viernes, 26 de febrero de 2016

Risas y lágrimas

Sin lugar a dudas y sin temor a equivocarme, todos, absolutamente todos, pasamos los primeros años de nuestra vida haciendo gala de este intercambio de alegrías, la del corazón y la del alma, entre risas y lágrimas.

Quizás como una cuestión de karma o elección estos primeros años, para unos son más risas que lágrimas, para otros es lo contrario, pero sea cual sea la opción, si al pasar de los años, las cosas cambian o no, el verdadero significado de esto y por consiguiente, la auténtica finalidad, es la alegría. 


Aunque suena a locura es así, estas dos expresiones van muy ligadas, a veces de tanto reír terminas llorando y viceversa, ¿la razón de eso?, ser feliz en cuerpo y alma. Por eso, la risa es la alegría del corazón y las lágrimas son la alegría del alma.

Haz memoria y recuerda..., cuando lograste esa meta tan anhelada en tu corazón, cuando te graduaste, cuando te casaste, cuando nació tu hijo, cuando… Aunque no todos, pero una gran mayoría, se ve tan afectada de la emoción de alegría que le embarga, que simplemente llora, no puede evitar demostrar también la alegría de su alma. Otras veces, al conseguir un ascenso en el trabajo, al ganar un concurso o ganar su equipo favorito, al comprar un carro o un ticket de avión, al..., generalmente ríes, está más asociado a la alegría del corazón, que es la del cuerpo.

Independientemente de si ríes o lloras ten presente que ambas cosas representan alegría, expresiones de sentimientos y emociones de vida, de ninguna manera se deberían asociar las lágrimas a la tristeza, y la infelicidad, estas son expresiones de ausencia de vida, de su aliento, que es quien produce la risa y las lágrimas, esa fuerza emocional interior provoca tu alegría y te hace expresarla desde donde más fuerte la sientes, desde el cuerpo, con el corazón, a través de la risa o desde el espíritu, con el alma, a través de las lágrimas.

Cuando pasas por una dura prueba, tu alma se alegra porque sabe lo importante y significativa que esta será para tu crecimiento espiritual, por eso lloras, pero tu corazón lo ignora y aparentemente sufre, por eso no puedes reír, la alegría del alma es tan fuerte y natural que bloquea la alegría del corazón. Es tan sencillo como eso, recuerda que más que cuerpo, eres espíritu y todo lo que venga de él predomina en tu vida, el cuerpo es prestado, el espíritu es lo que en realidad eres.


El dolor es una sensación física, puedes vociferar, retorcerte, hasta golpear por causa del dolor, es una reacción física normal a ese estímulo, pero no lloras a causa del dolor, si no que la incapacidad de reír desde el corazón cuando estas bajo su efecto, hace que tu alma venga en tu defensa, y recuperas tu alegría mediante las lágrimas que brotan de tus ojos, y de alguna forma se disipa ese dolor. Tanto la risa como las lágrimas, son como los anticuerpos y defensas superiores del ser emocional.

Permite que tu ente emocional se defienda y te defienda a través de las risas y las lágrimas, no las reprimas o te mutilarás en cuerpo y alma, ábrete a la vida plena, al gozo de vivir en armonía, amor y equilibrio universal.

Quiero terminar esta reflexión con este hermoso vídeo, tomen lo que sientan que les resuena y dejen el resto como está, a alguien más le resonara, cada cual tiene un camino diferente que tomar.



I. Harolina Payano T. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

domingo, 21 de febrero de 2016

La sinceridad

Quise comenzar con esta frase que encontré en la web, para abordar hasta qué punto es apropiado ser sinceros, si es necesario establecer límites, o si por el contrario debemos ser tan sinceros como lo es el sol, que quema, y que independientemente del alcance de nuestros ojos y de la interferencia recibida, sin importarle la lluvia o la noche, se mantiene firme dando calor y vida a nuestro planeta y a la vía láctea, nunca se apaga aunque no lo veamos o percibamos su calor, o acaso debemos ser tan discretos como la oscuridad, que no nos permite ver mas allá de nuestras narices ocultándonos su verdadera identidad e inmensidad.

Lo que muchos llaman sinceridad y que algunos tildan de descaro, otros le llaman honestidad, lo cierto es que aunque no son exactamente lo mismo, van de la mano, pues sin honestidad no podemos ser sinceros y gracias a estas dos virtudes es que podemos proceder con autenticidad, sin poses, sin titubeos, sin miedos. 


La transparencia es el estado más puro del ser, pues deja ver todo a través de ella, pero a veces no estamos aptos o facultados para asimilar eso que se nos revela, de ahí que veamos las cosas como no son, las disfracemos, tergiversemos o neguemos con tal de no afectar nuestra imagen preconcebida o limitada. Pero esa transparencia es una facultad de todas las cosas, y todos poseemos la facultad de apreciarla así sean rocas lo que estamos mirando, podemos adentrarnos y ver su interior ya que se nos muestran tal cual son, está en nosotros ver su autenticidad y transparencia.

¿Alguna vez te has levantado de la cama y te has preguntado que deseas hacer exactamente ese día? Si lo has hecho, ¿Te has complacido? ¿O apareció alguien que te pidió le acompañaras a visitar a un familiar enfermo y…, lo postergaste?
¿O simplemente no te atreviste a complacer tus deseos por alguna razón particular o por miedo a tu propia satisfacción?

De eso se trata la sinceridad de ser franco contigo antes que nada, de observar tu transparencia, limpiar cualquier impureza y permitir de esa forma, que los demás también la observen.  La sinceridad a veces te aleja de las personas, pero te libera de ser lo que no eres. A veces las personas se sienten heridas y les apesta que seas sincero, pero eso te hace candidato a ganar la felicidad y restregársela a los demás para que se revisen y actúen de forma correcta y afín con esta. 


Si tienes dudas en ser sincero pregúntate si tu sinceridad realmente puede dañar a alguien, se sincero al responderte, de eso dependen futuras actitudes tuyas y de los demás. Muchas veces vivimos una farsa tras otra por falta de valor inicial para decir “No” y poner un alto.

Te contaré una vieja historia familiar:

Una vez, de visita donde unos amigos, unos familiares alardearon acerca de un dulce que les brindaron y que sabia pésimo, el resultado fue servirles otra ración de aquel horrible dulce, el cual les supo aún peor que la primera vez. 
¿Por qué? Sencillo, la primera vez no lo pudieron evitar, la segunda vez sí. La sinceridad no se trata de ser desagradables, pero sí de hablar claro, al menos sin mentir y afirmar lo contrario de lo que se piensa y siente.

Aunque no se mucho de la Biblia hay un pasaje muy interesante en ella que guarda relación con esta reflexión y es el siguiente:
“Y conoceréis la verdad, y la verdad los hará libres”, Juan 8:32. 

Con solo aplicar esta cláusula, se hubieran evitado esa segunda ración del dulce, que según nos han contado llegaron a ser tres, solo por no pasar por desatentos, una cosa es disfrazar la verdad y otra muy distinta mentir, de todas formas ambas son armas de doble filo que debemos cuidarnos  de no portar, pues podemos resultar con una herida mortal.

Les dejo esta excelente canción de uno de los más grandes cantautores de habla hispana (a mi criterio personal), el español Joan Manuel Serrat, se titula “Sinceramente tuyo” y es una de mis favoritas.

Como dice una de sus estrofas, “No es prudente ir camuflado eternamente por ahí ni por estar junto a ti, ni para ir a ningún lado…”.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

viernes, 19 de febrero de 2016

¿Como le hago?


Nuevamente aquí me tienen, abordando el tema de los premios que circulan en la web y que los blogueros acostumbran a entregar, y siguiendo las reglas a nominar a otros compañeros blogueros y seguidores, como un merecido reconocimiento por la labor que a su consideración hacen en los blogs con sus aportes y publicaciones, y a la complicidad y amistad que a través de esta herramienta social, han establecido con personas a las que probablemente no conocen físicamente, pero con las que interactúan a diario y han creado y fomentado un hermoso vinculo de amistad.

Este es el caso de mi querida compañera “bloguera” (no me agrada mucho ese término, prefiero bloguer a secas), amiga virtual y compañera de otras vidas +Mila Gomez, quien me ha otorgado una nominación a un premio muy creativo y hasta cierto punto diferente a los demás, ya que este va dirigido a las personas que hacen comentarios en las publicaciones, aportando su punto de vista y de paso enriqueciendo nuestro aprendizaje a través de la diversidad de criterios y experiencias.

El premio denominado Co. Menta, con un delicado color verde manzana y un diseño muy original, poniendo un bolígrafo en el lugar donde iría el micrófono, lo dice todo, es una forma más de decir “Gracias por tus comentarios escritos” y por consiguiente, por leerme.

Agradezco a +Mila Gomez por la nominación y el cariño, ella es una infaltable comentarista de mis publicaciones y también debo extender ese agradecimiento, por supuesto a los creadores de tan original premio, ellos son:


Reconozco que este premio en especial, podría inducir a las personas que necesitan un estimulo extra para comentar, a soltar un poco sus reservas o sus prisas y dejar saber su opinión, que sin duda, es muy importante para el que escribe, recibir una retroalimentación del lector.

Retomo la pregunta original y titulo de la entrada ¿Cómo le hago? 


Pues entiendo que no me queda de otra, solo dar las gracias sinceras a Mila, en nombre de mi guía interior (que es quien me inspira escribir esos comentarios), por el detalle en demostración de su amistad y agradecimiento.

Como no soy dada a los premios ni a seguir sus reglas, ya saben por qué, vuelvo a pedir disculpa por saltármelas.

Reciban mi nominación sincera todos ustedes, los que Co-mentan y alimentan esta gran comunidad virtual con sus enriquecedoras opiniones y comentarios a las publicaciones de todos los grandiosos blogs y artículos interesantes que circulan en esta nube informática.


!GRACIAS DEL ALMA MILA, POR SER Y ESTAR!

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

lunes, 15 de febrero de 2016

Indiferencia

Dicen que no hay peor castigo que aplicar el látigo de la indiferencia, no darle importancia a lo que te dicen o te hacen con fines de herirte. La indiferencia en ocasiones es necesaria y justificada, en otras, es casi imperdonable, pero en ambos casos es hiriente y muy efectiva para los fines deseados. 


Este trabalenguas se me ocurrió hace un tiempo, a raíz de una frase que leí en el cristal de una tienda, ya lo había compartido y hablado de esto en una antigua entrada. Luego me topé con la frase en la web en la siguiente imagen.

Una de las cosas que más molestan a las personas es verse señaladas por debajo de su propia valoración, se sienten heridas y menospreciadas, denostadas, aunque entiendan que no tienen razón y aun sepan que están en lo cierto los que las enjuician, no son capaces de admitirlo, y a veces tienden a tomar cierta actitud en represalia.  


Aplicar la ley del ojo por ojo y diente por diente,  es algo que debemos tratar de evitar, pues nunca se sabe a qué se debe esa actitud, ni la verdadera intención que hay detrás, aun fueran injustas en su juicio o proceder, siempre debemos darle el beneficio de la duda, así nos evitaríamos cualquier remordimiento futuro, porque tal vez resulte que nuestra injusticia sea mayor.


Siendo la vida un pasaje de vuelta, lo mejor que podemos hacer es disfrutarla y fluir con la alegría del momento, y si esta se va a descansar, tratar de regresarla y traerla de vuelta de buen ánimo lo antes posible, nada de esperar pacientemente a que la alegría regrese, hay que salir a su encuentro.


Si crees que puedes ser feliz lo serás, si cuentas con los demás para serlo, difícilmente lo serás, si piensas que ser feliz es sonreír todo el tiempo tu boca se convertirá en una mueca y tus ojos se secarán por falta de lágrimas. La risa es la alegría del corazón y las lágrimas son la alegría del alma. Cuando vamos en pos de algo, la satisfacción puede que nos la de alcanzar ese algo, pero los mejores y más importantes momentos, recuerdos y vivencias, están en el trayecto recorrido para tratar de alcanzarlo y este se compone de risas y lagrimas.


No hagas eco de las voces que te dicen que no puedes, las personas que constantemente se inmiscuyen en las cosas de los demás, tienden a envejecer pronto, la envidia o la falta de amor los corroe y los que se toman esa indiscreción de manera personal y no son capaces de ser indiferentes a esa actitud, se dejan afectar el estado de animo de manera avasallante, se desaniman y envejecen emocionalmente. 


Por eso tómalo con calma, no te tomes nada de manera personal y mantén el control de tu vida, aunque para esto tengas que pasar por indiferente.


Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

martes, 9 de febrero de 2016

Oscuridad / Luz

Hace un tiempo hay algo que está circulando en mi cabeza que no acaba de encajar con mi dialogo interno y mi aprendizaje alcanzado hasta hoy, es lo siguiente: ¿Si se ha comprobado que lo que mayormente prima en el universo es la materia oscura, por qué aun hoy día se acepta como mala o negativa la oscuridad? ¿Solo por el simple hecho de no brillar o ser opacada por la luz? ¿Por qué le tememos tanto a lo que no nos permite ver la materia? 


Siempre se ha dicho que la oscuridad es la ausencia de luz, por lo tanto solo existe cuando esta no hace acto de presencia, porque cuando asoma el más mínimo rayo de luz, esta se disipa o huye. Además se ha dicho que para que algo exista debe existir su opuesto, o sea, que sin oscuridad la luz como tal no existiría. También se dice que somos seres de luz, al igual que las estrellas brillamos con luz propia, pero para esto tenemos que transparentar nuestros cuerpos que vendrían a ser nuestro lado oscuro, nuestra sombra inseparable nos lo recuerda.

Si hacemos una encuesta encontraremos que la mayoría prefiere la luz a la oscuridad, salvo en determinadas situaciones la luz es más apropiada y conveniente, eso es más que obvio, pero me sigo preguntando ¿Por qué la oscuridad tiene que ser vista como la representación de lo malo, de la pobreza o suciedad del espíritu ¿Por qué se ha despreciado siempre lo negro y oscuro y comparado con lo mal sano?

En la Biblia (aunque no comparto esa historia de la creación), Génesis cap. 1 se lee que en principio el mundo era todo oscuro y que Dios hizo la luz, vio que era buena y la separó de las tinieblas, pero no dijo que las tinieblas eran malas, todo lo que cuenta que creó, vio que era bueno, incluso al hombre, siendo así ¿De dónde le viene la maldad al hombre? ¿Cómo surge la idea de asociar la oscuridad con la maldad en la mayoría de los creyentes? ¿Fue de una mala interpretación o manipulación de estas escrituras o ya existía antes? ¿Viene de ahí el racismo? 


Ese no saber que nos oculta la oscuridad y desconocer qué clase de poder esconde y cuáles son sus verdaderas cualidades, como en el caso de los hoyos “negros”, no nos da derecho a menospreciarla o dudar de su bondad. Todo lo malo lo relacionamos con lo negro y oscuro, con la ausencia de luz, pero ¿Y si no fuera así? ¿Si lo que ocurriera fuera que los humanos no tenemos la visión necesaria y suficiente para ver ciertos planos de existencia (aun con todos los adelantos científicos que hoy día se usan en los telescopios, están hechos con el patrón del ojo humano), y los viéramos como materia oscura cuando en realidad no lo fueran? ¿Y si fuera todo lo contario, que la luz que impera en estos espacios es tan fuerte e intensa que ciega el ojo humano y lo vemos negro, como en el negativo de las fotografías? ¿Sera de ahí la relación de lo oscuro con lo negativo o viceversa?

Como seres de luz que somos, todos queremos brillar, nadie quiere ser oscuridad aunque la vida transcurra entre luces y sombras. Pero el mantenernos en el lado oscuro de la vida, en bajo perfil, fuera de protagonismo célebre, no implica que no estemos aportando tanto o más que muchos de los que están a la vista de todos. 


Recordemos que se ha hecho hincapié en que estamos entrando en una nueva era y con ello, en un cambio de consciencia más elevado y superior al que tenemos, por lo tanto, me parece que es hora de darle su justo y merecido lugar a la oscuridad como parte esencial que es de la vida y el universo y dejar de darle poder y fuerza a la maldad  a través de ella. La maldad es creación del ser humano, solo existe en nuestra mente dual, que se nutre de la polaridad.  

Vivimos dentro de un sistema solar, nos nutrimos del sol y este es imprescindible para la vida como la conocemos, es nuestro astro rey y de la vía láctea. Fuera y dentro de este sistema solar hay miles de millones de luces y oscuridades, cada una tiene su función en este universo, sin un cielo oscuro nos sería imposible ver las estrellas, pero tal vez lo que creemos oscuridad resulten ser luces más que brillantes, cegadoras, y estén fuera de nuestro alcance óptico, quizás cuando despertemos a otro nivel de consciencia superior lo podremos constatar, el tiempo dirá. 

Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.

jueves, 4 de febrero de 2016

La balanza

Balanza: es un instrumento que sirve para pesar, los hay de diferentes tipos; la balanza más conocida es la formada por dos platos que cuelgan de una barra horizontal que está sujeta por su centro a otra barra vertical y permanece nivelada en equilibrio; el objeto que se quiere pesar se coloca en uno de los platos, y en el otro se van colocando pesas hasta nivelar horizontalmente la barra.

Balanza en sentido figurado es la comparación que el entendimiento hace de las cosas, por eso se dice muchas veces que hay que pasar balance de nuestras vivencias o de nuestras bendiciones. Precisamente este es el móvil de la entrada, concientizarnos y sopesar diariamente lo que estamos haciendo, recibiendo, dando y asimilando para nuestro crecimiento personal y espiritual. 


Este tipo de balanzas debería ser la joya predilecta, el perfecto detalle infaltable en el hogar y en todas las empresas e instituciones, en fin en todas partes, para que siempre tengamos presente en primer lugar mantener el equilibrio, en segundo lugar, ser justos y en tercer lugar sopesar las polaridades, pero generalmente solo se usa en las instituciones ligadas a la justicia gubernamental.


En la mayoría de los hogares podemos encontrar otros tipos de balanza, las cuales solo nos sirve para pesarnos o pesar cosas, no para recordarnos que debemos equilibrarnos y ser más justos. 


Por ejemplo, si consigo una remuneración extra, la coloco en uno de los platillos y veo que estoy en desequilibrio, así que debo buscar la forma de equilibrarme de nuevo ¿Cómo?, pues podría hacer una pequeña contribución de ese extra a un necesitado, ese gesto vale más que la cantidad que done, por lo que su peso se le añade a esta pequeña cantidad y volvería a estar equilibrado.

Otro ejemplo, si he ofendido a alguien quedo desequilibrada, debo colocar esa ofensa en la balanza y sopesar y resarcir lo mal hecho con una buena disculpa de corazón, así recupero mi equilibrio, no es sano postergar este tipo de acciones. 


La vida es un fluir, dar y recibir, recibir y dar, así que mantenla circulando, fluyendo, de esa forma mantienes oscilando equilibradamente la balanza. 

Siempre que recibimos nos desequilibramos, sea bueno o malo lo que se recibe hay que compensar esa dádiva, ya que no hay mal que por bien no venga, la única forma de hacerlo es dando algo bueno de nosotros. 
Nadie da de lo que no tiene, así que la vida se encarga de darnos, y dependiendo de lo que hagamos con esa dádiva, de cómo nos comportemos ante esta, dependerá nuestro equilibrio y con él nuestra armonía y bienestar.
El hecho de recibir esta inspiración y compartirla con ustedes, no me hace más
justa, ni implica que esté equilibrada, así que el mensaje recibido es primeramente para mí, por lo que saldré a comprar mi balanza, ojalá y pueda comprar varias para ponerlas en diferentes partes de la casa, es una forma de trabajar mejor ese recordatorio, como dice el dicho: “La ley debe comenzar en el hogar”.

 Harolina Payano. Fluyendo armoniosamente. 

Pedimos excusas si alguna imagen usada tiene derecho de autor, al avisarnos la retiraremos.