar despiertos, nos impide desarrollar al máximo nuestro potencial, facultades y dones innatos. 

En un camino en el que no sabemos qué esperar estamos a la expectativa, con una gran dosis de ilusión y curiosidad, deseosos de seguir andando e ir conociendo, aprendiendo y descubriendo las dos caras de la vida, saboreando el lado dulce y dulcificando el lado amargo para degustar en su máximo esplendor el conjunto, la belleza de la vida y las cosas. Si actuamos así, terminaremos encontrando el sentido de nuestra existencia, tanto terrenal como cósmica. 

Así que no huyas de las espinas, deja al menos que te rocen, incluso de ser necesario hasta sangrar, así sabrás que la vida entre espinas es más jugosa y sustanciosa.

I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.